Portada :: Espaa :: Inmigracin
(defendiendo el libre mercado)
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-06-2017

16.033, el nmero de la vergenza

Francesc Mateu i Hosta
La Marea

Los seis pases que acogen a ms de la mitad de los refugiados del mundo no tienen siquiera un 2% del PIB mundial. De verdad no hay capacidad? Lo que no hay es voluntad poltica ni compromiso humanitario, afirma el vicepresidente de la Coordinadora de ONGD.


20 de junio, da de las personas refugiadas. Hace aos, esta fecha mereca escasos titulares. Pasaba de soslayo; sin hacer ruido y por la puerta de atrs. La aparicin de algunas noticias aqu y all era fruto del constante compromiso de las organizaciones sociales que trabajan por la defensa de los derechos de quienes tienen que abandonar sus hogares. La situacin dio un giro hace tres aos. Desde entonces, mucho se ha publicado y no solo coincidiendo con ese da. En nuestra retina colectiva quedan imgenes de chalecos amontonados en las playas de Lesbos, el pequeo Ayllan Kurdy o la vista area de la patera del World Press Photo de 2015.

Qu ha pasado, entonces. Por qu hoy el da de las personas refugiadas merece tertulias, titulares, debates, crticas Por qu se escriben numerosos artculos, se hacen amplias declaraciones y se organizan movilizaciones sociales. Ha cambiado algo sustancialmente? Hay ahora ms poblacin refugiada que hace tres aos? El problema es mucho ms grave?

La respuesta sincera, es que no. El problema es grave, sin duda, pero no mucho ms grave que hace unos aos. La diferencia es que esta vez una pequea proporcin de personas ha llegado a las playas donde nos baamos en verano. A nuestra sacrosanta frontera. Pero el problema, en realidad, no es que hayan llegado; el problema es que somos incapaces de acoger ni siquiera a un nmero testimonial de refugiados. El problema es que estamos incumpliendo la legislacin internacional de la que la propia Europa se dot por si tena una tercera guerra y para garantizar los derechos humanos de quien se ve obligado a huir.

Mucho ms all de la mal llamada crisis de refugiados

Este da no se cre para dar respuesta a la mal llamada crisis de refugiados. Se cre porque, ms all del milln de personas que han llegado a Europa, hay 65 millones huyendo de sus casas por conflictos. Una cifra que asciende a 225 millones si se tienen en cuenta otras causas que expulsan a la gente de sus hogares. Este da se cre para esas personas. Para garantizar los derechos de quienes buscan refugio en el lago Chad, en Lbano, en Jordania, en Nger, en Honduras, Afganistn o Mxico.

Seamos, pues, conscientes de que Espaa en realidad se ha comprometido con una parte muy pequea de la punta del iceberg. Una cifra ridcula de un todo enorme. Un mnimo gesto que el gobierno es incapaz de cumplir. 17.337 personas, con sus vidas, sus sueos, sus planes de futuro. Esa cifra es el pedacito al que se comprometi el Gobierno. De ella, an quedan por llegar 16.033 personas; el nmero de la vergenza de un Estado que no ha entendido qu significa estar en este planeta y que no entiende la poltica exterior excepto para comprar y vender (entre otras cosas, armas que, por cierto, atacan a algunas de las personas que buscan refugio).

Ms que preguntarnos por qu llegan, deberamos preguntarnos por qu se encuentran en una situacin sin salidas que les expulsa de sus ciudades. Los gobiernos (incluido el espaol) no pueden eludir las responsabilidades internacionales por accin u omisin en los conflictos y crisis que provocan tales situaciones. Los expulsamos de sus pases para no dejarles entrar en los nuestros.

Es justicia

Los compromisos de los Estados pobres y ricos son vergonzosamente dispares. Los seis pases ms ricos del mundo que poseen ms de la mitad del PIB mundial acogen tan solo al 8,8% de la poblacin refugiada mundial. Los seis pases que acogen a ms de la mitad de los refugiados del mundo no tienen siquiera un 2% del PIB mundial. De verdad no hay capacidad? Lo que no hay es voluntad poltica ni compromiso humanitario.

No se trata de generosidad, ni siquiera de solidaridad; es justicia. Espaa debe responder a la legalidad internacional. El Gobierno debe cumplir de una vez el compromiso que asumi con la Unin Europea. El tiempo se agota y no vemos voluntad ninguna para acoger a las 16.033 personas que tienen que llegar antes del 26 de septiembre. Inventar excusas y elaborar discursos enrevesados que eluden responsabilidades atenta directamente contra la dignidad de las personas refugiadas e incluso contra la de la poblacin espaola. Basta ya.

Este 20 de junio cientos de localidades saldrn a la calle para repetir una vez ms que queremos que vengan, que queremos acoger. Exigiremos al gobierno que cumpla el mnimo al que se comprometi y que siga avanzando en la senda de la acogida. Le exigiremos que vaya mucho ms all de la ridcula punta del iceberg y piense en los 65 millones de personas restantes. No hacerlo lo hara cmplice de una de las etapas ms miserables e indignas de nuestra historia reciente.

Francesc Mateu i Hosta (@frmat ) es vicepresidente de la Coordinadora de ONGD

Especial migracin y refugio de la Coordinadora de ONGD

Campaa VenidYA

Fuente: http://www.lamarea.com/2017/06/20/16-033-numero-la-verguenza/


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter