Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-06-2017

Las curiosas teoras de lvaro Garca Linera

Guillermo Almeyra
Rebelin


lvaro Garca Linera (AGL) public un largo artculo en Rebelin bajo el ttulo de Fin de ciclo progresista o proceso por oleadas revolucionarias?. Dado que el autor es vicepresidente de Bolivia, ex miembro del grupo Comuna y torico del gobierno de Evo Morales, no se puede dejar pasar muchas de las cosas que escribe sin hacer algunas aclaraciones.

AGL durante varios aos propuso para Bolivia un capitalismo andino con una burguesa aymara creada y fomentada desde el Estado (capitalista) arrancado a la oligarqua por las movilizaciones populares pero rpidamente identificado con el Movimiento al Socialismo (MAS).

ste consiste en un semipartido sin vida, ni democracia interna y con poltica capitalista nacionalista - reformista y es en realidad un pool de direcciones sindicales obreras y campesinas burocratizadas que aspiran a ocupar los puestos principales en las instituciones del Estado. Ahora bien, desde la vicepresidencia del gobierno de ese Estado, AGL impulsa una poltica neodesarrollista - extractivista y una concepcin jacobina - centralizadora que privilegia las necesidades del capitalismo de Estado (gasolinazo, carretera por el TIPNIS violando la Constitucin que garantiza la autonoma indgena y propone la descentralizacin).

Segn AGL, existi una Internacional progresista y revolucionaria a nivel continental y Lula, Kirchner, Correa, Evo, Chvez y Ortega (!) habran constituido su Comit Central.

Para AGL, los explotados con las clases menesterosas y el ataque brutal del capitalismo no es contra las conquistas de los trabajadores, su nivel de vida y de cultura y sus ingresos directos e indirectos sino que es contra los Estados mediante la cada de los precios de las materias primas (el cual depende de la crisis capitalista de la demanda aunque no slo de eso).

AGL mide el poderoso ascenso poltico de las clases sociales (sic) y fuerzas polticas de izquierda que asumen el control del poder del Estado por la incorporacin masiva de diputados, asamblestas y senadores a las instituciones del Estado capitalista, sin pensar que un polica socialista es un polica del Estado capitalista y un diputado o senador socialista, un engranaje menor del capitalismo de Estado.

Para l, el gobierno es la clase dirigente, cuando el gobierno progresista es slo un ocupante extrao de un aparato estatal capitalista que trata de sustituir en las instituciones de ste a la clase dirigente, que seguir siendo capitalista mientras nadie la liquide.

Para AGL, los gobiernos progresistas efectuaron una extraordinaria redistribucin de la riqueza social y cerraron las tijeras de las desigualdades sociales cuando la realidad es que Cristina Fernndez dej una cifra de pobres (que Macri multiplic despus) apenas diferente de la que exista a fines de los noventa con el neoliberalismo y el coeficiente de Gini, que refleja las desigualdades sociales, prcticamente no se modific.

AGL, justificando el intento de reeleccin indefinida de Evo (y suyo mismo), por ejemplo, dice cuando la subjetividad de las personas (sic) y la fuerza de las personalidades es la (sic) que deciden el destino de un pas, estamos frente a verdaderos procesos de revolucin, sin pensar que podra estar ante procesos de contrarrevolucin (Napolen, Hitler).

A los que se oponen al desarrollo del consumismo y del mercado CAPITALISTA que impulsan los gobiernos progresistas les responde, simulando confusin, que no es posible suprimir el mercado porque se reproducir el mercado PRECAPITALISTA, que se basa no en el consumismo sino en el trueque o el intercambio comercial.

Para combatir contra la izquierda revolucionaria que critica el extractivismo, el desarrollismo, a sustitucin de los trabajadores, AGL inventa una izquierda inexistente que, segn l, dice que los gobiernos progresistas no estn tomando medidas ms duras de socialismo que acaben con el mercado mundial (sic), la divisin internacional del trabajo (sic) e instauren inmediatamente medidas comunistas de propiedad y produccin (sic), cuando el socialismo slo puede ser mundial, con un solo mercado y una divisin voluntaria del trabajo y el comunismo presupone la eliminacin de la propiedad privada de los medios de produccin y la reduccin extrema de la propiedad misma, salvo la de los objetos de uso elementales.

La revolucin es mundial y continental (sic) o es una caricatura de revolucin dice AGL sin demasiada precisin y elegancia, pero con razn. Eso lo opone al stalinismo, pero su prdica sobre la necesidad de un bloque no de alianzas puntuales- con las burguesas nacionales, que comparte con todos los defensores de los gobiernos progresistas y su desprecio por el anlisis clasista lo colocan entre los neostalinistas.

Dice por ltimo que las revoluciones forman parte de una sucesin de oleadas que para l parece infinita e in crescendo. No es as: el capitalismo est acabando rpidamente con las bases de la civilizacin y de muchas especies, entre ellas, la nuestra. Un triunfalismo fatalista no puede esconder el peligro de una catstrofe ecolgica y/o nuclear que los gobiernos progresistas no hacen nada por conjurar (Cristina Fernndez inaugur una central elctrica carbn y usinas nucleares en plena conferencia mundial sobre el cambio climtico).

No es cierto tampoco que el tiempo histrico est de nuestro lado, no slo porque tal tiempo histrico no existe sino que lo construyen los seres humanos con sus luchas y no tiene fines determinados sino tambin porque los plazos son cortos. Habra mucho ms que decir, pero tambin es corta la paciencia de los lectores.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter