Portada :: Cultura :: Leer
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-06-2017

El tungsteno de Csar Vallejo y la antesala de la Revolucin de Octubre

Ernesto Toledo Brckmann
Rebelin


Iniciando el siglo XX Rusia era vista por el Per como un pas enigmtico y lejano, apenas conocido como la tierra de Nicols Gogol, Len Tolstoi o Catalina La Grande, donde Napolen -haca ya muchos aos- haba perdido la ms espectacular guerra de su historia (ESPINOZA, 2007). Pero en 1917 el enfoque periodstico cambi radicalmente, alcanzando proporciones excepcionales cuando los diarios de Lima informaron acerca del surgimiento de un nuevo poder y el establecimiento de un orden social distinto, marcado por el ascenso de obreros y campesinos.

Ausente del Per desde 1923, Csar Vallejo public en 1931 El tungsteno (Editorial Cenit, coleccin "La novela proletaria", Madrid) novela social que describe y denuncia el abuso y la explotacin de los indios por parte del imperialismo norteamericano, encarnado en la minera "Mining Society", y el servilismo de la clase dominante peruana; geogrficamente se desarrolla en las minas de tungsteno de Quivilca, situada hipotticamente en la provincia de Colca, departamento del Cuzco.

Por los acontecimientos descritos, la novela est ambientada en los primeros meses de 1917, despus de la revolucin de febrero y previo a la de octubre. Vallejo aprovechar el captulo final para describir la reaccin del protagonista frente un acontecimiento internacional que movi los cimientos de las sociedades en el mundo.

Agente de cambio

Vallejo identifica a Servando Huanca como el agente de cambio; describindolo como indio puro () de salientes pmulos, cobrizo, ojos pequeos, hundidos y brillantes, pelo lacio y negro, talla mediana y una expresin recogida y casi taciturna" (VALLEJO, 2011: 129). Huanca era un obrero nacido en las montaas del norte, a las orillas del ro Maran; residente en Colca, se desempeaba como herrero y era experimentado en las luchas contra los patrones, adems de inteligente, tranquilo, sereno, muy solidario e idealista, quien comenzaba a soliviantar a sus hermanos en el dolor y la miseria. Aunque muy raras veces sufri los abusos de las autoridades o patrones, Huanca senta rabia y dolor por los permanentes abusos contra los trabajadores e indios miserables.

El personaje adquiere protagonismo tras la defensa de Isidoro Ypez y Braulio Conchucos, dos yanaconas (1), indios y analfabetos de la comunidad de Guacapongo, quienes fueron forzados a hacer el servicio militar obligatorio. Ante la muerte de Conchucos, el grito iracundo de Huanca despert la reaccin del pueblo y por consiguiente, una feroz represin hacia los indios, ocasionando innumerables muertes a manos de la gendarmera.

Antesala al Octubre Rojo en El Comercio

Pocas semanas despus, las afueras de Quivilca sern escenario de un encuentro en el que Vallejo definir el carcter clasista de la obra y la defensa del marxismo leninismo como principio bsico para la lucha por la transformacin social. El relato da pase a discusiones y reflexiones polticas por parte de El Apuntador (un empleado de la mina), Leonidas Benites (Agrimensor de profesin, quien fue despedido por los administradores de la mina) y el propio Huanca. Este ltimo les ilustra acerca del movimiento revolucionario mundial en la que todos los explotadores sern vencidos y los obreros e indios de todas partes del mundo sern liberados. Huanca demostr estar al tanto de las noticias acerca del gobierno provisional ruso, formado en Petrogrado tras la abdicacin del zar Nicols II: Han ledo ustedes en los peridicos lo que dicen que en Rusia se han levantado los peones y campesinos? Se han levantado contra los patrones, y los ricos, y los grandes hacendados, y contra el Gobierno, y los han botado, y ahora hay otro Gobierno... (VALLEJO, 2011: 157).

Benites mencion la fuente periodstica: S. S. S he ledo en El Comercio. (VALLEJO, 2011: 157). Pero recordaba que el levantamiento fue solo contra el zar Nicols II y no contra los patrones y ricos hacendados. Enseguida prosigue: Hay en el nuevo Gobierno de Rusia un gran hombre, que se llama... Que se llama...(VALLEJO, 2011: 157). Abogado de profesin, Aleksandr Kerenski fue un dirigente revolucionario que desempe un papel primordial en el derrocamiento del rgimen zarista. Fue el segundo y ltimo primer ministro del Gobierno provisional instaurado tras la Revolucin de Febrero y su figura principal. Benites menciona a Kerenski: Y ese dicen que es muy inteligente, un gran orador y muy patriota, y que va a hacer justicia a los obreros y a los pobres. () porque es muy inteligente y honrado y muy patriota... (VALLEJO, 2011: 157).

En 1917 y simultneamente a las noticias provenientes de Europa sobre la Gran Guerra, los peruanos, principalmente de las zonas urbanas se enteraban de los acontecimientos de Petrogrado y Mosc a travs del cablegrama. El 14 de marzo de 1917 y con el titular: Abdica zar de Rusia el diario El Comercio public:Cablegramas informan que la revolucin se extiende en Rusia vigorosamente. Las guarniciones de Petrogrado, Mosc y otras ciudades se plegaron ntegramente a los revolucionarios. Despus de tres das de combate con las tropas llamadas para sostener al imperio, triunf la revolucin. Se comunica la abdicacin del zar Nicols II, sucedindolo el zarevich, bajo la regencia del gran duque Nicols. (EL COMERCIO, 14/3/1917)

La guerra en Europa segua; duras sanciones contra los pro- alemanes y quienes pretendieran continuar el conflicto blico se esperaba: Los revolucionarios persiguen saudamente a los germanfilos. La Duma (2) ha nombrado un comit administrativo y ha ordenado que todos los ministros sean encarcelados. Finalmente, una alianza se vuelve realidad: Miles de soldados confraternizan con el pueblo en armas. (EL COMERCIO, 14/3/1917)

Dos das despus, con el titular El adis de Nicols II el decano de la prensa nacional trascribe un fragmento del discurso de despedida del zar a sus compatriotas: Ha sido la voluntad de Dios enviarle a Rusia la mayor prueba dolorosa. Todava hay esperanza de triunfar sobre el cruel enemigo. En estos das decisivos hemos reconocido la necesidad de abdicar la corona y abandonar el poder supremo. No deseando separarnos ni separar nuestra suerte de la de nuestro amado hijo, delegamos el poder hereditario en nuestro hermano Michael, bendiciendo el trono futuro que ha de gobernar en unin de la Duma, tomndoles inviolable juramento en nombre de nuestra amada madre patria. (EL COMERCIO, 16/3/1917)

Al da siguiente titula: Sin trono ni futuro y da cuenta que decenas de cablegramas informaban sobre el drama poltico y humano que viva el ex monarca, quien tema por su vida y la de su familia. La nota apuesta por el drama humano: Su gran angustia es no estar junto a su pequeo hijo, de frgil salud. Sufre prisin de carcter militar y se dice que en algn momento pens en el suicidio, pero fue disuadido por su capelln. Nicols II se dice vctima de una traicin y Desea marchar al extranjero con los suyos, pero eso es casi imposible., quizs vaticinando la suerte que l y su familia correra al ao siguiente. (EL COMERCIO, 17/3/1917)

Como se observa en los textos, las agencias de noticias internacionales emitan cablegramas que nutran de noticias a los peridicos del mundo; generalmente eran muy breves y las oficinas de redaccin de cada medio de comunicacin se encargaran de voltearlas y extenderlas.

Volviendo a la novela, entre risas, Huanca aseguraba que Kerenski no impartira justicia y sera otro zar. Primero generaliza: Los inteligentes nunca hacen nada de bueno, luego condiciona a quienes se apartan de los intereses de la mayoras: Los que son inteligentes y no estn con los obreros y con los pobres, solo saben subir y sentarse en el Gobierno y hacerse, ellos tambin, ricos y no se acuerdan ms de los necesitados y de los trabajadores. (VALLEJO, 2011: 157).

Terminado la segunda semana de mayo, El Comercio inicia una cobertura permanente de los sucesos en Rusia, advirtiendo por lo dramtico de sus titulares, que la suerte ya estaba echada para los mencheviques (3).

El 12 de mayo de 1917 titula: Rusia en crisis advirtiendo que El gobierno ruso que preside Kerenski atraviesa una grave situacin pues recibe constantemente duras presiones de los socialistas. Asimismo, informa que el gobierno provisional lanz desde Petrogrado un manifiesto donde declara que si el pas contina sobre la va de la anarqua y de la guerra civil, est propiciando la restauracin del despotismo. (EL COMERCIO, 12/5/1917)

Tres das despus en La crisis rusa, inform que Kerensky envi un mensaje al frente de batalla exponiendo a los delegados del Gobierno la crtica situacin interna del pas, y confiesa tener miedo de un prximo desastre. El control del pas se les va de las manos y dice textualmente: No siento valor por ms tiempo y tengo la conviccin de que somos ciudadanos y no esclavos de la revolucin. Me pesa no haber muerto hace doce meses, cuando los corazones rusos soaban con una nueva y libre Rusia, cuando pens que el pas podra gobernarse por s mismo y sin necesidad del ltigo. Ha fracasado el cambio. (EL COMERCIO, 15/5/1917).

El 19 de mayo titula: Rusia se derrumba analizando: Cunto durar el gobierno actual de Rusia? Es la pregunta que se hacen los corresponsales de los diarios extranjeros en Petrogrado. En ese inmenso pas convulsionado por la guerra, el hambre y la poltica, las fuerzas revolucionarias socialistas ganan posiciones da a da. En medio del desorden interno, Kerenski se mostraba partidario de la permanencia rusa en la Gran Guerra: En el ejrcito y la marina cunde la indisciplina hasta extremos inimaginables. Kerensky, ministro de Guerra, dice que mientras l est en el gobierno Rusia continuar luchando junto a los aliados. Nadie cree, sin embargo, que dure mucho. Sus das estn contados. Despus, cualquier cosa puede ocurrir. (EL COMERCIO, 19/5/1917).

Volviendo a la obra, Vallejo daba a entender que Kerenski perdi casi por completo la autoridad poltica efectiva y qued sin el apoyo de bolcheviques ni socialistas moderados y liberales. La presencia de Lenin se haca determinante: Ya vern ustedes! Ya vern! Ah tengo un peridico que me han enviado de Lima, escondido. Ah dicen que Lenin va a ir a Rusia y va a levantar las masas contra ese Kerenski y lo va a botar y va a poner en el Gobierno a los obreros y a los pobres. (VALLEJO, 2011: 158).

Cuando Huanca trabajaba en los valles azucareros de Lima ley que solo hay ahora un solo hombre en todo el mundo, que se llama Lenin, y que ese es el nico inteligente que est siempre con los obreros y los pobres y que trabaja para hacerles justicia contra los patrones y hacendados criminales. (VALLEJO, 2011: 158). Huanca lo califica como gran hombre y que se gan el odio de los grupos de poder. Por su parte, Benites consideraba que Lenin no podra actuar contra los explotadores pues estara al acecho ante la amenaza de su fusilamiento.

Huanca tena claras las prioridades, deba ver claro y orientarse respecto a las debilidades de la empresa norteamericana "Mining Society", a fin de iniciar inmediatamente sus trabajos de propaganda y agitacin entre las masas. Ya por impulso propio, los obreros empezaban a dar signos prcticos de descontento y de protesta. Pero Huanca ya saba de trabajo orgnico: lleg a unirse algunas veces con sus compaeros de trabajo y de dolor, en pequeas asociaciones o sindicatos rudimentarios, y all le dieron peridicos y folletos en que ley tpicos y cuestiones relacionadas con esa injusticia que l conoca y con los modos que deben emplear los que la sufren, para luchar contra ella y hacerla desaparecer del mundo. (VALLEJO, 2011: 130).

Retomando la cobertura periodstica de El Comercio, pretendiendo dar un respiro, el 25 de mayo apenas destacaba la presencia en Lima de la bailarina rusa Anna Pavlowa y su debut en el Teatro Municipal. Seis das despus y bajo el titular Sigue el caos ruso, el decano publica que En Rusia mandan los obreros y el gobierno de Kerensky puede caer en cualquier momento. (EL COMERCIO, 31/5/1917). El corresponsal de la agencia Reuters en Petrogrado informaba que ms de 120 de las grandes fbricas de materiales de guerra resolvieron paralizar sus actividades con huelgas y sabotaje. Las reivindicaciones salariales tambin involucraban a las mujeres: Muchos obreros rusos exigen una jornada diaria de solo seis horas de trabajo y un salario mnimo para las mujeres de 150 rublos mensuales. (EL COMERCIO, 31/5/1917). Dos aos antes de que Rusia y Alemania firmaran el Tratado de Brest-Litovsk ya se avizoraba la incapacidad rusa de mantener su presencia en la Gran Guerra: Evidentemente, Rusia no puede ni quiere seguir en la guerra y solo falta saber cmo se apartar de ella. (EL COMERCIO, 31/5/1917).

El 9 de junio advertir: Nicols II en peligro, informando que la noticia destacada por los peridicos europeos y norteamericanos era el gravsimo peligro por el que pasaba la vida del zar y su familia. Sus cabezas ya estaban pedidas: Los revolucionarios salen a las calles pidiendo castigo para el monarca y a su paso mucha gente se les une con la misma demanda. (EL COMERCIO, 9/6/1917). Asimismo, las tripulaciones de los buques de guerra rusos adheridos a la revolucin resolvieron que el zar siga preso en el puerto de Kronstadt, hasta que se le juzgue. No se sabe nada de la zarina ni de los hijos del desdichado Nicols. (EL COMERCIO, 9/6/1917).

Curiosamente, hasta ese momento la presencia de Lenin era nula en las pginas Internacionales de El Comercio; los protagonistas eran Kerenski y el zar Nicols II. Los principales peridicos de Lima como El Comercio y La Prensa, cubran de inmediato las expectativas del lector capitalino; esas mismas ediciones llegaban a las principales capitales departamentales hasta con una semana de retraso, para luego ser distribuidas a las capitales provinciales y dems centros urbanos, a donde poda llegar con un mes de retraso. Los peridicos regionales y locales jugaron un rol importante al acercar a los lectores con el quehacer internacional. Sin la existencia de radio ni noticieros cinematogrficos, la prensa escrita- llmese diarios o revistas- eran el nico canal para el ciudadano de las zonas ms alejadas del pas se mantenga en contacto con el acontecer nacional e internacional. Estado en Trujillo, Vallejo pudo enterarse rpidamente de los sucesos en Rusia desde La Industria, el diario ms influyente del norte del pas. Las noticias llegadas a Lima despus de octubre de 1917 daban cuenta de un nuevo rgimen en manos de maximalistas o los bolsheviquis liderados por Lenine.

La revolucin de octubre de 1917 marc un derrotero en la historia de la humanidad; Vallejo, por intermedio de Huanca instaba a seguir el ejemplo de Rusia: Y all tambin dicen que lo mismo hay que hacer en todas partes: aqu en el Per, en Chile, en el extranjero, en todos los pases, para botar a los gringos y patrones, y ponernos nosotros, los obreros y los pobres, en el Gobierno! (VALLEJO, 2011: 158).

La narrativa escrita por Vallejo en Europa tambin contempla el cuento infantil Paco Yunque, adems de "El nio del carrizo", "Viaje alrededor del porvenir", "Los dos soras" y "El vencedor"; todos ellos poseen una fuerte carga ideolgica y poltica. Sin embargo, es en El tungsteno donde de manera ms explcita hace saber la necesidad de luchar contra la opresin del capitalismo, siguiendo el legado de quienes lo hicieron en ese otrora pas enigmtico y lejano llamado Rusia.


Notas

(1) Yanacona.- (probablemente del quechua "yanakuna") .Los europeos le dieron el uso para referirse a los "negros" por su condicin servil en beneficio de los grupos elitistas. Durante la Repblica, el yanacona trabajaba en la tierra del patrn y a cambio reciba una parcela para levantar sus casas o chozas y sembrar sus alimentos.

(2) Duma.- Es cualquiera de las diferentes asambleas representativas de la Rusia moderna y de la historia rusa.

(3) Mencheviques.- Denominacin rusa, equivalente a minoritario y opuesta a bolchevique; eran la fraccin moderada del Partido Obrero Socialdemcrata de Rusia (POSDR). Tuvieron un destacado papel en 1917. Controlaron el Sviet de Petrogrado y el Gobierno provisional derrocado en la Revolucin de Octubre.

 

Bibliografa:

El Comercio, Diario. Efemrides. http://elcomercio.pe/opinion/efemerides

Espinoza, Gustavo. Jos Carlos Maritegui y la revolucin rusa. Rebelin, 13-11-2007

Vallejo, Csar. El tungsteno. Lima: Fondo editorial UCH, 2011

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter