Portada :: Ecologa social
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-06-2017

Entrevista a Jos Herrera Plaza sobre Accidente nuclear en Palomares. Consecuencias (1966-2016)
Los Gobiernos de Espaa y EE.UU. asignan al plutonio el mismo derecho a la presuncin de inocencia que a las personas"

Salvador Lpez Arnal
Rebelin


Jos Herrera Plaza (Almera, 1955) curs estudios de Economa en la Universidad de Valencia. Tcnico Superior en Imagen y sonido, trabaja actualmente, como cmara operador, en Canal Sur TV. Desde 1985 ha seguido de cerca todo lo relacionado con el accidente nuclear de Palomares. En 2003 fue coautor y coorganizador del libro y exposicin en el Centro Andaluz de Fotografa Operacin Flecha Rota. Accidente nuclear en Palomares. Posteriormente dirigi el largometraje documental homnimo (2007).

*

Antes de seguir con el libro. La Sexta, como sabes, t mismo aparecas en el programa, dedic un Objetivo de Ana Pastor a Palomares el pasado domingo 25 de junio. Qu te pareci? Aparecieron algunos conocidos nuestros: Eduard Rodrguez Farr, Paco Castejn, el ex ministro Margallo, la ex alcalde de Palomares, etc. Crees que se reflej bien lo sucedido y la situacin actual de la cuestin? Viste alguna novedad en algunos de los temas y contenidos?

JH.- En general se tocaron los temas ms relevantes y estuvo muy trabajado, pero se le hacan preguntas para expertos a los que paradjicamente menos informados los tienen, como a la gente del pueblo o al alcalde. Est bien mostrar las lagunas de conocimiento de los propios afectados, pero fue redundante. Por lo dems, la edicin de las entrevistas la percib como efectiva y muy didctica. Afortunadamente el contenido no coincida para nada con el titular tremendista y aport la inconsistencia del Acuerdo Kerry-Margallo sobre Palomares. No me pareci especialmente novedoso en el contenido, pero consiguieron algo que a nosotros no nos fue posible y es que un empresario de las comercializadoras agrcolas hablase del tema.

Me pareci muy acertada la denuncia sobre el oscurantismo que an pervive en el CIEMAT respecto a Palomares y que durante ms de un ao hemos estado denunciando aqu mismo. Incluso pervivi alguna de las informaciones sesgadas, como cuando se dice que en la actualidad el inventario de plutonio es 500 gr. Ya lo hemos explicado varias veces: esa cifra nicamente se refiere al istopo ms numeroso, el 239. La realidad es casi del doble si tenemos en cuenta los dems (240, 241 y 238), el americio y el uranio.

Claro y conciso al respecto fue el documentalista ngel Roldn, cuya aportaciones al documental y al libro han sido decisivas. El nico gran olvido de contenido es la pretensin norteamericana de una nueva descontaminacin parcial, reflejada claramente en la pgina 3 del Acuerdo, de la aledaa Sierra de Almagrera (Zona 6). 

Vamos al libro. Estamos en el ltimo capitulo, ya estamos finalizando. Hemos hablado del CSN. Sigo pero djame preguntarte antes algunas cosas de los ltimos das. Me llega esto de ti: Quera hablarte de una persona que me ha llamado por el tema de Palomares, en el improbable caso que no la conozcas. Es periodista independiente, se llama Ana Tudela Flores y se dedica a la investigacin sobre la destruccin urbanstica del litoral. Tiene un blog magnfico: http://latule.com . Adems colabora con una gente en la pgina https://datadista.com . Su dilatado trabajo se lo autofinancian. En un pas como el nuestro, en estos instantes, su encomiable faena puede ser interesante darla a conocer en Rebelin. Gente como esta nos ayuda como paradigma a continuar con nuestros objetivos e iluminan la oscuridad en la que nos hallamos sumidos, aunque sean solo como lucirnagas en la noche. No conozco a esta periodista independiente como te dije. Nos cuentas algo de su blog?

JH.- Lo que ms me llam la atencin fue que focaliza en determinados temas y los presenta elaborados para su fcil y rpida comprensin. Un buen ejemplo es el vergonzante ahorro de 4.000 millones del Gobierno en plena crisis con el colectivo ms vulnerable: los desempleados, a base de disminuir el porcentaje de parados que cobraban la prestacin, mientras a los corruptos y defraudadores se les ofreca una amnista fiscal. Si necesidad de recordar el inacabable rosario de actos corruptos, nos sobra este nico detalle para hacernos una idea del nivel moral del Gobierno.

Esta reflexin tambin es tuya: Hola, ya sabemos que siempre aoraron muchos miembros de los principales partidos la poca del pelotazo y la burbuja inmobiliaria, donde la "plata dulce" corra por la superficie y sumideros. Tornaremos a los PGOU arrasadores, a los grandes convenios urbansticos donde las corporaciones con mayora absoluta, o si no existe esta, la extraa unanimidad de todos los partidos con representacin, votarn la destruccin del litoral para enriquecimiento de unos pocos, sin importarles el dao que ha generado en nuestra economa y del que an no nos hemos recuperado. Pero qu importa eso, si las arcas de los especuladores inmobiliarios y partidos estn vacas. Sera innecesario recordar que crecimientos urbansticos tan sbitos son ostensiblemente insostenibles y no generan ms que desequilibrios en el medioambiente, la economa, en lo social y en las dotaciones. Alimenta la corrupcin, e incrementa el ya insoportable hedor. Esta monstruosidad que acompao y que ha denunciado Salvemos Mojcar es una ms de las que se gestan en la zona. Os recuerdo que frente a Palomares hay aprobado un proyecto promovido por el Grupo Almanzora de construir frente a la histrica playa de Quitapellejos 1.500 casas y dos hoteles, lo que incrementara la poblacin estacional en un 400%. Es esta la tan cacareada recuperacin econmica? Parece que s, que por ah van los tiros realmente. Una vuelta a lo mismo. Sea como fuere, qu pasa en Mojcar? Sabes algo de la aprobacin provisional del nuevo PGOU de Mojcar?

JH.- Es el problema por tanta impunidad amigo Salvador. En muy poco tiempo volvemos a las andadas. Ser el llamado sentido cclico de la Historia. Con el nuevo PGOU de Mojcar se triplicara la poblacin en pocos aos; se construira un puerto deportivo de enorme impacto ambiental, un centro comercial, un sector industrial. as una larga lista de aberraciones urbansticas. Intentan convertir Mojcar en otro Torremolinos. La insostenibilidad, el agotar hasta el ltimo metro del litoral, les da lo mismo. Lo importante es enriquecerse aqu y ahora. Para los especuladores el nico horizonte temporal es el cortoplazo. Las generaciones futuras que arreen.

Nos tememos lo peor, porque ese Plan que parece una pesadilla, se ha redactado sin una verdadera oposicin de los dems partidos, segn denuncia Salvemos Mojcar. Eso puede significar lo peor legal y moralmente. Mientras, nuestros medios de comunicacin callan. No existe un periodismo independiente, de ah el valor y la importancia de las pocas personas que lo ejercen, como los de https://datadista.com. Por otra parte Almera es la provincia con mayor nmero de casas vacas a nivel nacional, como esqueletos de ballenas varados en la playa. Un total de 6.000, con una media de un 38 % del total. Este sinsentido demuestra que la codicia mezclada con la impunidad genera un rodillo que todo lo tritura y allana.

Citando un escrito del CIEMAT, sealas que uno de los problemas que surgieron, a principios del siglo XXI, era que algunos de los radionclidos estaban transmutndose en otros, con un tipo diferente de radiacin. Nos lo puede contar sin mucho detalle tcnico-cientfico?

JH.- La inestabilidad de los ncleos de las sustancias radiactivas hace que con el tiempo se vayan transformando en otros radionclidos. El istopo de plutonio 239 (Pu), que es el ms abundante en Palomares, en realidad lo crearon los norteamericanos en un reactor mediante la captacin de neutrones en el uranio 238 de las barras de combustible. Cuando decimos que el Pu239 tiene un periodo de semidesintegracin de 24.200 aos, significa que cuando haya transcurrido ese periodo, en 1 gr. de esta sustancia, la mitad se habr mutado en otros elementos. Una de las problemticas radiolgicas en Palomares es el Pu241, tambin presente en las bombas. Este se semidesintegra cada 14,4 aos y se transmuta en americio 241 (Am241) que, adems de radiacin alfa, emite tambin radiactividad gamma. A diferencia de la alfa, la gamma es penetrante, lo que puede generar contaminacin externa, simplemente por transitar o acercarse a los parajes donde se hallen.

Hablas de una propuesta de actuacin del CSN de diciembre de 2001. En qu consista?

JH.- Es un documento clave en el lento y dificultoso proceso de convencer a las distintas autoridades a movilizarse para proveer una partida presupuestaria con la que realizar un inventario radiolgico y la adopcin de medidas que condujeran a la restriccin de las reas ms contaminadas.

Por cierto, estamos en el momento del segundo gobierno Aznar. Cul fue la actitud general de ese gobierno?

JH.- No fue nada fcil convencerlos a todos para dar prioridad a un problema heredado del franquismo, en una lejana y pequea poblacin del sureste de Espaa. Para ser justos hemos de recordar que estaba de Director del CIEMAT Csar Dopazo. Se trataba de incluir el compromiso gubernamental para el inicio del Plan de Investigacin, donde se incluiran expropiaciones. Pero aunque entr con calzador, se consigui meter en el ltimo Consejo de Ministros por medio de la Ley 62/2003 de 30 de diciembre, de medidas fiscales, administrativas y de orden social, para la consecucin de los objetivos de poltica econmica fijados en la Ley de presupuestos generales del Estado. En el artculo 130 se daba un plazo de 6 meses para dicha aprobacin, adems se declaraba de inters general el Plan y sobre las actuaciones llevarn implcita la declaracin de utilidad pblica a los efectos previstos en los artculos 9, 10 y 11 de la Ley de 16 de diciembre de 1954, de Expropiacin Forzosa.

Juan Antonio Rubio fue director del CIEMAT desde 2004 hasta su fallecimiento en 2010. En su mandato se realizaron con eficiencia y rigor el inventariado radiolgico y el proyecto de estrategias de rehabilitacin. (Foto: CERN)

 

Hablas bien de Juan Antonio Rubio, nombrado director del CIEMAT en 2004. Nos cuentas algo de l? Le conoces personalmente?

JH.- Le entrevist un par de veces como cmara de Canal Sur TV para otros temas. He de confesar que me produca un tremendo rechazo su retrica sobre Palomares de cara a la opinin pblica: No hay nada, pero si hubiese algo y yo pensaba: entonces para qu tanto barullo y esfuerzo. Lo haca con la mejor intencin; la de no alarmar ni daar la vulnerable economa local, que ya haba sufrido demasiado con su estigma, pero utilizaba esas frases tan manidas de antao que por supuesto, no reflejaban la realidad ni nunca presagiaban nada bueno. Pero ya lo deca Jesucristo: por sus hechos lo conoceris. De la fobia inicial al reconocimiento personal por la contundencia de sus hechos, pues luch denodadamente por sacar adelante el inventario radiolgico y la redaccin preliminar de unas estrategias de remediacin. Su quehacer y xito en las metas propuestas han quedado como un legado para las gentes de Palomares.

Qu quiere decir Rubio cuando afirma que el problema de Palomares era fundamentalmente social?

JH.- Los Gobiernos de Espaa y EEUU le asignan al plutonio el mismo derecho de presuncin de inocencia que a las personas, al mismo tiempo que impiden cualquier estudio cientfico que pueda contradecir esa inocencia o inocuidad en la salud de los vecinos. Ello significa que la nica evidencia de daos posteriores al accidente son los econmicos. Con el sensacionalismo meditico que ha padecido Palomares en estas dcadas, se ha generado menoscabo en sus dos pilares econmicos: la agricultura y el turismo. Incluso se ha cuantificado este dolo en un estudio encargado por el Gobierno, el cual permanece secreto, como casi todo lo relacionado con Palomares. Le han llamado de distintas maneras: la maldicin de las bombas, el lastre, estigma del pasado. Se trata de un problema muy peculiar. Sus afectados creen que no pueden rebelarse, ni vindicar una solucin final porque toda aparicin en los medios es susceptible de daar su economa al poder generar una reaccin paranoica y desproporcionada, lo cual dificulta y alarga una potencial solucin. Esta es la vertiente social de la situacin radiolgica que padecen. 

Sealas un sensible punto de inflexin en la actitud institucional hacia Palomares en 2004. Te pregunto ahora sobre ello.

JH.- Vale, cuando quieras.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes. 

 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter