Portada :: Mxico
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-06-2017

Los normalistas, la educacin pblica y Mxico

Francisco Lemus
Rebelin


Una de las muy escasas oportunidades para salir de la marginacin la representan las escuelas Normales rurales, que para muchas familias campesinas son la posibilidad de que sus hijos puedan aspirar a una vida mejor. Primero despojados de oportunidades en la marginacin del campo, ahora en las aulas de clase gracias a las contrarreformas neoliberales. La historia de las Normales rurales en Mxico ha estado marcada por la lucha social, desde su nacimiento, con el proyecto de educacin socialista, hasta el auge de las acciones guerrilleras en la dcada de los 70. Esto las convierte en una amenaza viviente para el Estado que preferira que los Normalistas se integraran a la apata que caracteriza en este momento a la mayor parte de los estudiantes.

Pero an en los momentos en que los estudiantes han buscado hacerse escuchar hay algo que distingue a los normalistas. El ejemplo ms notable es el del movimiento #YoSoy132, al que bast una accin represiva por parte del gobierno federal el 1 de diciembre de 2012 para desmovilizarlo y sumarlo a las luchas del pasado.

Una historia de lucha no se puede subestimar tan fcilmente, y a pesar de sus errores tcticos y estratgicos, hay que reconocer que los normalistas han tenido el temple de salir una y otra vez despus de las acciones represivas del Estado, ya sea mediante el gobierno federal, estatal y a veces hasta municipal.

El gobierno federal sabe que tiene en ellos y en los profesores sindicalizados a sus adversarios ms fuertes en su plan de llevar a cabo una contrarreforma que le ponga fin de una vez por todas a la idea de educacin pblica que Mxico ha tenido hasta ahora, para entonces poder seguir con otros contrincantes menores en nmero y en organizacin: los estudiantes y profesores universitarios.

La educacin pblica y gratuita tena un fin en la era del modelo de sustitucin de importaciones, generar mano de obra capacitada para inversionistas nacionales o extranjeros, ahora que es ms negocio vender servicios, se ha decretado que la educacin, an esa que genera obreros, debe ser un bien de mercado, y quien se esfuerce debe ser quien acceda a ella.

El normalista asume, hoy ms que nunca, que para poder sobrevivir tendr que enfrentarse al Estado para el que es un estorbo. No slo reconoce que es el heredero de una lucha de casi 100 aos, tambin reconoce que para el Estado sus padres y abuelos fueron instrumentos y ahora son estorbos, que si no luchan van a desaparecer no slo figurativamente, tambin fsicamente.

El problema es que el resto de la sociedad se niega a aceptar que si los normalistas desaparecen, y con ellos el modelo de educacin pblica, las repercusiones en el aumento del costo de la vida y los retrocesos en la vida democrtica del pas no se harn esperar, afectando a los sectores ms precarios que, vale aclarar, son ya ms del 60 por ciento de los mexicanos.

La retirada del Estado mexicano de sus obligaciones sociales slo puede dar pie a pensar que prefiere tener un pas cada vez ms desfragmentado, con altos ndices de pobreza y delincuencia, que empezar a reconstruir condiciones para un verdadero desarrollo nacional.

Publicada por primera vez en Cambio de Michoacn: http://www.cambiodemichoacan.com.mx/columna-nc25390

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter