Portada :: Opinin :: M. Harnecker
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-06-2017

Franois Houtart, una persona maravillosa, tan sencilla y tan bondadosa

Marta Harnecker
Rebelin


Franois era una persona maravillosa, tan sencilla y tan bondadosa. Cuesta imaginar que detrs de su sonrisa amable y de la ternura que reflejaba su mirada, se escondiera una personalidad tan fuerte y con tan grandes dotes de organizador.

Recorri una enorme cantidad de pases, no para hacer turismo sino para: estudiar y divulgar experiencias transformadoras; educar a lderes y activistas sociales en muchos de esos pases; servir de puente entre sectores que tenan problemas para establecer una relacin armoniosa; sembrar la esperanza de la posibilidad de construir un mundo mejor.

Tuve la suerte de recibir sus informes de viajes, siempre muy instructivos y reflexivos. En cada viaje el aprenda y nos haca aprender.

A pesar de su intensa actividad y mltiples compromisos, era capaz de leer los trabajos de otros y dar su opinin sugiriendo ideas que los haran ms completos.

Estuvo siempre preocupado de fortalecer la hermandad entre quienes luchaban por una transformacin social profunda. Estuvo a la cabeza o fue un colaborador cercano de iniciativas antisistmicas de carcter internacional como las desarrolladas en torno al Foro de Davos, el Foro Social Mundial, el Foro Mundial de Alternativas presidido por Samir Amin, y cuyo secretario ejecutivo era Franois.

Habra tantas cosas ms que decir de este querido amigo que el 7 abril de 2015 cumpli 90 aos. El no era un anciano, sino un hombre con mucha juventud acumulada como dicen los abuelos cubanos y un aguerrido luchador por un mundo alternativo al capitalismo donde la persona humana se pueda desarrollar plenamente. Un mundo en que se restablezca el metabolismo natural que debe existir entre el hombre y la naturaleza; una sociedad socialista en que sea la gente y no una lite privilegiada la que decida qu producir y cmo producir para satisfacer las verdaderas necesidades de la poblacin y no las necesidades artificiales creadas por el capitalismo en su loca carrera por obtener ganancias ; una sociedad en que reine la justicia, la paz, la solidaridad y el pleno respeto a las diferencias entre los seres humanos. Una sociedad en que sea posible cumplir el mandamiento cristiano: "Amaos los unos a los otros .

Gracias Franois por todo lo que nos has dado. Seguirs estando con nosotros dndonos fuerzas para luchar y acompandonos cuando las nubes oculten el sol.

 

Nota: La mayor parte de este texto fue escrito en 2015, para su 90 aniversario.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter