Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 20-06-2017

Fernando Martnez Heredia en el tiempo crucial de Cuba

Iroel Snchez
La pupila insomne


Destrozado qued cuando temprano en la maana de este lunes recib la noticia de que haba muerto Fernando Martnez Heredia.Con pocas palabras, pronunciadas entrecortadamente, pude reaccionar: lo perdemos cuando ms falta nos hace.

No hablar aqu de cmo lo conoc, del honor de su amistad, de conversaciones con Esther, o de las visitas al humildsimo apartamento donde en una computadora antediluviana, ambos aportaron a Cuba un trabajo por el que muchas veces se negaron a cobrar un solo centavo.Para algunos se ha puesto de moda despedir a grandes personas hablando ms de s mismos que de quien se ha marchado. As, el tributo se convierte en oportunidad para desviar la luz que merece justamente una trayectoria memorable hacia el ego de un supuesto admirador que ahora resulta ser el ms cercano amigo y hasta reconocido discpulo.

Fernando jams hizo eso, l hablaba de esencias, de ideas, y de cmo convertirlas en hechos en beneficio de las mayoras. En estos ltimos aos se dedic a mostrar con claridad las cuestiones principales, porque, en tiempos como estos, esas cuestiones exigen claridad y determinacin, cuando estamos viviendo en Cuba un tiempo crucial de enfrentamiento cultural entre el socialismo y el capitalismo.

Siempre polticamente incorrecto: cuando otros se derretan por aparecer en la prensa norteamericana, escribi la descripcin ms sinttica y demoledora que he ledo sobre The New York Times, en un breve texto cuyo ttulo de por s es una joya:Cuba, EE.UU. y el mundo de los contratos con el que se adelant a lo que despus sera la poltica de Obama hacia Cuba. Cuando se linchaba mediticamente a los jvenes que representaron a Cuba en los foros paralelos de la VII Cumbre de las Amricas, en Panam, tuvo el valor de ir a contracorriente y expresar admiracin hacia las actitudes ejemplares que tuvieron.

Cunto hubieran dado por tenerlo entre sus colaboradores algunos bienpagados espacios para as legitimar su trabajo de zapa, los mismos que ahora lo halagan oportunistamente desde donde se lanz la tesis de que no existe la guerra cultural que l sistemticamente denunci. Pero l prefiri siempre enviar sus textos a Cubadebate y La pupila insomne, sabiendo que slo recibira a cambio la publicacin inmediata por sus leales compaeros y el respeto admirado de los lectores. Tampoco fue en las embajadas occidentales ni en eventos financiados con nutridos patrocinios donde dijo sus verdades: las organizaciones de solidaridad con Cuba, las instituciones culturales de la Revolucin y los espacios en que se renen los luchadores contra el imperialismo fueron su tribuna.

Ha muerto un comunista, para algunos un extremista de izquierda, como l mismo nos cont llamaban a Antonio Guiteras los embajadores norteamericanos. Un guevarista, un fidelista, un martiano y un marxista antidogmtico al que tendremos que volver muchas veces en las batallas contra el anexionismo simblico y el nacionalismo de derecha, a los que dedic agudas valoraciones.

Fernando Martnez Heredia fue, sin dudas, un hombre bueno y limpio, pero nos nos quedemos ah. Como l nos dijo sobre Fidel, tambin de Fernando hay que rescatar su caudal, precisamente ahora cuando el capitalismo enarbola su democracia desprestigiada, corrupta y controlada directamente por oligarquas, y les exige a los gobernantes tmidos y a los opositores respetuosos que se atengan a sus reglas como a artculos de fe, una actitud que sera suicida, porque esas reglas estn hechas para conservar el sistema de dominacin capitalista.

En la tarea de forjar una cultura anticapitalista y antiimperialista, su obra, pero tambin su fe en el pueblo y especialmente en los jvenes, su tica de intelectual revolucionario, son un referente que no tenemos derecho a perder.

Fuente: http://lapupilainsomne.wordpress.com/2017/06/13/fernando-martinez-heredia-en-el-tiempo-crucial-de-cuba-por-iroel-sanchez/

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter