Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-06-2017

La histrica huelga de los educadores colombianos

Horacio Duque
Rebelin


En un gran acontecimiento histrico se ha convertido la prolongada y masiva huelga de los casi 400 mil maestros colombianos que han paralizado actividades para exigir soluciones a las demandas incluidas en su pliego de peticiones. 

El seor Santos, dizque Nobel de Paz, y su Ministra de Educacion, han quedado ante el pais como los principales enemigos de la educacion, la ciencia y el desarrollo tecnologico.

Su respuesta ha sido la violencia del Esmad, las retaliaciones salariales y el asesinato de varios lideres docentes.

Apoyamos la potente huelga de los maestros colombianos.

No hay paz sin el derecho a la educacion.

Un acontecimiento es histrico cuando marca una tendencia de transformacin en la sociedad y en sus diversos campos que la integran.

La actual huelga de casi 400 mil educadores colombianos para respaldar su pliego de peticiones de aumento de salarios y prestaciones socio econmicas; de cambios consistentes en el actual sistema de salud de los docentes, afectado por graves casos de corrupcin en el Fondo de Prestaciones sociales del magisterio y la Fiduprevisora, por la bochornosa y delincuencial colusin de altos burcratas del Fomag y ciertos directivos de Fecode (incluidos ex dirigentes como Jaime Dusan, Avellaneda y los allegados al Senador moirista J. Robledo); y de implementacin racional de la Jornada nica en concertacin con los maestros, para impedir las absurdas imposiciones de los funcionarios del Ministerio de Educacin y las respectivas secretarias departamentales y municipales, sacude con mucha potencia el movimiento social nacional en auge por los paros cvicos y populares de Buenaventura, el Choco, los trabajadores estatales y otros sectores agrarios, indgenas, de cocaleros y afros.

Los maestros colombianos y sus sindicatos estn dando un ejemplo de lucha aguerrida y coherente para alcanzar sus objetivos y vencer la indolencia, negligencia y arbitrariedad del seor Santos, de su Ministra y del equipo educativo gubernamental, que luce toda su mediocridad e indolencia en el manejo del justo movimiento de los docentes al servicio del Estado.

Una verdadera vergenza la posicin del nobel de la paz, el seor Santos, en la solucin de la difcil problemtica que carcome la educacin pblica de millones de nios y jvenes.

Ah est pintado el neoliberalismo de este personaje que dice ser el adalid de la paz.

La respuesta oficial ha sido el bolillo, la represin y el uso generalizado de la violencia por parte del Escuadrn antidisturbios de la polica que se ha cebado en los huelguistas.

Esta huelga de los maestros con casi un mes de actividades nos trae a la memoria las grandiosas movilizaciones de los aos 60 cuando los maestros alcanzaron importantes conquistas en los departamentos, obligando a Lleras Restrepo (1968) a negociar y concertar con lderes como Adalberto Carvajal y otros.

Con la posicin de Santos se est demostrando que es un enemigo de la educacin, que su famoso Plan de desarrollo centrado en la educacin es una gran farsa.

Santos es un enemigo de la educacin, de la Ciencia y el desarrollo tecnolgico.

Recientemente promovi la barbaridad de quitarle casi dos billones de pesos al Fondo de Ciencia, Tecnologa e Innovacin, del Sistema General de Regalas, para invertirlos en vas terciarias dizque para el post conflicto. Otro gran negociado para los politiqueros santistas que se robaran tales recursos como ha ocurrido con la mermelada puesta al servicio de gamonales y contratistas inescrupulosos. No se le paso por la cabeza a Santos recortar los gastos del sector de defensa, seguridad y contrainsurgencia para canalizarlos en la paz; peor, echo mano de los presupuestos de la ciencia para agudizar nuestro atraso y subdesarrollo.

Apoyamos la lucha de los maestros, la aplaudimos y promovemos.

En la anterior huelga, la del 2014, criticamos las inconsecuencias de los directivos de Fecode que terminaron entregando el pliego de peticiones por unas migajas, como lo hizo el expresidente Luis Grubert Ibarra, una ficha petrista inescrupulosa, que se embolsillo unos cuantos millones de las jornadas deportivas de los maestros, para luego irse como burcrata de las federaciones internacionales de los educadores. Una verdadera peste delincuencial, de las tantas que pululan en las burocracias de Fecode y que sern desplazadas por los nuevos y honestos liderazgos del magisterio como los actuales responsables de la ADE de Bogot y de Asoinca en el Cauca.

Bien por los educadores que no retroceden frente a las amenazas santistas, la violencia policiaca del Esmad y los grupos paramilitares que ya han acribillado a varios huelguistas en plena implementacin de la paz.

Que viva el justo paro de los educadores colombianos!


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter