Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-06-2017

Reflexiones sobre Pep Guardiola y el referndum de autodeterminacin de Catalunya

Isidoro Moreno
Rebelin


Pep Guardiola va a tener a partir de ahora una legin de enemigos que le discutirn, incluso, su vala profesional como entrenador y, antes, como jugador de futbol. Tratarn de descalificarlo por asumir su responsabilidad como ciudadano y pronunciarse pblicamente en defensa de algo que debera ser tan elemental como que el pueblo cataln, al que l pertenece (y cualquier otro pueblo del Estado espaol y del mundo) pueda decidir por s mismo su futuro.

Puede compartirse o no la opcin concreta de Guardiola y de varios millones de catalanes por la independencia y la creacin de una Repblica de Catalunya. Pero lo que no tiene legitimidad democrtica, por ms constituciones o leyes que puedan invocarse -y habra que analizar cundo se aprobaron, en qu contextos y con qu presiones-, es impedir (tambin por la fuerza?) que un pueblo se manifieste democrticamente en las urnas.

Otra cosa es, en caso de que triunfara la opcin independientista, la negociacin necesaria sobre las condiciones de la ruptura en lo econmico y otros mbitos. Algo similar ocurre en todos los divorcios pero no porque ello sea un problema, casi siempre enconado, sera admisible, ni razonable, impedir que una persona tenga derecho a divorciarse si as lo considera, aduciendo que esto rompera una familia. Pues algo similar ocurre a nivel de pueblos con identidad histrica, identidad cultural e identidad poltica. Es una estupidez, y un insulto a la Historia y a la verdad, definir a algn Estado (aunque se autodefina "nacional") como eterno e indivisible. Esto mismo pretenden otros que sean el matrimonio y la familia y la realidad diaria les deja en ridculo.

Cuando alrededor de un 80% de los ciudadanos de Catalunya apoyan la celebracin de un referndum y piden que este sea reconocido por el Estado, aunque no todos ellos, desde luego, sean independientistas, puede defenderse que es democrtico impedir su celebracin o afirmar que esa decisin no puede ser tomada "solo" por los catalanes sino que ha de serlo por todos los espaoles? Sera razonable que para que alguien se divorcie hayan de estar a favor el cnyuge, los hijos, los suegros y cuantos puedan convivir en un grupo familiar? Pues la misma tontera es plantear que para que Catalunya, o el Pas Vasco, o Andaluca puedan construir un Estado propio, si as lo creyera conveniente la mayora de sus ciudadanos, ello haya de depender de lo que opinen al respecto los vecinos de Ferrol, de Medina del Campo o de Albacete.

Y quiz tambin convenga recordar qu hizo Blas Infante cuando el gobierno de la Repblica, en 1935, meti en la crcel del Puerto de Santa Mara a Lluis Companys, el presidente de la Generalitat de Catalunya y a varios de sus ministros, por proclamar el "Estat Catal": fue a visitarlos para solidarizarse pblicamente con ellos.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter