Portada :: Chile
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-07-2017

La anticoncepcin de la sociedad neoliberal

Paul Walder
Punto Final


Este gobierno cumplir tcnicamente su ciclo poltico y administrativo en marzo del prximo ao, aun cuando lo ha terminado de forma efectiva desde hace meses en un largo y aburrido rito de desaparicin de un gobierno que perdi no slo el impulso, sino su sentido al primer ao. Con la desguazada reforma tributaria por sus mismos aliados, a escasos meses de haber llegado a La Moneda, sell su destino. Un proceso abortado desde sus inicios. Una carrera no realizada.

Hoy son otras las corrientes que mueven la poltica. Est la percepcin, que es cada da realidad, evidencia, del inicio de un nuevo ciclo, una etapa an difusa con el reemplazo de actores y objetivos. Atrs, que es tambin un persistente presente sobre la inercia del actual gobierno, queda el escenario de la transicin, los nefastos consensos sobre la connivencia entre los grandes negocios y la poltica. En estos ltimos aos, que han coincidido con el segundo periodo de Michelle Bachelet, ha ocurrido la mayor debacle poltica y social de la historia reciente, tal vez slo comparada con el recambio, a finales de los aos 80 del siglo pasado, de una dictadura a una larga e incompleta transicin hacia una plena democracia.

Este descarrilamiento, este monumental cortocircuito en el cableado del duopolio binominal, cobra evidencia por un lado cuando vemos desplomarse todo el andamiaje y decorado de los ltimos treinta aos, empujado por permanentes y masivas movilizaciones sociales. En la otra cara, pero tambin como efecto y continuidad de la corrupcin y desastre, emergen nuevas organizaciones y formas de agrupacin. Como ltima pero no final consecuencia, aparecen nuevos sentidos y horizontes.

El orden saliente, o decadente, se ha basado en la destruccin y la explotacin de la riqueza y los trabajadores por ya varias generaciones. En la superficie, en el marketing y la publicidad poltica, un crecimiento del PIB que ha saltado desde los 31 mil millones de dlares de 1990 a los 277 mil millones de 2014. Bajo la rutilante cifra, una riqueza canalizada en pocas familias y accionistas sobre el despojo, la devastacin y una falsa modernidad basada en el consumo de masas.

Chile ha sido arrasado sin sentido de futuro o de solidaridad generacional. Es este el punto tal vez crucial que hizo despertar a los estudiantes hacia finales de la dcada pasada. Este diseo de sociedad, basada en la ambicin y la codicia sin lmites, en el lucro permanente, en la ilusin de un presente continuo, logr crear fortunas para el ranking Forbes junto a la siembra del germen de la destruccin social, de la absoluta desigualdad y la negacin del futuro.

Edmund Burke escribi hace ms de 200 aos que el verdadero contrato social no era el propuesto por Rousseau, entre el soberano y el pueblo, sino una asociacin entre generaciones. La sociedad es de hecho un contrato el Estado es una asociacin no slo entre quienes viven, sino entre quienes viven, quienes han muerto y quienes han de nacer. Un sentido de sociedad que el actual orden poltico y econmico ha destrozado. El neoliberalismo no slo arrasa con la relacin entre gobernantes y representados de Rousseau sino tambin quiebra la asociacin y el sentido de continuidad entre generaciones.

Es de una claridad palmaria esta ruptura en el despojo consciente y sistemtico de los recursos naturales, pese a todas las advertencias y evidencias de la catstrofe ambiental y climtica. Pero esta concepcin (o anticoncepcin) de la sociedad tiene el mismo objetivo de una clausura presente, de una mirada acotada y miope, hacia las futuras generaciones. Ya no a los trabajadores y los consumidores expoliados como recursos laborales y generadores de plusvalores (qu mejor ejemplo las AFP y las miserables pensiones), sino tambin a las futuras generaciones, atadas a la banca y a las herramientas financieras desde la ms tierna adolescencia. El futuro es hipotecado para el lucro presente y continuo de corporaciones y especuladores, de una sociedad que no tiene ms objetivos u horizontes que agitar la levadura del gran capital.

Hace ms de una dcada los estudiantes se observaron en esta lnea de produccin continua generadora de rentabilidad corporativa. Es hoy el momento de la transformacin de las mismas bases societales.

Publicado en Punto Final, edicin N 878, 23 de junio 2017.

[email protected]

www.puntofinal.cl



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter