Portada :: Ecologa social
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-06-2017

Entrevista a Jos Herrera Plaza sobre Accidente nuclear en Palomares. Consecuencias (1966-2016)
JEN-CIEMAT y el CSN llevan dcadas afirmando que no se ha hallado ninguna patologa relacionada. Por qu la renuencia a un estudio independiente?

Salvador Lpez Arnal
Rebelin


Jos Herrera Plaza (Almera, 1955) curs estudios de Economa en la Universidad de Valencia. Tcnico Superior en Imagen y sonido, trabaja actualmente, como cmara operador, en Canal Sur TV. Desde 1985 ha seguido de cerca todo lo relacionado con el accidente nuclear de Palomares. En 2003 fue coautor y coorganizador del libro y exposicin en el Centro Andaluz de Fotografa "Operacin Flecha Rota. Accidente nuclear en Palomares". Posteriormente dirigi el largometraje documental homnimo (2007).

*

Estamos en el ltimo captulo, ya estamos finalizando. Antes de entrar l, si no te importa, unas preguntas fuera de guin marcado. Me ha llegado un artculo de ngel Munrriz [AM] del 8 de mayo (probablemente me lo hayas enviado t, disculpas por mi mala memoria) que lleva por ttulo: "Palomares carece de un estudio epidemiolgico ms de medio siglo despus del accidente nuclear" http://www.infolibre.es/noticias/politica/2017/05/03/palomares_carece_estudio_epidemiologico_mas_medio_siglo_despues_del_accidente_nuclear_64558_1012.html Te pregunto en torno a l, para matizar y para recordar cosas ya comentadas a lo largo de estas entrevistas. 

Transcurridos ya 51 aos desde el accidente nuclear de Palomares , en Cuevas del Almanzora (Almera), ocurrido el 17 de enero de 1966, AM seala que "no se ha realizado an un estudio epidemiolgico que evale su incidencia sobre la salud de la poblacin. "Hubo otro accidente similar dos aos despus, en 1968, en Groenlandia [ en la base area de Thule ]. Aparte de que se llevaron diez veces ms tierra contaminada que de Palomares, el Gobierno dans hizo estudios epidemiolgicos. En Palomares ha habido una exposicin bien definida al plutonio, al uranio y al americio. Esta exposicin tiene un alcance y se puede medir. Estas premisas, a mi juicio, obligan a realizar un estudio epidemiolgico", seala el epidemilogo Juan Alguacil, catedrtico del rea de Medicina Preventiva y Salud Pblica de la Universidad de Huelva". Ests de acuerdo? Algn matiz que quieras introducir?

JH.- Como no podra ser de otra manera, estoy totalmente de acuerdo. Este es un lugar comn. Sobre tal asunto se formulan preguntas recurrentes por toda persona interesada. Entonces, por qu no se ha llevado a cabo, ms all del realizado contra viento y marea por el Dr. Pedro A. Martnez Pinilla?, pues porque por encima de su oportunidad, pertinencia, justicia, estn los intereses de otros.

El accidente de aviacin de Palomares, prosigue AM, "provoc la cada de cuatro bombas nucleares estadounidenses 75 veces ms destructivas que las que fueron lanzadas sobre Hiroshima y Nagasaki. Dos de las bombas liberaron plutonio, contaminante durante miles de aos y extremadamente nocivo para el ser humano. El tipo de residuos que queda en Palomares provoca cncer de pulmn, hgado o huesos, lo cual permite focalizar la bsqueda de resultados. Los residuos se encuentran aislados, para evitar su contacto con humanos". De nuevo la misma pregunta: coincides con lo que AM seala? Por lo dems, cuando hablamos del plutonio contaminante durante miles de aos, qu queremos decir exactamente? Cuntos miles de aos? Por qu esos cnceres y no otros?

JH.- Coincido totalmente. El mayor problema de los residuos nucleares, adems de su inmediata peligrosidad, es su largusima actividad radiolgica. En el caso de los istopos de plutonio (Pu), el ms presente y ponzooso, el 239, tiene un periodo de semidesintegracin de 24.200 aos. Solo la mitad!. El gamma emisor americio 241 se desintegrara en 432 aos un 50%. Estos son un ejemplo de dos de los actnidos ms radiotxicos presentes en los alrededores de Palomares y Villaricos. Recordemos que un solo gramo de Pu239 equivale en radiotoxicidad a una tonelada de uranio.

Respecto a los tipos de cnceres, te dir que depende del tipo e intensidad de radiacin del emisor, el tiempo de exposicin y la sensibilidad orgnica en los seres vivos y la naturaleza. Se sabe que el Pu239 inhalado se queda en los alvolos pulmonares una parte de las partculas ms gruesas de la fraccin 1-10 micras, el resto pasa al torrente sanguneo, que lo excreta en su mayora por la orina a lo largo de varios meses (mx. 6-10 meses). El resto tiende a pasar al sistema linftico, con querencia a depositarse en el hgado y la osamenta; concretamente en su membrana exterior o periostio. La deposicin a largo plazo en esos 3 lugares, emitiendo cada segundo partculas alfa muy energticas e ionizantes (5,1 Mev), son las que pueden generar de manera estocstica o aleatoria clulas cancergenas.

Al doctor Francisco Laynez Bretones , especialista en medicina interna en el hospital de Torrecrdenas (Almera), vuelvo al artculo de AM, "le preocupa esta falta de estudios epidemiolgicos. Con anterioridad fue jefe de servicio del hospital de Hurcal Overa, del cual depende Palomares, y all tuvo oportunidad de familiarizarse con el problema de los residuos y conocer de primera mano la inquietud por los posibles problemas de salud entre la poblacin. En noviembre se dirigi por escrito a la Escuela Andaluza de Salud Pblica (EASP) , adscrita a la Consejera de Salud de la Junta. Laynez peda que en el marco de las X Jornadas de Salud Pblica , que se celebraran en diciembre, se aprobase la realizacin del primer estudio epidemiolgico en Palomares, transcurrido ya ms de medio siglo desde el vertido, tras el cual no se evacu a la poblacin local". Hemos hablado del tema tambin nosotros. Por qu hay tantas dificultades para ese estudio? Por qu es tan imposible?

JH.- Antes te comentaba al respecto que las razones son las de siempre: los intereses de otros. Como en el resto de cualquier anlisis de la actividad humana, el materialismo histrico se muestra como herramienta metodolgica til para comprender lo aparentemente incomprensible. En el caso concreto de las actitudes y el proceder de los dos gobiernos implicados a partir del da siguiente del accidente hasta la actualidad, todo casa perfectamente, como regido por la misma ley. Elaborar un estudio independiente de ese tipo supondra la posibilidad de atribuir a algn o algunos cnceres la relacin con la radiacin existente. La oleada de demandas legales nacionales e internacionales de indemnizaciones con astronmicas cifras podra convertirse en una pesadilla para la clase poltica; tambin el malditismo de la zona, que sin una descontaminacin definitiva previa, sufrira un incierto pero seguro quebranto en sus dos pilares econmicos: la agricultura y el turismo.