Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-06-2017

Investigacin tica desde la filosofa crtica y metodologa de ciencias sociales

Agustn Ortega Cabrera
Rebelin


Como se ha estudiado, las ciencias sociales como es la sociologa nacen con la conocida como cuestin social en la poca moderna e industrial donde va dominando el capitalismo con sus desigualdades e injusticias sobre los obreros, las familias y los pobres. Frente a esta realidad, se van desarrollando corrientes de filosofa y pensamiento social que tratan de analizar, investigar todas estas patologas de las desigualdades e injusticias de la sociedad industrial y del capitalismo. Estamos en la gnesis de la ciencia social y de la sociologa con sus fundadores y clsicos. Lo que se pretende es explicar las causas de estos males y problemas sociales con las estructuras y sistemas que inciden, o comprender el sentido de la accin de las personas en sus inter-acciones sociales con la razn, carisma e ideales o valores. Un pensamiento social con conciencia, con carcter tico y crtico que explica la cohesin o el conflicto social con las estructuras y sistemas sociales que bien cohesionan o dominan y causan la desigualad, explotacin laboral e injusticias sociales como es el empobrecimiento; que comprende a la razn y sus patologas, que re-fluyen con estas estructuras o sistemas, producidas cuando lo que impera es la racionalidad formal e instrumental que quiere lo utilitario, mercantilista y burocrtico. Y olvida los fines y valores ltimos como es la razn crtica-tica en la justicia con las vctimas.

Es pues una ciencia e investigacin que quiere conocer, mejorar y transformar la realidad social e histrica con una praxis emancipadora de toda dominacin, desigualdad e injusticia. Una prctica investigadora para la transformacin humana, personal y social que se orienta y manifiesta los valores e ideales de justicia e igualdad, solidaridad y libertad. Comprendiendo y asumiendo los conflictos sociales, estratificacin e injusticias entre los grupos econmicos con las desigualdades, polticos con el poder y sociales con el estatus o prestigio. En donde el capital subsume al trabajo, al trabajo vivo negando as la vida de las personas que laboran y que son fines, no medios. Con la expropiacin y alienacin del valor real de su trabajo y salario, de la misma vida con sus necesidades y capacidades. La mercanca y el capital con su uso se convierte en fetichismo, que aliena a la persona con su valor, que convierte los bienes y al trabajo vivo, la misma vida, en mero instrumento de cambio, de lucro y rendimiento productivo. Lo que, como autntica idolatra, diviniza al capital y al mercado que exige siempre el sacrificio de la vida del trabajador, de las personas y de los grupos sociales ms oprimidos.

La investigacin social crtica y tica siempre tiene como clave epistemolgica el conocimiento real, inteligente y vital (asumir y sentir) la realidad de sufrimiento, desigualdad e injusticia u opresin que padecen las personas, los grupos sociales y vctimas. Como son los obreros, trabajadores, pobres (empobrecidos) y excluidos que se les priva de la satisfaccin de sus necesidades vitales (privaciones sociales); que se les expolian los recursos y bienes que estn al servicio de dichas necesidades o capacidades, deben servir liberadoramente a la vida y fin-dignidad de las personas. Con un destino y uso comn, universal de los bienes, en este reparto y distribucin justa de dichos recursos con solidaridad, equidad y carcter social de la propiedad-capital. La investigacin social se lleva a todos los planos de la realidad, tanto el personal como el socio-estructural, en su crtica de todas estas patologas, contradicciones, asimetras y desigualdades que generan los males e injusticias.

El anlisis crtico-tico abarca la totalidad de la vida social, la realidad global de la persona con su vida social e histrica, que con su razn o conciencia y corazn puede alumbrar e idear malos sueos que se transmutan en pesadillas y monstruos como los patolgicos de la modernidad. Los totalitarismos de los fascismos, del liberalismo economicista con el capitalismo y su mala repuesta como es un comunismo colectivista, el colectivismo estatalista de tipo leninista-stalinita, tienen unos presupuestos filosficos, antropolgicos y metafsicos ms latentes o explcitos. Son esos reduccionismos y relativismos antropolgicos que convierten metafsicamente la realidad humana en simple materialidad econmica (economicismo), en colectivo amorfo estatal o en raza-nacin. Son las idolatras del mercado, capital, estado, partido y nacin que como falsos dioses aniquilan antropolgicamente al ser humano. Devorando metafsicamente a las personas que, despojadas de su sentido y condicin de sujetos personales, se convierten en un mero objeto de cambio e instrumento de produccin, dominio y apropiacin por parte de este capital econmico, poltico, racial, nacional y simblico.

La razn formal e instrumental, que pervierte a la modernidad generando dichas patologas, se convierte en mecanismo de dominacin de la naturaleza y del ser humano, de explotacin del hombre por el hombre. Con la insaciable voracidad de dominio, utilitarismo, mercantilismo y burocracia que impide la memoria compasiva (sentida) y de la justicia liberadora con las vctimas de historia, que niega a la esperanza y liberacin integral de todo mal, muerte injusticia. Esta ciencia social crtica con su filosofa humanista, tica y liberadora muestra que las personas no son objetos sino sujetos protagonista y gestores de toda la realidad social, poltica, econmica y cultural, del mercado y del estado. Articula y asienta bien la justicia e igualdad en la sociabilidad solidaria de la persona, frente al capitalismo, con la libertad y participacin (autogestin) democrtica en contra del colectivismo estatalista que, en realidad, es un capitalismo de estado. Para una correcta comprensin de la inter-relacin inseparable de la persona con la comunidad social/mundo en donde, lejos de todo dualismo u oposicin, se fecundan mutuamente dichas realidades de la persona y lo social e histrico.

Como vemos, la ciencia social crtica se hace cargo (carga y se encarga) de lo real de la negatividad, de los sufrimientos e injusticias que padecen las vctimas u oprimidos. Con la materialidad de las condiciones de promocin de la vida y del bien comn que son negadas por estos dolos del capital econmico (riqueza-ser rico) y poltico-estatal (el poder). Esta negatividad y materialidad, la negacin de la vida digna a los seres humanos y a los pobres o excluidos, junto a una praxis liberadora de todo mal e injusticia con los oprimidos (pobres), son los criterios que constituyen a la ciencia (como es la social) en crtica. Y que analizan, juzgan o valoran como injusto, inmoral e inhumano a todo sistema, instancia real e ideologa que niegue esta condicin y naturaleza de la vida humana, que impida la vida digna e integral (en todas sus dimensiones o fases). Tal como impone el capitalismo o el colectivismo que son, por tanto, perversos, deshumanizadores y van en contra de esta tica socia crtica.

Por tanto, en la investigacin social crtica se estudia toda esta desigualdad e injusticia causada por la acumulacin del capital y los bienes en pocas manos, la de los rico y poderosos con sus sistemas e ideologas como el capitalismo y el colectivismo. Se observa y analiza como el capital crece exponencialmente, con dicha acumulacin desigual e injusta, en detrimento de (contra) los bienes del trabajo, del trabajador, de las personas con sus familias y de los pueblos; como se alquila y se prctica la usura con todo, con los crditos e intereses y los bienes en general, negando este valor del destino universal y uso comn de los bienes como es la propiedad para todos. Lo que endeuda para el presente y futuro a las personas, familias y pueblos con el cierre de todo desarrollo humano e integral. En esta lnea, en nuestro mundo globalizado se investiga como este capital, sobre todo especulativo-financiero e irreal, genera un casino planetario. Con una economa de burbuja, txica y basura que especula con todo, genera las crisis y arruina a los pueblos, que pincha y estalla produciendo un estado de shock o colapso global.

Ms esta ciencia social crtica, asimismo, articula la investigacin con la accin-participacin. Con la praxis protagonista y esperanza liberadora de los pueblos, pobres y movimientos u organizaciones populares, sociales y ciudadanos que buscan ese otro mundo posible. Una mundializacin en la solidaridad, paz y justicia socio-ambiental e intercultural frente a la globalizacin del capital, de la guerra y la competitividad insostenible, anti-ecolgica. Es la autntica alternativa de la ecologa integral en el desarrollo personal, humano, social y ambiental. La civilizacin del trabajo, la dignidad del trabajador con una economa al servicio de las necesidades de las personas, de los pueblos como clave del desarrollo integral; frente a la del capital, del lucro y beneficio. La civilizacin de la pobreza solidaria en comunin de vida, bienes y luchas liberadoras por la justicia con los pobres de la tierra como principio de humanizacin frente a la de la riqueza-ser rico, del tener y poseer por encima de este ser solidario.


Agustn Ortega Cabrera, Trabajador Social y Doctor en Ciencias Sociales (Departamento de Psicologa y Sociologa, ULPGC), Experto Universitario en Moral, Doctor en Humanidades y Teologa (UM-ITM). Es profesor e investigador de la Pontificia Universidad Catlica del Ecuador y en el Centro Universitario de Estudios del Seminario Diocesano de Ibarra. Investigador en la Universidad Loyola Andaluca.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter