Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 01-07-2017

Como ganar a la izquierda

Slavoj Zizek
CounterPunch


Una vieja maldicin china dice Que vivas en tiempos interesantes! Los tiempos interesantes son tiempos de problemas, confusin y angustia. Y parece que en algunos pases democrticos, estamos asistiendo ltimamente un raro fenmeno que muestra que vivimos en tiempos interesantes: surge un candidato de la nada y gana las elecciones. Es un momento de confusin pero, es tambin la construccin de un movimiento en torno a un nombre - Berlusconi y Macron son un ejemplo.

De qu signo es este proceso? Definitivamente no se trata de un movimiento popular que vaya ms all de los partidos tradicionales - por el contrario, las nuevas fuerzas polticas cuentan con el pleno apoyo de establishment social y econmico. Su funcin es ocultar los antagonismos sociales reales y hacer aparecer una unidad mgica contra lo que algunos denominan la amenaza fascista.

Hace dcadas, Vaclav Havel fue el primero en dejar escapar este sueo: despus de haber sido elegido Presidente, hizo una original sugerencia a Helmut Kohl, Por qu no trabajamos juntos para disolver todos los partidos polticos? Por qu no creamos simplemente el gran partido de Europa ? Podis imaginar sonrisa escptica de Kohl.

Este excepcional fenmeno es una las consecuencias visibles de un reordenacin, de largo plazo, del espacio poltico en Europa. Hasta hace poco, el espacio poltico estaba dominado por dos Partidos que cubran todo el cuerpo electoral, un Partido de Centro- Derecha (democristiano, liberal-conservador) y un Partido de Centro- Izquierda ( socialista, socialdemcratas), acompaados de partidos ms pequeos (ecologistas, neofascistas, etc.).

Ahora, esta surgiendo progresivamente un Partido que representa al capitalismo Global, que por lo general tiene una relativa tolerancia al aborto, los derechos de los homosexuales y de las minoras religiosos o tnicas; se opone a este naciente Partido Globalista un Partido anti-inmigracin, que, en su periferia, es acompaado de grupos directamente xenfobos.

Un caso ejemplar es Polonia: despus de la desaparicin de los ex-comunistas, los principales partidos son; el anti-ideolgico partido liberal centrista del ex primer ministro Donald Tusk y el partido conservador cristiano de los hermanos Kaczynski.

La pregunta es: cul de estos dos partidos - conservadores o liberales - tendr xito en presentarse como la encarnacin de la poltica pos-ideolgica contra aquellos que todava estn atrapados en los viejos espectros ideolgicos? En los aos noventa, los conservadores estaban mejor posicionados; ms tarde, los izquierdistas liberales parecan haber ganando terreno.

Este proceso nos lleva de nuevo a Berlusconi y Macron: estos nuevos movimientos surgen de la nada cuando ninguno de los viejos partidos - conservadores o liberales- logra imponerse como el nuevo extremo centro. Entonces, el establishment entra en pnico y tiene que inventar un nuevo movimiento, precisamente, con el fin de mantener las cosas como estn.

Los nombres de estos respectivos movimientos suenan similares por su universalidad vaca, que se ajusta a todos y a todo. Quin no est de acuerdo con Forza Italia! o con La Republique En Marche! . Ambos nombres designan el sentido abstracto de un movimiento victorioso que va hacia adelante sin especificar la direccin y su objetivo.

Hay, por supuesto, una diferencia obvia entre los dos procesos, acentos diferentes:

Berlusconi entr en escena despus de una gran campaa contra la corrupcin, que derrumb toda la configuracin poltica tradicional en Italia (solo los ex comunistas se mantuvieron como fuerza viable) mientras Macron entra en escena contra el populismo xenfobo de Le Pen. Su papel esta descrito por algunos de sus partidarios: Marine Le Pen gradualmente ha logrado ser des-diabolizada, es decir, ahora se le percibe como un poltico normal (aceptable), entonces la tarea consiste en re-diabolizarla, para mostrar que sigue siendo la misma xenfobo y no debe ser tolerada por la sociedad.

Como la operacin de re-diabolizacin es claramente insuficiente: hay que levantar, inmediatamente, un lder surgido de la sociedad civil ( Macron es una reaccin Le Pen). Precisamente la funcin de la diabolizacin es para ocultar este enlace y para localizar a un poltico fuera de nuestro espacio democrtico.

Como histricamente, la izquierda ha denunciado la xenofobia , no es de extraar que con un enemigo diabolizado, la izquierda radical no tenga espacio poltico ante una imagen diabolizada. En las ltimas elecciones en Francia, el escepticismo de la izquierda sobre Macron fue denunciado inmediatamente como un apoyo a Le Pen. As podemos aventurar la hiptesis que la eliminacin de la izquierda fue el verdadero objetivo de la operacin, y que el enemigo demonizado consisti en un provechosa estratagema.

Julian Assange escribi recientemente que la elite del Partido Demcrata ha adoptado la consigna No hemos perdido - Rusia gan porque si no lo hicieran, la insurgencia creado por Bernie Sanders, en las recientes elecciones, terminara ganando al Partido para la izquierda. De la misma manera que los demcratas estadounidenses diabolizan a Trump para deshacerse de Sanders (porque este representa una amenaza para el establishment Demcrata) el establishment francs diaboliza a Le Pen para deshacerse de una potencial radicalizacin de izquierda.

El Reino Unido es un caso especial , all uno de los viejos partidos El Partido Laborista, bajo el liderazgo de Corbyn - est resultando ser la principal amenaza. As que tal vez, debemos imaginar un nuevo extremo centro anti-Brexit compuesto por el ala Blair del Laborismo, los demcratas liberales y los conservadores anti-Brexit . Todos ellos van a utilizar el Brexit como pretexto, pero en realidad su objetivo es deshacerse del Laborismo de Corbyn. Vivimos efectivamente en tiempos interesantes.

Publicada por https://www.counterpunch.org/

Traduccin Emilio Pizocaro


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter