Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-07-2017

Entrevista a Beln Padilla, vicepresidenta del Colegio de Mdicos de Madrid
El rodillo de la privatizacin sigue funcionando

Esteban Ordez
CTXT


Beln Padilla, vicepresidenta del Colegio de Mdicos de Madrid. Manolo Finish

Personas como Beln Padilla (Valladolid,1959) consiguieron en noviembre de 2012 algo inaudito: miles de mdicos, trabajadores y familiares de pacientes salieron desde hospitales y centros sanitarios y anegaron Madrid en defensa de la sanidad pblica. La ciudadana saba que se estaban barrenando los cimientos de la sanidad y, desde ese da, descubri, adems, que haba gente dispuesta a pelear para detener el expolio. Padilla, desde la Asociacin de Facultativos Especialistas de Madrid (AFEM), contribuy a levantar un movimiento que, ms tarde, lograra paralizar el proceso de privatizacin de hospitales. Vencieron a Ignacio Gonzlez y lloraron de alegra. Sin embargo, la historia no acab entonces: Logramos pararlo, pero poco a poco el rodillo de la privatizacin, no a las claras, sino por detrs, ha seguido funcionando, lamenta. Pertenece a la especialidad de microbiologa clnica y es experta en enfermedades infecciosas, una rama mdica que Espaa (junto a Blgica, Luxemburgo y Chipre) an no reconoce como especialidad. Al dedicarme a esto ya estoy orientada a pelear.

Hoy es vicepresidenta del Colegio de Mdicos de Madrid. Se present en una candidatura que apostaba por defender la dignidad en el trabajo y el salario de los mdicos y por convertir el organismo en la casa de todos los mdicos. Lleva 23 aos trabajando en el Hospital Gregorio Maran, un centro que da sensacin de abandono y obsolescencia. La situacin tras estos muros ha rebasado la paciencia del personal. Decidieron reunir en una carta todas las quejas relativas al deterioro de las infraestructuras y de la tecnologa. Cuenta Padilla que el mismo da que iban a llevar el escrito a la consejera, aparecieron unas visitantes en los quirfanos que representaron mejor que nadie la dejadez: cucarachas. En el lugar en que la vida y la muerte se separan por el hilo ms fino, en el templo de la asepsia, se colaron unos animales que son mensajeros de insalubridad. Cucarachas en el quirfano, lo digo y se me cae la cara de vergenza.

Padilla se explica con minuciosidad y afn pedaggico. De la conversacin se desprende una conclusin alarmante: no se culmin la privatizacin, pero se est desarmando la sanidad pblica. Ante las quejas de 749 trabajadores del Gregorio Maran, Cristina Cifuentes quit hierro y resumi el entuerto a su manera, hablando de intereses polticos y de polmicas artificiales.

Por qu siempre tratan de atribuirles intereses polticos?

Creo que eso es vieja poltica. Si preguntas a la gente por la ideologa de los mdicos, te dirn que son ms conservadores. Nosotros no tenemos ideas polticas. No nos movemos porque est el PP en la Comunidad. Nos llamamos Marea Blanca porque el blanco es el color de la sanidad, no tenamos unin con partidos. Una de mis compaeras de AFEM, de la junta directiva, dijo que ella haba votado toda su vida al PP, pero que eso no quitaba para que viera que un modelo que funcionaba, era eficiente y equitativo se estaba perdiendo por existir intereses espurios por parte de algunas empresas. La vieja poltica usa eso, el colgarte algo. Qu pena que los propios polticos usen la poltica para desprestigiar. Qu entendern ellos por poltica?

Cmo tuvo tal xito el movimiento en un sector tradicionalmente tan desmovilizado como los mdicos?

Triunf porque no solo estbamos nosotros, se unieron enfermeros, sanitarios, pacientes, familiares de pacientes; lo nico que nos una era la idea de una sanidad de gestin pblica y eficiente. Una gestin privada no es ms eficiente que la pblica. Nadie peda mejores sueldos ni mejores plazas. Se unieron sindicatos, pero ninguno llev la bandera. Tambin estar libres de color poltico fue un factor de unin. Cada mdico votar a quien le d la gana, no se trata de eso, no hay nadie detrs movindonos. Esta sanidad tiene prestigio mundial porque se hizo con mucha cabeza.

La presencia de Cifuentes a la cabeza de la Comunidad ha cambiado en algo la situacin de la sanidad?

No, no. Creo que el que sea una persona ms accesible que otra [Esperanza Aguirre] da imagen de ms cercana, pero hay una lnea poltica en su partido y no hay que darle ms vueltas. En su lnea poltica, se ve que lo pblico est cada vez ms castigado. Hoy hemos recibido [3 de julio] una carta suya para los facultativos en la que nos agradece mucho las sugerencias y que estemos preocupados por el hospital y nos comunica que pasa el tema a consejera para que lo analicen.

Cmo puede ser posible que aparezcan cucarachas en un quirfano?

Es un hecho puntual que refleja lo que hay en el Gregorio Maran. No es el que aparezca una cucaracha, sino por qu aparece. Qu es lo que pasa con el hospital? Como es antiguo, hace once aos se dijo que haba que remodelarlo y hacer un plan director, un plan ambiciossimo. Como se iba a hacer, dejaban de hacerse reparaciones que se hacan de manera habitual, y entonces lleg la crisis y nos quedamos sin dinero, y construyeron los hospitales de alrededor y ya no hubo dinero. Llevamos once aos sin la inversin en el mantenimiento que requiere un gran hospital. Se necesita invertir en estructura y tecnologa: los escneres se quedan viejos, las resonancias tambin.

Cul es el nivel de deterioro?

Llevamos unos aos que trabajamos y tiramos y lo hacemos lo mejor que podemos, pero es que cada vez Por Dios bendito, si es que se nos va a caer encima el hospital. Entras y da una sensacin de abandono... Por favor, un poco de limpieza, de orden.

Detener la privatizacin no supuso el final del acoso a la sanidad

A partir de que paramos la privatizacin, todo se ha ido desvirtuando. Han ido transformando la sanidad pblica en un sitio en el que cuesta mucho trabajar, cuando antes se haca de manera sencilla. Estamos muy castigados. Abrieron dos hospitales que nos han quitado pacientes: Vallecas y Arganda. Probablemente, el de Arganda s haca falta. El Gregorio Maran cubra una poblacin de 700.000 habitantes, pero al abrir esos dos se reduce a 300.000, de forma que si se paga per cpita, lo que recibe el Maran es igual que lo que recibe Vallecas, pero Vallecas tiene unas 200 camas y el Maran 1.400. El de Vallecas es pblico de gestin privada en algunos aspectos y no hace trasplantes ni recibe pacientes complejos. Si tienes dos hospitales, uno de gestin privada y otro de gestin pblica, el pblico es el que recibe ms palos.

Y para qu tantos hospitales?

Nosotros llegamos a llamarlo ladrillazo sanitario. Esos centros tienen poco ms de 200 camas, pero tienen muchsima extensin, no son altos, ocupan mucho terreno [sonre con suspicacia]. De repente, entr un afn por construir hospitales pequeos pero extensos; muchos de golpe. No necesitbamos tanto, pero, hombre, es suelo, ladrillo, cocina, lavandera, centralizacin de llamadas. Hay mucho negocio alrededor de la sanidad.

En qu detectan que el rodillo de la privatizacin sigue avanzando en la sombra?

En que se distribuyen los presupuestos de forma diferente dependiendo de si es gestin pblica o privada. Empezaron a decir que los grandes hospitales no eran eficientes a nivel de gestin, que se gastaba mucho dinero. Se refirieron a las peonadas: jornadas de tarde para que se hicieran cirugas. Dijeron que muchos mdicos cobraban y luego no hacan el trabajo que deban. Nosotros decamos que si un hospital est bien dotado, es una pena que por las tardes no se haga nada: pon jornadas de tarde, pero viglalas; es tan fcil como eso. Retiraron las peonadas, y eso hizo que la lista de espera quirrgica creciese como la espuma. Segn aumenta, se crea un sitio de centralizacin de citas, un call center, que gestionaba Indra, que aparece en alguna de las tramas de casos de corrupcin [Pnica]. Desde ah se desviaban pacientes rentables a la sanidad privada. Digo rentables, entre comillas, porque no se suelen derivar complicaciones importantes o enfermedades graves con tratamientos costosos como pacientes oncolgicos con lneas de quimioterapia muy avanzada. Ah est la trampa. En el pblico no hay eficiencia porque cada paciente sale a, por ejemplo, 1.000 euros, mientras en el privado, que atienden a los sencillos, slo saldran a 200. Pero cuando esos pacientes se complican vuelven a la pblica. Se ha creado un circuito difcil de romper.

En 2017, ha habido un subidn del tiempo de espera para operarse a nivel nacional. De 83 das en 2016, segn datos del ministerio, a 115 este ao. A la vez, ha aumentado el tiempo de espera de las consultas externas

Es una mala gestin. Por eso se saturan las urgencias. Aunque a veces tambin por mal uso Hay gente que pide cita en el mdico de atencin primaria, pero acaban citndolo dentro de una semana. No obstante, si se encuentra mal, se va a urgencias porque all lo ven, y si tienen algo, entra ya en la rueda del hospital. Es una mala forma de urdir la patologa del paciente. No necesitamos ms ladrillos, sino ms comunicacin, mejor gestin, dotar de personas y de tecnologa adecuada. Un retraso acumula otros y hace que la sanidad se vea como ineficiente.

As conseguirn que la sanidad privada parezca la nica solucin

[sonre] Es una forma de hacer ver que no somos eficientes. Fjate qu curioso que los seguros privados estn en alza; hay muchos anuncios en peridicos y televisin. No digo que estn mal, pero la sanidad pblica tiene el don de la equidad y de la igualdad. Si no la cuidas, la gente empieza a rechazarla.

Y este desarme de lo pblico cmo afecta a los trabajadores?

Cada vez tienen contratos ms inestables. Antes entrabas, trabajabas una serie de aos de interinidad, te examinabas y acababas con un puesto fijo. Ahora eso se ha perdido, la mayora de puestos de residentes y especialistas son para hacer guardias, contratos de suplencia en el verano, para consultas puntuales El Estado espaol invierte muchsimo dinero en formar a buenos mdicos. El sistema MIR se envidia en todo el mundo. La formacin de un mdico la pagamos todos. Que se tengan que ir de Espaa es vergonzoso. Y muchos dicen: si en la privada, por cinco guardias al mes, me pagan lo que un mes en la pblica, me quedo con eso. A la mayora nos gusta estar en la pblica, hemos aprendido que es una forma muy buena de trabajar, pero si eso te lo van destrozando, llega un momento en que te vas.

Esteban Ordez es periodista, creador del blog Manjar de hormiga. Colabora en El estado mental y Negratinta, entre otros. @ESTEBANORDNZ

Fuente: http://ctxt.es/es/20170705/Politica/13737/ctxt-sanidad-marea-blanca-gregorio-mara%C3%B1on-privatizacion.htm



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter