Portada :: Mxico
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 22-06-2017

Crisis de 1970-1980 y sus efectos para el Tercer Mundo
Mxico arde al calor empresarial (V)

Ramn Csar Gonzlez Ortiz
Rebelin


Introduccin

Desde el fin de la Segunda Guerra Mundial, el movimiento internacional de capitales se restablece, teniendo como base la guerra puesto que a partir de ella se logran superar los obstculos que impedan la recuperacin econmica y as crece el capital extranjero con rapidez. Siendo as que de 1955 a 1964 el comercio internacional rompe todo los precedentes, en 1961 el volumen mundial de bienes manufacturados exportados fue tres veces mayor al de 1938 y ms del doble de 1950.

A tal desarrollo se le sumara, la Guerra Fra, que en esencia intentar impedir el cambio social que representaban el antifascismo, la lucha democrtica y revolucionaria que cobraba impulso por todas partes. De ah que en la misma Alemania no se intente en realidad su desmilitarizacin, la desnazificacin y no se realice la democratizacin convenida por los aliados en los tratados de Yalta y Postdam. As como ser en Alemania donde buena parte de los nazis aun ocupaban posiciones importantes, y se les permita tener influencia, pas en el que los EE.UU. ofrecern la mayor cantidad de recursos para su recuperacin.

Asimismo, el Plan Marshall lanzado en 1947, tendr como objetivo real, ms all de la reconstruccin econmica de los pases devastados, el fortalecimiento econmico-poltico y aun militar de dichos pases, a fin de que la revolucin socialista no se extendiera por toda Europa Occidental. Siendo complacientes con los nazis, el antisovietismo y el reforzamiento de los monopolios estadounidenses en Europa. Washington destinara cuantiosas sumas de dinero a China, en ese momento amenazada por la revolucin, igual que Taiwan, Irn, Grecia y Turqua.

Aumentando lentamente la inversin extranjera desde 1950, puesto que de hecho slo los EE.UU se encontraban en condiciones de exportar capital. Por esos aos Washington mantendr inversiones en distintos pases por 11 800 millones de dlares, distribuidos a la mitad entre pases desarrollados y subdesarrollados. Llegando a 19.4 mil millones de dlares en 1955, y para 1960 ser ya de 31.9 mil millones de dlares, de los cuales ms del 60% correspondern a pases capitalistas industrializados. Para 1965 sern 49.5 mil millones de dlares, de los cuales casi 70% se destinaron a pases industrializados y en 1975 ya se sobrepasaban los 75 mil millones de dlares, canalizados principalmente mediante subsidios y prstamos de origen gubernamental1.

Y dentro de tales parmetros, Washington conforme a la ley de 1951, que prev fines de seguridad, unifica la ayuda tcnica, econmica y militar, destinando entre 1953 y 1961 a otros pases 47 500 millones de dlares, suma que tres aos ms adelante se incrementara otros 24 900 millones y que entre 1946-1965, mediante programas llamados especiales sumaran ms de 107 mil millones de dlares. Otorgndose el 67% de tal suma en el primer decenio a pases capitalistas desarrollados como Inglaterra, Francia, Alemania e Italia. Pero para el segundo decenio, el 90% del capital estadounidense ser dirigido por medio de prstamos y subsidios con fines econmicos y militares, hacia los pases subdesarrollados, principalmente del Medio Oriente, el Sureste de Asia, respecto a la ayuda militar. Mientras que ser dirigida la ayuda econmica hacia la India, Corea del Sur, Vietnam del Sur, Paquistn, y Turqua.

Dentro de tal crecimiento econmico, es importante destacar, que ste no solo se debi a las actividades de reconstruccin de Europa y Japn. Sino que se vincula con las innovaciones tecnolgicas de ese entonces, conocida como la tercera revolucin industrial, que se da a partir de la carrera armamentista, ya que dentro de su lgica, cada descubrimiento tecnolgico bsico tiene que conducir a la produccin a gran escala, intentando evitar que el mismo descubrimiento u otro ms avanzado se convierta en monopolio de una potencia antagnica.

De lo cual resulto que el lapso que medio entre un descubrimiento tecnolgico y las innovaciones, tendieron a reducirse y hasta desaparecer. De manera que, aunque los grandes monopolios se resistieran a transferir automticamente las innovaciones del sector armamentista al sector civil de la produccin, la interpenetracin de ambos sectores y la amenaza de que los competidores utilizaran tales innovaciones para mejorar su situacin individual, se tradujo en un ritmo acelerado de innovaciones tecnolgicas.

Esto ser particularmente visible en Alemania, Japn e Italia, (adems de los Estados Unidos) pases donde exista un importante fondo de conocimientos e innovaciones tecnolgicas desarrolladas durante la dcada anterior lo cual les brind la oportunidad de tener un aumento acelerado de la productividad. Lo cual estar unido a la manutencin de un nivel mucho ms bajo de salarios, gracias a una reserva de mano de obra ms amplia. A principios de 1950, en Italia, el subdesarrollo del Mezzo Giorno, convirti al sur de Italia en una vasta reserva de mano de obra para el norte; mientras que en Japn, la combinacin de un sector industrial moderno y un sector arcaico, propicio al primero amplias reservas de fuerza de trabajo y en Alemania occidental hubo una afluencia de ms de 10 millones de refugiados que le permitan contar con una amplia mano de obra de reserva.

Tales condiciones les permitieron mantener bajos niveles salariales al inicio de sus periodos de auge, as como les posibilito comprar la paz social a cambio de regulares aumentos del salario en un amplio periodo. Derivando en un ritmo excepcionalmente alto de acumulacin de capital en dichos pases y la obtencin de una muy elevada tasa de ganancia. Todo lo cual exacerbar las contradicciones capitalistas, hasta derivar en la crisis de 1970-1980.

Crisis que har patente la necesidad del capitalismo para evitar a toda costa que se repitiera una recesin como la de 1929, transformndose en un problema de vida o muerte, dentro de las condiciones de la guerra fra y el ascenso de las fuerzas anticapitalistas, crear las tcnicas polticas anticclicas y para la redistribucin del poder de compra de cada Estado individual a una escala cada vez ms amplia. Utilizndose as al Estado cada vez ms para que garantice directa o indirectamente las ganancias privadas mediante mtodos como la concesin de subsidios y la nacionalizacin de las prdidas2.

Crisis de 1970-1980.

A finales de 1973, en medio de un auge sin precedentes, se produjo un sbito debilitamiento de la actividad econmica, que se convierte para 1974 y 1975 en una crisis profunda, que se extender a su vez a todo el mundo desarrollado. Altos niveles de inflacin y desempleo, bajas tasas tendenciales de crecimiento a mediano y largo plazo, procesos crnicos de inestabilidad monetaria y financiera, crisis energtica, crisis ecolgica y la crisis de todo el sistema neocolonial, todos sern muestras de las contradicciones del sistema.

Observndose los primeros sntomas depresivos de la economa mundial a fines de 1979, el crecimiento del Producto Interno Bruto mundial que haba promediado alrededor de 4% en la dcada de 1970, descendi al 3,8% en 1979 y a poco ms del 2% en 1980, cayendo a slo 1,2% en 1981 y a un nivel similar en 1982. Depresin de las actividades econmicas que se extender consecuentemente al comercio mundial, reducindose el promedio anual de crecimiento de cerca del 7% en 1976-1978 al 6% en 1979, al 1,5 en 1980 y a 0% en 1981, situacin de estancamiento virtual que no ser superado en 1982 .

Emanando la crisis econmica de la recesin ocurrida en los principales pases industriales de Occidente. Reflejo de tal situacin ser el abrupto descenso de las tasas de crecimiento del Producto Nacional Bruto de los pases de la OCDE. En los siete pases principales, Estados Unidos, Japn, Repblica Federal Alemana, Francia, Reino Unido, Italia y Canad, se observ una cada del 3,7% en 1979 a poco menos del 1% en 1980 y 1981, y a -0,5% en 1982. Observndose una evolucin similar en los otros 17 pases conformaban en esos aos la OCDE3.

Crisis que a su vez tiene sus races profundas en la tendencia hacia una capacidad instalada excedente en la industria capitalista, como subproducto de las reducidas recesiones y la operacin favorable del sistema durante los 25 aos posteriores a la SGM. Por ejemplo, en 1965, la industria automovilstica de los Estados Unidos trabajaba a slo un 72% de su capacidad instalada, la industria de radio y televisin a un 60% de su capacidad, un ao antes respecto a la produccin de aspiradoras se trabajaba al 55% de su capacidad, en la industria de la refrigeracin a un 46% y en la industria del algodn a un 70%.

Mismo fenmeno que se extendi al entonces Mercado Comn apareciendo la capacidad excesiva en sectores como refrigeradores, mquinas de coser, fibras sintticas, astilleros, ocurriendo los casos ms significativos en el de la metalurgia y automotriz. Crendose alrededor de unos 73 millones de toneladas anuales en la industria metalurgia y con previsiones de que la capacidad productiva de dicho sector aumentara a 95 millones para 1965, sectores que ilustraran as, la capacidad productiva excedente en condiciones de estancamiento relativo de los mercados.

En tanto que respecto a la industria automotriz, la produccin de automviles para uso privado, del cual se excluyen camionetas, aumento en cerca de 1 milln de 1953 a 3.7 millones en 1961. Adems, al incluirse la produccin de Gran Bretaa, el total de automviles producidos en Europa occidental alcanzo 1.5 millones en 1953 y 4.7 millones para 1961. Cifra que aumentara al tener en cuenta el nmero total de vehculos de todo tipo, aumentando de 5 a 15.7 millones durante el mismo periodo y al incluir a la Gran Bretaa el aumento se da de unos 7.8 a 22 millones de automviles, ilustrando as la capacidad productiva excedente bajo le presin de mercados en rpido crecimiento.

Pero no obstante tales hechos, las inversiones continuaron creciendo, por ejemplo, de los 775 millones de dlares que se invirtieron en la industria metalrgica en 1960, esta aumento en al menos un 45% para 1961 y para 1962 ser casi del doble de 1960. Esto ocurrira as porque, pese al estancamiento, mediante la aplicacin de nuevas tecnologas en ese momento, como, LD, Rotor y otras que se basaban en el uso de inyeccin masiva de oxgeno, se lograba una reduccin importante en los costos.

A la vez que se derivan tales inversiones de que la introduccin de nuevos mtodos le resulta al capitalismo cada vez ms necesaria, siempre que el estancamiento de la produccin y la subutilizacin de la capacidad productiva instalada en la industria tienden a elevar los costos y con ello se reduce la tasa de ganancia, al tiempo que la competencia internacional reduce drsticamente los precios de exportacin. Conduciendo los intentos de cada empresa individual por lograr los mximos ingresos en condiciones de estancamiento relativo, a una carrera desenfrenada por reducir los costos de produccin4. Lo cual se traducir en un aumento importante en la capacidad productiva total instalada en la industria que inevitablemente se repite hasta nuestros das.

Orientacin de la inversin extranjera directa e indirecta durante la crisis de los 70, 80.

Mantenindose la contraccin de inversiones a causa de un mercado profundamente deprimido, abatido por la inflacin y el desempleo, desalentado por altas tasas de inters y atascado por el fracaso de polticas gubernamentales restrictivas. Con una capacidad industrial instalada en niveles de subutilizacin sin precedentes, mientras que ascendan oleadas de bancarrotas a un ritmo vertiginoso. Se desencadenaran los efectos adversos de tal crisis econmica sobre los pases subdesarrollados como Mxico. Siendo que estos ltimos haban obtenido en la dcada de 1960 y 1970 tasas de crecimiento de un 5-6%. Pero para 1979 las tasas de crecimiento del conjunto de los pases subdesarrollados cayeron en un aproximado de 4,8%, en un 2,8% en 1980 y cerca del 1% en 1981.

Dentro de tal espectro, slo una reducida docena de pases exportadores netos de petrleo lograron mantener tasas de crecimiento, algunos hasta del 6%. No obstante, los grandes exportadores de combustibles experimentaron tasas negativas de crecimiento desde 1980. Mientras que los pases importadores netos de dichas fuentes de energa, experimentaron una cada vertical en sus tasas de crecimiento del 4% en 1980 y de un 1.5% en 1981, considerada la tasa ms baja de toda la posguerra.

Mientras que las relaciones de intercambio de los productos bsicos de los pases subdesarrollados no exportadores de petrleo se deterioraron desde 1977 a 1981 en un estimado de 15%, equivalente a unos 45 o 50 mil millones de dlares estadounidenses. Descendiendo los volmenes de exportacin y los precios de los principales productos bsicos exportados por los pases subdesarrollados. En comparacin con el valor alcanzado en 1980 las prdidas acumuladas entre 1981 y 1982 se estiman en unos 29 mil millones de dlares. Lo cual a su vez repercutira en la balanza comercial y en la balanza de pagos en cuenta corriente, acelerando el crecimiento de la deuda externa de los pases subdesarrollados importadores de petrleo.

Apareciendo as un nuevo rasgo en los procedimientos tradicionales de exaccin monopolista hacia el mundo subdesarrollado: efectundose desde entonces no slo por el intercambio desigual y la inversin privada extranjera, sino tambin por medios caractersticamente financieros, es decir, por va del endeudamiento externo (inversin indirecta), lo que dara pie a la transferencia de valor por despojo.

De forma que, del total de las corrientes de capital privado que se dirigan hacia los pases subdesarrollados, representadas por inversin directa disminuyeron de un 56% en 1970 a un 28% en 1979, en tanto que los flujos financieros de la banca comercial transnacional prstamos y crditos prcticamente inexistentes en trminos estadsticos en 1970, aumentaron en un 44% para 1979. De forma tal que, de acuerdo con la UNCTAD, los pases subdesarrollados abonaron durante 1979, por concepto de intereses una cantidad 3 veces mayor que los pagos correspondientes a las ganancias de la inversin privada extranjera directa.

Y a la par de tales hechos, los flujos internacionales de capital tendern a moverse entre los propios pases desarrollados, luego de que antes de la Segunda Guerra Mundial la corriente principal de inversiones de los pases capitalistas centrales se orientaba a lo que constitua en ese momento el mundo colonial, semicolonial y dependiente. Tan slo en 1946 Amrica Latina era receptora del 43% de todas las inversiones directas de EE.UU. en el exterior y Europa Occidental apenas un 19%. Pero ya a mitad de 1970, por el contrario Amrica Latina sera receptora de un 17% de las inversiones y Europa Occidental de un 37%.

Adems, desde 1967 se estima que la inversin extranjera directa alcanzar los 112.4 mil millones de dlares, de los que 56.6 mil, equivalentes al 50.3% sern emitidos desde los EE.UU, un 15.6% de Inglaterra, 9.8% de Holanda y 5.3% de Francia. Concentrndose as el 81% de las inversiones en slo 4 pases. A partir de tales hechos, entre 1950 y 1970, la inversin estadounidense en pases capitalistas desarrollados se elev de un 48.6% a un 68.0%, mientras que la destinada a pases subdesarrollados decay del 48.5% a un 27.4%.

Obedeciendo tal cambio de las inversiones directas, hacia las indirectas a algunos de los siguientes factores:

A) Desde el momento en que se inicia la crisis de finales de los aos sesenta, muchas de las empresas que hasta ese momento haban realizado cuantiosas inversiones con recursos propios, ven declinar sus excedentes y comienzan a depender cada vez ms de crditos;

B) Los fondos en el mercado financiero internacional, que a principios de los aos setenta se acumulaban con rapidez, crecern de forma inusitada desde 1973-1974, con motivo del gran aumento en los precios del petrleo, los cuales permitieron a los pases productores y exportadores ofrecer al mercado enormes sumas de dinero, conllevando consigo una gran liquidez;

C) El mercado de eurodlares, as como las instituciones financieras internacionales, los grandes bancos de inversin y los mismos bancos comerciales privados sin estar sujetos a normas estrictas ponen a disposicin especialmente de los pases subdesarrollados sumas de dinero importantes;

D) Los bancos internacionales, atrados por la facilidad con que obtienen recursos adicionales, debido a que el crdito internacional se vuelve en una nueva lnea lucrativa de accin y porque el aumento del peso de banca privada les posibilita reducir plazos, imponer condiciones de pago favorables para ellos y elevar las tasas de inters y los cargos por comisin, llegan a presionar a determinados pases para que acepten ms crditos de los que necesitan;

E) Los bancos mexicanos que anteriormente no participaban en financiamientos internacionales, estrechan sus vnculos desde los aos setentas con la banca extranjera, promoviendo polticas que les permitan a ciertas empresas nacionales contratar con su ayuda, crditos del exterior;

F) Los mismos prestatarios, a menudo bajo la influencia del capital trasnacional, no admiten que sus pasivos exceden su capacidad de pago, entusiasmados con las facilidades que se les ofrecen y con previsiones de crecimiento, lejanas a la realidad. De suerte que el Estado mexicano y empresas privadas nacionales y extranjeras contraen deudas desproporcionadas, que si bien permiten importar ms e impulsar determinadas actividades, imponen servicios cada vez ms onerosos.

La crisis de Estados Unidos.

Las races de la crisis estadounidense seran varias, pero las que ms se destacan son: la prdida de la capacidad competitiva de Norteamrica frente a las antiguas potencias capitalistas de Europa y Asia, ya recuperadas de los estragos provocados por las dos guerras mundiales, por lo cual el excedente comercial de EE.UU. ya no encontrara salida, pasando una gama de bienes que eran importados desde Norteamrica despus de la guerra (productos intermedios, bienes de equipo corriente, bienes de consumo duradero) a ser manufacturados en Europa y el Japn a precios ms bajos, debido a los costes ms bajos de mano de obra. Adems de que ingresarn tambin en el Tercer Mundo los productos europeos y japoneses, llegando a sustituir algunos bienes que antes eran importados de Estados Unidos.

A lo cual se le sumaran los gastos absolutos y relativos emprendidos para la aplicacin de la poltica de guerra fra y la carrera armamentista aplicada por Washington en sta poltica, dando pie al aumento de las dificultades econmicas exteriores y a la agudizacin de los problemas econmicos y sociales internos del pas, a pesar de que la ayuda militar, paramilitar y econmica intentaba que se compensara por las rentas que EE.UU., repatriaba desde el Tercer Mundo.

De suerte que si bien se le impuso al Tercer Mundo un intercambio desigual desde la segunda guerra mundial, que en su momento ayudo a solventar el agotamiento de algunas reservas estadounidenses, por medio de las grandes compaas norteamericanas implantadas en los pases productores, logrando controlar la transformacin o la comercializacin de las materias primas. Y la deuda en que se les entrampo a estos mismos pases por medio de sus burguesas u oligarquas locales, que importaban bienes suntuarios, gastos militares o en algunas ocasiones en intentos de industrializacin mal organizados, aspectos que los llevaba a rematar sus materias primas en condiciones cada vez ms duras impuestas por los grandes beneficios que obtenan las compaas estadounidenses.

Estas estructuras se volvieron contra los mismos EE.UU., pues Europa aprovechando las estructuras de intercambio desigual impuestas en el tercer mundo por Washington, nuevamente import materias primas de estas zonas en lugar de Norteamrica. As que, el saqueo conjunto hacia el tercer mundo, inscrito en la lgica de minimizar costos de produccin y de la concurrencia interimperialista, tuvo como consecuencia el deterioro de la balanza comercial estadounidense.

Proceso al cual coadyuvara en 1973 la resistencia vietnamita que logra triunfar ante el embate de los Estados Unidos, toda vez que, en ste ltimo pas se hicieron presentes los costos reales de la guerra, desencadenando una crisis econmica que remitir al nacimiento de un nuevo orden econmico desde el cual Washington intenta posicionarse para restaurar su hegemona, que el desastre indochino puso en entre dicho.

Padeciendo los Estados Unidos una grave crisis de liquidez, no obstante que el gobierno federal dispona de grandes cantidades de recursos, estos eran entregados a empresas dirigidas al mantenimiento de las responsabilidades e intereses globales norteamericanos, como en el sureste asitico. As, las grandes sociedades se vieron colmadas de deudas y resintieron la falta de capitales para invertir, lo cual a su vez llevo a un acelerado proceso de concentracin industrial, conforme los sectores ms dbiles cedan el paso a los monopolios formados a partir de ser enormes conglomerados asociados al Estado.

E n estrecha relacin con tales polticas se encontrara el auge de la concentracin de poder, capital, produccin y en un momento determinado la extraterritorializacin de tales procesos, derivando en el surgimiento de las empresas trasnacionales. Mismas que controlaran en 1983 entre el 40% y el 50% del mercado mundial, comercializando entre el 80% y el 90% de los principales productos bsicos exportados por los pases subdesarrollados.

Todo lo cual devino del proceso de monopolizacin impulsado en los pases industrializados gracias al papel del Estado en sus economas. En muchos pases del primer mundo, tal como ocurriera en Mxico, el Estado se convirti en propietario o copropietario de grandes empresas y aun de ramas completas de la economa. Estrechndose as los intereses entre los grandes grupos de poder econmico y las polticas de las ms altas instancias del poder estatal. Reflejo de ello ser la llamada revolucin cientfico-tcnica, misma que conto con la activa coparticipacin estatal en materia financiera y dems.

Situacin que afecto a la agricultura de las economas avanzadas y por ende a los pases subdesarrollados. Reducindose la participacin de la agricultura en el primer mundo, a fines de 1970, slo contribuir al producto Interno Bruto con un 3-4% y slo absorba el 3% de las fuentes de empleo en Estados Unidos, el 12% de la fuerza de trabajo en Japn. Siendo que por el lado contrario, la industria representaba una cuarta parte en Estados Unidos y una tercera parte en Japn del PIB, mientras que absorba en lo general un 30% de las fuentes de empleo. Pero el sector que tendr mayor dinamismo ser el sector de los servicios durante el mismo ao, contribuyendo al PIB con un 52% en Japn y Europa Occidental y un 63% en los Estados Unidos, y proporciones similares se presentaran respecto a la composicin del empleo5.

Vindose afectado tambin el sector industrial, al quedar rezagadas las llamadas ramas tradicionales y mostrar por el contrario un dinamismo sectores como la electromecnica y la qumica. Afectando particularmente a los pases subdesarrollados la revolucin cientfico-tcnica en la industria del primer mundo por el ahorro de materias primas y la sustitucin de materias primas naturales por productos sintticos, que ocasiono dicha revolucin.

As, los cambios ms importantes ocurrirn en el rea de las estructuras geogrficas-sectoriales de la inversin y el comercio mundiales, gestndose nuevos esquemas de divisin internacional del trabajo. Resultando en que varios pases subdesarrollados se transformaran en exportadores de manufacturas, como ocurri con Mxico. Aumentando as las exportaciones totales de los pases subdesarrollados no exportadores de petrleo, de un 30% en 1950, a un 40% entre 1970-1980.

Por lo que el grupo de alimentos, bebidas y materias primas, que conformaban los renglones fundamentales de exportacin de los pases subdesarrollados, vieron reducido su peso en el comercio mundial, de un 40% en 1955 a un 25% para fines de 1960, proceso que se acentuara an ms hasta el presente. As tambin, la participacin de los pases subdesarrollados no petroleros en el total de las exportaciones mundiales se redujo de un 25% en 1955 a tan slo poco ms de 11% entre 1970 y 19806.

De tal suerte, la crisis llegara hasta los inicios de la dcada de los ochenta, manifiesta a partir de una recesin econmica, pero adems, la de los ochenta presentar un carcter ms general en tres aspectos:

  1. En la nueva crisis de 1980-1982 la sobreproduccin se extiende a todo tipo de mercancas, materias primas, energticos y alimentos, mientras que la de los setenta solo se haba centrado en productos industriales.

  2. Diferencindose de lo ocurrido en 1974-1975, la crisis cclica de 1980-1982 afecto a las relaciones econmicas internacionales, de tal manera que el volumen del comercio internacional cae 11.3% entre 1980 y 1983, asimismo los flujos de inversin extranjera directa disminuyeron prcticamente a la mitad y el crdito internacional cay en ms de 12 por ciento.

  3. En contraste con el decenio anterior, en la que los efectos adversos de la crisis se concentraron en los pases industriales, esta crisis de 1980-82 afecta tambin aunque con cierto retraso al capitalismo menos desarrollado, de forma tal que a partir de mediados de 1981 y hasta el fin de la crisis mundial ltimos meses de 1982 los niveles de actividad cayeron ms que en los pases industriales. En Amrica Latina el PIB regional cay 1.4% en 1982%, mientras que la inversin extranjera cay 34.6% entre 1981 y 19837.

Tendencia que prevalecer a pesar de que en 1982 se da una pequea recuperacin, recuperacin que traer consigo problemas como un alto endeudamiento que se da en el conjunto del sistema capitalista, pero principalmente en la economa estadounidense que desde entonces se posicionara como una nacin deudora neta por el crecimiento de su deuda externa.

Perfilndose as, el crac de octubre de 1987, derivado del endeudamiento generalizado que se dio en los aos setenta por medio de la intermediacin bancaria y en los aos ochenta a partir de los problemas generados por la incapacidad de pago de los pases atrasados, as como por la situacin interna de las economas desarrolladas. Estos hechos culminaran con el desplazamiento de la deuda del sistema bancario a la bolsa de valores8.

As, los aos ochenta se vieron marcados por lo que ha sido una crisis histrica y de largo plazo, caracterizada por fuertes convulsiones econmicas y por la consolidacin de la cada tendencial de la tasa de ganancia, as como por la disminucin del crecimiento promedio del sistema capitalista en su conjunto.

Los mecanismos para intentar salir de la crisis ( regionalizacin y el trilateralismo).

Para hacer frente a la coincidencia de la crisis estructural originada desde los 70 y la recesin coyuntural de los 80, el proceso de acumulacin de capital no contaba como en el pasado con el estimulo que represent la reconstruccin europea y nipona, adems de quedar limitados los mecanismos ortodoxos que le permitan a los Estados capitalistas reactivar el ritmo de acumulacin de capital, con lo cual superar la recesin econmica: el crdito y las polticas fiscal monetaria y de comercializacin externa. Como contrapeso a esta situacin, desde los setenta, adems de la transferencia de valor mediante la deuda externa, se generaliza y homogeniza la ley del valor (trabajo abstracto) y de la superexplotacin del trabajo9.

Siendo insoslayable el crecimiento de EE.UU., le ser necesario eliminar el dficit en sus pagos, sin dejar de lado, el seguir al frente de los programas de ayuda econmica y militar contra la subversin popular en el tercer mundo, que resultaban ser en los hechos un enorme sistema de subvenciones a la exportacin para la agricultura y la industria de ese pas. La solucin que se planteo ha este problema fue la expansin de las firmas multinacionales, para que le permitieran contar con las ganancias repatriadas por estas empresas, ms que con el excedente comercial venido a menos.

Teniendo en mente a Amrica Latina, donde las filiales de las multinacionales extraen grandes ganancias, los estudios sugeran que este mismo mecanismo poda ser puesto en prctica en Europa, con lo cual, se paso de un capitalismo de monopolista de Estado, a un capitalismo monopolista transnacional, y sin renunciar a ninguno de sus objetivos principales, Washington conduce a los dems pases y al resto del mundo a tolerar y aceptar su dficit en la balanza de pagos.10

En este contexto, cada vez ms predominar tambin la instalacin en el extranjero de grandes complejos industriales basados en la divisin del trabajo intrafirma. Orientndose la inversin desde unos cuantos pases avanzados, as como de un nmero reducido de grandes empresas. Buscando en general los inversionistas economas industriales, mercados en rpido proceso de expansin y en los que pudieran utilizarse las nuevas tecnologas estadounidenses, como la Comunidad Econmica Europea.

Y sin bien la derrota indochina represento para el Pentgono un claro retroceso en su estrategia global, sta no le impidi continuar con su empresa principal, imponer al orden mundial la estructura que ms le convena. Disponiendo de enormes reservas de poder econmico y militar para salvaguardar los intereses de los medios financieros estadounidenses en el mundo entero.

De manera tal que, cuando el primer mundo del capitalismo industrial de Estado se encontr en dificultades graves, por ejemplo entre 1974-1975 se registraron cadas de hasta un 20% en la produccin industrial de pases como Suiza o Japn, a lo cual se le sumo un incremento en la inflacin que se situ en un 20% anual en pases como Italia, Japn y Gran Bretaa. E inicia as el periodo de la estanflacin, es decir, estancamiento acompaado de inflacin, a lo cual se le aadi en el invierno de 1975-1976 un nmero de desempleados en los pases imperialistas cercanos a los diecisiete millones y para 1982 un estimado de alrededor de unos treinta millones11.

He intentando las potencias europeas y Japn establecer relaciones bilaterales con los pases productores de petrleo para tratar de alguna manera paliar su crisis, inmediatamente fueron reconvenidos y advertidos de que tenan que construir un frente unido bajo la direccin del Pentgono, estando conscientes de sus responsabilidades, sus intereses globales y de la posicin nica que les otorgaba el hecho de ser los garantes de un sistema comercial y monetario de envergadura mayor.

Para lo que le ser indispensable a los Estados Unidos que, la distribucin y el mercado del petrleo permaneciera bajo el control efectivo de las sociedades multinacionales de la energa, con base en los EE.UU en su mayor parte. Y utilizara la crisis como una palanca para reordenar la llamada cadena imperialista y la supremaca estadounidense. De suerte que, a medida que aumentaba el precio del petrleo, Europa y Japn se vieron obligados por la fuerza de las cosas a financiar el relanzamiento de la industria norteamericana, pagando la mayor parte de los gastos de la prosperidad de dicho sector, a la vez que los petrodlares que regresaron hacia los EE.UU mediante los intercambios comerciales contrarrestaron las salidas de divisas orientadas a las compras de petrleo en el Cercano Oriente12.

A stos hechos estar unida la necesidad de una planificacin global que respondiera a las necesidades de la economa y de los medios financieros norteamericanos. De ah que, en el plano poltico, se ofrecieron dos estrategias que se manifestaron en las figuras de los secretarios de Estado; Henry Kissinger, en la administracin Nixon-Ford, y Zbiniev Brzezinski, en el periodo de Crter.

La multipolaridad13 significo con la llegada de Nixon a la presidencia en enero de 1969 un cambio poltico, dejando de lado los dogmas de la guerra fra y se pasa de la confrontacin a las negociaciones con los pases socialistas pretendiendo con esto normalizar las relaciones con la Unin Sovitica. Para esto se llevaron a cabo conversaciones sovitico-estadounidenses mediante la visita del presidente Nixon a Mosc en 1972, la visita del Secretario General de CC del PCUS, L. Brzhnev a la unin americana en 1973 y nuevamente la visita de Nixon a la URRS en 1974.

Por medio de estas visitas se firmaron acuerdos como: el Acuerdo sobre la limitacin de los sistemas de defensa anticoheteril, el Convenio provisional sobre medidas en el rea de restriccin de armas estratgicas ofensivas y de particular inters para ambas partes el Convenio de la prevencin de la guerra nuclear como medidas observables para la detencin de la carreara armamentista, as como la amenaza de una guerra termonuclear a nivel mundial.14

Pero a pesar de estas medidas, la alianza de Nixon con los industriales californianos dependientes de la industria de guerra y con los nuevos grupos econmicos vinculados a las empresas que alcanzaron enormes fortunas mediante la especulacin burstil, derivaron en el escandalo del Watergate, que unido a los hechos de Vietnam hicieron agua en el aparato institucional norteamericano.

Ante tal situacin cobrara mayor fuerza el trilateralismo con Ronald Reagan, quien negara la redistribucin del poder de Norteamrica a partir del multipolaridad y pretendiendo en su lugar restablecer de manera total el esquema centro-periferia.15 Por medio de sta poltica se trat de resucitar la estrategia de la guerra fra realizada de 1947 a 1956, para impedir la unidad socialista-comunista, adaptndola al contexto poltico y a la correlacin de fuerzas de ese momento.

Tal poltica toma sus bases de la Comisin Trilateral creada en 1973 por David Rockefeller, el hermano banquero de la familia ms poderosa de Norteamrica. Conformada por empresarios, polticos, lderes sindicales y formadores de opinin pblica de EE.UU., Europa y Japn. As como por personajes que ocupaban puestos importantes dentro del gobierno de Carter, como la vicepresidencia, el consejo de seguridad, el ministerio de relaciones exteriores, entre otros de igual importancia.16

Dentro de esta lnea, la Comisin Trilateral se planteaba como objetivo una reforma a fondo en la poltica exterior norteamericana, a partir de observar el salto a la palestra econmica y poltica de Alemania y Japn entre los aos de 1970 y 1980 y el rpido crecimiento econmico de Corea del Sur, Taiwn, Hong Kong y Singapur, conocidos en aquel momento como los nuevos pases industriales de Asia oriental17, adems de la evidente situacin de paridad estratgica de EE.UU. con la URRS, lo cual marcaba el fin de la total hegemona de Estados Unidos.

En tal contexto, EE.UU. exigir a sus estados clientes que tomen para s la enorme carga financiera que represent el llamado aparato de defensa del mundo libre. Debido ha que despus de la crisis de los setentas los gastos militares ya no tuvieron los mismos efectos expansivos que representaron en las dcadas de los cuarentas, los cincuentas y la primera mitad de los sesenta, a consecuencia del mismo avance en la tecnologa militar que permita dar un salto hacia nuevos tipos de armamento, aumentando de manera extraordinaria las inversiones de capital en relacin a la demanda de asalariados. Por lo tanto los gastos militares exigentes de grandes cantidades de capital, aumentaron el gasto estatal de por si ya deficitario, en proporciones fuera de la capacidad de la economa norteamericana de aquel periodo.

En esta situacin y creyendo contar con el respaldo de pases inmersos en la misma ola derechista (en 1979 Margaret Thatcher era elegida primera ministra de la Gran Bretaa, en Japn Yahushiro Nakasone asume el poder en 1982, en Alemania Federal se nombra canciller a Helmut Kohl en el mismo ao, Martens en Blgica, Lubbers en Holanda y Schller en Dinamarca) el vicepresidente Mondale, emprende un viaje mediante el cual pretenda establecer un acuerdo entre Estados Unidos, Europa y Japn para realizar una aventura poltica de gastos pblicos y una recuperacin econmica bajo el liderazgo de Washington.

As los EE.UU exigirn mayores responsabilidades financieras a estos pases para defender el llamado mundo libre, con lo cual se relajara la balanza de pagos estadounidense. Adems pedirn de Alemania y Japn una actitud menos competitiva en el mercado mundial para favorecer un equilibrio econmico del mundo occidental. Derivando as la Trilateral en una violencia sistmica (terror) en la diplomacia intrahemisfrica que dar pie a la contrarreforma. Basndose en el supuesto de que las democracias liberales eran proclives a transformarse en ingobernables, se refuerza el principio de autoridad y de unin de los pases capitalistas avanzados en contra de la amenaza del Tercer Mundo y del socialismo.

Encontrando su expresin la contrarreforma impulsada por la Trilateral, en el abandono que hizo el presidente de Norteamrica de sus funciones como tal y su adopcin del papel de Comandante en Jefe de Operaciones Clandestinas, con lo cual le declaraba la guerra poltica y urbana tanto a sus enemigos externos, como a todas las otras formas de expresin estatal que actuarn o potencialmente interfirieran en su accesibilidad a mercados y materias primas externas.18

Regionalizacin

L a regionalizacin considerada como un proceso de ampliacin de las bases internas de la acumulacin y mediante la cual se da un traslado parcial de dichas bases, de la nacin a la regin donde se incluyen elementos centrales en la re-definicin de lo nacional como son la gestin nacional-estatal sobre la moneda y sobre la fuerza de trabajo.19 Se presentar como respuesta para los Estados Unidos en momentos en que cada vez mas su situacin se ha complicado ante la prdida de su hegemona. As como ante su creciente dependencia de energticos para mantener su complejo blico-industrial.

Proceso que estar conectado con la recuperacin y crecimiento que imprimieron los grandes consorcios industriales a las economas de Europa Occidental, especialmente a la Repblica Federal Alemana y Japn, manifiesto en 1950. Acentundose dicho proceso en 1960, para irrumpir en 1970 con un virtual establecimiento de 3 grandes centros de poder capitalista mundial: Estados Unidos de mayor dominio la Comunidad Econmica Europea y Japn, aliados en la lucha contra el socialismo y unidos contra la insurgencia de los pases subdesarrollados. Pero rivales en la pugna por las fuentes de energa, por el aprovechamiento de la mano de obra y las materias primas baratas, as como por la realizacin de sus productos en los mercados internacionales.

As, despus de la cada del muro de Berln y la proclama del fin de la Guerra Fra, luego del trmino del conflicto Este-Oeste; lo que en realidad ha sucedido es una reorganizacin de la geoeconoma del capital y de la geopoltica a escala global. Es decir, la formacin de un nuevo orden mundial donde el viejo mapa internacional qued atrs.20 Nuevo orden que ser conocido como globalizacin.

Globalizacin que se ha configurado paulatinamente como un proceso de dominacin y apropiacin del mundo. Ejercindose la dominacin de estados y mercados, de sociedades y pueblos, en trminos poltico-militares, financiero-tecnolgicos y socioculturales. En tanto que para la apropiacin de los recursos naturales, de las riquezas y el excedente producido, el desarrollo tecnolgico y cientfico ms avanzados, se ha combinado con formas antiguas, incluso de origen animal, de depredacin, reparto y parasitismo, que hoy aparecen como fenmenos de privatizacin, desnacionalizacin, desregulacin, con transferencia, subsidios, exenciones, concesiones, y su revs, hecho de privaciones, marginaciones, exclusiones, depauperacin que facilitan procesos macrosociales de explotacin de trabajadores y artesanos, hombres y mujeres, nios y nias21.

Y dentro de esta lgica, la regionalizacin intenta resarcir la crisis general mediante una transferencia de valor, vinculada a la privatizacin de empresas pblicas, la disminucin del dficit pblico, la disminucin drstica de los gastos sociales, topes salariales y la homogeneizacin a la baja de los salarios, el desmantelamiento de los sindicatos como asociaciones de defensa de los trabajadores, la desregulacin econmica del Estado y la apertura comercial a las inversiones extranjeras. Todo lo cual son medidas polticas y econmicas impulsadas por el FMI y el BM, para que fueran impuestas por los gobiernos de cada pas.

As tambin, se harn necesarias algunas materias primas estratgicas, pero no para trasladarlas a los centros industriales como en el pasado, sino para ubicar junto a ellas las industrias necesarias de las cuales se obtenga el valor agregado ms alto posible (sacar de los pases desarrollados las industrias sucias en beneficio de su ecologa).22 De manera que al intentar recuperarse de las crisis recurrentes del capitalismo, tanto en los pases centrales como perifricos. Y ante la competencia intercapitalista en disputa por una nueva hegemona en un contexto de recursos estratgicos escasos, se hizo necesario incorporar nuevos mercados y la disputa por la apropiacin de los recursos y excedentes condujo a la formacin de grandes bloques. As pues, se trata de una dinmica entre las reas del mundo, unas que concentran los recursos: los pases de la periferia; y otras, vidas de recursos para sobrevivir: los pases centrales.23

En tal contexto, Amrica Latina se erige en una zona estratgica para EUA en la disputa interbloques; de un lado, por los datos en cuanto a cantidad de reservas existentes no solamente de petrleo sino de gas, agua dulce, biodiversidad y produccin alimentaria; y del otro, porque representa un area de seguridad, prxima y estable en el traslado de estos recursos en relacin con otras latitudes. De suerte que, nos encontramos en una situacin donde en vez de las aspiraciones de un solo imperio creciente, existen imperios rivales, guiado cada uno de ellos por idnticos apetitos de expansin poltica y de beneficio comercial. Y los intereses financieros o relativos a la inversin del capital predominan sobre los comerciales, por lo que no se trata de una competencia exclusivamente comercial sino de bloques en disputa por la hegemona.24

Y a estos intereses responder el esquema de integracin propuesto por Washington a Mxico a travs del TLCAN. Desde una perspectiva estratgica ms amplia, las acciones referentes a Mxico y Amrica Latina, se encuentran encaminadas a propiciar una proyeccin de poder y control econmico-monetario y policaco-militar, dentro de un espectro de problemas y dilemas relacionados con la primaca estadounidense, que surgen a raz del colapso de la URSS y de cara al nacimiento (desde la dcada de 1970) de potenciales retadores hegemnicos en Europa y Asia.25 Encajando Mxico en una lgica de defensa estadounidense ante sus rivales, a partir del recurso del petrleo que para EEUU es vital, por lo cual es considerado como un asunto de seguridad nacional.

De esta manera, el TLCAN ha permitido tanto la privatizacin como la extranjerizacin de la renta petrolera a partir de una reforma energtica inspirada en sus ejes centrales por el mismo recetario del Banco Mundial aplicado en Brasil. Rompiendo con normas constitucionales, para abrir de par en par las puertas al contratismo desenfrenado y al sometimiento virtualmente de toda la actividad sustantiva de PEMEX a empresas tipo Halliburton y Schlumberger.

La derecha mundial y la derecha en Mxico.

Particularmente bajo la administracin de Reagan el neoliberalismo se convertir en una cruzada ideolgica dirigida a revalorizar el papel histrico del capital, la iniciativa privada y del mercado como deus ex machina, atacando a todo cuanto se opusiera al libre juego de estas fuerzas y leyes. Bajo estos parmetros la intervencin estatal ser sealada como una grave aberracin de nuestro tiempo y cualquier medida encaminada a contrarrestar los peores resultados del neoliberalismo con algn tipo de justicia social ser considerada como un hecho antinatural.26

El avance de la globalizacin y las polticas neoliberales que han movido al mundo hacia un modelo econmico del Tercer Mundo, mediante polticas deliberadas de Estado y corporaciones multinacionales, donde prevalecen sectores que acumulan una gran riqueza, mientras que una gran masa permanece sumida en la miseria y con una gran poblacin superflua, desprovista de todo derecho porque no contribuye en nada a la generacin de ganancias. 27

Pero la globalizacin no solo ha recurrido a medidas ideolgicas sino tambin de poltica y de poder. Estando a cargo de tales medidas, primordialmente los neoconservadores estadounidenses. Quienes bajo el gobierno de Ronald Reagan llevan a la unin americana ha abandonar el trilateralismo de los aos setenta y se practicara en su lugar un abierto unilateralismo, es decir un liderazgo exclusivo de EE.UU. Y para lograr estos objetivos se reconcentrara el poder en los Estados Unidos, intentando en adelante marcar la pauta del comportamiento de todo el Occidente, contando para esto con la poltica de una segunda Guerra Fra, reactivada por Carter en 1979 y que se agudizara con Reagan.28

As en junio de 1982 Reagan expuso en el parlamento ingls el discurso conocido como declaracin de la segunda guerra fra. Llamando tambin en Londres a emprender una nueva cruzada contra el comunismo. Discurso que tom cuerpo en el programa de democracia y de diplomacia pblica supuestamente orientado a fortalecer la democracia en los pases en vas de desarrollo y en los pases comunistas donde fuera posible. Otorgndole por tales medios Reagan, el derecho a los EE.UU a intervenir en asuntos de otros Estados y pueblos soberanos.

Lgica adems dentro de la cual Reagan presentara a los trabajadores de la CIA como los ojos y odos del mundo libre, por medio de los cuales Norteamrica llamaba a todos los pases a desplegar una cruzada por la libertad y una campaa global por los Derechos Humanos. Y la CIA a su vez presentar al terrorismo como el principal enemigo a vencer, sealando que en 63 pases operaban 370 grupos terroristas, principalmente marxistas, de manera tal que la CIA converta al llamado terrorismo internacional en sinnimo de comunismo internacional.29

Y para el caso de la situacin interna estadounidense, intentando contener las manifestaciones e inconformidades de los sectores afectados por las medidas neoliberales, el mtodo predilecto ha sido el de confinar a la gente superflua en getthos urbanos. Y cuando estas medidas fallan se les enva a las crceles. Durante el periodo de Reagan, el nmero de presos en Estados Unidos casi se triplico. Para cual, mientras que la justificacin de la Guerra Fra va tocando a su fin, Reagan lanza en febrero de 1982 la guerra contra las drogas como objetivo urgente de seguridad nacional. Esta preocupacin se deriva de una explosin en la venta y consumo de crack por comunidades negras, grupo particularmente bien escogido por ser uno de los sectores ms vulnerables, y hacia el cual se dirigir una vez ms el miedo y el odio, como mtodo estndar de control de la poblacin.30

En tal contexto, ser importante detallar en nuestra siguiente entrega, la manera en que en nuestro pas se fortaleci la derecha ante el avance del proyecto empresarial vinculado al nuevo modelo de transferencia de valor por despojo y la generalizacin de la superexplotacin del trabajo. Tratando de destacar, la forma en que el PAN se convertir en un partido empresarial, si bien no haba sido netamente un partido en ste sentido, desde los ochentas y cada vez ms lo ser. Toda vez que, la derecha no tiene, ni ha tenido otro antecedente social. Logrando posicionarse en nuestro pas gracias a las concesiones hechas por los gobiernos ya indicados en nuestras entregas anteriores, y consolidndose por el apoyo poltico e ideolgico de la derecha norteamericana, cada vez ms presente en nuestro pas desde los 80.

Siendo que dentro de tales avatares, los partidos de oposicin se amoldaran a las nuevas reglas del juego y en el caso del Partido Accin Nacional, ste concert con los gobiernos pristas alianzas para poder ser partcipe en el reparto del poder. Particularmente en el gobierno de Carlos Salinas de Gortari, cuando se consolida el proyecto empresarial en el pas. Bajo tal tesitura, Ramn Corral vila, quien fuera presidente de la COPARMEX en Sonora, dijo que no era que el PRI fuera bueno o malo, ni que sus candidatos fueran idneos o no. Lo que ocurra era que eran arrastrados por una sola corriente: el nacionalismo revolucionario, lo cual era socialismo puro, y ese camino no lo queran los mexicanos31.

Ramn Csar Gonzlez Ortiz es licenciado en Sociologa y Maestro en Estudios Polticos y Sociales por la FCPyS de la UNAM. Actualmente es profesor adjunto en la misma FCPyS, de las materias: Sociologa latinoamericana: temas contemporneos y Sociologa contempornea.



Bibliografa.

Petras James F. Clase Estado y poder en el tercer mundo. Casos de conflictos de clases en Amrica Latina. Fondo de Cultura Econmica, 1986.

Castro Fidel. La crisis econmica y social del mundo. Siglo Veintiuno Editores, 4a edicin, 1987.

Guilln Romo Hctor. Orgenes de la crisis en Mxico. 1940-1982. Editorial Era, 8a reimpresin, 1995.

Aguilar Mora Manuel. Crisis y esperanza. Mxico ms all de 1984. Juan Pablo editor, 1984.

Gonzlez Casanova Pablo y Florescano Enrique (Coordinadores). Mxico hoy. Siglo Veintiuno Editores, 10a edicin, 1986.

Aguilar M. Alonso, Bernal Sahagun Vctor M., Guillen R. Arturo, Vidal Gregorio. El capital extranjero en Mxico. Editorial nuestro tiempo, 1986.

Labarca Guillermo. Los bancos multinacionales en Amrica Latina. Editorial Nueva Imagen, 1979.

Vidal Gregorio, Carriazo M. Goerge, Huffschmid Jorg, Correa Eugenia, Lichtensztejn Samuel. La crisis financiera. Editorial Nuestro Tiempo, 1986.

Cardoso Fernando Henrique y Falett Enzo. Dependencia y desarrollo en Amrica Latina. Siglo Veintiuno Editores, 1979, 16a edicin.

Cueva Agustn. El desarrollo del capitalismo en Amrica Latina. Siglo Veintiuno Editores, 1999, 17a edicin.

Fitt Yann, Farhi Andre, Vigier Jean-Pierre. La guerra econmica mundial. Editorial Fontanella, 1978.

Mandel Ernest. Ensayos sobre el capitalismo. Editorial Era, 1971.

Aguilar Monteverde Alonso. Globalizacin y capitalismo. Plaza Janes, 2002.

Revista Mexicana de Ciencias Polticas y Sociales. Nmero 124.

Revista Estrategia. Nmero 80, marzo-abril, 1988.

Gonzlez Ortiz Ramn Csar. La Iniciativa Mrida: Estado, militarizacin y contrainsurgencia. Tesis de Maestra, UNAM, 2014.

 

Notas

1 Aguilar M. Alonso, Bernal Sahagun Vctor M., Guillen R. Arturo, Vidal Gregorio. El capital extranjero en Mxico. Editorial nuestro tiempo, 1986. Pg. 10.

2 Mandel Ernest. Ensayos sobre el capitalismo. Editorial Era, 1971. Pp. 16-17.

3 Castro Fidel. La crisis econmica y social del mundo. Siglo Veintiuno Editores, 4a edicin, 1987. Pg. 14.

4 Mandel Ernest. Ensayos sobre el capitalismo. Editorial Era, 1971. Pp. 22-23.

5 Ibd. Castro Fidel. La crisis econmica y social del mundo. Pp. 14-18-19.

6 Ibd. Castro Fidel. La crisis econmica y social del mundo. Pp. 17-18-19-20.

7 Revista, Problemas del Desarrollo. Amrica Latina: crisis y globalizacin. Carmona de la Pea Fernando, (coordinador). UNAM, IIEC, 1993. Pg. 19

8 Ibd. Pg. 20

9 Marini Ruy Mauro, Milln Margara (coordinadores). La teora social latinoamericana. Cuestiones contemporneas. Ediciones el Caballito, Coordinacin de Estudios Latinoamericanos, FCP y S, UNAM. 1996. Vol. IV. Pg. 49

10 Ibd. Pg. 134

11 Cueva Agustn. El desarrollo del capitalismo en Amrica Latina. Siglo Veintiuno Editores, 1999, 17a edicin. Pg. 239.

12 Fitt Yann, Farhi Andre, Vigier Jean-Pierre. La guerra econmica mundial. Editorial Fontanella, 1978. Pp. 12-15.

13 Marini Ruy Mauro, Milln Margara (coordinadores). La teora social latinoamericana. Cuestiones contemporneas. Ediciones el Caballito, Coordinacin de Estudios Latinoamericanos, FCP y S, UNAM. 1996. Vol. III. Pg. 20

14 Faramazian R., Los Estados Unidos: militarismo y economa. Editorial Progreso 1975. Pg. 36

15 Marini Ruy Mauro, Milln Margara (coordinadores). La teora social latinoamericana. Cuestiones contemporneas. Ediciones el Caballito, Coordinacin de Estudios Latinoamericanos, FCP y S, UNAM. 1996. Vol. III. Pg. 20

16 Dos Santos Theotonio, La crisis imperialista y la poltica norteamericana. Como entender a Jimmy Carter. Ediciones de cultura popular. 1977. Pg. 70

17 Aguilar Monteverde Alonso. Globalizacin y capitalismo. Plaza Jans, 2002. Pg. 27

18 Saxe Fernndez John. De la seguridad nacional. Grijalbo. 1977. Pg. 17

19 Revista, Problemas del Desarrollo. Amrica Latina: crisis y globalizacin. Carmona de la Pea Fernando, (coordinador). UNAM, IIEC, 1993. Pg. 22

20 Ibd. Pg. 116

21 Pablo Gonzlez Casanova, Los indios de Mxico hacia el nuevo milenio, en La Jornada, 9 de septiembre de 1998, p. 12. Citado en: Saxe-Fernndez John, (Coordinador). Globalizacin: crtica a un paradigma. UNAM, IIEC, DGAPA, Plaza y Jans, 1999. Pg. 12.

22 Saxe-Fernndez John, (Coordinador). Globalizacin: crtica a un paradigma. UNAM, IIEC, DGAPA, Plaza y Jans, 1999. Pg. 359

23 Gallardo Rodrguez, Jos Francisco, Ejrcito y Sociedad en Mxico: Reforma de las Fuerzas Armadas , Tesis Doctoral en Administracin Pblica, Programa de Posgrado en Ciencias Polticas y Sociales, Facultad de Ciencias Polticas y Sociales, Universidad Nacional Autnoma de Mxico, Mxico 2007. Pg. 117

24 Citado en: Gallardo Rodrguez, Jos Francisco, Ejrcito y Sociedad en Mxico: Reforma de las Fuerzas Armadas , Tesis Doctoral en Administracin Pblica, Programa de Posgrado en Ciencias Polticas y Sociales, Facultad de Ciencias Polticas y Sociales, Universidad Nacional Autnoma de Mxico, Mxico 2007. Pg. 119

25 Saxe Fernndez John. La compra venta de Mxico. Plaza y Janes. Mxico 2002. Pg. 30

26 Cueva Agustn en: El desarrollo del capitalismo en Amrica Latina. Siglo veintiuno editores 17 edicin 1999. Posfacio. Pg. 248

27 Chomsky Noam y Dieterich Heinz. La sociedad global. Educacin, mercado y democracia. Joaqun Mortiz, Mxico, 1995. Pg. 41

28 Cueva Agustn en: El desarrollo del capitalismo en Amrica Latina. Siglo veintiuno editores 17 edicin 1999. Posfacio. Pg. 249

29 Bolshakov Vladmir. Terrorismo a la norteamericana. Editorial Progreso, 1986. Pg. 37

30 Chomsky Noam y Dieterich Heinz. La sociedad global. Educacin, mercado y democracia. Joaqun Mortiz, Mxico, 1995. Pg. 43

31 Garca Cant Gastn. El desafo de la derecha. Joaqun Mortiz/Planeta, 1987. Pg. 129.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter