Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 03-07-2017

La utilidad de Guiteras

Fabio E. Fernndez Batista
La Tizza


Hoy la palabra revolucin no es bienvenida en muchos crculos. En los das que corren, el canon posmoderno impulsa el abandono de las grandes utopas que dieron vida a los sueos de la modernidad. El capital -en apariencia cmodo tras su triunfo frente a esa formidable amenaza que fue el socialismo en el siglo XX- nos invita a que asumamos lo superfluo como trascendente. Para no pocos, el debate que marca la dinmica mundial es dilucidar quin es mejor: Cristiano o Messi.

Tal epidemia de bobera ha llegado tambin a estas tierras. El embate de la globalizacin y la crisis que define a nuestra sociedad desde inicios de los noventa crean condiciones para que la cultura de la banalidad y el consumismo haga estragos entre los cubanos. Con una simple mirada a nuestro alrededor vemos como el capitalismo, supuestamente derrotado, reverdece en los ms diversos predios. Est all, agazapado tras el canto hedonista del Paquete y entre las relaciones asimtricas que establece el prspero dueo de un bar con la estudiante universitaria que en las noches se convierte en su camarera.

En momentos como este, muchos no le encuentran sentido a una actividad como la que nos ocupa. Con tanto yuma en La Habana al que esquilmar, qu hacemos aqu hablando de Guiteras. Si se parte de la lgica economicista que -minuto a minuto- gana espacio en nuestra sociedad, los reunidos en este saln estamos perdiendo el tiempo.

Precisamente es la realidad arriba descrita la que valida un homenaje como el de hoy. Mucha faltan nos hacen Guiteras y esa plyade de jvenes -de espritu y actitud- que a lo largo de la historia se han opuesto al mundo sin equidad que los poderosos pretenden vender como natural. Ellos resultan fuente de inspiracin en la lucha contra la injusticia. Son instigadores perennes de la accin, en tanto fueron rebeldes e inconformes frente a la realidad que les toc vivir. Su praxis revolucionaria constituye evidencia de la posibilidad, siempre existente, de lanzarse al ruedo con tal de cambiar la sociedad. Para los revolucionarios de Cuba y el mundo, tiene mucho que decir el hroe de El Morrillo.

En Guiteras puede rastrearse la apuesta por un socialismo imbricado con las races de nacionalismo revolucionario cubano. De forma simultnea, emergen en su ideario los ecos del proyecto liberador martiano y la iconoclasia de buena parte de la tradicin socialista. El camino revolucionario que escogi se alej de la asuncin mimtica de esquemas modelados en realidades ajenas. La revolucin fue para l un acto de creacin, conectado con la singularidad del escenario concreto que pretenda subvertir. En el marco de los convulsos aos 30, Guiteras -heredero de la irreverencia de Mella- abri el camino hacia una interpretacin del socialismo a partir de las particularidades nacionales.

Asimismo, leg su vocacin por la violencia revolucionaria como legtima frmula de lucha de los oprimidos. La sensibilidad de estos tiempos parece condenar al ostracismo a cualquier manifestacin de enfrentamiento violento, mas desde el pasado Guiteras nos pregunta si las minoras explotadoras cedern pacficamente su poder. El alma de la Joven Cuba lanza dardos inquietantes hacia esa izquierda que, de tan pacfica, se ha vuelto funcional al sistema capitalista.

Por otro lado, permanecen vigentes las lecciones del antimperialismo guiterista. En un contexto de normalizacin de relaciones con los Estados Unidos, se erige cual pertinente alerta la diseccin de Guiteras acerca de los efectos que para el pas traa la dominacin del capital norteamericano. En consonancia con su espritu, debemos anudar con el vecino del Norte las relaciones de intercambio que necesita nuestra economa, siempre y cuando ello no derive en la cesin de la ms mnima cuota de soberana. A su vez, si el actual inquilino de la Casa Blanca asume la abierta hostilidad como base de su poltica hacia Cuba, la intransigencia guiterista -esa que no se amedrent ante Roosevelt, Welles y Caffery- ha de ser acicate para nuevos aos de resistencia.

De igual forma, son valederas las experiencias que como revolucionario inserto en las estructuras del poder gubernamental dej Guiteras. No fue l uno de los tantos luchadores que no lograron acceder a las magistraturas polticas que confieren el dominio sobre el aparato estatal. El Gobierno de los Cien Das y las contradicciones que lo acompaaron merecen ser estudiados por aquellos abocados a la accin revolucionaria. Un trabajo como Septembrismo preserva su vigencia, en tanto dialoga con el campo de fuerzas en que queda insert todo proyecto de remodelacin de la realidad social. El texto -ms all de su conexin con un escenario histrico especfico- posee claves tiles para la teora revolucionaria.

Es de lamentar que el legado guiterista sea, pese a su trascendencia, ninguneado en ms de un sentido. En el mundo no es demasiado conocido, ni siquiera entre los militantes de la izquierda latinoamericana. Corresponde pues a los revolucionarios de Cuba divulgar su pensamiento como parte de lo mejor de la tradicin socialista gestada en esta Isla. Al mismo tiempo, debemos rescatar a Guiteras del relativo olvido que persigue a su figura en nuestra propia realidad. Superar el ritual de las efemrides y el epidrmico saber que se adquiere para responder una pregunta de la prueba de ingreso resulta imprescindible si queremos honrar a plenitud el esfuerzo de este revolucionario cabal. El proyecto socialista cubano necesita ser ms plural si pretende garantizar su hegemona en los aos por venir. En el esfuerzo por redefinir nuestro socialismo, necesitamos que Guiteras nos acompae.

Siempre es difcil hablar de los hroes. Ante su legado empequeecemos. Una simple comparacin entre sus vidas y las nuestras causa rubor. Ellos no son dioses, simplemente hombres que cargan sobre s el decoro de la humanidad en pleno. De Guiteras y sus compaeros de empeo qu decir. Quiz lo mejor sea pedir auxilio al poeta y clamar con l al viento:

Menos mal que existen

los que no tienen nada que perder

ni siquiera la muerte

Menos mal que existen

los que no miden qu palabra echar

ni siquiera la ltima

Fuente: http://medium.com/la-tiza/la-utilidad-de-guiteras-254284efde5c



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter