Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-11-2005

Crisis Mxico-Venezuela
El gerente de la Coca-Cola

Miguel Bonasso
Cubadebate


Exactamente al revs de lo que sostienen algunos medios sospechosamente uniformados, el actual conflicto entre Mxico y Venezuela no es producto de la contundencia verbal de Hugo Chvez, sino de la imbatible torpeza diplomtica del presidente mexicano Vicente Fox, en su desbordado afn por quedar bien con la Casa Blanca.

As lo han entendido dos partidos decisivos del Congreso mexicano (PRI y PRD), cuyos diputados se preguntan en voz alta si deben darle permiso al mandatario para que se pasee por el mundo agraviando a Nstor Kirchner, al presidente Chvez y a Diego Armando Maradona, como lo hizo antes, durante y despus de la Cumbre de Mar del Plata. En Mxico, como se sabe, el presidente de la Repblica debe contar con la autorizacin del Parlamento para salir del pas.

La intempestiva intervencin de Fox para tratar de forzar la inclusin de un prrafo a favor del ALCA tambin ha merecido la crtica de numerosos periodistas e intelectuales mexicanos que aoran los tiempos en que Tlatelolco era una de las cancilleras ms respetadas de Amrica latina. Hay excepciones, por supuesto, como la del ex canciller de Fox Jorge G. Castaeda, que pidi lisa y llanamente la ruptura de relaciones con la Repblica Bolivariana de Venezuela. Pero a nadie sorprendi este exabrupto, porque Castaeda es un converso. Un advenedizo que hara avergonzar a su difunto padre, Jorge Castaeda sin G., que supo ser un honorable canciller en el sexenio de Jos Lpez Portillo.

En abril de 2002, el Gero Castaeda fue el artfice en la sombra de otra memorable torpeza de Vicente Fox, cuando ste le exigi a Fidel Castro que abandonara precipitadamente la Cumbre de Monterrey antes de que llegara George W. Bush. An se recuerda la famosa frase de Fox en un dilogo telefnico que el lder cubano grab y luego difundi a nivel mundial: Me acompaas a la comida y de ah te regresas.

Una conducta manifiestamente indigna y discriminatoria hacia un jefe de Estado que haba sido invitado a la cumbre por el secretario general de las Naciones Unidas, Kofi Annan. Conducta que lo inhabilita para decir que Nstor Kirchner no cumpli sus deberes como anfitrin y para enrostrarle que su pensamiento estuviera ms orientado a cumplir con la opinin pblica de Argentina que con el logro de la integracin americana. Crtica que, lejos de disminuir al Presidente argentino, lo enaltece, al ubicarlo en sintona con el sentimiento mayoritario de repudio al ALCA.

Quien escribe estas lneas tiene sobradas razones personales e histricas para respetar y amar a Mxico. All encontramos refugio los perseguidos por todas las dictaduras pentagonistas de nuestra Amrica. Como antes haban encontrado generoso asilo los republicanos espaoles, en cuyo homenaje Tlatelolco no restableci relaciones con Madrid hasta que se muri Franco. Durante dcadas la poltica exterior mexicana se distingui por su respeto irrestricto al principio de no intervencin y autodeterminacin de los pueblos, que Fox viol groseramente en Mar del Plata. As, Mxico fue el nico pas de Amrica latina que no rompi relaciones con Cuba, cuando todos los otros (incluyendo a la Argentina) doblaron la cerviz ante la presin de Washington. Y supo ser, tambin, en tiempos de Castaeda el Digno, un interlocutor respetado de las fuerzas beligerantes en Centroamrica.

En el ao 2000, el proceso de democratizacin, que haba iniciado Cuauhtemoc Crdenas con su escamoteado triunfo electoral de 1988, fue aprovechado por Estados Unidos y la derecha local, para sentar en la presidencia al hombre equivocado, este De la Ra con botas tejanas. Lo hicieron, por cierto, con el concurso de conversos como Castaeda y el finado Adolfo Aguilar Znser, que se pasaron sin respetar el tiempo de duelo desde las tiendas del PRD a las de la coalicin liderada por Fox y los ultramontanos del Partido de Accin Nacional (PAN).

Con el presunto objetivo de lograr la democratizacin del pas, ungieron al antiguo gerente de la Coca-Cola de Aguascalientes. Que sigue pensando y actuando dicho sea con todo respeto como un gerente provincial de la Coca-Cola. Arrogante con sus obreros, que en una clebre huelga lo sabotearon orinando en los tanques. Y humilde, muy humilde, con el mster de la casa matriz.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter