Portada :: Chile
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 01-07-2017

Arboles transgnicos amenazan al bosque

Isabel Diaz M.
Punto Final


Crece la resistencia al negocio forestal en diversos puntos del centro-sur de Chile. Los mega incendios del verano pasado y la amenaza de introducir árboles transgénicos al medio natural, que expandira el desastre de las plantaciones de monocultivos, gatillaron un proceso de articulacin de diversas organizaciones sociales que culmin con una semana de protesta y agitacin contra un modelo depredador que saquea los territorios.

Las acciones giraron en el rechazo al Congreso de Biotecnologa de Arboles de la Unin Internacional de Organizaciones de Investigacin Forestal (Iufro), realizado en Concepcin, que reuni a investigadores de todo el mundo para promover el desarrollo de la modificacin gentica de rboles en Chile, buscando facilitar procesos industriales extractivistas bajo la fachada de una actividad cientfica neutral.

La conferencia internacional fue financiada por Celulosa Arauco, del Grupo Angelini, que junto al Grupo Matte concentran el 70% de las exportaciones forestales; y por el Fondo Nacional de Desarrollo Cientfico y Tecnolgico (Fondecyt), dependiente del Estado. Tambin lo auspiciaron tres empresas transnacionales: Gondwana Genomics, Suzano Papel e Celulose y SweTree Technologies.

Denunciamos el lobby empresarial desplegado por las empresas forestales Arauco y Mininco, entre otras, que tienen secuestrado el conocimiento de las universidades y el trabajo cientfico para seguir afectando el bienestar de la poblacin que vive rodeada de grandes plantaciones de pino radiata y eucaliptus, dice la declaracin pblica de las organizaciones convocantes a la semana de protesta, la cual se inici con una funa al Congreso de Biotecnologa de Arboles durante su inauguracin.

De visita en Chile, Anne Petermann, directora de Justicia Ecolgica Global y coordinadora internacional de la Campaa Alto a los Arboles Transgnicos, sostiene que existe una clara relacin en la eleccin del pas por parte de la Iufro y el deseo de la industria y el gobierno local de promover all las plantaciones de rboles transgnicos. Esto ocurri con la Conferencia de Biotecnologa de Arboles Iufro 2011 que tuvo lugar en Brasil, donde se aprob la produccin de eucaliptos genticamente modificados en 2015; y Estados Unidos, que fue anfitrin de la Conferencia Iufro de 2013, hoy est tratando de legalizar plantaciones de eucaliptos transgnicos.

 

AVANZA LA DEVASTACION

Los rboles transgnicos amenazan con expandir el desastre de las plantaciones de monocultivos de pino y eucaliptus en Chile, que producen impactos devastadores en las comunidades rurales, la salud de la población, el acceso al agua, la agricultura y los bosques. Al igual que los transgnicos agrcolas, no son para satisfacer ninguna necesidad de la gente, sino que estn diseados solamente para aumentar las ganancias de las empresas. 

Lucio Cuenca, director del Observatorio Latinoamericano de Conflictos Ambientales (Olca), asegura que la industria forestal mediante la modificacin gentica busca enfrentar algunas dificultades cmo el manejo de plagas, tener especies que se adapten a las nuevas condiciones ambientales producto del cambio climtico, y rboles que crezcan ms rpido, siendo su eje central la multiplicacin de las ganancias, sin considerar los impactos a los ecosistemas y las comunidades locales.

Debido a que estos rboles estn diseados para crecer ms rpido y ms grandes, utilizaran mucha ms agua que otras plantaciones y degradaran ms rpido el suelo. Usaran ms agrotxicos, lo que har que ms agua sea envenenada, ms tierra contaminada, ms animales enfermos o muertos, y la salud de la gente se ver ms afectada.

Advierte que en Chile no existen normativas sobre investigacin y bioseguridad en el desarrollo de rboles transgnicos, que le otorguen certidumbre a las empresas involucradas en el negocio. El Estado invierte millonarios recursos en investigaciones en distintos centros universitarios con participacin de las empresas, para el desarrollo de esta nueva tecnologa. Al respecto no hay informacin pblica, ni debate democrtico, en cuanto a los riesgos que esto representa.

Para el director del Olca, organizacin que es parte de la Campaa Internacional Alto a los Arboles Transgnicos, la transgnica forestal se viene investigando hace un tiempo en Chile, pero el movimiento social ha logrado retrasar su avance mediante la paralizacin del proyectos UPOV91, proyecto de ley de obtentores vegetales o Ley Monsanto, y la ley de bioseguridad, que permita legalizar la introduccin de plantas transgnicas al medio natural. La biotecnologa transgnica es una ciencia interesada, que se hace a la medida del inters de las empresas forestales, seala.

 

NEGOCIO FORESTAL E IMPACTO

A LA ECONOMIA LOCAL

En la Regin del Bo Bo, las plantaciones forestales sobrepasan las reas verdes nativas, con ms de 1,2 millones de hectreas. La comuna de Tom es una de las afectadas. Andrea Robinson, de la Coordinadora Tomecina, alerta de los temores de la comunidad por la introduccin de rboles transgnicos: profundizacin de la crisis hdrica y de la contaminacin que afecta a las actividades econmicas locales, causando empobrecimiento en los territorios.

Los árboles transgénicos no crecen solamente donde son plantados, ellos pueden esparcir su polen y semillas en otras plantaciones y bosques, lo que los hace aún más peligrosos ya que si este fenómeno comienza, no hay forma de detenerlo.

La dirigenta cuenta que en Tom son muchas las familias y organizaciones territoriales, como la Unin Comunal de Huertos Orgnicos que trabajan la tierra de manera sustentable, que se estn organizando en contra del modelo forestal, pues ste constituye un atentado a la soberana alimentaria, a la economa de subsistencia y a la forma de vida de las comunidades.

Desde hace unos cuatro aos, los pobladores de Tom estn luchando contra el proyecto GNL Penco-Lirqun, que busca instalar un terminal martimo para el traslado de gas en la baha de Concepcin. Hoy el llamado es a organizarse y movilizarse contra el modelo forestal: No queremos que vuelvan a decidir por nosotros, aspiramos a una comunidad autnoma, con democracia popular, seala Andrea Robinson.

Edison Neira, vocero de la Coordinadora Penco-Lirqun, afirma que la catstrofe de los incendios forestales del verano pasado, que dej al descubierto las redes de negocio y lucro, la existencia de plagas, su descontrol y cobros de seguros, marc un antes y un despus en la percepcin social sobre el impacto del modelo forestal. Muchos pobladores a partir de ese hecho empezaron a cuestionar la masividad y los riesgos de los monocultivos, que constituyen un grave peligro de incendios forestales por ser altamente inflamables y grandes propagadores del fuego porque secan todas las fuentes de agua. Por mucho tiempo los pobladores de territorios rodeados de plantaciones forestales hemos sido pasivos, a diferencia del pueblo mapuche que lleva mucho tiempo resistiendo a los impactos del modelo, dice.

Neira agrega que con la semana de agitacin se busc generar una contrarrespuesta de los pobladores a la conferencia Iufro. Uno de los objetivos a largo plazo es eliminar el Decreto Ley 701, con el cual el Estado entrega subsidios directos a las empresas forestales, que han alcanzado hasta el 90% del costo de sembrar sus plantaciones. Desde la Coordinadora Penco-Liqun nos estamos articulando con varias organizaciones por la recuperacin de nuestro mar, en manos de los industriales pesqueros, y nuestra tierra, devastada por las forestales, para que nuestros pobladores puedan vivir y desarrollarse, gestar economas locales y reconstruir el tejido social. Queremos el territorio para los pobladores y nos estamos levantando para defender lo nuestro.

 

EL PUEBLO MAPUCHE

Y LAS RESISTENCIAS

Alfredo Seguel, de la Red de Defensa de los Territorios de La Araucana y del Colectivo Mapuexpress, advierte que los principales afectados a causa de los monocultivos forestales en La Araucana y buena parte de Bo Bo son comunidades mapuches, quienes han sido objeto de despojo territorial, empobrecimiento, crisis hdrica a causa de la alta concentracin de plantaciones, depredacin del territorio y emigraciones forzadas. Hoy la amenaza de transgnicos es intensificar estos daos e impactos y aumentar los conflictos. Las modificaciones genticas son para generar rboles que sigan masificndose en la cordillera, para que capten agua ms profunda de las napas subterrneas y seguir desequilibrando la biodiversidad y ecosistemas. No hay tica, no hay principios, no hay moral, no hay un mnimo de capacidad de replantear las actividades econmicas en que se considere el respeto a las personas y la naturaleza. Solo actos primitivos de lucro a costa de la depredacin, plantea.

Para Seguel, existe una resistencia activa al modelo forestal en diversos puntos del centro-sur de Chile, y cada vez ms fuerte se levanta la posicin de exigir restauracin de los territorios, de frenar y revertir los monocultivos de plantaciones que superan los tres millones de hectreas y de abrir espacio a otras formas de desarrollo, pensando en las economas locales, en mercados con identidad, pertenencia y solidaridad, no este mercado de muerte y depredacin que es la industria forestal. En este contexto, los transgnicos son nuevas formas de amenazas. Plantean nuevos desafos para evitar su propagacin ante el descriterio de empresas, sectores del Estado y grupos acadmicos a quienes nada les importa el bien comn, afirma.

Lucio Cuenca aade que en todos los pases donde existen conflictos asociados a la expansin de la industria forestal, se vinculan a los procesos de concentracin de la tierra que generan las empresas en desmedro de las comunidades campesinas e indgenas. Los pases de la regin tienen problemas no resueltos con los pueblos indgenas y justamente en sus territorios -como ocurre con el pueblo mapuche- se expande esta industria.

El director del Olca denuncia que la poltica de proveer de materias primas a bajo costo a los pases de alto consumo, sin considerar los impactos sociales, culturales, vulneracin de los derechos humanos y empobrecimiento de nuestros pases, es impulsada desde organismos internacionales como la FAO (Organizacin de Naciones Unidas para la Alimentacin y la Agricultura), y subsidiada por los Estados en funcin de la economa global.

 

 

Publicado en Punto Final, edicin N 878, 23 de junio 2017.

[email protected]

www.puntofinal.cl



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter