Portada :: Venezuela
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-06-2017

OEA y la maldicin de Malinche

Luis Bilbao
Amrica XXI


Malinche Almagro intenta una maniobra ms, pero no saldr mejor parado que en sus anteriores embestidas fallidas contra Venezuela.

Acompaado por unos pocos presidentes latinoamericanos el secretario general de la Organizacin de Estados Americanos (OEA) promueve una hasta ahora incierta reunin de cancilleres previa a la Asamblea General a realizarse en Cancn, Mxico, entre el 19 y el 21 de junio.

Se trata en realidad de un intento por desviar el foco de lo que realmente dominar esta 47 Asamblea General: el portazo de Venezuela al Consejo de Indias.

Con ese fin, debidamente adelantado, asistir a Cancn la canciller Delcy Rodrguez. Segn inform, fue instruida por Maduro para formalizar el retiro indeclinable de su pas de la OEA, pero tambin para agradecer a la mayora de los pases integrantes, que bloquearon el afanoso empeo de Malinche Almagro por sancionar a Venezuela con la aplicacin de la llamada Carta Democrtica.

El ltimo fracaso lo obtuvo el ex ministro uruguayo y actual portavoz del Departamento de Estado el 31 de marzo, cuando los escasos cancilleres asistentes a una reunin informal y aviesamente convocada se vieron obligados a pasar a cuarto intermedio. Vano recurso para maquillar el fracaso: la sesin no se reanud y ahora, en caso de que finalmente lo haga el domingo 18, no slo no podr concretar la sancin sino que no tendr contra quin hacerlo, porque Venezuela ya no es parte del organismo. En cualquier caso, el diligente ayuda de cmara de Almagro, a la sazn canciller de Paraguay, Eladio Loyzaga, reconoce que necesita el voto de 24 de los 35 Estados miembros, pero hay 14 pases caribeos ms 4 del Alba resueltos a negarse. A falta de Carta Democrtica, entonces, un bloque de 14 pases, encabezado por los gobiernos de Argentina, Brasil y Per, pretenden emitir un documento de condena a Venezuela.

La sola idea de que el gobierno de Brasil participe de una crtica institucional a cualquier pas parece una obra maestra del cinismo. O, ms bien, el paso previo a la cada de un equilibrista bambolendose sobre la cuerda floja.

Pero no slo el usurpador del Planalto carece de autoridad para hablar de democracia. Incluso los pases que formalmente cumplen con los requisitos institucionales de la democracia burguesa estn muy lejos de poder comparar sus regmenes con el vigente hoy en Venezuela. Guste a quien guste, el pueblo venezolano ha respondido masivamente al llamado de Maduro a una Asamblea Nacional Constituyente, mxima instancia de participacin social en la definicin del destino colectivo.

De esa realidad negada y tergiversada por la prensa comercial -se puede presumir- hablar la canciller Delcy Rodrguez. No estar en Cancn slo para denunciar el intervencionismo violento teledirigido desde Washington y anunciar el valiente paso de Venezuela para romper las ataduras con el Consejo de Indias.

Ante todo har or la voz potente de la Revolucin Bolivariana en circunstancias extremadamente difciles. Para Venezuela, claro est, pero tambin para todos y cada uno de los pases del hemisferio, comenzando por Estados Unidos, cuyo presidente representa con fidelidad la degradacin del capitalismo contemporneo.

El continente y el mundo escucharn un mensaje de genuina democracia, de verdadero ejercicio participativo ciudadano para afrontar los problemas del subdesarrollo, la violencia y el intervencionismo imperial. Ser un digno rquiem para la OEA.

http://americaxxi.com.ve/index.php/news-item/oea-y-la-maldicion-de-malinche-por-luis-bilbao/


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter