Portada :: Otro mundo es posible
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-06-2017

El Mamo de los pueblos Arhuacos de Santa Marta, Calixto Surez, defiende la humildad como seal de sabidura
Hay quien piensa que sabe mucho, pero est muy lejos de la vida

Enric Llopis
Rebelin


En la Sierra Nevada de Santa Marta, al norte de Colombia y con zonas a 5.000 metros de altura, viven cuatro pueblos indgenas: los Kogui, los Wiwas, los Kankuamos y los Arhuacos. Declarada Reserva de la Biosfera y Patrimonio de la Humanidad en 1979, pueden constatarse los efectos del cambio climtico. Segn el Instituto de Hidrologa, Meteorologa y Estudios Ambientales (IDEAM), a finales del siglo XIX estas montaas emplazadas en los departamentos de la Magdalena, la Guajira y Cesar contaban a finales del siglo XIX con una masa glaciar de 87,2 kilmetros cuadrados, cifra que actualmente ha menguado hasta los 6,7. Al siniestro pasado de la sierra durante el conflicto armado se vincula el exparamilitar Hernn Giraldo (el patrn), quien lleg en 1969 y entre sus perversas acciones figuran los abusos sexuales a menores (en Estados Unidos fue condenado a 16 aos de prisin por narcotrfico). Los indgenas consideran que vivir en la sierra, el corazn del mundo, es habitar con la Madre, en tierra de sabios y de humildad.

Entre los Arhuacos el Mamo es el gua espiritual, que adems pone en prctica los saberes de la medicina ancestral. La ley natural es simple, humildad al tomar de la naturaleza y mantener el balance. sta es una de las mximas de Calixto Surez, Mamo del pueblo Arhuaco. Hay otra que establece lo siguiente: Sensibilidad, percepcin y resonancia para escuchar el mensaje de la tierra. Y adems, como pueblos indgenas, cuidar de los seres humanos y del mundo. Los Mamos son orientadores, armonizadores, lderes espirituales y polticos; pero a pesar de su reconocido magisterio, las decisiones se adoptan en comunidad y todos los miembros tienen voz. Se trata, en sntesis, de que cada ser humano descubra sus races y las cuide; y de asumir que la humildad representa la gran seal de sabidura. Lo que ms me interesa es que la tierra est sana, el agua sin enfermedad y el viento sin virus, afirma Surez, quien ha participado en un encuentro con profesores de enseanza secundaria y universitaria en el Colegio Mayor Rector Peset de la Universitat de Valencia.

Segn fuentes oficiales (censo del ao 2005), en Colombia existen 85 etnias o pueblos indgenas, integradas por ms de 1,3 millones de personas. La mayor parte de la poblacin indgena (cerca del 80%) habita en zonas rurales de todos los departamentos colombianos, en muchos casos en resguardos. La Organizacin Nacional Indgena de Colombia (ONIC) informa que la etnia de los Ijkas o Arhuacos, nombre asignado por los conquistadores espaoles, es un grupo homogneo integrado por 14.800 personas que viven en 195.900 hectreas, aunque otras fuentes difieren en las cifras. La penetracin de los colonizadores lamin a los indgenas de la Sierra Nevada de Santa Marta. En el siglo XIX, el Estado de Colombia otorg el control de la zona a las misiones capuchinas. ACNUR-Colombia sealaba en un informe de 2011 a la etnia Arhuaca como la ms castigada por la guerra en nmero de vctimas, tras los indgenas nasa del Cauca y los kankuamos. Adems de los asesinatos y desapariciones, entre 2003 y 2008 se calcula que ms de 2.500 indgenas de la etnia Arhuaca sufrieron desplazamientos forzosos.

El pasado 28 de enero el peridico Prensa Indgena inform del asesinato de la defensora de los derechos de la mujer Wiwa, Yoryanis Isabel Bernal Varela, en el sur de la ciudad de Valledupar (Cesar). Era lder de una de nuestras etnias, empez a trabajar con los indgenas en Santa Marta y los estaba apoyando en una delegacin Wiwa que estn en Riohacha, afirm el cabildo gobernador Arhuaco, kogui y Wiwa, Jos de los Santos Sauna. El citado peridico destaca que las poblaciones indgenas son objeto de amenazas e intimidaciones, y esperan que se garantice la proteccin de sus lderes. Tambin se han manifestado contra los megaproyectos en el territorio, que les llevan, por ejemplo, a la prdida del patrimonio arqueolgico. ste se les ha arrebatado o ha resultado destruido.

Uno puede acumular vastos conocimientos, pero tal vez advierta con el tiempo que le resulten banales. Calixto Surez explica que hoy existe en Internet ms informacin disponible que nunca, pero el Mamo aprende sobre todo con la gente sencilla y, ms an, con quienes padecen problemas fsicos o mentales. Todo el mundo es importante, no slo los pueblos indgenas; nuestro deseo es que todo el mundo se encuentre y valore lo que tiene, destaca el lder espiritual, que tambin ejerce como director del Programa de Derechos Humanos de los Pueblos Indgenas de la Canadian Human Rights International Organization (CHRIO) y consultor del Instituto de la Tierra en Australia y Estados Unidos. El Memo Calixto Surez habla con pausa, transmite serenidad y armona con el entorno. El pblico le escucha con suma atencin. A su auditorio, sea en Bolivia, Suiza, Italia, Blgica o Espaa, le dice que su mensaje es muy simple: no le gusta complicar las cosas. Se trata de lograr la paz interior Aunque uno est enfermo; en ese caso, el objetivo es convivir con la enfermedad. Siempre que uno lucha, sufre. Cuando uno se ha formado como ser humano, entonces es autosuficiente y aunque se halle en la pobreza, es feliz.

Por todo el planeta se extienden los lugares sagrados, conectados entre s como en una gran red. Son puntos de energa y valores, fundamento de la existencia del ser humano en el universo. All reside la esencia. El Mamo Calixto Surez se ocupa de estos puntos sagrados en la Sierra Nevada de Santa Marta. Hay que dejar estos lugares sanos a nuestros hijos, igual que nos los dejaron nuestros abuelos. Hablamos del cambio climtico, pero lo ms importante es rescatar todos estos lugares de cultura y valores. Una de las grandes preguntas es la siguiente: Cmo puede el ser humano canalizar sus energas y reconectarse? Es entonces cuando surge la nocin de Eco-Consciencia. Cuando uno es nio, explica el lder espiritual, vive contento, re y expresa cuanto siente; pero crece, y se sale de esa realidad viva. Se asla, aunque crea que sabe mucho, sin embargo est muy lejos de la vida; entonces algunos enferman, a otros les llegan ruidos que no desean escuchar. A qu responden estas disfunciones? El 95% de los desequilibrios son por no amarse ni valorarse, asegura el Mamo. Hay que aprender a escuchar a los nios y entenderlos.

Calixto Surez contina desgranando sus ideas. Puede que haya sabios, chamanes y gurs que ayuden a resolver los problemas, pero todo se complica si el ser humano no se ama ni da gratitud aunque sean tres segundos, cuando se levanta o acuesta; y entonces se conecta a los corrientes de la vida. Tan sencillo como los pjaros que ponen huevos en los nidos, o cantan para infundir energa. Antes de salir de Santa Marta y visitar otros pases, pensaba que la humanidad se encontraba del revs, pero actualmente su visin de las cosas es ms optimista: En todas partes existe la belleza y la capacidad de avanzar. Nacido a 3.000 metros sobre el nivel del mar, el Mamo Calisto Surez Villafae perdi a su padre cuando tena tres meses. Cuentan que un ro se lo llev Sus palabras no contienen requiebros conceptuales, tampoco necesitan sesudas validaciones cientficas, notas al pie y una densa bibliografa. Cada ser humano debe descubrir aquello que trae al mundo; nosotros somos de pocas palabras, pero observamos mucho nuestros pensamientos; y esto nada tiene que ver con la magia, explica. Cuando alguien no desempea su tarea o misin en la vida, se produce un vaco y es infeliz.

Alguien del pblico pregunta por el efecto de las nuevas tecnologas. La inteligencia humana y todos los inventos son magnficos, pero los utilizamos de modo indebido; estamos desperdiciando energa y toda nuestra potencialidad. Surez considera de especial importancia la recuperacin de los alimentos autctonos. Seala que las comunidades de la sierra estn siendo invadidas por azcares, medicinas y otros productos. Pero no se trata de convertir en un fetiche los rasgos distintivos de los indgenas. Calixto Surez ha conocido a muchos lderes espirituales del planeta y lugares de valor, donde se encuentran los espritus y las esencias. La espiritualidad (alegra, tranquilidad, paz interior) es la esencia de la vida, aqu no hay separaciones ni distancias. Los guas y lderes, asegura, tambin se hallan en continua transformacin. Otra pregunta del pblico se refiere al miedo. Con el miedo a la prdida no se puede trabajar, y qu se va a perder? Uno no pierde nada.

Despus de 20 aos de viajes por Colombia, Venezuela, Estados Unidos y otros pases, el Mamo del pueblo Arhuaco ha conocido los agobios y desesperos cotidianos de la gente. Aunque todo cambia cuando las personas se valoran. En su calidad de gua espiritual, le preguntan y piden consejos, muchos esperan sus palabras. Sin embargo, ms importante que pronunciar palabras son las energas, asegura. Adems le inquieren por lo que pasa en Colombia. Ms que a los polticos, que nunca nos escuchan, hay que llegar a los empresarios, que mandan sobre los polticos; estos permanecen durante un tiempo y despus se van. Tambin afirma que el sufrimiento contamina. Como el que padecen los ancianos, cuando no se les respeta. En las comunidades ellos son maestros. Se les venera: ensean a las nuevas generaciones y rezan por los nios. Cuando se rompe el vnculo, se genera dolor. Que tambin influye en el cambio climtico.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter