Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 19-06-2017

El caprichoso Trump

Juan Manuel Karg
Rebelin


El nuevo cambio de relaciones entre EEUU y Cuba obedece a la extrema presin de la derecha republicana de La Florida, distrito que precisamente le dio la ventaja en el colegio electoral al actual presidente norteamericano. Es, por tanto, una devolucin de favores que adems busca otro objetivo de fondo: llevar la discusin pblica fronteras afuera del pas, luego de meses sin poder mostrar resultados concretos en la enmaraada poltica domstica. Que curioso: quien ahora pide elecciones libres en Cuba es quien ha perdido en el voto popular por ms de 3 millones de votos de diferencia respecto a Hillary Clinton.

Recapitulemos: en 2013 falleci Hugo Chvez. Apenas dos aos despus Barack Obama declar a Venezuela amenaza inusual y extraordinaria a la seguridad de los EEUU, a travs de un decreto ejecutivo que fue repudiado por la Unin de Naciones Suramericanas (UNASUR) y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeos (CELAC). Pero, pragmtico, Obama avanz asimismo en una distensin de la relacin con Cuba, en una negociacin de la que tambin particip el Papa Francisco. Incluso viaj a La Habana y se sac una foto en la mismsima Plaza de la Revolucin, con la imagen del Che Guevara de fondo. "En estos 50 aos (de bloqueo) se ha demostrado que el aislamiento no funciona" fue su reflexin, en aquel entonces, sobre el tema.

El resto es conocido. Fidel Castro parti a sus 90 aos, a fines del ao pasado, siendo despedido por millones de cubanos en las calles de su pas. Y ahora, apenas seis meses despus, el propio Donald Trump revierte buena parte de las medidas de distensin respecto a Cuba. Fue un verdadero ajedrez del poder real norteamericano, aquel que no va a elecciones, sino que permanece siempre presente en Washington: flexibilizar el embate contra Cuba, agudizar la presin y el aislamiento sobre Venezuela, y una vez consumado esto -aunque an sin poder derrocar a Maduro-, volver a la carga respecto a La Habana. Incluso desde lo simblico, Trump no lo hizo desde cualquier lugar: fue desde Miami. Y no desde cualquier saln: fue desde el Teatro Manuel Artime. Quin fue Artime? Uno de los invasores de Playa Girn en el ao 1961.

"Este tipo es tan bruto que, mientras lo observaba, Bush Jr me pareca Shakespeare" dijo el intelectual cubano Omar Gonzalez, minutos despus de que Trump hablara, valorando -negativamente- su discurso. En menos de veinte palabras resumi el capricho del nuevo presidente de EEUU, que no es ms ni menos que el mismo pataleo insolente que Washington tuvo durante ms de cinco dcadas: intentar cambiar a un gobierno que es legitimado -y refrendado- por su poblacin.

Eisenhower, Kennedy, Johnson, Nixon, Ford, Carter, Reagan, Bush, Clinton, Bush Jr, y el propio Obama han pasado por la Casa Blanca con discursos ms o menos similares respecto a Cuba. Fueron todos ellos quienes incumplieron un principio bsico de la diplomacia: la autodeterminacin de los pueblos para decidir sobre su propio futuro, sin tutelajes externos. El caprichoso Trump, a fin de cuentas, es un eslabn ms en una larga lista de injerencismos. Podr o se ir de la Casa Blanca sin poder ver la restauracin capitalista en Cuba, tal como les sucedi a todos sus antecesores? La historia, pero sobre todo el pueblo cubano, dirn.

Juan Manuel Karg. Politlogo UBA y analista internacional.

@jmkarg

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter