Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-06-2017

Entrevista a Joaqun Miras Albarrn sobre Praxis poltica y Estado republicano. Crtica del republicanismo liberal
El autoprotagonismo comienza siempre desde la vida cotidiana, en las condiciones concretas de cada uno, en el simple acto de hablar, de murmurar

Salvador Lpez Arnal
Rebelin


Entre otras muchas cosas, algunas de ellas recordadas y comentadas en anteriores conversaciones aqu publicadas, Joaqun Miras Albarrn es miembro-fundador de Espai Marx y autor de Repensar la poltica y Praxis poltica y eEtado republicano.

***

Nos habamos quedado en este punto. Citas a pie de pgina una obra de G. Marks traducida por Sacristn: "Marxismo y antropologa", la que se edit en la coleccin Hiptesis. Qu te parece ese obra, ese pequeo ensayo? Te sigue pareciendo de inters?

Para mi fue una lectura trascendental, que me permiti saber qu era eso que estaba leyendo, qu era el marxismo. Porque explica la ontologa antropolgica de Marx, y con eso poda llegar a comprender el sentido de su quehacer, y da razn de porqu podemos liberarnos organizando la revolucin: porque el mundo existente no es otra cosa que praxis nuestra, produccin nuestra, y porque en nuestra naturaleza subjetiva no hay una naturaleza innata que nos imponga un hacer. La obra de Marx cobraba sentido, y adems, unidad de sentido.

La obra, como recuerdas, antes he hecho referencia, se edit en la coleccin "Hiptesis" de Ediciones Grijalbo. Qu signific para ti esa coleccin que dirigieron al alimn Sacristn y Paco Fernndez Buey?

Creo que fue una coleccin magnfica: eran textos no muy largos, hasta cortos, que elaboraban pensamiento crtico y ayudaban al lector que se aproximaba al pensamiento marxista, y en general, al pensamiento revolucionario; le ayudaban porque le evitaban caer en los dogmas. La coleccin era una posibilidad de lectura para la reflexin, una alternativa a la literatura dogmtica manualstica. Eran textos rigurosos, pero bien presentados, y no muy extensos. Haba una clara concepcin de proyecto tras aquella coleccin, el proyecto de ayudar a una militancia activa, proporcionndole elementos de reflexin, pero sin pretender de decirle qu deba hacer. S insistiendo en que la lucha, la praxis, era necesaria. Hemos hablado en otro momento del libro sobre la vida de Gernimo, el apache, y sobre el hecho de que la lucha, aunque lleve a derrotas no las auto derrotas- es lo que hizo que esa etnia subsista. Ese libro, prologado por Manuel Sacristn, por ejemplo, perteneca a esta coleccin.

Dices, lo has repetido en varias ocasiones, que el ser humano es un ser que se autocrea y autoelige. Siempre? En toda circunstancia? Qu autocreacin y eleccin pueden realizar jvenes que viven en familias empobrecidas, castigadas, explotadas, oprimidas, maltratadas? No necesitaran para ello un plus de humanidad? No deberan ser ms que humanos para conseguirlo?

El autoprotagonismo comienza siempre desde la propia vida cotidiana, desde las condiciones concretas de cada uno. Y comienza en el sencillo acto de hablar con otro, de murmurar la situacin de violencia institucional impide muy a menudo, ir ms all- contra el que te explota, te trata como un inferior, como un desigual, te expolia, te despoja, te roba. Cuando se acompaa a otro que ha sido tratado injustamente, que ha sido humillado, o robado por el capital, y se le dice que tiene razn en encolerizarse y se toma una cerveza con l. Cuando uno se organiza pero hablar, entablar relacin con otro, deliberar, protestar aunque sea tan solo en ese nivel, es ya organizarse: porque organiza la confianza en primer lugar, y tras ella, organizan las ideas, el pensamiento-; o cuando uno se organiza con otro, para actuar, en una protesta, en una lucha.

En todo este tipo de acto cotidiano organizado, hecho en comn, aparentemente mnimo, casi una nada, sin embargo, se genera algo nuevo, se crea algo que antes no exista, un hacer, y se crean capacidades interiores, individuales, a comenzar por la experiencial inherente a lo hecho, que son nuevas; emerge conativamente una nueva experiencia concreta, parcial, la de esos ratos, la de esas veces, que nos transforma: un poco, pero de veras; que nos genera nuevas expectativas, nueva imaginacin prctica sobre nuevos pasos a hacer, nuevas capacidades intelectuales para la praxis. Se genera el saber hacer en comn, el saber deliberar, el saber pensar la praxis. Es la autognesis de lo nuevo en nosotros a partir de la autognesis en nuestra vida cotidiana de nuevos pequeos haceres. Ah, as, comenz todo. Siempre. A ratos, a veces, por momentos, en la medida de lo posible, pero no cejando. En el Somorrostro, en el Carmelo, en Torre Romeu, en Ciutat Meridiana. En todas partes.

Ests citando algunos barrios obreros de Barcelona. Torre Romeu, en cambio, es un barrio de Sabadell, una ciudad prxima a Barcelona a la que t te mantienes muy unido...

S, s, Y ese hacer genera cambios insospechados

Lo explica Marx en el texto al que me refera de Miseria de la Filosofa. Precisamente el otro da, Antonio Navas me dijo que haba ledo otro texto de Marx, de ese mismo periodo que iba en el mismo sentido. Hacia el final de dicha obra dice Marx que los economistas burgueses estn asombrados y escandalizados. Los obreros se han visto obligados a organizarse para luchar por una mejora de salario, para obtener ms dinero. Pero una vez organizados para ese fin utilitario, descubren la vida en comn, la nueva capacidad de hacer, de protagonizar su vivir, y ponen incluso dinero, ese que antes era su fin, para ayudar a sostener la organizacin.

No se trata de otra cosa, todos podemos participar en ello, de ello, por mal que estemos. Si lo venimos a ver, esta s es una modesta proposicin.

Prosigo con ms preguntas sobre este apartado. Pero antes de proseguir, me desvo, me salgo un poco de nuestro tema. Creo que vale la pena. Nos ha hecho una pregunta estos das pasados a los compaeros de Espai Marx, como si fuera una pregunta de selectividad: "Os atrevis a decir de qu autor es esta frase y a qu os suena?" La frase en cuestin: 

La abstraccin del liberalismo ha recorrido as, desde Francia, el mundo romnico; pero ste sigui encadenado a la esclavitud poltica, por obra de la servidumbre religiosa. Porque es falso creer que puedan romperse las cadenas del derecho y de la libertad sin la emancipacin de la conciencia y que pueda haber una revolucin sin Reforma () El poder externo no puede nada a la larga. Napolen no pudo forzar a Espaa a la libertad, como tampoco Felipe ll pudo forzar a Holanda a la servidumbre.

Algunos han acertado (yo entre ellos, que conste!). No era difcil viniendo de ti: Hegel-Hegel-Hegel pensamos los compaeros inmediatamente. Luego t respondiste con un comentario. Permteme que lo copie para los lectores. Te parece?

Me parece.

Nos decas esto. Te cito. 

"Queridos amigos: 

S, es Hegel. Pero bien podra ser Marx. Y el del 18 Brumario, citado por Antoni, que explica lo que pasa en ausencia de una alternativa -40 mil obreros muertos, y la clase campesina en plan sociedad oriental gelatinosa, o como patatas dentro de un saco de patatas, Marx dixit- es buena prueba de ello, de que podra ser de autora del fundador. Me da que Joan hace una picarda consciente cuando dice que quiz sea de los Manuscritos de Paris. Hay un texto de Togliatti, unas 40 pginas que comienza como elogio o panegrico a Labriola, y de repente se convierte en un resumen de los manuscritos del 44 y de Labriola nada ms se supo. O sea, lo que s se sabe es que Togliatti est poniendo en lnea los iconos con elegancia de gran cardenal-telogo. Y pone a Hegel-Labriola. 

La frase no tiene intrngulis: Hegel sabe como se saba antes de que el liberalismo barriera todo, que las religiones, las religaciones comunitarias, eran la instancia elaboradoras de las formas materiales de vida, de las culturas; cmo trabajar, comer, relacionarse sexualmente, divertirse, educarse eso se saba desde siempre, y lo saba la propia teologa catlica: potestas directa (principatus politicus) versus potestas indirecta, que estaba en manos de la iglesia y cuidaba de eso. De hecho, los ethos, la unidad de ethos fue desde siempre elemento intelectual consciente. Como sabemos, los Reyes Catlicos unen coronas, no crean administracin central S, s, pero sin embargo crean una institucin, una sola que s tiene unidad de jurisdiccin para todos los reinos -Alexander Parker- y es la Inquisicin-Santo Oficio, que tiene como fin unificar ethos, echar judos, echar moriscos, y luego, solo luego, quitarse de encima a los luteranos (pero este pluriempleo le fue sobrevenido). Por eso Felipe ll puede utilizarla para perseguir a su ex secretario Antonio Lpez, saltndose al Justicia de Aragn. Prez se haba refugiado en Aragn, que tena sus leyes y su organismo de gobierno con el Justiciazgo, y el Justicia de Aragn a la cabeza, pero el Santo Oficio era superior a l y no poda contravenir sus decisiones. Unidad de ethos, potestas indirecta, telogos medievales, telogos modernos, como Francisco Surez y Enrico Bellarmino 

De aqu parte Hegel, y sita que las religiones son las filosofas populares, las concepciones del mundo populares desde las que se ordena la cultura material de vida, o sittlichkeit. pero sabe que hay religaciones autoritarias -las que se basan en una estructura jerrquica de clrigos y en un Libro que impone unas formas de vida prescritas y no discutibles- y las que carecen de clero y es la propia comunidad la que elabora, interpreta etc. Entre las primeras, la catlica, la islamista, la hebrea. Entre las segundas, la religin del arte o sea los griegos, y los luteranos: o sea -y ya llegamos- la Reforma. 

La Reforma -al decir de interpretacin de Hegel- posibilita que la sittlichkeit est siempre en elaboracin y deliberacin comunitaria por parte de los luteranos, y que sea posible el reconocimiento de todos por todos. Hegel, adems, a esa sittlichkeit, a la que denomina tambin Espritu Objetivo, la considera el verdadero estado, el estado en lo fundamental, y dice que no puede haber leyes constitucionales que se elaboren y contravengan el vivir, la cultura, porque sern derrotadas. Por eso, primero, debe haber Reforma y despus, revolucin entendida aqu como revolucin poltica. 

Gramsci conoce este libro de Hegel -conoce muchos- que es Lecciones sobre filosofa de la historia universal" 

"Espero haber aclarado lo que era oscuro" nos decas. Creo que s, que nos has aclarado las oscuridades del texto hegeliano. Seguimos pronto. Lo dejamos en este punto si te parece.

Me parece.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter