Portada :: Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-06-2017

Un premio a la concordia para la UE?

Rafael Silva
Rebelin


"A la Unin Europea hoy premiada Naciones Unidas la ha acusado de violar derechos humanos y la ley internacional con el cierre de fronteras y las expulsiones colectivas. En ella estn algunos de los mayores exportadores de armas Francia o Alemania y en ella hay naciones que apuestan por un crecimiento mayor de su gasto militar. En ella se registra un recorte de derechos y libertades, con leyes mordaza, decretos de estados de excepcin y participacin habitual en bombardeos a terceros pases en nombre de la paz y la seguridad" (Olga Rodrguez)

"Siguiendo est lgica, para el prximo ao habra que conceder el Premio de la concordia a la OTAN y, para el siguiente, al BCE y despus al Pentgono" (Miguel ngel Llana Surez)



En fechas recientes, el Jurado de los Premios Princesa de Asturias ha reconocido a la Unin Europea con el Premio a la Concordia. As, como lo leen. Una estructura supranacional a modo de funesto "club europeo" no sera digno de ningn reconocimiento, pero con todo lo que est ocurriendo desde hace varios aos ac, la mencin resulta de todo punto grotesca. Una ristra de loas y alabanzas justificaron, al decir del Jurado, la concesin de este premio, que no hace ms que confirmar la decadente sociedad europea que nos ha tocado vivir. Cmo es posible que pueda ser galardonada una organizacin que impone rutas mortales a las personas que migran, que los abandona a su suerte en el Mediterrneo, que condena a su propia poblacin europea a la pobreza y a la desigualdad, que recorta crecientemente derechos y libertades, que impone una cruel austeridad a sus Estados miembro, que respira xenofobia en multitud de pases y partidos, y que es fiel aliada de una OTAN cada vez ms consagrada al belicismo ms despiadado? Vivimos en una Europa plagada de campos de refugiados, bajo un clima de constante represin ante los derechos humanos fundamentales, cuyos Gobiernos se declaran ausentes en su proteccin, y que observa una fantica prctica de los postulados neoliberales. Y ante tal panorama, un Jurado concede a esta Unin Europea un galardn a la concordia. Podra ser incluso causa de risa, si no fuera por lo absolutamente pattico del asunto.

Esta Unin Europea "de la Concordia" lleva cerrando el paso a los refugiados desde que estallaran las primaveras rabes de 2011, y convirtiendo nuestro Mar Mediterrneo en la fosa comn ms grande del mundo, donde slo durante 2016 perdieron la vida ms de 5.000 personas. Esta Unin Europea cierra las rutas ms seguras, y bajo un indecente acuerdo con Turqua, se desentiende de los refugiados, a cambio de una asignacin econmica. Lo importante para esta Unin Europea "de la Concordia" no es atender a los derechos humanos de millones de personas, sino externalizar y cerrar sus fronteras, traspasando el problema a terceros pases con menos capacidad y recursos que los del Viejo Continente. Tambin estn llevando a cabo estas prcticas con pases africanos, para que stos controlen y frenen el paso de migrantes, o readmitan a sus nacionales. Estos indecentes acuerdos se extienden a pases como Libia, Marruecos, Eritrea o Sudn del Sur. Y as, cierres de fronteras, vallas y alambradas, concertinas, campos de refugiados sin las mnimas infraestructuras (que adems son desmantelados, como el de Calais, en Francia), y toda clase de impedimentos de cara al reconocimiento del derecho al asilo es lo que los refugiados encuentran en este continente "de la Concordia". En nuestro caso, adems, nos encontramos con el drama cotidiano de las pateras, de los saltos a las vallas de Melilla o Ceuta, o de los infames Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE). Todo un explosivo "cctel de la concordia" para el Jurado de los Premios Princesa de Asturias.

Es sta una Unin Europea que se blinda ante cualquier evento festivo o deportivo, o ante cualquier cumbre de lderes mundiales o foro internacional, ya que posee en sus carnes la experiencia de mltiples atentados terroristas en su suelo. Atentados que ocurren porque, segn las autoridades europeas o de sus Estados miembro, los terroristas "quieren acabar con nuestro sistema de libertades", pero en cambio no miran ms all, no cuestionan lo ms mnimo las perversas polticas que llevan a cabo en Oriente Medio, en Asia o en frica, donde siguen a pies juntillas los aberrantes dictados de la OTAN y de los Estados Unidos. Una poltica exterior belicista, armamentista e imperialista, que mientras afirma "luchar contra el terrorismo", financia y exporta armas a los principales actores que en el mundo rabe sostienen las doctrinas ms fundamentalistas. Desde esta Unin Europea "de la Concordia" se exportan armas a los mismos pases en guerra de los que huyen los refugiados. Muchos pases europeos mantienen acuerdos, convenios y estrechas relaciones de amistad con gobiernos dictatoriales, con monarquas absolutistas o con potencias ocupantes que violan sistemticamente los derechos humanos. Y desde dentro de sus propias sociedades, se fomenta a organizaciones ultraderechistas, fascistas y neonazis, que abogan claramente por modelos de sociedad excluyentes y racistas. El fascismo europeo est en auge, y los mensajes de odio, racismo y supremacismo se escuchan prcticamente en todos los pases europeos. Todo ello delimita el marco de una Europa hostil, en claro declive poltico y social, y anclada en los fracasados postulados del libre comercio, de la austeridad y de los planes de ajuste estructural.

Hasta qu punto puede llegar el cinismo de una sociedad que dice premiar por unos valores cuando la organizacin premiada ejerce justamente los valores contrarios? Miguel ngel Llana Surez lo ha explicado de forma clara en este artculo para el medio asturbulla: "Premiar precisamente a la Unin Europea por "su colaboracin en la implantacin y difusin en el mundo de valores como la libertad, los derechos humanos y la solidaridad" no deja de ser un insulto o una burla a todos aqullos a los que les niegan los ms mnimos derechos humanos y libertades. Se premia a la UE justamente por lo contrario que dicen premiar, es decir, por lo bien que est haciendo su papel de gendarme de todo lo que sea neoliberalismo y de todo lo que tal modelo implica: recortes sociales, polticos, econmicos, etc. Sobran datos sobre la vulneracin de cualquiera de los derechos que la UE dice defender y que el jurado de los Premios dice premiar". Hoy da, esta UE de la "concordia" es slo una fbrica permanente de parados, de marginados y de precarios, a los cuales se les informa en los noticieros cul ha sido el siguiente rescate bancario que se ha practicado (los ltimos a bancos italianos, en esta misma semana), o cul es la convergencia macroeconmica a la que se tiende, en forma de rebaja del dficit pblico. Modelo de sociedades insensibles y violentas, desiguales y faltas de cohesin, crueles y despiadadas, forman actualmente esta Unin Europea merecedora de galardn tan prestigioso. El culmen de una sociedad absolutamente envilecida.

Vergenza debera darnos como europeos, y ms an como espaoles, cuando es un Jurado de una organizacin de nuestro propio pas el que propone a esta indecente y aberrante Unin Europea para un premio a la concordia. Estamos a aos luz de merecer un galardn semejante, ya que hemos de evolucionar mucho y madurar como sociedad para comprender siquiera el verdadero significado de la concordia. Concordia es armona, es paz, es seguridad, es tranquilidad, es garanta de una vida placentera, todo lo cual es diametralmente opuesto a la vida que hoy da podemos vivir en nuestro continente. Un continente gobernado por unas macabras instituciones consagradas al ms fantico neoliberalismo, que condena a las mayoras sociales a la pobreza, a la precariedad, al exilio, al paro, a la miseria, a la barbarie, a la exclusin. Justo todo lo contrario a las bases de la concordia. Jams disfrutaremos de concordia en un continente gobernado por unas instituciones que profesan tal ideologa, y que ponen en prctica salvajes planes de rescate de los ms poderosos, mientras condenan a los ms vulnerables. El Jurado de los Premios Princesa de Asturias debera en primer lugar comprender qu es la concordia, antes de conceder un premio de tal naturaleza. Slo desde un cinismo atronador, y desde un profundo desprecio a los derechos humanos ms elementales, se puede conceder un galardn de tal naturaleza a esta Unin Europea. Hoy da, la Unin Europea slo puede ser candidata a premios que ensalcen la violencia, la discriminacin, el enfrentamiento y las salvajes sociedades de nuestro tiempo. Los eufemismos han llegado a tal extremo que a todo eso parece ser que se le llama "concordia".


Blog del autor: http://rafaelsilva.over-blog.es

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter