Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-06-2017

Trump contra Cuba y la decadencia civilizatoria de los Estados Unidos

Leyde E. Rodrguez Hernndez
Rebelin


(Blog Visiones Poltica Internacional)

Segn cuentan, los Estados Unidos tienen como destino manifiesto iluminar a la humanidad en sus ansias de libertad y emancipacin.

De ah el simbolismo de la estatua de Nueva York con el faro de la libertad iluminando el mundo con una de sus principales rplicas en la Ciudad Luz, en otra pequea isla parisina en el ro Sena, cono inequvoco de la pretendida idea sobre la existencia de un sueo americano, en una nacin que se hace juzgar indispensable, emprendedora y pragmtica. El 16 de junio de 2017, desde el icnico vecindario de La Pequea Habana en Miami, Florida, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, en un show televisivo, junto a la extrema derecha de origen cubano, que rene a mafiosos polticos, delincuentes, terroristas y asesinos, predijo que "lograremos una Cuba libre" y anunci el endurecimiento de la poltica de bloqueo de los Estados Unidos hacia Cuba. El discurso fue una verdadera proclama semejante a otros tiempos que imaginbamos en el pasado. El atronador lenguaje de Trump nos recuerda la "guerra fra". Trump habl de la "opresin comunista" que prevalece en la isla y salud a los connotados contrarrevolucionarios cubanos, como las Damas de Blanco, Antnez, entre otros, para denunciar supuestas violaciones a los derechos humanos, que dijo se cometen en la isla. En su posicionamiento anticubano, revirti parcialmente el legado de su predecesor, Barack Obama:

En concreto, las medidas propuestas por Trump son:

Es muy importante tener presente que aunque Trump afirm a sus seguidores que "cancelar el acuerdo completamente desequilibrado del gobierno anterior con Cuba", lo cierto es que esta "nueva" poltica no significa una reversin total de la histrica reapertura de las relaciones diplomticas entre ambos pases iniciada en diciembre de 2014 y que Trump, a partir de ahora, recibir la oposicin de muchos sectores sociales, polticos, econmicos y empresariales de los Estados Unidos, los cuales estn convencidos en que debiera prevalecer la poltica iniciada por el gobierno de Barack Obama hacia Cuba. En ese sentido, la retrica hostil de Donald Trump parece una misin imposible de poner en prctica al pie de la letra. Ella rememora las polticas fracasadas del pasado y, en su prepotencia neofacista, subestima la capacidad de respuesta y resistencia del pueblo cubano, as como de su liderazgo entrenado en las lides de la defensa de la patria socialista frente al imperio. Estas situaciones de confrontacin con los Estados Unidos realzan la conocida estatura moral del pueblo cubano y cohesionan los ideales patrioticos y antiimperialistas de la nacin.

Sin embargo, los cubanos somos optimistas. El profesor del Instituto Superior de Relaciones Internacionales, Jess Arboleya dijo a Progreso Semanal de Miami: "Ahora habr que ver las medidas concretas para separar la realidad de la demagogia. Tengo la impresin que aun queriendo lo peor, no pudieron alterar la esencia del proceso. El exilio histrico no da ms, ese no es la comunidad cubanoamericana y, mucho menos, el pueblo de Cuba. A lo mejor lo comprobamos en las elecciones de 2018 y para colmo ser un mal acto de campana adelantada. La decadencia fue la tnica del espectculo que vimos en Miami y estoy seguro que muchos cubanos, all y aqu, hemos tenido que soportar lo que algunos llaman vergenza ajena."

Por otra parte, est en condiciones los Estados Unidos de sostener en la coyuntura internacional actual sus nfulas paradigmticas? Las escenas diarias contradicen cualquier propaganda sobre el modo de vida americano (american way of life). Es una paradoja que la gran prensa transnacional silencie la realidad de ese simulado reino de la libertad que cuenta con la mayor poblacin encarcelada del planeta: 2,2 millones de reos. Es una singularidad que Estados Unidos tenga menos del cinco por ciento de la poblacin del orbe, pero casi un 25 por ciento de la penitenciaria mundial.

Esta situacin resulta anormal, cuando nos percatamos que casi uno de cada cien adultos est tras las rejas, tasa entre cinco y diez veces ms alta que las de Europa y otras sociedades del dominador eje norte-oeste en las relaciones internacionales. El racismo sigue muy presente, pues, de los encarcelados, el 60 por ciento pertenece al sector afroestadounidense o a latinos.

La situacin de la juventud se encuentra condicionada por las coordenadas determinantes del sistema capitalista en los rdenes socioeconmico y poltico: el neoliberalismo y el neoconservadurismo han pautado el desarrollo de esa sociedad, a partir del ltimo decenio del siglo XX. Es conocido cmo ese sistema ha generado una polarizacin en grado extremo de la sociedad, al concentrar la riqueza en manos de unos pocos mientras reparte la pobreza entre los sectores mayoritarios de trabajadores. Por su esencia, es un modelo inhumano, en crisis sistmica, entre cuyas vctimas figura la juventud, a la que excluye sin contemplaciones de ninguna ndole. En el pas considerado un modelo de democracia o sea, de un Gobierno electo y que gobierna en nombre del pueblo, la poblacin tiene escasa influencia sobre sus representantes. Aunque la opinin pblica est abrumadoramente a favor de un incremento del salario mnimo ms del 75 por ciento lo apoya, el Senado, del que ms de la mitad de sus integrantes son millonarios, impidi esa medida.

El panorama poltico y econmico concebido por la plutocracia, a la cual pertenece el grosero Donald Trump - est validada en profundas investigaciones sobre los procesos de toma de decisiones polticas en los ltimos 30 aos-, los intereses de los ms ricos, de los magnates, siempre prevalecen sobre la voluntad e influencia de las mayoras, creando agudas desigualdades de riqueza y desequilibrios sociales. As se explica que Donald Trump no se haya preocupado en recordar o reconocer que Hillary Clinton gan en los condados del sur de la Florida de mayor presencia cubana.

El libro del economista francs Thomas Piketty, El capital en el siglo XXI, comprueba que Estados Unidos est en camino hacia algo muy parecido a lo que se vivi en esa nacin a finales del siglo XIX, pues la desigualdad econmica est llegando a ndices que imperaban hace ms de un siglo.

Estados Unidos est en evidente decadencia civilizatoria y negado a un dilogo entre civilizaciones. Su poltica exterior agresiva e imprevisible es un sntoma de la erosin en el centro hegemnico mundial, en un escenario internacional que se vislumbra de anarqua multipolar y de fluctuaciones econmicas desordenadas, de revoluciones, contrarrevoluciones y guerras hacia el 2025.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter