Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-06-2017

Desigualdad social, desigualdad econmica

Editorial de La Jornada


Cada ao, las divisiones de Desarrollo Social y de Estadsticas de la Comisin Econmica para Amrica Latina y el Caribe (Cepal) publican su Panorama Social de esta regin del mundo, documento que examina la estructura, describe las variables y establece las principales tendencias de la economa. Ms all de los eventuales sealamientos que el organismo promotor del desarrollo econmico y social del rea realiza que pueden ser objeto de distintas interpretaciones, el ejercicio anual brinda un buen nmero de indicadores tiles no slo para leer la realidad econmica, sino tambin para construir posibles escenarios con base en datos verificables.

El ms reciente panorama, correspondiente a 2016, tiene como eje el fenmeno de la desigualdad social, a la que define como un enorme desafo que afrontan los Estados, as como el mayor obstculo para lograr el desarrollo sustentable. Presente en casi todas las estructuras sociales, con independencia de sus formas de organizacin poltico-econmica, la desigualdad condiciona las perspectivas de crecimiento individual y colectivo, y convierte en mera expresin de deseos los proyectos de mejora social aplicados sin reducir la brecha existente entre las minoras que disponen de ingentes recursos econmicos y las mayoras que prcticamente no disponen de nada.

Esta brecha es por s sola un factor que conspira contra cualquier propsito de desarrollo equitativo, al fomentar y mantener una asimetra que en primera instancia es distributiva (referida a la apropiacin de ingresos, bienes y servicios), y luego se hace extensiva a los mbitos de la poltica, la salud, la educacin, los derechos de las personas y la cultura en el sentido ms amplio del trmino. Pero la cuestin se agrava en Amrica Latina, donde se encuentran las sociedades ms desiguales del planeta, y especialmente en Mxico, pas tomado de referencia obligada cuando se trata de ejemplificar acerca de la desigualdad. Sobre este particular las cifras son contundentes: baste comentar aqu que, en nuestro pas, dos terceras partes de los activos fsicos y financieros existentes se hallan en manos de 10 por ciento de las familias. Y el uno por ciento posee ms de un tercio de dichos activos.

Si se inscriben los datos del Panorama 2016 en el marco del actual modelo econmico se advierte que el diseo de ste no es operativo frente a semejantes cifras. Hipotticamente, el principio de desregulacin, el dejar hacer al libre mercado para que ste fije su propio equilibrio puede funcionar si los participantes estn en condiciones de competir dentro de ciertos parmetros econmicos, es decir, si no hay entre ellos una desigualdad tan extrema como para que la autorregulacin sea imposible. Y ste es precisamente el caso de Mxico aqu y ahora; cmo van a acomodarse por s mismos los factores de la economa productiva (inversin, costo, precio, beneficio) en un espacio donde un puado de agentes econmicos tiene la inmensa mayora de los recursos y todos los dems una parte mnima? Sin la participacin activa del Estado no hay libre mercado, hay selva.

Puntualiza claramente el documento de la Cepal que desigualdad social no es equivalente automtico de desigualdad econmica; pero aclara tambin que el anlisis de las desigualdades sociales requiere poner atencin en la distribucin de activos, de medios y oportunidades, de ingresos y otros resultados, de poder e influencia (...) El hecho es que la asimtrica tenencia de la riqueza conlleva una asimetra en materia de derechos sociales que no se puede separar de aquella; y resulta por lo menos difcil concebir mecanismos que permitan avanzar en la lucha contra la desigualdad mientras permanezca intacta la desigual estructura econmico-financiera y productiva que prevalece en Mxico.

Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2017/06/11/edito



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter