Portada :: Feminismos :: Derechos de la mujer
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-07-2017

Gestacin Subrogada & Espaa neoliberal
Gestacin subrogada: no es solidaridad, es mercado

Miguel Pasquau Liao
http://ctxt.es

La semana pasada el partido conservador Ciudadanos present una iniciativa parlamentaria para sacar una ley a favor de la gestacin subrogada. El autor, magistrado y profesor de derecho, nos desvela la verdadera cara de esta propuesta parlamentaria.


La iniciativa de Ciudadanos consagrara una explotacin econmica del cuerpo de las mujeres pobres. De ah a la venta de riones, cabello, piel, crnea en un mercado regulado, entre personas vivas, hay slo un pequeo paso


La proposicin de ley presentada por Ciudadanos sobre la denominada gestacin subrogada (o gestacin por cuenta ajena) dice de s misma, en su espantosamente redactada exposicin de motivos, que se propone regular un derecho a la gestacin subrogada, y sus condiciones de ejercicio, y que esas condiciones se sujetarn a los principios de libertad, igualdad, dignidad, ausencia de nimo de lucro y la ms intensa solidaridad entre personas libres e iguales. Retengamos esta ltima expresin: La ms intensa solidaridad entre personas libres e iguales.

Todo parece indicar, al leer esta exposicin de motivos, que Ciudadanos quiere habilitar una nueva forma de voluntariado: la de legiones de mujeres dispuestas a prestar su cuerpo desinteresadamente a personas a las que no conocen, a fin de que puedan satisfacer su deseo de maternidad o paternidad sin pasar, respectivamente, por el parto o por el coito. Quizs tambin cuenta Ciudadanos con que, igual que hay campaas de donacin de sangre, las habr para el alistamiento en el Registro Nacional de Gestacin por Subrogacin. Todo por altruismo: Sea solidaria, ofrzcase como mujer gestante. Alguien puede creer que una mujer se alistar en un Registro como candidata a ser elegida por varones o parejas desconocidas para soportar un embarazo y parir por cuenta ajena, por una razn que no sea ganar dinero? Es serio que se diga en la exposicin de motivos que se trata de regular una actividad de intensa solidaridad? Es el mercado, idiota, me parece estar oyendo responder.

Le y o que Ciudadanos publicit su iniciativa destacando que su proposicin de ley descartaba toda posibilidad de mercantilizacin del cuerpo de la mujer, porque slo se admita el contrato cuando no hubiera nimo de lucro. Se trataba, segn Ciudadanos, de un instrumento para hacer posible un derecho, en el mbito de relaciones de solidaridad. Imagin, entonces, que lo que se contemplaba en su ley sera la posibilidad de que una mujer prestase su cuerpo a una hermana o a una amiga ntima que no pudiera soportar con xito un embarazo. Me pareca difcil una regulacin en esos trminos que impidiera la expansin de esta prctica fuera del crculo de personas cercanas entre las que s pudiera ser imaginable una motivacin altruista de solidaridad, similar a la que concurre en casos de donacin entre vivos de rganos no vitales (como, por ejemplo, un rin).

Pero me hice con el texto de la proposicin de ley y, al margen de otros aspectos tcnicos que ahora no interesan, encontr que la exposicin de motivos de la ley, y las declaraciones de los defensores de la misma, son publicidad engaosa, porque lo que se regula es un contrato civil en virtud del cual una mujer presta un servicio corporal a cambio de un precio. En efecto, lo primero que sorprende es que la ley prohbe el contrato entre personas consanguneas, que es entre las que puede resultar ms natural una motivacin altruista. La mujer gestante no podr tener vnculos de consanguinidad con el o los progenitores subrogantes, dice el artculo 4.3.

En realidad, la ley prev un sistema de seleccin por los progenitores de la mujer gestante de entre una lista de candidatas desconocidas, inscritas en un Registro. Es de imaginar que los progenitores acudirn al Registro y all se les mostrarn fotografas y datos personales de una lista de candidatas, y que a partir de ah se establecer una negociacin con la mujer elegida a fin de formalizar finalmente el contrato a satisfaccin de ambas partes. Esa negociacin, sin duda alguna, versar, principalmente, sobre el precio a percibir por la mujer gestante. La proposicin de ley no utiliza el trmino precio, sino que emplea la expresin compensacin econmica resarcitoria.

Pero si consideramos que dicha compensacin ha de ser fijada por negociacin en el contrato, y analizamos sus partidas o componentes, comprobamos que tal expresin es un subterfugio, porque no se trata de la indemnizacin de un dao o de la compensacin de un gasto, sino de una remuneracin econmica por un servicio segn precios de mercado. Veamos por qu. El primero de los componentes de la compensacin es cubrir los gastos estrictamente derivados de las molestias fsicas. Es claro que no se refiere a medicamentos o tratamientos para paliar esas molestias, sino a una cantidad de dinero igual a aquella en que la mujer gestante valora que merece la pena sufrir esas molestias del embarazo y del parto. Es decir, un precio por el alquiler del tero.

Como en todo precio, los progenitores no darn ms que aquello en lo que valoran su deseo de tener un hijo, y la gestante no pedir menos que aquello en lo que valora el servicio corporal que va a prestar. Es, o no, un precio? No est claro que la motivacin de la mujer gestante se encontrar justamente en la cantidad que se fije en el contrato? Con dicha compensacin no se persigue que la mujer gestante no se empobrezca por gastos propios, sino que obtenga un dinero a cambio de su servicio. Se trata, pues, de un arrendamiento de servicios remunerado y oneroso. Es ms, si la candidata elegida exige una cantidad mayor que la que los progenitores estn dispuestos a ofrecer, nada les impedir volver al Registro de mujeres gestantes e intentar la negociacin con otra candidata. Pero es que adems la compensacin incluir el lucro cesante inherente a la gestacin.

Es decir, lo que la mujer deja de ganar por estar embarazada. Y recordemos que no se trata de una indemnizacin a calcular por un juez, en funcin del trabajo preexistente de la mujer o sus oportunidades laborales, sino que es una cuanta que las partes han de pactar en el contrato. Lo llamarn lucro cesante, pero ser un precio que por lo general se aproximar a un salario digno durante el periodo de gestacin. En definitiva, para la mujer gestante en paro se tratar de una oportunidad de obtener ingresos durante un tiempo, y fcil es concluir que esa ser la motivacin por la que se apunte en el Registro de mujeres gestantes. Lo ms irritante de la iniciativa de Ciudadanos es su hipocresa. No creo que se trate de ingenuidad. La exposicin de motivos y las explicaciones pblicas hablan de altruismo y de un inexplicable derecho de las mujeres de gestar para otros (por cuenta ajena), cuando en realidad se trata de la renuncia anticipada e irrevocable a la maternidad del hijo que d a luz.

Y hablan tambin de la ms intensa solidaridad entre personas libres e iguales, cuando en realidad se trata de poner en contacto una oferta (del cuerpo) y una demanda (con dinero). Los efectos de una improbable aprobacin de esa ley seran la creacin de un mercado en el que unos pondran el dinero y otras pondran su cuerpo a cambio del dinero que necesitan. Y no un dinero oculto, negro, pagado por debajo de la mesa, sino un precio fijado en el contrato, slo que con un nombre falso: Compensacin econmica resarcitoria. No es exagerado, pues, decir que esta iniciativa consagrara una explotacin econmica del cuerpo de las mujeres pobres. De ah a la venta de riones, cabello, piel, crnea en un mercado regulado, entre personas vivas, hay slo un pequeo paso.

Tiene razn Albert Rivera: frente a este fenmeno (es decir, frente a los riesgos de comercializacin del cuerpo de la mujer) la respuesta, en efecto, no ha de ser cerrar los ojos. Claro que no, lo que hay que hacer es abrirlos bien y estar vigilantes para impedirlo, y que no cuelen trampas como la de esta proposicin de ley. Es una buena noticia que el resto de fuerzas polticas, aunque por razones no idnticas, le hayan cerrado el paso. Quizs hay un tercer actor en este drama.

Quizs existen clnicas especializadas en implantacin de embriones en teros de mujeres que estn esperando esta ley para abrir mercados con suculentas ganancias. Nada les impedir hacerlo. Pero, en Espaa, la mujer implantada seguir siendo la madre del nasciturus. Si esto retrae las expectativas de ese negocio en ciernes, qu le vamos a hacer.



Fuente:http://ctxt.es/es/20170628/Firmas/13629/ctxt-pasquau-gestacion-subrogada-vientres-alquiler-ciudadanos.htm#.WVbWQBP6T2Q.facebook


Sobre el autor: Miguel Pasquau Liao (beda, 1959) es magistrado, profesor de Derecho y novelista. Jurista de oficio y escritor por aficin, ha firmado ms de un centenar de artculos de prensa y es autor del blog "Es peligroso asomarse". http://www.migueldeesponera.blogspot.com/


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter