Portada :: Chile
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-06-2017

Devolucin de los dineros a la familia Pinochet
Devolvamos todo...

Aldo Torres Baeza
Rebelin


La Corte de Apelaciones de Santiago orden la devolucin de los dineros y bienes decomisados a la familia de Augusto Pinochet. 17 millones de dlares a alguien que, como dictador, logr juntar solo 1. No cuadra, pero as es. En fin. Yo propongo tomar un dlar cada uno de los 17 millones de chilenos, e ir a devolvrselos a los Pinochet.

De paso, devolvamos tambin el deambular eterno de madres y abuelas, preguntando desesperadamente por sus hijos, por sus nietos: es moreno, tiene bigote, pantaln azul y camisa blanca, lo han visto?... alguien lo ha visto? es mi hijo, mi nieto, donde est, quien lo ha visto!... Devolvamos la impotencia, el silencio y la amargura espesa en la garganta de esas madres y abuelas, cuando pasaban y pasaban los das, y las noches se hacan cada vez ms fras y cada vez ms largas, y ellos no aparecan por ningn lado, ellos no estaban.

Eran detenidos.

Fueron desparecidos.

Devolvamos los rieles del tren en que amarraban los cuerpos humanos antes de lanzarlos al mar.

Devolvmosle el cadver frio de esas nias, de 15 y 16 aos, que un da sacaron del Liceo 1, y que sus padres nunca ms volvieron a ver. Nunca ms.

Devolvmosle las lgrimas de aquellos padres que vean como destrozaban sus familias mandando a sus hijos al exilio.

Devolvmosle las balas con que apagaron el canto de Vctor Jara. Todas, una a una.

Devolvamos las crceles donde se encerraba a la gente para que el mercado fuera libre.

Devolvamos la sangre, los gritos, las lgrimas, el miedo y el fuego. Devolvamos la noche que cay sobre Chile. Saquemos de la historia todos esos das en que un puado de maniticos de la DINA y la CNI eran dueos de un pas. Y devolvmosle todos esos das a la familia Pinochet. Todo devolvamos, que nada de esos nos quede.

Devolvmosle el fuego con que quemaron vivos a Carmen Gloria Quintana y Rodrigo Rojas de Negri, tambin las declaraciones de Luca Hiriart: para qu se queja tanto esta nia, si se quem tan poco. Devolvmosle el otro fuego, aquel con el que Sebastin Acevedo se quemaba a lo bonzo al no encontrar justicia por la desaparicin de su hijos.

Devolvmosle la noche en que acribillaron a los hermanos Vergara Toledo, colmando de ruido el alma de su madre. Devolvmosle todas las tardes en que Luisa Toledo buscaba a sus hijos en el color de las nuevas flores que brotaban de su jardn, en la profundidad de la tierra, en los atardeceres de nubes rojas y al interior de su vientre.

Pero sus hijos no estaban.

Y nunca mas estaran.

Devolvmosle el golpe de Estado, los toques de queda, las pat en la raja de los milicos y los culatazos en las costillas. Devolvmosle El Mercurio, el cometa Halley, el vidente de Peablanca, la UDI, Jovino Novoa, Villa Grimaldi, Londres 38, los sapos en las universidades, los autos sin patentes, los chanchos, Colonia Dignidad y Karadima. Tambin a Hernn Larran, que pona las manos al fuego por Karadima, las mismas manos que aos atrs pona por Colonia Dignidad.

Devolvmosle todo a los Pinochet, todo. Que nada quede: devolvmosle su sistema de pensiones, que tiene a los profesores de esta nacin recibiendo 4 veces menos pensiones que un militar. Devolvmosles su sistema electoral. Su constitucin. Su transicin pactada y el saqueo de Chile.

Llevmosle todo a los Pinochet, todo. Vaciemos a Chile de ese Chile.

Y entonces, desde las ruinas, sobre las montaas y los bosques, construyamos otro Chile. No uno hecho por mercaderes y custodiado por militares. Un Chile donde quepan muchos Chiles. Un pas que no confunde nivel de vida con nivel de consumo. Un pas donde todava hay seoras humildes que invitan a tomar el t y a comer tostadas con mantequilla bien cerquita de la estufa, mientras se habla del clima o se juega a las cartas, y se vive por puro vivir nomas, as como juega el nio sin saber que juega o canta el pjaro sin saber que canta. Ese Chile sencillo que qued aplastado por el miedo al otro, el consumo y la apariencia.

Todo devolvamos.

Que nada quede.

All vamos, familia Pinochet, les devolvemos sus dlares y su Chile, les devolvemos todo. Tmenlo, es suyo. No queremos ninguno de sus rastros. No ms. Nunca ms.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter