Portada :: Ecologa social
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-07-2017

Entrevista a Jos Herrera Plaza sobre Accidente nuclear en Palomares. Consecuencias (1966-2016)
"El ministro de Exteriores, Miguel ngel Moratinos, blind de manera amoral y antidemocrtica todos y cada uno de los documentos del Ministerio"

Salvador Lpez Arnal
Rebelin


Jos Herrera Plaza (Almera, 1955) curs estudios de Economa en la Universidad de Valencia. Tcnico Superior en Imagen y sonido, trabaja actualmente, como cmara operador, en Canal Sur TV. Desde 1985 ha seguido de cerca todo lo relacionado con el accidente nuclear de Palomares. En 2003 fue coautor y coorganizador del libro y exposicin en el Centro Andaluz de Fotografa "Operacin Flecha Rota. Accidente nuclear en Palomares". Posteriormente dirigi el largometraje documental homnimo (2007).

*

 

Nos habamos quedado aqu. Hablas en el libro de un sensible punto de inflexin en la actitud institucional hacia Palomares en 2004. Qu pas? Cmo se explica ese punto de inflexin? En qu se concret?

JH.- Tal como te explicaba antes, el pistoletazo de salida fue la inclusin del Plan de Investigacin en el ltimo Consejo de Ministros de 2003. El siguiente ao fue el del inicio de la ejecucin, con los expedientes de expropiacin de las parcelas afectadas y la caracterizacin radiolgica intensiva y extensiva de las reas ms afectadas. Todo este trabajo ha supuesto un antes y despus en ms de medio siglo de las secuelas del accidente, lo que no quiere decir que a nivel individual o grupal no se hayan realizado anteriormente investigaciones relacionadas dignas o brillantes.

A pesar de que en los gobiernos de Aznar se levantaron los polvos que hoy nos anegan en forma de cieno, no hemos de perder en el anlisis la ecuanimidad, que es el norte de la razn, para centrarnos en el mrito poltico. Hemos de recordar que todo aquello se planific y ejecut meritoriamente en medio de un plan generalizado de contencin del gasto y dficit pblico.

Hablas bien de Teresa Mendizbal, Aracama quin es? Qu papel jug?

JH.- Teresa Mendizbal es doctora en Fsica, autora de unas 100 publicaciones cientficas. En las ltimas dcadas ha ostentado altos cargos cuando la igualdad y paridad de gnero ni se planteaba de una manera generalizada, lo que nos puede ayudar a hacernos una idea de su temple y vala. Ha sido directora de proyectos de investigacin asociados a la desertificacin y vicepresidenta del CSIC. En el CIEMAT fue Directora de Medioambiente (2004-08) y Secretaria General (2009-10). Mi percepcin personal fue el de una gran gestora, partidaria de la transparencia en un organismo que tradicionalmente haba sido tan claro como la tinta del calamar y fiel ejemplo del oscurantismo pblico en democracia. A la luz de lo que le toc vivir con el Plan de Investigacin y Rehabilitacin (PIEM-VR y PRP) tanto ella como el equipo (Rubio, Sancho Llerandi, Espinosa, Antn Mateos, Sez Vergara,.) tuvieron que lidiar con numerosos problemas; lo que coloquialmente denominamos un rosario de marrones de variadas dimensiones y tonalidades, que precisaron no solamente un alto nivel de profesionalidad, sino tambin de imaginacin y casi creatividad

Cmo fue la actitud general del primer gobierno Zapatero y de l mismo?

JH.- Cuando lleg se encontr con la maquinaria del Proyecto de Investigacin que acababa de ponerse en marcha. Los cambios de ministros, directores generales y otros altos cargos suponan un riesgo para la marcha diligente del proyecto. Haba nuevamente que convencerlos de la necesidad de ejecutar y desarrollar el Plan.

A pesar de su supuesto cambio de talante, se opuso en 2008 a la filtracin a la opinin pblica del hallazgo de los dos enterramientos secretos con 4.000 m3 de residuos que dejaron los norteamericanos, a pesar de constituir el mascarn de proa del abyecto comportamiento del Gob. de los EEUU en la parcial descontaminacin en Palomares; de su extrema falta de lealtad y gratitud a la poblacin que intent siempre ayudarles.

Hemos de recordar cmo su ministro de Exteriores, Miguel ngel Moratinos, blind de manera amoral y antidemocrtica todos y cada uno de los documentos del Ministerio, como si fuera su cortijo, para privarlos del conocimiento de la ciudadana, que es a la que representa (tericamente) y la que le paga a l y al Ministerio.

Haces referencia a un proceso de expropiacin iniciado en 2005. Por qu ese proceso? A quin y qu se expropi?

JH.- Se conoca bien que aproximadamente 10 hectreas rebasaban ampliamente los criterios de restriccin totales. Tambin se saba que la contaminacin no estaba mayoritariamente en la superficie, por lo tanto haba que realizar sondeos y una serie de intervenciones en el terreno que justificaba sobradamente la expropiacin. Los afectados eran en su mayora minifundistas locales. El conflicto estaba asegurado, una fraccin significativa de los terrenos pertenecan al trmino de Vera y eran urbanizables.

La Zona 2, junto al cementerio y las dos grandes balsas, se halla en medio de los trminos municipales de Cuevas y Vera que los cruza en diagonal. Todo lo que pertenece a Vera estaba clasificado como urbano, pero segn los propietarios, en las expropiaciones apenas hubo diferencia en el justiprecio. En el mapa radiomtrico vemos los lmites de las expropiaciones de 2005 en ese paraje y su ampliacin tres aos ms tarde. (CIEMAT)

Nos explicas los casos de Juan Zamora y Pascual Soler?

JH.- Los casos de estos dos propietarios es arquetpica del quebranto que han sufrido los palomareos con la estafa que sufrieron en 1966. Ambos eran propietarios de parcelas en la zona ms contaminada, clasificadas en parte como urbanas. Segn versin de los afectados, en el proceso de expropiacin, el justiprecio no distingui e hizo tabla rasa con una valoracin muy inferior. A ambos les haban prohibido oralmente, sin justificacin y fuera de toda legalidad, cultivar desde 1998. Cuando Juan Zamora, cartero y con varios hijos, precis poner en labor su tierra para buscar unos ingresos adicionales y plant unas miles de lechugas a inicios del milenio, un helicptero adaptado las quem fumigndolas con herbicida. Cuando fue expropiado con un precio muy inferior, exigi que se le compensara mnimamente por los aos de prohibicin en barbecho, pero aquellos que le prohibieron cultivar ahora se lavaban las manos. Intentaron buscar un buen abogado, pero al sentirse desamparados desistieron. Desde el accidente los vecinos siempre han pagado las tropelas de los dos Gobiernos implicados.

Lo dejamos aqu si te parece. Seguimos en breve. Finalizamos antes del verano

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

 




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter