Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-06-2017

Democracia y economa: Unos!

Ariel Dacal Daz
Cuba Posible


Varias veces he escuchado a economistas del patio decir que debemos ocuparnos de producir y despus veremos eso de la participacin de los trabajadores y las trabajadoras. Algunos tonos sugieren dejar la bobera de la democracia y ponerse para la economa, que es lo concreto. Me pregunto si en realidad economa y democracia pueden ir cada una por su lado, sin una relacin ntima. Al parecer s pueden hacerlo. As ha prevalecido en, al menos, los ltimos casi 230 aos. Sin obviar, claro est, los permanentes y variados intentos por unirlas.

Si bien las doctrinas del capitalismo y el socialismo han planteado ideas que pudieran relacionar economa y democracia, como la libre concurrencia, de un lado, y la socializacin de los medios de produccin, por otro, cuyo planteo comn es que todos somos iguales; de sus prcticas concretas ha resultado que algunos son ms iguales que otros. El tipo de relacin que establecen las prcticas productivas, donde quienes producen directamente quedan sujetos al capital o a la burocracia, no dan amplia cabida a la democracia; vista sta en su acepcin ms sencilla: participar en la deliberacin, decisin, implementacin y control de las polticas econmicas a todos los niveles.

En el discurso prevaleciente, la economa parece una suerte de condicin natural por encima del hombre, la sociedad y la historia. Una verdad universal y divina, inasible para los comunes mortales, y privilegio de pitonisas y sacerdotes que interpretan y hablan la lengua econmica: un tipo de latn moderno para el que las lenguas vernculas son una hereja. Discurso plagado de eufemismos que poco tienen que ver con su funcionamiento real. Esa comprensin de la economa desdea a la democracia.

Por el contrario, mirar la economa desde la democracia es entender que no prevalece la igualdad mientras existan el ciudadano explotador y el ciudadano explotado, el ciudadano poseedor y el ciudadano desposedo. Mientras exista la frontera entre quienes producen las riquezas y quienes la controlan. Entonces, si explotar en economa es apropiarse de los resultados del trabajo ajeno, las relaciones socio-econmicas que no pongan lmites a la explotacin tienen en la democracia un tema incmodo.

La economa tiene tres elementos constitutivos bsicos: la tierra, el dinero y la fuerza de trabajo; y el modo en que se regulan son siempre una decisin poltica, no una condicin natural. Asumir o dejar fuera a la democracia en esa regulacin es cuestin de optar polticamente. Quin decide cmo y qu se produce? Quines se benefician de esas decisiones?

El capitalismo derrot a las dinastas polticas y declara combatir el autoritarismo poltico. Pero ha dejado intactas a las dinastas econmicas, sin declarar batalla a su autoritarismo. El socialismo al uso desbanc a las dinastas econmicas locales, y erigi un sector de representantes del pueblo/dueo de los medios de produccin, quienes, en la prctica, se desconectaron del control popular. Deciden y administran sin recibir mandato ni rendir cuenta, lo que muestra una relacin tensa entre democracia y economa.

He escuchado decir, tambin a algunos economistas del patio, que de la economa se ocupan ellos, de la poltica los dirigentes, y de la igualdad la sociologa y la filosofa. Quiz no comprenden que la economa es un asunto demasiado serio para dejarlo solo en sus manos. Que la poltica siempre ser dbil, incompleta e injusta si es asunto de unos pocos. Y que las decisiones que los economistas aconsejan a los dirigentes influyen en la vida cotidiana de cada persona, para bien o para mal, por lo que la economa es la ms moral de todas las ciencias.

Ante el problema de la ineficiencia productiva estatal, algunos economistas del patio plantean ms libertades de gestin para las empresas estatales. Pero no explicitan que la empresa es un lugar donde se establece una relacin para la produccin entre trabajadores y directivos. Quin decide qu y cmo se hacen las cosas, los directivos o los trabajadores? Si los directivos empresariales son designados en niveles superiores, es decir, no son elegidos por los productores, a quines responden?

A qu intereses concretos responden, entonces, los economistas del patio que nos dicen que la democracia es para despus? A qu intereses responden al ver como un desafo nacional potenciar el sector privado y no mencionan a la economa popular y solidaria como otra forma de gestin? Tendrn conciencia de este conflicto?

La democracia es condicin de la economa cuando de justicia social, de eficiencia, de calidad, de derechos y creatividad humana se trata. Pero la economa no es solo cuestin de derechos y la tica afn, es tambin una cuestin tcnica, de cmo organizar la produccin para que no se consuma ms de lo que se tiene, para optimizar los recursos, para elevar la productividad y mejorar la calidad de vida de quienes producen y de la sociedad toda, en armona con la naturaleza.

Para eso tambin es imprescindible la democracia. Ella potencia la inteligencia colectiva en beneficio de las personas que componen esa colectividad. Sirve para que desde el dilogo de saberes, de experiencias dismiles, se creen soluciones justas para todos y todas.

Pienso ahora en el cierre de los centrales azucareros, alguno de estos economistas sugiri preguntar a los trabajadores/as cmo organizar la produccin azucarera de otras maneras? Cules seran y qu se hara con las consecuencias la reconversin?

Tambin surgen interrogantes respecto a la Ley de inversin extranjera y las empresas empleadoras que lo son solo para trabajadores y tcnicos. Por el contrario, directivos y administrativos se vinculan directamente a las empresas. Cmo explican los economistas esta diferencia de cara a la potenciacin del capital forneo?

La democracia es la pieza que falta para el estmulo productivo en Cuba. No bastan el estmulo moral y material. Falta el estmulo poltico. Se trata de producir bienes y servicios, y tambin las maneras en que nos organizamos para ello. Dgase potenciar un modo de produccin, distribucin y consumo que genere prcticas ms participativas.

Si el fin es lograr una sociedad ms justa y emancipadora, el desafo pendiente en Cuba es la democratizacin econmica. Esta, al igual que la democratizacin poltica, no implica desconocer el poder, la autoridad, las normas, ni el saber constituido en el mundo econmico, pero s ampliar sus bases y legitimidad democrticas. Implica crear una nueva cultura democrtica, en las ideas y las prcticas cotidianas.

Qu bueno sera que los economistas del patio enarbolaran, alguna vez, la consigna: Democracia y Economa: unos!

Fuente: http://cubaposible.com/democracia-economia-unios/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter