Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-06-2017

Sobre el asedio a la democracia
Don Jos Ignacio Torreblanca ataca de nuevo

Salvador Lpez Arnal
Rebelin


Profetas de la democracia es el ttulo de un artculo sobre la mocin de censura de Jos Ignacio Torreblanda [JIT], profesor de la UNED y Jefe de Opinin de El Pas. La entradilla es esta: Retornamos estos das a la furia moral, exasperada e irracional de los que aspiran a derribarlo todo para construirlo todo. Nada menos y de entrada. En la misma senda de (casi) siempre, pero esta vez vale la pena detenerse un poco en cmo construye don JIT su ataque y argumentacin.

Se cumplen 40 aos de las primeras elecciones en libertad, que fueron en 1977, cuando no todos los partidos estaban entonces legalizados, y la crtica a la democracia del 78 se ha convertido en un lugar comn, seala el jefe de Opinin. Nada malo hay en la crtica en s. De acuerdo. Como sealaba Javier Pradera, en su premonitorio ensayo de 1994 Corrupcin y poltica: los costes de la democracia (Galaxia), las tensiones entre hechos y valores, entre el ser y el deber ser, son la savia misma de la democracia. La savia misma, tambin de acuerdo. Las tensiones entre algunos hechos y algunos valores, entre nudos del ser y algunas prcticas (o inactividades) en el mbito del deber ser, corren, deben correr por las venas de toda democracia digna de ese nombre. Tomemos nota y obremos en consecuencia; no es suficiente con constatar que existen tensiones.

Pero adverta Pradera, prosigue JIT, del peligro de enfrentar la democracia como ideal y como realidad pues en ese contraste inevitablemente se constatara que ninguna democracia funciona como ordenan los textos constitucionales. Ninguna democracia, tambin de acuerdo. Por lo tanto, pensando la democracia en trminos de idea regulativa, todo lo que hagamos para aproximarnos a ese ideal, de forma temperada y equilibrada, sin perder nada conquistado en ese combate justo y razonable, es ms que pertinente.

El problema, segn Pradera, volvemos a dar la palabra a JIT, era que la verificacin de ese natural desfase, que cualquiera podra llevar a cabo en cualquier tiempo y lugar que uno quisiera elegir de la vida democrtica de cualquier pas, llevara a tomar esa discrepancia como la demostracin de que se vive en un sistema autoritario. En ocasiones, no digo en todas, puede ser as. O no ha sido y es el caso? Colombia no sera un ejemplo de lo que hablamos? Brasil incluso? Sin ir ms lejos, no lo son en estos momentos Hungra o Turqua?

Lo que le permita concluir a Pradera, de nuevo es JIT quien cita, que esa democracia intransigente, defendida tanto desde la derecha como de la izquierda, lleva a la pira las democracias existentes en nombre de las democracias imaginarias. No puedo deducir a qu izquierda se estaba refiriendo Pradera cuando escriba esta reflexin (tal vez fuera IU o el PCE, partido del que l mismo form parte por cierto), pero, ciertamente, no conviene llevar a ninguna pira ningn avance democrtico que sea realmente democrtico. Toda prudencia es poca, las conquistas son conquistas y sabemos lo que nos cuestan. De nada en demasa; tampoco en nuestras posiciones crticas si se ciegan... sin que ello implica silencio y resignacin. Por supuesto que no.

Finalmente el punto a donde JIT quera llegar: Ah estamos, en ese viaje irresponsable a la pira (ya se pueden imaginar quienes viajen). Por qu? Porque como predijo, bajo el manto supuestamente joven, moderno y radical de la reivindicacin de una autntica democracia, retornamos estos das a algo tan viejo, daino y espaol como la furia moral, exasperada e irracional de los que aspiran a derribarlo todo para construirlo todo. Viejo, daino y espaol (sic) como la furia moral, exasperada e irracional! De dnde esta afirmacin? JIT no es espaol? La exasperacin irracional es suya? A qu viene esa descalificacin? Y quines son esos? Unidos Podemos? Derribarlo todo? Unidos Podemos quiere derribarlo todo?

JIT nos lo aclara a continuacin: Son muchos los que desde esa intransigencia exaltada asedian a nuestra democracia con jeremiadas que exasperaran sin fin a Javier Pradera. La cortesa es mxima: intransigencia exaltada, jeremiadas, asedio a la democracia. Unas veces, prosigue don JIT, reclamando el derecho a separarse de un Estado autoritario (Josep Guardiola). Otras transformando a una Espaa por fin europea! en una colonia de Alemania (Irene Montero) o aturdiendo los sentidos con una tan arrogante como insufrible jerga sobre el proceso destituyente, el rgimen del 78, la trama o el estado de excepcin democrtico. Unir la G (Guardiola) con la M (Montero) es un disparate. Nada que ver, son territorios disjuntos.

Es fcil pero nada interesante citar del modo que lo hace JIT. Ha escuchado o ha ledo la intervencin de la portavoz de Unidos Podemos? Su magnfica y trabajada intervencin (de una persona joven, de 29 aos, dirigindose a una bancada de gente madurita, faltona donde las haya y con mucha mili poltica institucional, y sucia en ocasiones, a sus espaldas) puede reducirse a cuatro o cinco conceptos por lo dems bastante razonables? Su jerga, la de de JIT, no es una jerga insufrible? No sabe JIT qu significa la trama o la importancia decisiva de Alemania en la actual UE? Lo segundo no puedo explicrselo por falta de espacio; lo primero es fcil: su diario forma parte de ella, de la trama de poderosos, desde hace mucho tiempo. Puede preguntrselo al general en jefe, a Cebrin. Sabe mucho del tema.

Como sealaba Pradera, de nuevo se ampara JIT en el pensamiento de un intelectual que le sirve de refugio, de las merecidsimas crticas a la democracia espaola por el crculo vicioso de corrupcin institucional y financiera creado por unos partidos polticos cerrados en s mismos, el principal residuo del franquismo es que, todava hoy, en este pas parece haber ms democracia que verdaderos demcratas. As que merecidsimas crticas a la democracia espaola por el crculo vicioso de corrupcin institucional y financiera creado por unos partidos polticos cerrados en s mismos! Vale, tambin de acuerdo con l y con Pradera. Y quienes son esos que no son verdaderos demcratas en opinin de JIT? Somos los otros, los que no pensamos polticamente como l? O piensa ms bien en l? En el grupo PRISA, en ese colectivo de poderosos que quieren mandar en la poltica del pas sin que nadie les haya elegido?

En sntesis: JIT vive muy bien, plcidamente, sin apenas indignacin, el pas real (no el que cuenta El Pas) le es bastante extrao y est, como puede verse, una y otra vez, al servicio de la voz y las rdenes del Amo.


Notas

1) http://elpais.com/elpais/2017/06/14/opinion/1497447536_136419.html

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter