Portada :: Venezuela
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 27-06-2017

La doble derrota imperial

Hugo Moldiz Mercado
Rebelin


Epgrafe

A pesar de la maquinaria meditica, Estados Unidos, Luis Almagro y la violenta oposicin venezolana han sufrido dos derrotas, quiz estratgicas, el 19 de junio pasado, en su innecesaria y antidemocrtica confrontacin con el gobierno bolivariano.

-------------

El 19 de junio, en Cancn, los Estados Unidos y su injerencista OEA, as como la oposicin venezolana, sufrieron una doble derrota: diplomtica y callejera. Es decir, los planes para intervenir la Revolucin Bolivariana se quedaron en el tintero, en un caso por la posicin responsable de varios gobiernos de no secundar las oscuras intenciones de Almagro, y en otro por la masiva marcha de apoyo popular a Maduro y la convocatoria a la Asamblea Nacional Constituyente que se impuso ante los planes antidemocrticos de la oposicion.

La derrota diplomtica se registr en Cancn, Mxico, en un terreno adverso para Venezuela y los pases que se oponen a los planes intervencionistas estadounidenses. A pesar que Almagro y el canciller mexicano Luis Videgaray desarrollaron contra varios pases, principalmente del Caribe, presiones inaceptables para que acten contra el gobierno de Nicols Maduro, la resolucin concebida por EEUU y presentada a iniciativa de Mxico, Per, Colombia y otros, no obtuvo los dos tercios que se necesitaba para su aprobacin.

El proyecto de resolucin injerencista planteaba que el gobierno de Maduro desista de la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente, deje en libertad a los presos polticos, respete los derechos humanos y convoque a elecciones presidenciales. Que este proyecto fue formulado por EEUU y acatado sumisamente por algunos gobiernos lo confirma las declaraciones de Lydia Barraza, la vocera de Trump, quien sostuvo dos cosas un da despus de la derrota del lunes 19: primero, "No podemos esperar ms, tenemos que llegar a un acuerdo en la OEA para ayudar la pueblo venezolano" y segundo nuestras condiciones son claras, Maduro debe respetar la autonoma del Parlamento, liberar a todos los presos polticos y establecer un calendario electoral para todos los niveles del Gobierno". Mas injerencismo no puede haber.

El antecedente ms cercano de esta derrota imperial en la OEA se remonta al 31 de mayo, cuando una reunin consultiva de Cancilleres suspendi en Washington su primera sesin ante la falta de acuerdos entorno a dos proyectos de resolucin planteados. De nada sirvi que el inefable Almagro maniobrara para desplazar a Bolivia de la presidencia del Consejo Permanente del organismo regional el 3 de abril, ya que las posiciones latinoamericanistas y respetuosas de la institucionalidad de cada pas han bloqueado resoluciones contra Venezuela que de ser aprobadas actuaran como gatilladores de ms violencia en el pas sudamericano.

Tampoco se debe olvidar que Almagro, desde enero de este ao, hizo odos sordos a las denuncias del gobierno bolivariano sobre la violacin de la Constitucin Poltica de parte de la Asamblea Nacional que declar presidente ausente a Nicols Maduro, en una clara actitud golpista, y no cumpli la determinacin de dejar sin efecto su condicin de diputados a tres dirigentes de la derecha por el Estado Amazonas y uno del propio Partido Socialista Unificado de Venezuela. Incumplimiento que de otra parte explica la sentencia de la Sala Constitucional de declarar en desacato a la Asamblea Nacional. Todo lo contrario, lo que ha venido haciendo el Secretario General de la OEA es presionar para activar la Carta Democrtica Interamericana sin que existan las condiciones objetivas para ello.

El segundo campo de la derrota ha sido el callejero. En sintona con la Asamblea General de la OEA en Cancn, la oposicin venezolana lanz la consigna de Todos a Caracas para el lunes 19, confiada claro est en que una masiva movilizacin que hasta ahora se ha caracterizado por el uso de la violencia- iba a servir para dos cosas: primero, para actuar como mecanismo de presin extra diplomtico hacia la reunin de Cancilleres y la Asamblea General de la OEA, y, segundo, para usar la aprobacin de esa hipottica (y fustrada) resolucin contraria a Maduro para activar, con un discurso democrtico, un golpe de Estado contra el gobierno legtimo de Maduro.

El doble objetivo de la toma de Caracas no se dio. Los cancilleres de 13 pases (cinco en contra y 8 abstenciones) no viabilizaron la resolucin injerencista e intervencionista de la OEA. Pero, confirmando que el campo de lucha definitivo es Venezuela, una masiva y poderosa movilizacin a favor del gobierno bolivariano y la Asamblea Nacional Constituyente -combinada con la difcil pero madura posicin de cordura de las fuerzas llamadas a mantener el orden interior-, derrot los planes golpistas de la derecha opositora. De nada sirvi ir calendando la calle estos tres ltimos meses como bien recomienda Sharp, el autor de los golpes suaves-, pues hasta ahora ha podido ms la apuesta a la paz de la mayor parte de los venezolanos y venezolanas.

En definitiva, si hay algo que coloca sobre la mesa la revolucin venezolana es algo ya contemplado en las experiencias revolucionarias (Rusia de Lenin y Cuba por supuesto): solo la construccin de una relacin de fuerzas favorable en las calles y la posicin de firmeza de un gobierno revolucionario puede derrotar a la contrarrevolucin.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter