Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 24-06-2017

[Crnicas sabatinas] Ms ac y por debajo del choque de trenes con muchas vctimas en los vagones de tercera clase
La prctica de la teora de argumentacin en el mbito secesionista de Catalua

Salvador Lpez Arnal
Rebelin


Para Nadia Iglesias de Salvador, que quiere que el mundo cambie de base, porque, como segn ella misma dice con palabras que recuerdan a Tussy Marx, eso es lo que tiene ser.

Quizs el objetivo del movimiento independentista cataln no sea tanto obtener la independencia de manera inmediata, sino consolidar sus bases sociales a fin que durante al menos una generacin se mantenga la movilizacin en torno a este objetivo. En realidad, el programa autonomista est satisfecho casi en su totalidad, salvo por lo que respecta a la financiacin autonmica y porque en su da CiU no quiso aceptar el concierto econmico a la vasca ofrecido por Adolfo Surez. No obstante, en las prximas semanas asistiremos a acontecimientos de mxima tensin que podran desembocar en el temido choque de trenes. El bloque soberanista har todo lo posible para provocar una respuesta agresiva del Estado.

Antonio Santamara (2017)

Como he argumentado en mi libro, La Larga Depresin, la economa capitalista mundial est en una depresin econmica. Con esto quiero decir que el capitalismo nunca desarrolla las fuerzas productivas del trabajo y la naturaleza de una manera suave. El capitalismo est sujeto a ciclos regulares de auge y declive con trabajadores arrojados al vertedero del desempleo, mientras que las fbricas y las empresas se liquidan (ms o menos cada diez aos) para restablecer la rentabilidad de los capitalistas supervivientes. Pero cada 60-70 aos ms o menos, parece que el capitalismo puede caer en un declive profundo del que no puede recuperarse fcilmente. Esta fue la experiencia de la depresin en las principales economas de finales del siglo XIX; En la gran depresin de los aos treinta; y ahora desde 2008. El crecimiento econmico mundial sigue estando muy por debajo de las tasas de tendencia anteriores, el desempleo sigue siendo mayor, y lo peor de todo para el capital, la rentabilidad y la inversin siguen siendo bajos. Al mismo tiempo, el enorme aumento de la deuda (lo que Marx llam capital ficticio) no ha sido liquidado -de hecho, el auge actual del mercado de valores muestra que ms prstamos estn alimentando una burbuja especulativa al igual que a principios de 2000. Esta especulacin burstil es un intento desesperado de mantener el valor de los capitales frente a la baja rentabilidad y a la baja inversin en trabajo productivo. No puede durar. Esta es la naturaleza actual de la "crisis general", la contradiccin entre el impulso por la ganancia y la produccin de los bienes y servicios que las personas necesitan para vivir. En esta depresin, el crecimiento del comercio mundial ha cado y el gran perodo de "globalizacin" bajo el control militar y poltico de los Estados Unidos ha terminado. Ahora, con la contraccin del comercio y la inversin, las potencias rivales estn luchando para mantener la cuota de mercado: Estados Unidos es crecientemente desafiado por Europa, Rusia y por China. Esto contribuye a las divisiones y tensiones polticas crecientes.

Michael Roberts (2017)


No comento -ni de entrada ni de salida- lo que debera ser comentado: la comparacin, la analoga, la reflexin, del pasado lunes -cuando se record los 30 aos del asesinato de Hipercor- del presidente Puigdemont. Digamos que fue un error o que el president tuvo un mal momento (sin que fuera el caso: ley el paso, si no recuerdo mal, y es muy probable que l mismo y sus asesores pensaran la frase durante 1.714 segundos o incluso algunos minutos ms).

De las citas. La primera, del imprescindible Antonio Santamara, no es un mal anlisis -"...El bloque soberanista har todo lo posible para provocar una respuesta agresiva del Estado"- aunque espero que sea fallido, que no se salgan con la suya.

La de Roberts, algo extensa -disculpas!- es una forma de ubicarnos en un marco ms general (que solemos olvidar cuando hablamos de asuntos muy locales) y una excusa a un tiempo para recomendar el libro que l mismo cita: Michael Roberts, La larga depresin, Vilassar de Mar (Barcelona), El Viejo Topo, 2017 (traduccin de Alba Dedeu).

Sobre la imagen (que esta vez s, ensea ms que mil palabra): una explicacin de Jess Aller (de su magnfico artculo http://www.rebelion.org/noticia.php?id=228138 ): "Sobre estas lneas se muestra la evolucin porcentual del PIB para los grandes territorios del planeta entre los aos 1 y 2000 segn los datos recopilados por el economista ingls Angus Maddison (1926-2010). El grfico se presenta aqu con escala temporal lineal, y no logartmica como suele ser habitual, con el fin de poner de manifiesto de forma ms clara el carcter excepcional de lo ocurrido a partir del siglo XVIII. Probablemente no exista una imagen que refleje mejor la catstrofe global que supuso la onda expansiva del capitalismo industrial y la opresin colonial a l ligada". Son palabras que hago mas. Ayudan tambin a situarnos en un marco general, esta vez histrico.

Las coordenadas semanales 1. Las polticas: el proceso secesionista sigue en pie, no rectifica, a pesar de su derrota el 27S: estn estafando, nos estn intentando engaar a partir de una errnea interpretacin nacional-patritica de un resultado electoral claro como el agua clara: perdieron! 2. Coordenadas econmicas: un 11,1% de los chicos y un 10,1% de las chicas de entre 14 y 18 aos de escuelas e institutos de Barcelona ciudad declaran que van a clase con hambre -siempre, a menudo o algunas veces- por no tener en casa suficiente comida (aado: cmo es posible que los trabajadores del metro sigan teniendo que convocar paros los lunes de cada semana por imposibilidad de llegar a un acuerdo con la direccin de TMB? Qu cosas irracionales detecta TMB en las peticiones obreras?). 3, Las coordenadas culturales: TV3 se est transformando en una televisin, imposible de ver, pensada tan slo para "los convencidos de la causa". Agitacin permanente; cosmovisin nacionalista al 100%. Como punto de enganche: el Bara-Qatar-secesionista, que cada da que pasa se daa ms a s mismo excluyendo a una gran parte de sus socios y aficionados.

En el asunto de la racionalidad del que me gustara hablar hablo desde estas coordenadas:

Tampoco la vida cotidiana del autor de la Fenomenologa se ajusta a la idea que, ms o menos de forma caricaturesca, se tiene de la de los filsofos. Si durante aos Hegel llev una vida que ms bien cabra calificar de asctica, fue probablemente muy a su pesar y como consecuencia de las dificultades econmicas. En el momento que pasa a residir en Berln, aparece su faceta de bon vivant, amante de la vida social, asiduo de conciertos y teatros, aunque parece que era menos aficionado a la msica que al drama. En concreto, no consta que apreciara a Beethoven o Haydn, pero s a Mozart y Rossini, en particular su Barbero de Sevilla (Kaufman, 1968). Los testimonios que han llegado lo son de un hombre afable, de trato sencillo, a quien le agradaba la conversacin, y era capaz de escuchar y admitir lo argumentos ajenos. La situacin cambiaba radicalmente cuando el debate entraba en el terreno filosfico. A partir de ese momento, la creencia en la superioridad de su mtodo eran tan fuerte, que menospreciaba cualquier opinin contraria a la suya, y el dilogo se haca imposible. Por lo que puede deducirse, el paralelismo con Cuvier se daba tambin en el plano del carcter (Adri Casinos, Las vidas paralelas de Georges Cuvier y Goerg Wilhelm Friedrich Hegel. Naturaleza y filosofa, Madrid, CSIC, 2009, p. 232).

Me ubico antes del paso final, antes de la creencia hegeliana en la superioridad del mtodo. Lejos de m ese cliz. Me sito aqu, en este punto: "Los testimonios que han llegado lo son de un hombre afable, de trato sencillo, a quien le agradaba la conversacin, y era capaz de escuchar y admitir lo argumentos ajenos". Me acompao tambin de un libro que les aconsejo con todas mis fuerzas intelectuales: Luis Vega Ren, un lgico y un maestro amigo. De un libro que les recomiendo: Lgica para ciudadanos. Ensayos sobre lgica civil, Editorial acadmica espaola, 2017 (no se lo pierdan).

En todo caso, lo primero (denunciable) es lo primero (que debemos criticar):http://m.eldiario.es/sociedad/Gobierno-Congreso-funcionario-fotografo-Mauthausen_0_654784807.html "El gobierno elude el mandato unnime del Congreso y no mandar delegacin al homenaje del fotgrafo de Mauthausen", al homenaje a Francesc Boix (Montserrat Roig nos habl de l hace muchos aos). El acto se celebr el pasado viernes en la capital francesa y asisti como representante el cnsul espaol de Pars y el consejero de Cultura de la embajada. Una proposicin del Parlamento -a iniciativa de Ciudadanos!- instaba al Gobierno a enviar una comisin oficial. El PP tambin vot a favor de homenajear as al republicano espaol que hizo posible acreditar numerosos crmenes nazis y que declar en los juicios de Nremberg. Qu les pasa? Qu le pasa siempre a la derechona espaola?

Antes de entrar en materia y sobre la discusin -muy viva!- sobre el concepto-expresin de "Estado plurinacional", vale la pena reproducir esta reflexin de Miguel Candel, el coautor del libro Derechos torcidos, Barcelona, El Viejo Topo 2017:

No veo dnde est el problema con la expresin "Estado plurinacional". Aparte de los adjetivos que tipifican la estructura jurdica del Estado (unitario, federal, republicano, presidencialista, etc.), son tambin posibles otros que aludan a otras caractersticas no estrictamente jurdicas, v.g.: Estado europeo, africano, americano (remember: OEA, Organizacin de Estados Americanos), insular, continental, antiguo, moderno, etc. Por qu no puede admitir adjetivos como 'plurinacional' para indicar que se trata de una entidad poltica cuya unidad jurdico-legal acoge una pluralidad de nacionalidades o naciones en sentido cultural?

Si nos ponemos quisquillosos con la semntica, reconozcamos que 'nacionalidad' no resuelve ningn problema (salvo uno de mera percepcin subjetiva para quienes identifican sin ms 'nacin' con 'nacin poltica'), porque qu significa 'nacionalidad' sino 'pertenencia a una determinada nacin'? La cuestin clave no est en resistirse a hablar de naciones dentro de Espaa, sino en negar que a toda nacin cultural deba corresponderle necesariamente una nacin poltica; entre otras razones, porque no hay ni una sola nacin cultural absolutamente homognea y, por tanto, pretender que cada una tuviera su Estado conducira a un caos jurdico y a una conflictividad social terrorficos al pretender cosificar, es decir, "territorializar" (requisito indispensable de toda "estatalizacin") realidades tan intangibles como la pertenencia a una determinada cultura (lo que Hegel llamaba "Geist", "espritu").

Por eso, ciertamente, es preferible (subjetivamente, insisto) el trmino 'nacionalidad', por su mayor grado de abstraccin, que en cierto modo "diluye" o "desubstancializa" el concepto de nacin (cuya supuesta "substancia" es ya de por s difcilmente identificable). Pero acaso 'plurinacional' no puede significar simplemente "de mltiples nacionalidades"?

Por otro lado, la gran trampa del nacionalismo cataln es que reivindica la jurisdiccin exclusiva sobre el territorio de Catalua desde una base, en el fondo, tnica, cuando la "etnia" catalana, en la medida que exista, apenas representa la mitad de la poblacin del territorio. De ah el sesgo de clase (mesocrtico) del nacionalismo cataln: estadsticamente hablando, los ms asentados socialmente, como clase media y media-alta, son los miembros de familias con larga implantacin en el territorio. Queda fuera de ese universo la alta burguesa, cuyos intereses trascienden generalmente las fronteras.

Otra "bicha" que hay que matar es la que "ruge" diciendo que una nacin se constituye cuando hay un colectivo de personas que se consideran miembros de ella. Animaladas as se dicen y se escriben con cierta frecuencia. Quien no vea las consecuencias socialmente calamitosas que puede tener semejante planteamiento, en el momento en que se pretenda dar forma poltica a esa presunta entidad cultural, siembra serias dudas sobre su coherencia intelectual.

Resumiendo: la frmula del nuevo SG del PSOE no me parece rechazable a priori. Hay que esperar a ver en qu se concreta. Por si acaso, no estara de ms hacerle llegar nuestras reflexiones. A los que estas ideas no les entran ni a tiros es a los secuaces (aqu, s) del soberanismo-leninismo pensamiento dret-a-decidir. Pero deberamos seguir machacndoselas, aunque slo sea como castigo propter duritiam cordis eorum. De momento, ya es algo que se empiecen a acojonar ante la perspectiva del choque de trenes (sabido es que en tales casos lo vagones ms afectados son el primero -que ir vaco- y el ltimo, donde se agolparn presumiblemente los comuneros)*.

*Un viejo chiste de la poca de Paco I el Hidrulico dice que, ante un informe del ministro de transportes sobre siniestralidad ferroviaria, el caudillo orden que en todos los trenes se suprimieran esos dos vagones.

Hasta aqu el autor de Ser y no Ser. Crtica de la razn narcisista. Los argumentos, algunos argumentos del mbito secesionista:

1. Una de las variantes: "Espaa, el resto de Espaa, roba a Catalua. Le saca todo el jugo. Le hace pagar muchos impuestos que no revierten en el pas. Tenemos que ser un poco solidarios pero no ms de la cuenta, no nos debemos dejar robar. La solucin: independencia, secesin. Son unos ladrones".

La comarca de El Barcelons concentra ms de un tercio del PIB cataln. Si se agregan las comarcas de El Baix Llobregat y el Valls (oriental y occidental), el porcentaje del PIB se eleva al 60%. Agreguemos y restemos por si caso; el 50%. Y ahora razonemos as, del modo anterior: el resto de Catalua, que genera el 50% (calculado muy generosamente) del PIB, recibe mucho, mucho ms de lo que aporta. Luego, por tanto, el resto de Catalua -respecto a la comunidad EB-BLl-VOO- nos est esquilmando, nos roba. Somos sus esclavos. Exigimos el dret a decidir, el derecho de autodeterminacin, nuestra soberana, nuestro derecho a la secesin!

Valdra como argumento? Empezamos y seguimos con este disparate insolidario de las muecas rusas?

2.El caso ER:

"El diputado de Junts pel S, Eduardo Reyes, ha exclamado: "estoy hasta los cojones de ser un gilipollas espaol" durante un debate organizado por Demcratas en Nou Barris con partidarios y contrarios al referndum. Reyes ha aadido que paga impuestos "para que mucha gentuza se ponga las botas y diga que lo mejor que han hecho por Espaa es la cantidad de kilmetros de AVE que son una ruina". Reyes tambin ha hablado de los casos de corrupcin. "Si contamos los casos de corrupcin del PP o los que tienen cuentas en Panam, o los casos del PSOE, si contamos todos estos casos no querramos slo la independencia, querramos coger una sierra y la pasaramos por toda Catalunya para separarla de lo que es la Espaa podrida", ha espetado. "Los Gobiernos de Espaa han sido siempre los mismos, ahora estn gobernando los herederos de Franco", ha afirmado. Reyes tambin ha explicado que vot a favor de la Constitucin. "Me engaaron", ha asegurado. El diputado ha explicado que "cuando muri Franco y dijeron ahora legalizaremos los partidos, y vi a Carrillo diciendo yo soy comunista, dije algo cambiar pero no ha cambiado nada" < http://politica.e-noticies.es/eduardo-reyes-estoy-hasta-los-cojones-de-ser-un-gilipollas-espanol-110756.html >

Dejemos aparte la referencia a Carrillo y a los cojones del seor Reyes (que, por cierto, me dan que no deben ser nada especial. Vase Luis Alegre, Elogio de la homosexualidad, Madrid, Arpa, 2017): qu es esto? Un argumento? La llamada de la selva? Un grito salvaje? Una propuesta de fraternidad? Y los casos de corrupcin de .Cat, y de CiU en concreto? No fueron las "autoridades catalanas" las que exigieron una y mil veces la llegada del AVE a Barcelona? Qu gentuza se pone las botas con los impuestos del diputado Reyes (incluye la gentuza catalana o aqu, en .Cat, no existen esa clase de personas?) La sierra de la que habla tambin nos separara la Catalua podrida? Quin la usara por cierto? Los gobiernos de Espaa siempre han sido los mismos, incluso cuando contaron con el apoyo de CiU? Y en Catalua los gobiernos no han sido siempre los mismos? Somos especiales en este "mismos"? No ha habido muchos herederos de Franco tambin en las filas de CiU? Se han evaporado todos, incluso en Tortosa?

3. El caso Jordi Borja: que "Piensa darse de baja de la coordinadora de Catalunya en Com" Van sus razones (y sin razones)".
http://www.vilaweb.cat/noticies/jordi-borja-jo-suposo-que-votare-que-si/

Unos pasos de esta entrevista (aunque hay mucho ms para analizar):

Anireu )iris) a votar, l1 doctubre?

S, s clar (S, claro)

I qu votareu? (Y qu votaris?)

Jo, com molts altres que no sn independentistes, el 9-N vaig votar s-s. Per qu? Per anar contra el govern espanyol (Yo, como muchos otros que son independentistas, el 9N vot SI-SI. Por qu? Por ir contra el gobierno espaol.

I ara qu votareu? (Y ahora qu votaris?)

Segurament votaria altre cop s. Cap problema. Per sabent que seria una forma dacci. A mi mimporta un rave la independncia o una altra cosa. Per no suporto la situaci actual < http://www.vilaweb.cat/noticies/jordi-borja-jo-suposo-que-votare-que-si/ > (Seguramente votara de nuevo s. Pero sabiendo que sera una forma de accin, de praxis. A mi me importa un higo la independencia u otra cosa. Pero no soporto la situacin actual).

Luego hay pasajes como este:

I ara darrere de qui hem danar? (Y ahora detrs de quien hemos de ir?)

Doncs de lAssemblea Nacional Catalana (ANC). La cosa no s una batalla entre partits. s una mobilitzaci ciutadana i que sexpressa i es canalitza a travs de lANC, els ajuntaments, mnium Cultural, etc (Detrs de la ANC. La cosa no es una batalla entre partidos. Es una movilizacin ciudadana que se expresa y se canaliza a travs de la ANC, de ayuntamientos, del OC, etc).

Por si fuera necesario: Jordi Borja es un activista-intelectual que no es joven, con mucha poltica prctica a sus espaldas, y con muchas intervenciones en el mbito de los gobiernos municipales del PSC-PSUC o ICV.

Su argumentacin, que, en principio, est meditada, no es un arranque de indignacin ante un enfado:

1. No soy independentista.

2. Participar en el referndum.

3. Votar (probablemente) a favor de la independencia.

4. Cmo se salva la inconsistencia? Porque no soporto la situacin actual. Se puede inferir de su queja su conclusin o su accin poltica? Es el mismo argumento que usaron personas como Colau, Rabell o l mismo para votar SI-SI en las jornada de movilizacin secesionista del 9N.

Los ciudadanos de Burgos, Almera, Alava, A Corua, Zaragoza, Madrid, Badajoz, que tampoco soportan la situacin actual, son muchos, tambin deben apoyar la independencia de sus correspondientes comunidades?

Cmo se llega desde A -no soporto la situacin actual- a B -ir a votar secesin el 1- afirmando y suponiendo C (no soy independentista y me importa una nariz la independencia de Catalua).

Slo cabe aadir D: soy nacionalista y en algunos momentos, a determinar, la Patria est por encima de cualquier otra cosa. Es decir, soy secesionista aunque piense que no lo soy porque todo vale contra el gobierno actual, incluso la pura y simple contradiccin (no dialctica por supuesto).

4. Consulta Podemos, en .Cat. Consulta entre las bases: 27% rechaza el 1-O; el 35% lo apoya como movilizacin; el 28% lo apoya a todos los efectos (falta un 10%). Es decir, solo el 28% lo apoya como lo que es, como referndum secesionista. El resto no: o lo rechaza (27%) o piensa que es una jornada "democrtica" de agitacin nacionalista como el 9N en la que piensan participar (acaso votando que NO).

Sin embargo, recordemos que hace apenas 9 meses, su lder, Albano Dante, en principio alguien que debera recoger estas consideraciones y opiniones, particip en la manifestacin independentista del 11S y dos das antes se fotografi con Junqueras y Gabriel sosteniendo una bandera secesionista antes de participar en un acto de las mismas caractersticas,

Cuadra? Es consistente o no lo es? No lo parece, es un mal uso de la lgica civil.

Como cierre. Un texto del presidente de ASIC/ASEC dirigido a algunos parlamentarios europeos que hablan del, digamos, "referndum" sin suficiente conocimiento de causa

Apreciado/a seor/a parlamentario/a:

No es prudente apoyar procesos polticos de otros pases sin estar bien informado de la situacin existente en ellos. El proceso que se desarrolla actualmente en la comunidad autnoma de Catalua con el objeto de lograr su secesin de Espaa carece de legitimidad democrtica por las siguientes razones:

1) Ignora la Constitucin vigente en Espaa, que fue aprobada por gran mayora en 1978, mayora que fue especialmente importante entre los ciudadanos residentes en Catalua. Dicha Constitucin establece ella misma los procedimientos para su modificacin, procedimientos que los impulsores del movimiento secesionista rechazan abiertamente.

2) La iniciativa de convocar un referndum de autodeterminacin, en el que votaran exclusivamente los residentes en Catalua, es claramente lesiva de los derechos de los ciudadanos espaoles no residentes en dicha comunidad autnoma, cuyos derechos civiles podran quedar restringidos en un territorio en el que actualmente gozan plenamente de ellos.

3) La situacin poltica de Catalua no justifica en absoluto hablar de derecho de autodeterminacin, segn una jurisprudencia claramente establecida por las Naciones Unidas, pues no se trata de ningn territorio colonial o cuyos habitantes carezcan de representacin en las instituciones y rganos de gobierno. Por el contrario, la comunidad autnoma de Catalua posee ms competencias y capacidad de autogobierno que muchos estados federados de otros pases, como la Repblica Federal de Alemania, por ejemplo.

4) Las fuerzas polticas que impulsan este proceso responden a concepciones identitarias etnicistas, segn las cuales un Estado cataln slo debera hacer suyo el patrimonio cultural de una parte de su poblacin actual: la de quienes tienen como lengua habitual el cataln.

5) Dichas fuerzas polticas, entre cuyos dirigentes abundan los casos de corrupcin en la gestin de los recursos pblicos, llevan aos orquestando una campaa sistemtica de propaganda a favor de la secesin, en claro desprecio de la imparcialidad que deben demostrar los poderes pblicos en debates de esta naturaleza. Los medios pblicos de informacin dependientes del gobierno autnomo de Catalua, y muchos de los medios privados, que reciben a su vez subvenciones de dicho gobierno, slo hablan en favor de la secesin, dejando prcticamente sin voz a quienes estn en contra de ella.

Por todo ello le rogamos se replantee su actual decisin de apoyar el Pacto Nacional para el Referndum acordado entre diversas fuerzas polticas catalanas, porque con ese apoyo est usted fomentando algo contra lo
que los demcratas europeos llevamos luchando desde los aos treinta del pasado siglo: el nacionalismo excluyente y la discriminacin por motivos de origen o identidad cultural.

Hasta aqu el texto de Miguel Candel, de nuevo una reflexin de nuestro helenista metafsico gramsciano.

Las recomendaciones:

El comit de empresa de TV3 critica los ltimos cambios por drsticos y precipitados. http://www.asec-asic.org/2017/06/15/el-spc-sindicato-de-periodistas-de-cataluna-denuncia-despotismo-y-nepotismo-en-tv3/ Tambin esta intervencin de Alberto Garzn en la mocin de censura que creo que les gustar: http://www.izquierda-unida.es/node/16644 Sobre otro cuento-siniestro que se nos ha contado en las ltimas dcadas: "BARNACLINIC, S.A. La frmula ilegal de connivencia pblico-privada en un hospital pblico" Assemblea dusuries i treballadores Tancada-Resistncia Clnic http://www.sinpermiso.info/textos/barnaclinic-sa-la-formula-ilegal-de-connivencia-publico-privada-en-un-hospital-publico

Y tambin una denuncia, ms que justa y razonable, del Grup de Periodistes Pi i Margall:

Denuncia ante el acoso y linchamiento contra el periodista Gregorio Morn

El Grup de Periodistes Pi i Margall denuncia pblicamente el acoso y los insultos en las redes sociales y en internet en general al que algunos periodistas -tambin de su mismo diario- han sometido a Gregorio Morn, compaero de "La Vanguardia", por valorar la prosa de Joan Sales.

Sin entrar en la calidad literaria de Sales, ni tampoco en su vida personal y sus contradicciones, ms extendidas de lo habitual para un intelectual en el tiempo que le toc vivir -solo hay que acudir a lo escrito por Montserrat Casals para darse cuenta de ello-, no es de recibo el linchamiento que han promovido, queriendo o sin querer, los compaeros de profesin contra Morn.

Es lamentable y ciertamente algo pattico el divertimento habitual en el que se est convirtiendo el periodismo cataln cuando un profesional escribe libremente, ya sea bajo el paraguas de la informacin o el de la opinin. Es intolerable como algunos, que se consideran la voz de toda Catalua, se lanzan -por suerte solo a travs del mundo digital- a insultar al discrepante, tal y como ha ocurrido este fin de semana contra Gregorio Morn y no hace mucho contra el periodista de "El Pas" Cristian Segura.

El Grup de Periodistes Pi i Margall denuncia y condena este tipo de lapidaciones, ms an cuando son agitadas por otros compaeros de profesin.

Vean, si les apetece (que tal vez no), algunos comentarios de la intelectualidad orgnica del secesionismo cataln: http://www.elnacional.cat/es/cultura-ideas-artes/gregorio-moran-joan-sales-juan-goytisolo-vanguardia_167103_102.html

Mi opinin, por si fuera necesaria: el homenaje de Gregorio Morn a Juan Goytisolo, justo, adecuado, necesario, no ganaba nada -perda mucho de hecho- con el inadecuado, descorts e insultante comentario en torno a la novela de Sales y del propio autor (son unas seis lneas del artculo).

Pero de ah, aceptado lo anterior, no se infiere que Morn no tenga derecho a decir lo que quiera, cmo quiera, y, desde luego, no es motivo de linchamiento ni de insultos (tan o ms descorteses o hirientes que el propio comentario de Morn).

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter