Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-06-2017

Sobre las energas internas, el fortalecimiento del cuerpo y la homeopata (IV)

Salvador Lpez Arnal
Rebelin


No estamos aislados unos de otros, ni habitamos islas de significado inconmensurable. El precio que hemos de pegar es admitir la revisabilidad de prcticamente todo lo que nos hemos acostumbrado a creer. Ese es precisamente uno de los principios cardinales que no debemos olvidar nunca. G. E. R. Lloyd (2015)

 

Estbamos en el siguiente asunto. Enric Llopis, un incansable activista y colaborador de rebelin y El Viejo Topo, public el pasado 28 de abril una nota sobre el mdico nutricionista Francisco Mata, a raz de la participacin de ste en las Jornadas Anarcosindicalistas de la CGT-Valencia. El ttulo de su intervencin: La nutricin, una poltica de la vida cotidiana [1]. Estamos comentando este paso: defiende [Mata] la homeopata como un sistema curativo en el que se subrayan las fuerzas energticas del cuerpo humano; intentas encontrar un remedio que acompae a tus energas internas, para que el cuerpo se fortalezca y pueda curarse a s mismo, explica el facultativo. El mismo, Mata, nos recuerda Llopis, estudi hace una dcada un mster para mdicos, farmacuticos y veterinarios impartido por la academia mdica homeoptica en colaboracin con la Universitat de Barcelona.

La idea de la homeopata, coment anteriormente [2], es de Hahnemann, un mdico alemn del siglo XVIII. Desde el punto de vista de su fundamento cientfico, la homeopata tiene escaso o nulo valor; otra cosa distinta, y probablemente verdadera, es que pueda curar, en algunas ocasiones y en determinadas enfermedades, por sugestin. Nos habamos quedado aqu. Para evitar estas influencias, en los tratamientos se practican siempre ensayos a doble ciego: ni el mdico ni el paciente saben lo que dan ni lo que toman. En la homeopata, en cambio, no se practican estos estudios de doble control. Explicamos el concepto en la aproximacin anterior. Por qu estas prcticas? En este punto nos habamos quedado [3].

1. Los homepatas se niegan o suelen negarse a los estudios de doble ciego. Eduard Rodrguez Farr recordaba un ejemplo: Es lo que propusimos con el profesor italiano Silvio Garattini en el caso que explicaba antes. Si ustedes quieren tener esta ayuda, les dijimos, admitan estos experimentos. Pedan 5 millones de euros, cinco millones!, no cualquier cantidad. Al final, tras un acuerdo parlamentario, les ingresaron esa cantidad. El comit cientfico dijo que no, pero el parlamento tom ese acuerdo Un da que celebraban una sesin en la que quedaban 50 parlamentarios europeos, la gran mayora del grupo Verde, de los Verdes alemanes sobre todo, se concedieron cinco millones de euros a los homepatas que, por cierto, eran fundamentalmente britnicos y belgas Pues bien, les dijimos a los partidarios de la homeopata, si ustedes mantienen esas posiciones, hagamos entonces ensayos doble ciego. Ah, no! No se pueden hacer ensayos doble ciego, nos respondieron.

2. Por qu? Porque el mdico, el homepata, esta es su posicin, ha de ajustar al paciente el nmero de granos, las diluciones infinitesimales. El acto mdico, sealan, usualmente es decisivo. Se han negado siempre, con un argumento u otro, a que realizar esos controles.

3. Pero, ms all de la voluntad de los homepatas, se han llegado a practicar finalmente en alguna circunstancia? Se han hecho comprobaciones. Se ha visto entonces que no hay ningn efecto ms all del que tiene el efecto placebo. Justifican en estos casos el resultado sealando que la persona que realiza el tratamiento ha de ser un mdico titulado en homeopata. Un epiciclo, un cordn de defensa frente a refutaciones. Teoras que expulsan hechos contradictorios con sus formulaciones.

4. Cabe preguntarse: por qu hay mdicos que sabindolo siguen recomendando tratamientos homeopticos? Y no son mdicos alternativos en muchos casos. Son mdicos que trabajen en la sanidad pblica. Cmo es que las farmacias que en principio son establecimientos sanitarios, cientfico-tcnicos, suministran estos productos?

5. La segunda pregunta se responde fcilmente: desgraciadamente, como todos sabemos, las farmacias son actualmente un colmado de medicamentos y de materiales de belleza invadidas, desde la entrada hasta la salida, por marcas comerciales. Existen excepciones por supuesto pero son minoritarias. Sea dicho lo anterior con todo el respeto a los trabajadores del sector (tengo dos cuados farmacuticos).

6. Pero, cabe insistir, cmo es que algunos mdicos, despus de seis aos de formacin cientfica, despus de cursar estudios de postgrado, despus de escribir artculos en revistas mdicas especializadas, ampliar su preparacin y haber hecho el MIR, a pesar de todo ello, deca, transitan por esos senderos, convencindoles una argumentacin en la que se habla de la memoria de antiguas molculas, ahora inexistentes, depositadas en el agua?

La reflexin de ERF:

Aqu me has cogido, no tengo una buena respuesta a esto que planteas. En todos los colectivos hay gentes que tienen una formacin estricta y otras personas que han cursado la misma carrera pero que, en cambio, no han adquirido ese rigor. Ocurre en todas las profesiones; tambin en medicina desde luego. Hay gente muy rigurosa, hay personas que tiene una formacin muy slida, y hay gente que no se ha enterado de mucho en sus seis aos de carrera -incluso ms tiempo si como decas han hecho un MIR- y que mantienen estas posiciones, estas curiosas hiptesis. En todo caso, para ser justos, se tendra que diferenciar, tendramos que introducir algn matiz.

7. Hay homepatas que conocen muy bien los lmites de su prctica y esto es importante. No transitan por senderos abisales ni por puentes que cubren aguas turbulentas. No arriesgan vidas ajenas.

El homepata peligroso, que existe, es el que cree que puede curarlo todo o que la homeopata sirve para muchas cosas, para casi todo. Son peligrosos, muy peligrosos. Hay, en cambio, mdicos homepatas que saben muy bien los lmites de su disciplina. Antes hemos hablado de ellos. Si mi hijo tiene una pulmona doble y soy un homepata clebre pero sensato, no tengo ninguna duda: llevo a mi hijo al servicio de urgencias (al que est abierto, no siempre cerca de casa, tras los injustos e inadmisibles recortes del gobierno Mas y los sucesivos gobiernos, tan bien representado esa agresin a la sanidad pblica por el consejero Boi Ruiz que sigue sin ser considerado persona non grata en .Cat) y que le den antibiticos.

8. Este mdico sabe cules son los lmites de la homeopata. El 85% de las cosas que se tratan en una consulta mdica diaria general son asuntos muy banales que generalmente, no digo siempre, se curan solas. Tengo una gripe, una diarrea, ardor de estmago, tengo tos, bronquitis, hay que explorar para ver si son cosas banales y si lo son ya est. Se recetan muchas, demasiadas cosas., en opinin de muchos mdicos comprometidos.

9. Se practica la sobreprescripcin. En una gripe no hay que tomar nada, no hay nada que cure una gripe; slo en el caso de que existan complicaciones, si las hubiera, debera recetarse algo. Si vas a tener, a consecuencia de una gripe, una infeccin aadida que es de origen bacteriano, se va a tratar con antibiticos pero, en principio, el aforismo mdico, muy acertado por cierto, dice que la gripe no tratada dura una semana y si le das algo al paciente le puede durar quince das. Es una broma, obviamente, pero lo mejor es no dar nada en opinin de muchos mdicos.

Volvamos al tema a continuacin.

 

Notas

1) http://www.rebelion.org/noticia.php?id=225959

2) Sobre las energas internas, el fortalecimiento del cuerpo y la homeopata (I) http://www.rebelion.org/noticia.php?id=226141 . Tambin: Sobre las energas internas, el fortalecimiento del cuerpo y la homeopata (II) http://www.rebelion.org/noticia.php?id=226769 y Sobre las energas internas, el fortalecimiento del cuerpo y la homeopata (III) http://www.rebelion.org/noticia.php?id=227649

3) Tomo pie de nuevo en el IV capitulo de Eduard Rodrguez Farr y SLA, Ciencia en el gora, Vilassar de mar (Barcelona), El Viejo Topo, 2012.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter