Portada :: Argentina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-06-2017

El gobierno planea acelerar la regresin en Derechos Humanos
El gran salto atrs

Horacio Verbitsky
Pgina/12


El gobierno nacional se propone acelerar la regresin en materia de Derechos Humanos despus de las elecciones de octubre. Clave en ese proyecto es un asesor del Secretario de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural, Claudio Avruj, el abogado Alfredo Mauricio Vtolo. Especialista en derecho corporativo y director l mismo de grandes empresas, Vtolo propugna el perdn a los militares detenidos por crmenes de lesa humanidad. Como consecuencia de sucesivas fusiones, es socio de Emilio J. Crdenas en uno de los mayores bufetes del pas, Nicholson y Cano Abogados. Sus principales clientes son el ingenio Ledesma (responsable de la detencin arbitraria de Milagro Sala), el Centro Azucarero Argentino, la cmara de banqueros ADEBA, Copal, Grupo HSBC, Cargill, Acindar, YPF, Shell, Whirlpool, Verizon, Camuzzi, Mitsubishi, Panasonic, Adidas, Despegar, Chevrolet, Zurich, SCJ Johnson, Boehringer y Petronas Lubricants. Adems Vtolo preside la financiera Ellerstina Inversiones, la comercializadora de combustibles Latin Energy Argentina y fue director de Metrogas, Air BP Argentina y Central Costanera.

Su socio Crdenas es el inspirador de la serie de editoriales del diario La Nacin que postula juzgar tambin a los sobrevivientes de la dictadura, que el diario llama terroristas, como forma de forzar una nueva amnista. Vtolo se refiere con insistencia en sus escritos a la convivencia social pacfica. Pero en su muro de Facebook incluye una fotografa en la que dos nios le apuntan con armas de fuego, con alta probabilidad de juguete. Los tres sonren en una feliz escena familiar. Para su publicacin en esta nota los rostros de los nios han sido pixelados, como forma de protegerlos de la exposicin a la que los someti Vtolo, en una manifestacin inslita para un presunto defensor de los Derechos Humanos. En otro post, incluy un apoyo a la revuelta de las cmaras patronales agropecuarias de 2008.

El plan y sus protagonistas

El 16 de mayo Vtolo acompa durante una visita al museo de la antigua ESMA a la decana de la Facultad de Derecho de la Universidad de Harvard, Martha Minow. Antes, Minow y Vtolo se reunieron en el Archivo Nacional de la Memoria con Avruj, el secretario ejecutivo del archivo, Sergio Kutschevatsky, y el Subsecretario de Proteccin de Derechos Humanos, Jos Brian Schapira. Vtolo es asesor jurdico de esa subsecretara. Los anfitriones acusaron a los organismos defensores de los Derechos Humanos de tcticas intimidatorias contra quien quiera apartarse de la visin que sostienen sobre lo sucedido en los setenta y ochenta, pero dijeron que el gobierno los va a silenciar. Tambin enunciaron un plan con ese propsito, que se pondra en ejecucin despus de las elecciones de octubre y que incluye cambios en los programas educativos y la apertura de juicios por crmenes de lesa humanidad contra los supervivientes de la dictadura. El da anterior, 15 de mayo, la decana de Harvard recibi un doctorado honoris causa de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Buenos Aires. Tambin all fue acompaada por Vtolo, quien tiene un posgrado en derecho de Harvard y fue secretario del club que en Argentina rene a los graduados de esa facultad. Durante la ceremonia, Minow disert sobre Derecho, Justicia y Perdn. Su registro se aproxima al que aqu sostienen personas como el obispo catlico Alcides Jorge Pedro Casaretto y Graciela Fernndez Meijide, que oponen verdad y justicia como si fueran excluyentes.

En 1987, Vtolo coincidi en el Consejo de Consolidacin de la Democracia con Carlos Fernando Rosenkrantz, quien desde la Corte Suprema de Justicia es otra pieza fundamental del mecanismo de regresin. En el caso Fontevecchia, la Corte contradijo una larga jurisprudencia, anterior incluso a la reforma constitucional de 1994, y sostuvo que los fallos de la Corte Interamericana de Derechos Humanos no son obligatorios para la Corte argentina, que se reserva la ltima palabra. La aplicacin de la derogada ley del 2x1 al represor Luis Muia provoc una imponente respuesta social, con la mayor movilizacin que se recuerde en defensa del proceso de Memoria, Verdad y Justicia, a la que Avruj se refiri en el dilogo con la decana de Harvard. Segn el Secretario, la reaccin de los organismos de Derechos Humanos fue tan fuerte que nos oblig a retirar el apoyo oficial al fallo de la Corte Suprema para calmarlos. No mencion la gigantesca marcha de repudio, cuya asistencia se estim en medio milln de personas, ni la ley que por unanimidad menos un diputado esclavista interpret que el 2x1 era inaplicable a crmenes de lesa humanidad. Segn le dijo Avruj a Minow, esta gente [por los organismos] no comprende la institucionalidad y la democracia, ni respeta la divisin de poderes.

Vtolo es uno de los propagandistas del fallo Fontevecchia. El 3 de mayo celebr su impacto en la Universidad Catlica Plcido Marn, de San Isidro, una institucin creada por el obispo Alcides Jorge Pedro Casaretto y el almirante Horacio Florencio Reyser, padre del principal asesor internacional del presidente Maurizio Macr, Forencio Reyser Travers. Casaretto es uno de los principales impulsores de la denominada reconciliacin y el gua espiritual del diputado Eduardo Amadeo, quien llev esa idea al ridculo al celebrar la visita de Angela Merkel a la sinagoga de la calle Libertad, como si simbolizara el reencuentro entre los criminales nazis y sus vctimas judas. Vtolo es directivo de la Asociacin Argentina de Derecho Constitucional, cuyo presidente es otro firmante de los fallos Fontevecchia y 2x1, Horacio Rosatti. El mandato de Rosatti vence en agosto y Vtolo aspira a sucederlo, pero al no ser titular de ctedra ni doctor en derecho, tiene pocas posibilidades frente a Daniel Sabsay, pese al apoyo del Opus Dei.

Tres fallos en cuestin

El desconocimiento de las obligaciones internacionales del Estado no puede plantearse sin consecuencias complicadas para el gobierno, que el jueves debi soportar que Merkel recorriera el Parque de la Memoria en compaa de Vera Jarach, quien perdi a su abuelo en Auschwitz y a su hija Franca arrojada al Ro de la Plata desde un avin por el terrorismo de Estado en Argentina. Alemania ha hecho un extraordinario trabajo de arrepentimiento y reparacin por los crmenes de su dictadura de 1933 a 1945 y hasta hoy prosiguen los juicios contra los pocos perpetradores todava vivos, que se acercan a los 100 aos. Vtolo escribi un trabajo titulado La posibilidad de perdonar a los responsables de cometer crmenes de lesa humanidad, que public la Academia Nacional de Ciencias Morales y Polticas. All afirm que los estados, sin renunciar a la idea de justicia, tienen la potestad, conforme a sus derechos nacionales y sin violar obligaciones de derecho internacional, de indultar o amnistiar a los responsables de haber cometido crmenes de lesa humanidad. Vtolo cuestiona la incorporacin de tres fallos de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Barrios Altos y La Cantuta, de Per, y Almonacid, de Chile) por la Corte argentina a partir del fallo Simn, de 2005. Los siete votos concurrentes de los miembros de la Corte Suprema en el caso Simn se fundan esencialmente en una interpretacin parcial, extensiva y descontextualizada de lo resuelto por la Corte Interamericana de Derechos Humanos, dice.

El perfil de Rosenkratz y Vtolo es similar en algunos aspectos al del tambin mendocino Carlos Horacio De Casas, propuesto por el Poder Ejecutivo para integrar la Comisin Interamericana de Derechos Humanos: los tres son abogados de grandes empresas locales e internacionales que se interesaron en el derecho internacional de los Derechos Humanos durante la presidencia de Ral Alfonsn, pero no lo acompaaron ms all del dictado de la ley de obediencia debida. Rosenkrantz y Vtolo veneran a Carlos Nino, De Casas a Santo Toms de Aquino. Avalados por el monje negro de humo del radicalismo, Ernesto Sanz, pueden vestir la regresin con ropajes del liberalismo jurdico, sin los exabruptos contraproducentes de activistas como Cecilia Pando. De Casas suma a esto posiciones caverncolas sobre otros temas, como las polticas de gnero y diversidad sexual y la libertad de expresin. Vtolo reprodujo en su muro de Facebook la exposicin que De Casas hizo ante el comit de expertos de la CIDH. Pero omiti que fue el nico candidato objetado por ese panel porque no demuestra una reconocida competencia en derechos humanos. Sus dos actuaciones conocidas en la materia fueron la defensa de un militar imputado por crmenes de lesa humanidad y de dos banqueros del Opus Dei procesados por insolvencia fraudulenta.

Antes de comenzar la visita al museo, Avruj entreg [a Minow] un par de folletos explicativos. Pero lejos de ponderar su contenido, afirm sin dudar:

Todo lo que leer aqu es la versin parcial de un bando. Lo mismo comprobar en la visita al Museo, pero lo vamos a cambiar.

En pblico, Avruj siempre se ha expresado en forma respetuosa a las vctimas del terrorismo de Estado. Pero en el dilogo con la jurista estadounidense invirti los trminos: lleg a llamar terroristas a las vctimas de la dictadura y vctimas a los familiares de los detenidos por crmenes de lesa humanidad. Tal vez algo o alguien le hizo pensar que encontrara odos receptivos. Durante la visita, Minow destac la importancia de la verdad contra el silencio y de un sitio de memoria como el de la antigua ESMA para enfrentar a la negacin. Ante una consulta para esta nota, acerca de los conceptos expresados por Avruj sobre nuestra historia y la forma en que es expuesta en el Museo, la decana de Harvard respondi en forma diplomtica que necesita tiempo para reflexionar sobre su visita y que se propone escribir al respecto ms adelante.

Minow se ocup extensamente de la denominada cultura transicional. En 1998 public el libro Between Vengeance and Forgiveness: Facing History After Genocide and Mass Violence (Entre la venganza y el perdn: cmo enfrentar la historia luego del genocidio y la violencia masiva). All sostiene que cuando la sociedad prioriza la curacin y la reparacin de la dignidad humana, las comisiones de la verdad pueden ser ms tiles que los juicios, y pondera la importancia de los monumentos pblicos, los programas educativos y las leyes de amnista. En 2002 fue coeditora con Nancy Rosemblum del libro Breaking the Cycles of Hatred: Memory, Law, and Repair (Romper los ciclos del odio: Memoria, Justicia y Reparacin). En uno de los tres ensayos que prepar para ese libro, se pregunta si es posible dar respuestas legales a la violencia que no desaten una escalada de venganza y afirma que las comisiones de la verdad y los juicios civiles por daos suelen dar mejor resultado que los juicios penales.

Una de sus pocas preguntas que hizo fue si se enseaba a los jvenes el periodo de la dictadura.

Si, pero en forma sesgada. Slo la versin de un bando. Pero vamos a cambiar eso. Hemos formado un equipo conjunto con el Ministerio de Educacin que est trabajando en los nuevos programas respondi Avruj.

Agreg que si queremos contar la verdad, eso es considerado criminal. Puso como ejemplo la ley de la provincia de Buenos Aires que obliga a su gobierno a mencionar a la dictadura como cvico-militar y a cifrar en 30.000 el nmero de detenidos desaparecidos. Dijo que le pareca aberrante. Se indign por la comparacin con el Holocausto (sin reparar que tambin en ese caso existe un negacionismo que comienza por cuestionar el nmero de vctimas).

Tenemos los datos precisos, no pasaron de 9.000, pero los organismos de Derechos Humanos hacen tanto escndalo que nos obligan a repetir la mentira de los 30.000.

Aadi que el gobierno tena encuestas segn las cuales la sociedad lo apoya y quiere que se cuenten las dos partes de la historia. Ante un gesto de Minow, Avruj agreg que comprenda el valor simblico de los 30.000, pero hay que hablar en serio, no se puede vivir en la mentira. Aadi que la sociedad quiere mirar hacia adelante, pero un grupo pequeo que grita mucho, tira hacia atrs. Luego de una pausa, anunci:

Pero los vamos a silenciar.

Como explicacin para la posicin crtica de los organismos hacia el gobierno dijo que estn furiosos porque no les consulta su poltica de derechos humanos. Estn mal acostumbrados. Cont el enojo de los organismos por su reunin con las que llam vctimas del terrorismo y coment:

No quieren que las vctimas entren a este lugar. A usted le parece?

La decana no contest. Luego de una parrafada contra el gobierno populista que a su juicio coopt a los organismos de Derechos Humanos y les hizo perder independencia, Avruj le entreg un ejemplar de la edicin 2016 del Nunca Ms, la gui hasta el saln de actos en el que una gigantografa muestra el momento en que Ernesto Sbato entreg el informe a Ral Alfonsn y explic que haba respetado el prlogo original y suprimido el que agreg la gestin anterior. La semana pasada Avruj prosigui la tarea mediante una audiencia con el obispo castrense, Santiago Olivera, que antes haba sido recibido por el propio Macr, para que nadie pueda dudar que se trata de una poltica oficial. Avruj public una foto suya con el obispo y la leyenda Para avanzar en un dilogo conjunto y en la cultura del encuentro. En marzo, Avruj pidi a la CIDH que durante su visita a Argentina recibiera a los familiares de los militares y al nuncio apostlico. La CIDH no lo acept. En cambio el viernes prximo su presidente Francisco Eguiguren visitar en la crcel de Alto Sufridero a la presa poltica Milagro Sala, cuya vida e integridad fsica corren peligro.

Los Vtolo

Alfredo Mauricio Vtolo proviene de un linaje mendocino de abogados radicales catlicos. Su abuelo, Alfredo Roque Vtolo, fue ministro del Interior del presidente Arturo Frondizi. Su padre, Alfredo Isidoro, cre en 1999 el Movimiento De la Ra Presidente, para canalizar apoyos castrenses a su candidatura y en 2005 public el libro Amnistas polticas argentinas, en el que hoy se basa su hijo para propugnar el perdn a los militares detenidos por crmenes de lesa humanidad. Su to, Daniel Roque Vtolo, fue abogado de Jorge Bergoglio durante sus aos como arzobispo de Buenos Aires. Tambin fue uno de los redactores de la ley de quiebras, y en los ltimos meses se convirti en el principal propagandista del Grupo Macr en el debate sobre [la condonacin de la deuda] del Correo Argentino, en lnea con las afirmaciones presidenciales sobre el caso.

Fuente: http://www.pagina12.com.ar/43481-el-gran-salto-atras



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter