Portada :: Bolivia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 03-07-2017

Tensiones y perspectivas del proceso de cambio
Hegemona y reacomodo estratgico

Eduardo Paz Rada
Rebelin


Los retrocesos polticos y econmicos internos en Brasil y Argentina, la parlisis de los procesos de la integracin latinoamericana emancipadora y las enrgicas operaciones del imperialismo y de las oligarquas locales hacia la recuperacin de iniciativas conservadoras y neoliberales impulsan a la toma de decisiones en la perspectiva del reacomodo estratgico de las fuerzas polticas y sociales a nivel nacional y regional y, en el caso boliviano, a replantear y profundizar las perspectivas nacional-populares que han tenido xito histrico durante los ltimos once aos del gobierno de Evo Morales Ayma.

Es precisamente en esta coyuntura, tomando en cuenta los reiterados triunfos electorales del Movimiento Al Socialismo (MAS) a lo largo de estos aos y los resultados negativos del referendo del 21 de febrero de 2016, que corresponde poner en cuestin la estrategia de apostar solamente a la democracia liberal representativa y las elecciones dejando de lado aspectos centrales vinculados a la construccin de una hegemona sostenida y de largo aliento en trminos de la concepcin estratgica de un socialismo nacional latinoamericano de base comunitaria y participativa.

Se trata de profundizar la democracia de autodeterminacin nacional con la ampliacin de la democracia hacia los mbitos poltico, econmico, social y cultural que tenga profundos signos populares y antiimperialistas, lo cual significa avanzar en la consolidacin del programa de soberana plena establecido en la Agenda Patritica 2025 que se encarne, mediante el debate ideolgico y poltico, en todos los sectores del pueblo, en particular en las nuevas generaciones.

PROFUNDIZAR LA REVOLUCIN ANTIIMPERIALISTA

Los pasos iniciales de la nacionalizacin de recursos naturales y recuperacin de las empresas estatales, la redistribucin de los excedentes conseguidos, la aprobacin de una nueva Constitucin Poltica, los avances industrializadores, la ampliacin del mercado interno, la integracin vial y territorial y el fortalecimiento del capitalismo de Estado deben profundizarse con la directa participacin de los sectores y clases nacionales y antiimperialistas a travs del debate, la organizacin y la politizacin de los movimientos populares que pertenecen a la Central Obrera Boliviana (COB), a la Coordinadora Nacional por el Cambio (CONALCAM), al MAS y a otros sectores del campo nacional y popular.

Las interrogantes que han surgido en torno al futuro de los proyectos revolucionarios, nacionalistas y antiimperialistas se han presentado de distinta manera: por una parte se considera que ha llegado el fin de los procesos revolucionarios nacionalistas y antiimperialistas de los primeros lustros del siglo por la cada de los precios de las materias primas y sus limitaciones polticas; por otra se seala que se han agotado los procesos reformistas debido a que los ciudadanos electores buscan otras opciones ante el fracaso de los procesos econmicos y polticos, y finalmente se advierte que se trata de un momento de rearticulacin de fuerzas y tensiones que permitirn profundizar los cambios y retomar las iniciativas de integracin regional.

Tomando en cuenta el atraso en la industrializacin del gas -ms all del avance en las plantas de separacin de lquidos y de fertilizantes-, del litio, del hierro y de otras materias primas; la debilidad de la economa campesina que impulse una agricultura destinada al mercado interno para conseguir la autosuficiencia y soberana alimentaria; el lento avance de los proyectos hidroelctricos que permitirn no solamente prever la autosuficiencia de energa sino la posibilidad de la exportacin; y la existencia de una burocracia alejada de las demandas sociales y proclive a desarrollar prcticas corruptas, corresponde ahora acelerar tareas orientadas a radicalizar el proceso.

AVANCES REALIZADOS Y TAREAS URGENTES

En lo inmediato est la necesidad de convocar a un gran pacto nacional antiimperialista con el protagonismo de las fuerzas sociales y polticas a travs de la participacin directa y el control social sobre las decisiones fundamentales de la Agenda Patritica 2025; la apertura de una democracia deliberativa desarrollando el debate sobre el horizonte poltico y econmico del pas a travs de los mecanismo participativos territoriales y funcionales; la implementacin institucional de la postulacin de Evo Morales a las prximas elecciones por la va de la consulta popular; y el desafo a la oposicin conservadora, a la de los medios de comunicacin empresariales y a sus analistas para debatir el destino de Bolivia.

A sabiendas de que el gobierno ha golpeado fuertemente a la corrupcin en YPFB con la detencin de sus principales ejecutivos, en el Fondo Indgena con el procesamiento y prisin de ministras, parlamentarios y dirigentes sociales o con la ejecucin de boletas de garanta de empresas que incumplen sus contratos, las campaas mediticas opositoras pretenden posicionar este tema como insalvable. Ms an, el gobierno ha desarrollado en los ltimos meses un importante esquema de vigilancia, control y denuncia de hechos de corrupcin con oficinas de transparencia directamente vinculados a la presidencia del Estado para imponer una revolucin moral.

Tambin se ha conseguido desenmascarar las millonarias operaciones ideolgicas a travs de redes mediticas y virtuales denunciando al cartel de la mentira constituido por corporaciones empresariales de televisin, prensa escrita, agencias de noticias, redes en internet y emisoras de radio que, en sintona con los aparatos imperialistas de la embajada de Estados Unidos, han desarrollado campaas de desprestigio y rumores buscando desacreditar a las autoridades y al gobierno. Corresponde por tanto potenciar las vas de informacin directa al pueblo con los medios estatales, comunitarios, sindicales y alternativos para establecer debates abiertos y pblicos.

LUCHA POLTICA E IDEOLGICA

La lucha ideolgica y poltica pasa por desarrollar campaas amplias destinadas a llegar a todas las regiones del pas, a los sectores medios de la poblacin que han conseguido una mejora sustancial en su nivel de vida y a todos los jvenes, en especial a los del campo popular, para realizar el esclarecimiento histrico y actual del proceso boliviano. Asimismo, corresponde enfrentar a los ncleos acadmicos, periodsticos e intelectuales que generan y repercuten las lneas de accin del discurso de la democracia y la economa neoliberal y conservadora y de la desestabilizacin sobre Amrica Latina y el Caribe de las cadenas CNN, OGlobo y Clarin, entre otros, como lo hicieron en los casos de Brasil y Argentina y hoy lo hacen con Venezuela.

En esta perspectiva la articulacin de la agenda de la rebelin de octubre de 2003 con la agenda patritica 2025 implica un efectivo control estatal y social sobre los recursos naturales con una participacin mayor sobre los excedentes de la explotacin del gas, con la industrializacin del pas, con la nacionalizacin de la minera, con la fiscalizacin de la banca privada, con la reversin de tierras del latifundio para ponerlas en manos de los campesinos y con el protagonismo del pueblo en las decisiones con el objetivo de profundizar el proceso de liberacin nacional y la revolucin antiimperialista abriendo una nueva fase de ascenso social y poltico.

Eduardo Paz Rada. Socilogo boliviano y docente de la UMSA. Escribe en publicaciones de Bolivia y Amrica Latina.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter