Portada :: Ecologa social
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-06-2017

Del libro Secretos. Relatos de mucha gente pequea
La vida secreta de las plantas

Gustavo Duch
Palabre-ando


Mariano Bueno vive entre hojas de libros y hojas de plantas y lo que aprende de las segundas lo recopila en las primeras.

Este albaricoque lo tena por perezoso. Le sembr siendo una ramita, le regu todos sus das, le abon todas sus noches y an ya siendo dos veces ms alto que yo, nunca me recompens con sus frutos. No me pareca bien, as que hace unos aos me sent frente a l con un hacha en la mano. Dicen que a las plantas hay que hablarles pero te aseguro que tienen tambin muy buena vista. Desde entonces, pare sin cesar.

Como aquel experimento continua Mariano- en el cual plantaron en las mismas condiciones dos matas de calabacines. Desde su nacimiento tuvieron a su lado un poste con un aparato de msica en alto. El calabacn uno creci escuchando msica clsica, muy armnica y suave, y tanto le gustaba que trep por el palo enredndose de amor en l. El calabacn dos, tambin creci, pero como un pulpo tentaculoso sus brotes se alejaron lo mximo del palo que emita sonidos estridentes y a todo volumen.

En una universidad de Chile plantaron en dos grandes tiestos semillas de girasoles. En uno de ellos sembraron una sola semilla, en el otro seis semillas. Sus cuidadores analizaban cmo se desarrollaban. El girasol nico subi con un tronco fuerte y rgido, siempre cara al Sol, impertrrito. Los seis girasoles en cambio retozaban entre ellos, se entrelazaban en una orga vegetal, de puros contactos, besos y caricias. Gracias a tal lascivia, cuando llegue una rfaga de viento concluye Mariano, stos seis no caern.

Las plantas sin ojos ven, sin orejas oyen, y mirando y escuchando, se enamoran.

Fuente: https://gustavoduch.wordpress.com/2017/06/12/la-vida-secreta-de-las-plantas/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter