Portada :: Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-06-2017

No es la seora May la que ha perdido, es Jeremy Corbyn quien ha triunfado

Yorgos Mitralias
Rebelin


Perdnenme, pero lo que escucho, veo y leo sobre el resultado de las elecciones britnicas me deja sin palabras. No entiendo cmo es posible que la Sra. May haya perdido, y que se haya estrellado y que haya llevado "la peor campaa de las ltimas dcadas", cuando el 42,4% conseguido por su partido es significativamente ms alto que los resultados obtenidos por el mismo Partido Conservador en las elecciones anteriores que haba ganado -2015 (36,9%) y 2012 (36,1%)-. Cmo es posible tal afirmacin cuando, con una sola excepcin, ese 42,4% es el resultado ms importante obtenido por el Partido Conservador en cualquier proceso electoral desde 1970?(1) Entonces qu pasa cuando todos los medios de comunicacin britnicos, con la BBC y Sky News a la cabeza, pero tambin los medios de comunicacin escritos y electrnicos internacionales ignoran y se olvidan de este "detalle" no menor y atribuyen toda la responsabilidad de estos resultados a la "pobre" Sra. May?

La explicacin es simple; ellos tuercen la realidad y la fuerzan para evitar -a toda costa- reconocer pblicamente el vencedor indiscutible de las elecciones britnicas de 2017, Jeremy Corbyn. Y esto por dos razones. La primera concierne a los medios mismos y sus estrellas, que haban estado diciendo de Corbyn, a lo largo de los ltimos dos aos y durante toda la campaa electoral, que no era ms que un poltico insignificante, extremista y sin talento de lder que llevaba al Partido Laborista a un desastre histrico, ya que este se diriga nicamente a una pequea audiencia de extrema izquierda, con un discurso que ola a la naftalina del siglo XIX, que nada tiene que ver con las preocupaciones, los deseos y la realidad de la sociedad y el mundo moderno, etc., etc., etc. Y todo esto salpicado de adjetivos extremadamente insultantes para l, y fotomontajes que le presentaban como un bufn de la corte o como un loco de atar. Sobre todo porque no se lo pierdan- "Corbyn tiene la costumbre de comer sus habichuelas fras".

Este triunfal 40% obtenido por Corbyn no slo desminti a todas esas celebridades de la prensa britnica e internacional, esos "politlogos" y otros farsantes reconocidos al servicio de quien les paga. En realidad, les ha humillado y ridiculizado sembrando la confusin en sus filas, ya que les ha infligido un terrible golpe a su credibilidad, que es la credibilidad de sus patrones. Haciendo recaer toda la responsabilidad en la cabeza de turco de Theresa May, todos estos expertos no han hecho otra cosa que tratar de disminuir su enorme responsabilidad. En suma, se lavan las manos de toda sospecha, en lugar de desaparecer, como deberan, si tuviesen an algo de dignidad y de amor propio.

Sin embargo, todo esto es slo un "detalle" de importancia secundaria en la gran confrontacin de clase concluida (temporalmente), el viernes 9 de junio, con el triunfo de Corbyn y la derrota no slo de Teresa May y sus conservadores, sino tambin de la totalidad del establishment neoliberal britnico, europeo e internacional. Es el hecho de que este 40% sea el resultado ms alto obtenido por el Partido Laborista desde 1973 (!), y el "por qu" de ese gran resultado; es decir, el "secreto" de la victoria de Corbyn, lo que debe ser ocultado y enterrado a cualquier precio por sus enemigos declarados, tanto dentro de Gran Bretaa, como fuera de ella.

Y aqu est el meollo de la cuestin, que es tambin la principal razn de esa negativa de los "expertos" y de otras fuentes a reconocer al ganador de las ltimas elecciones britnicas. Y hay que admitir que no era tarea fcil preverlo. Por qu? Pues, en plena poca de la dominacin total de las polticas neoliberales, Corbyn y su Manifiesto se atrevan a tomar una decidida posicin por la nacionalizacin de los servicios pblicos esenciales, por el aumento sustancial en el gasto en educacin, vivienda y salud para todos, por la abolicin de las tasas universitarias, la proteccin de las pensiones y de los salarios, y tambin por una redistribucin significativa de la riqueza en favor de la mayora, a costa de una minora Exactamente como deca el lema principal de la campaa: "Para muchos, no de unos pocos". Dicho de otra manera, porque desde su primera a la ltima palabra todo estaba claramente -y sin las infames acrobacias verbales de la "neolengua" neoliberal- contra la austeridad que, desde hace treinta y cinco aos, se presenta y se aplica en casi todas partes del globo, como si fuera una "ley natural" que ningn "ser razonable" poda criticar o desafiar. Y, sobre todo, porque los campeones de esta estafa monumental, no slo son los partidos de la derecha, sino tambin, y quizs especialmente, la socialdemocracia neoliberal de todos los colores y procedencias.

Corbyn les es insoportable no porque sea un bolchevique, sino simplemente porque no acepta las pretendidas "evidencias" del neoliberalismo. Porque l es la negacin viviente -y ganadora (!)- del tristemente famoso TINA (There Is No Alternative), su "teora" de que las polticas de austeridad neoliberales eran inevitables y no haba otra alternativa para la humanidad. Y, por supuesto, porque rebate esa idea fija de todos los dems, incluyendo a tres cuartas partes de los diputados de su propio Partido, de que los ciudadanos actuales sienten horror de su Manifiesto "obsoleto", y que se burlan de sus reclamaciones y utopas "obsoletas" y "poco realistas" en contra de la guerra y del armamento, y en favor de la solidaridad y del internacionalismo de "los de abajo", por los derechos de los pobres, las minoras y los inmigrantes. El resultado de las elecciones, y la enorme respuesta de los trabajadores y, especialmente, de los jvenes a la llamada de Corbyn, ha sido como una gran bofetada a esos agoreros y ha demostrado que todo lo que decan no era ms que pura propaganda. O, ms bien, un intento de lavado de cerebro de las vctimas del capitalismo neoliberal. Es decir, de todos nosotros.

Antes de terminar, nos gustara llamar la atencin del lector a un evento bastante raro en estos tiempos. Decenas de activistas del movimiento norteamericano que apoya a Bernie Sanders hicieron el viaje a Londres y ofrecieron sus servicios a la campaa electoral del Partido Laborista, junto con Momentum, el movimiento del ala izquierda del partido que apoya directamente Jeremy Corbyn. Y uno de ellos fue el propio Bernie Sanders en persona, durante la ltima semana antes de las elecciones. Un detalle importante, ellos no hicieron otra cosa que devolver a sus compaeros britnicos la ayuda ofrecida por estos el ao pasado, durante la campaa electoral de Bernie Sanders.

He aqu lo mejor de la solidaridad internacionalista en todo su esplendor!... Todo gracias a Bernie y a Jeremy, y a los movimientos que ambos han inspirado con sus ideas y sus polticas, y tambin con sus ejemplos, con esos rasgos tan poco comunes, como la integridad y la honestidad, y la combatividad, y su modestia implcita y la aversin a las intrigas y al privilegio burocrtico. Por eso mismo, esta vuelta al primer plano de la solidaridad, de ese gran valor constitutivo de la civilizacin de "los de abajo", no puede pasar desapercibido. Este hecho constituye, de por s, un acontecimiento fundador de nuestro tiempo y cambia profundamente el escenario, pues en adelante ser el eje Nueva York/Londres el que asuma la pesada tarea tan difcil de ser la locomotora que nos saque del marasmo de nuestras derrotas. As que aprovechemos la oportunidad y respondamos con la accin, nosotros tambin, tan pronto como nos sea posible.


Notas

(1). Ver Tabla: http://www.ukpolitical.info/ConvLab.htm

(2). La nica cosa de la que podra ser acusada la Sra. May es de que fue ella quien decidi convocar elecciones anticipadas, sin darse cuenta y considerar la nueva correlacin de fuerzas que la presencia de Jeremy Corbyn a la cabeza del Partido Laborista haba trado. Porque, como si no fuera suficientemente el aumento en los resultados del Partido Laborista, su xito ha impuesto una polarizacin poltica sin precedentes que prcticamente ha eliminado a los partidos bisagra. Y esto es lo que explica que el excepcional 42,4% obtenido por los conservadores haya terminado con la prdida de escaos que ha conducido a la crisis actual, y no la gran mayora parlamentaria que ambicionaba la infeliz Theresa May.


Traduccin: Matias Escalera

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter