Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-06-2017

A 50 aos de la Guerra de los Seis Das

Julien Salingue
LAnticapitaliste


 El 5 de junio de 1967 por la maana las fuerzas areas israeles realizaban un ataque masivo contra la aviacin egipcia que se encontraba en tierra: el 80 % de los aparatos egipcios quedan destruidos. Significaba el comienzo de la Guerra de los Seis Das, que acabar el 10 de junio con una victoria aplastante de Israel frente a las fuerzas armadas egipcias, jordanas, sirias, y los grupos armados palestinos. Al trmino de esta guerra presentada como preventiva 1/, incluso defensiva por el Estado de Israel, este ltimo ocupa el Sina egipcio, el Goln sirio, as como Jerusaln, Cisjordania y la banda de Gaza. Una guerra corta, pero que modific, profunda y duraderamente, las coordenadas polticas y territoriales de la regin.

Una victoria con efectos paradjicos

Con esta guerra, Israel persigue un doble objetivo: infligir una derrota al nacionalismo rabe y asentar su control sobre Palestina haciendo desaparecer toda reivindicacin territorial de la poblacin indgena. El primer objetivo fue alcanzado, puesto que el nacionalismo rabe no se recuperar jams de esta derrota y perder progresivamente su papel central en la regin en beneficio de las monarquas petroleras, y a la cabeza de ellas, de la Arabia Saudita. Pero el segundo objetivo, al contrario de lo que dicen las apariencias, no fue cumplido mas que parcialmente, pues la conquista territorial de Cisjordania y Gaza no fue acompaada, al contrario de lo que se produjo en 1948-1949, de un aplastamiento total del nacionalismo palestino.

Paradjicamente, la Guerra de los Seis Das fue una de las causas de un renacimiento del movimiento nacional palestino. A dos niveles. A nivel regional en primer lugar, puesto que la derrota de los ejrcitos rabes fortaleci a los jvenes grupos armados palestinos, en particular a al Fatah de Yasser Arafat, que afirmaban que los Estados rabes no podan asumir la lucha por la liberacin de Palestina y que corresponda a los palestinos hacerlo. La cuestin palestina estaba entonces en manos de los regmenes rabes, que haban creado en 1964 una Organizacin de Liberacin de Palestina (OLP) sin ninguna autonoma, de la que los grupos armados palestinos tomarn el control en 1968-1969, etapa esencial de la palestinizacin de la lucha.

Directa o indirecta, la ocupacin

A nivel local, es decir en Cisjordania y en Gaza, la ocupacin de 1967 contribuir a dinamizar al nacionalismo palestino, con el desarrollo, durante los aos 1970 y 1980, de estructuras de resistencia (asociaciones, sindicatos, comits locales) que van a desplazar progresivamente el centro de gravedad de la lucha palestina que se organizaba, hasta entonces, en los campos de refugiados situados en los Estados limtrofes. Este incremento de la influencia del nacionalismo del interior culminar con el levantamiento de 1987, la Intifada, poderoso revelador de la violencia de la ocupacin y de la incapacidad de Israel para pacificar de forma duradera a la poblacin palestina de Cisjordania y de Gaza.

La Intifada contribuy as a abrir una nueva era, la de la ocupacin indirecta de una parte de los territorios palestinos, con la reorganizacin del dispositivo de la ocupacin por medio de los Acuerdos de Oslo y del proceso de paz, por medio de los cuales Israel ha podido proseguir su empresa colonial pretendiendo a la vez inscribirse en la perspectiva de un arreglo del conflicto. As, a pesar de la ilusin de la autonoma palestina, desgraciadamente mantenida por una parte de la direccin del movimiento nacional, la perspectiva de la satisfaccin de los derechos nacionales de los palestinos no ha parecido nunca tan alejada, y la naturaleza colonial del conflicto permanece intacta.

Un nuevo apartheid?

Cincuenta aos despus de la guerra de 1967, Israel sigue ocupando Jerusaln, Gaza y Cisjordania, as como el Goln. Una ocupacin militar acompaada de una ocupacin civil, con un desarrollo de la colonizacin que no es, contrariamente a una leyenda sabiamente mantenida, solo cosa de colonos extremistas, sino una poltica de Estado, apoyada e impulsada por las autoridades. Si se cuentan hoy ms de 600 000 colonos, es claramente porque los gobiernos israeles, cualquiera que haya sido su color poltico, han considerado la colonizacin como una estrategia de conquista, mediante la poltica del hecho consumado, de los territorios ocupados en 1967.

Pero esta estrategia se enfrenta un obstculo: la presencia de la poblacin indgena, que se niega a irse. Mientras que en 1948-49 Israel expuls al 80 % de la poblacin palestina de los territorios ocupados entonces, la conquista de 1967 no permiti arreglar el problema demogrfico. As, en los territorios hoy controlados directamente o indirectamente por Israel, se encuentran dos poblaciones, una de las cuales est privada de derechos. Una situacin manifiesta de apartheid que, si bien encuentra su fuente en las propias bases de Israel, conoci una aceleracin decisiva con la guerra de 1967, cuyas recientes celebraciones, en Israel y otros pases, son por ello ms indecentes.

Nota

1/ Ver http://www.vientosur.info/spip.php?article12705 sobre el carcter preventivo de la guerra (NdT)

 https://npa2009.org/

Traduccin de Faustino Eguberri Viento Sur https://vientosur.info/




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter