Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-06-2017

Sobre las energas internas, el fortalecimiento del cuerpo y la homeopata (III)

Salvador Lpez Arnal
Rebelin


En todo este contexto, sin embargo, es necesario entender el trmino ciencia con la generosidad que merece: slo la profunda alienacin del espritu en la sociedad burguesa, permite entender por ciencia una actividad sin espritu, que se limita a manipular el ente para explotarlo. En su concepto histrico la ciencia es esencialmente ms que eso: es lucha por la verdad contra las concepciones del mundo mitolgico-religiosas. La esencia de la ciencia se encuentra ms en las palabras del presocrtico que grita el Sol no es un dios, sino un trozo de piedra incandescente que en los servo-mecanismos de las mquinas electrnicas que computan los datos ptimos para la propaganda de la Coca-Cola (sin que con esto se pretenda, naturalmente, que la ciencia como tcnica no sea un momento del concepto pleno de ciencia)...La ciencia, en el sentido pleno de su concepto, es la empresa de la razn: la libertad de la consciencia. La ciencia positiva como tcnica recibe entonces su impulso de la ciencia como razn.

Manuel Sacristn (1960)


Estbamos en el siguiente punto, en el asunto siguiente. Enric Llopis, un incansable activista y colaborador de rebelin y El Viejo Topo, public el pasado 28 de abril una nota sobre el mdico nutricionista Francisco Mata, a raz de la participacin de ste en las Jornadas Anarcosindicalistas de la CGT-Valencia. El ttulo de su intervencin: La nutricin, una poltica de la vida cotidiana [1]. Se quiere comentar este paso: defiende [Mata] la homeopata como un sistema curativo en el que se subrayan las fuerzas energticas del cuerpo humano; intentas encontrar un remedio que acompae a tus energas internas, para que el cuerpo se fortalezca y pueda curarse a s mismo, explica el facultativo. El mismo, Mata, nos recuerda Llopis, estudi hace una dcada un mster para mdicos, farmacuticos y veterinarios impartido por la academia mdica homeoptica en colaboracin con la Universitat de Barcelona.

La idea de la homeopata, coment anteriormente [2], es de Hahnemann, un mdico alemn del siglo XVIII. Desde el punto de vista de su fundamento cientfico, la homeopata tiene escaso o nulo valor; otra cosa distinta, y probablemente verdadera, es que pueda curar por sugestin.

Los farmaclogos suelen decir que todo tratamiento homeoptico es un placebo. Por qu? Vamoslo.

  1. L a homeopata se basa en las diluciones. Frente a la alopata -terminologa muy antigua-, la homeopata pretende curar con lo similar. Se basa, hablando en trminos aforsticos, en el similia similibus curantur, lo semejante se cura con lo semejante. Mientras que, por el contrario, la alopata (alo sera distinto), la medicina cientfica actual digmoslo as, se basa en tratar al paciente con lo que se pueda demostrar experimentalmente que cura. Si alguien tiene fiebre, el homepata te dar algo que provoca fiebre pero diluido en diluciones infinitesimales, tanto que ya no queda propiamente una molcula.

2. Qu se suministra entonces en estos tratamientos? Agua. Hacen innumerables diluciones, en nmero infinito si queremos decirlo as y hablando en trminos imprecisos (no usamos el trmino como lo usa un matemtico al hablar de la infinitud de los nmeros naturales o de la infinitud superior de los nmeros reales). A partir de una dilucin de rnica que es uno de los elementos clsicos (tambin quinina o sustancia similar, o la corteza del sauce), se van haciendo diluciones y ms diluciones. No hablamos de principios puros activos; se est hablando de productos naturales, aunque tambin de productos artificiales. Se usan tambin metales aunque esto sea ms bien una singularidad de la medicina de tipo homeoptico influida por la tradicin china o por la ayurvdica, la tradicin mdica de la India.

Con palabras de Eduard Rodrguez Farr [ERF]:

Si un producto irrita y t tienes una irritacin cutnea, vamos a usar este producto pero muy, muy diluido. Parten, pongamos, de un gramo por litro; de esta solucin cogen un mililitro y lo vuelve a disolver en otro litro. De esta nueva solucin, extraen un mililitro que disuelven en otro litro. Y as sucesivamente. Hacen tantas diluciones que cuando se calcula la concentracin que hay en la ltima solucin de la serie, lo que sera propiamente el medicamento, lo que ellos van a dar a los pacientes, ya no queda nada ah.

3. Afirmamos que n o queda nada porque el proceso ira ms all de una constante natural, del nmero de Avogadro: el nmero de molculas que hay en un mo l [4 ] de cualquier sustancia es de 6,022 por 10 a la 23 (10 23 ). [5]. De hecho, ya hubo una gran disputa en los aos noventa del siglo XX:

Lo que solemos establecer en farmacologa es la curva dosis-respuesta. A medida que vas aumentando la dosis vas teniendo una respuesta biolgica, farmacolgica, curativa en el efecto. Vas aumentando la dosis, en una relacin que suele ser logartmica, y vas obteniendo una respuesta que, en los experimentos que se realizan, llega a matar al animal que se usa en la experimentacin, lo intoxicas. Pero las primeras dosis no tienen efecto. Existe generalmente un umbral -aunque no siempre, no en un porcentaje del 100%-, pero en la inmensa mayora de casos a partir de una determinada dosis empiezas a tener efectos. Con las concentraciones que los homepatas utilizan te vas a la parte negativa.

4. Estara en la parte negativa de la serie porque la dosis que se suministra al paciente es inferior al nmero de Avogadro, inferior realmente a esta constante qumica muy bien establecida. En l a solucin que se suministra no queda ni una molcula de la sustancia.

5. Cmo responden los partidarios-defensores de la homeopata a este argumento crtico? Es cierto, responden los ms avisados, es verdad, admiten, no queda ninguna molcula pero afirman que queda en el agua la memoria del paso de la molcula. Qu significa esta afirmacin sobre la memoria en el agua del paso de la molcula? Cuando usan esta metfora, qu sentido tiene memoria en el enunciado?

No es fcil saberlo, no es fcil obtener una respuesta comprensible.

6. Las personas partidarias de la homeopata suelen decir tambin: nos basamos en especulaciones, claro, siempre especulamos los seres humanos; tambin los cientficos lo hacen y no poco! Pero, aaden, tambin nos basamos en resultados; curamos y curamos mucho. Hablemos con las personas, con los ciudadanos que han usado la homeopata. Se remiten entonces a resultados positivos, a enfermos, bebs y nios en muchas ocasiones, no slo personas mayores, que superan sntomas y trastornos.

7. Pero con esa lnea nos situamos en otro vrtice. Si cogemos un grupo de pacientes, el A, y otro grupo de pacientes, el B, en un ensayo controlado Me explico mejor: para saber si un medicamento es efectivo o no, en medicina siempre se tiene el factor nada secundario del mdico, del terapeuta en general, y del paciente y la relacin entre ambos y la expectativa del paciente de curarse, conviene utilizar un placebo. De nuevo con palabras de ERF:

Si lo que se quiere es estudiar el valor curativo de una sustancia, siempre se prueba antes en un grupo de personas sanas. A un grupo de ellas se les suministra la sustancia y a otro grupo el placebo. En principio, ni el mdico conoce lo que suministra ni los sujetos saben lo que toman. Un tercero conoce los cdigos de cada tratamiento. Al final se comparan los efectos observados en el grupo tratado con la sustancia y en el grupo al que se le ha administrado el placebo. Lo mismo se hace cuando se estudian efectos teraputicos en pacientes.

8 . Estamos as ante el uso del placebo en estudios de doble ciego. Por otra parte, estara el anlisis del efecto del placebo como tratamiento de complacencia o incluso de sugestin. Es decir, s e le dice a un paciente ( o, en su caso, al familiar de un paciente ) o a una p ersona sana, que va a tener sueo, por ejemplo, o que se va a poner nervioso (ocurre lo mismo con el dolor, incluso en pacientes con amputaciones). Se observa entonces un porcentaje de resultados positivos en funcin de la confianza que inspire el mdico, an cuando, y este es el punto, no se les haya suministrado ningn principio activo. Dependiendo del o la mdico que lo suministre, del tipo de paciente y de la relacin entre ambos, insisto en ello, con el placebo se llegan a obtener hasta el 40% -incluso ms en algunos casos- de efectos positivos, incluso, como deca, en dolores muy fuertes. Si el medicamento en cuestin es morfina, por ejemplo, y experimentamos con un grupo de pacientes doloridos, un 30% o un 40% de ellos, sin tomar nada, slo con el placebo, van a encontrarse aliviados. Si les suministramos morfina, desde luego, el porcentaje ser mucho mayor, el 90% o ms. Lo mismo ocurre con los antidepresivos bien suministrados y controlados (no estamos abonando su uso generalizado y descontrolado).

9 . Se obra as, decamos, para  evitar el factor de influencia, un factor que est en funcin, como decamos, del o la mdico que interviene y de la psicologa del paciente. Si estamos ante un mdico adusto, que tiene un poco o un mucho de mal genio, malcarado que trata al paciente de forma seca o descorts, seguro que tiene menos curaciones que si le habla y le trata de forma afable. El carisma del mdico influye enormemente. No hay duda. De hecho, puede ocurrir que ese mdico, esa mdico, tenga un gran xito en curas y su prctica cientfica sea relativamente pobre. En cambio, podemos tener el caso de un mdico que sea realmente un estudioso, brillante incluso, pero que tenga un carcter seco y que no tenga la virtud -en absoluto despreciable, todo lo contrario, es muy importante- del contagio positivo. La presencia, el contacto, la relacin dialgica entre mdico-paciente es muy importante (6)

10 . Para evitar est as influencias , en los tratamientos se practican siempre ensayos a doble ciego: n i el mdico ni el paciente saben lo que dan ni lo que toman. En la homeopata, en cambio, no se practican estos estudios de doble control [ 7 ] . Por qu?

Podemos dejarlo en este punto. Continuamos la prxima semana.

Notas.

1) http://www.rebelion.org/noticia.php?id=225959

2) Sobre las energas internas, el fortalecimiento del cuerpo y la homeopata (I) http://www.rebelion.org/noticia.php?id=226141. Tambin: Sobre las energas internas, el fortalecimiento del cuerpo y la homeopata (II) http://www.rebelion.org/noticia.php?id=226769

3) Tomo pie de nuevo en el IV capitulo de Eduard Rodrguez Farr y SLA, Ciencia en el gora, Vilassar de mar (Barcelona), El Viejo Topo, 2012.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter