Portada :: Mxico
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-07-2017

El mercado internacional de capitales: base de la transferencia de valor por despojo y la profundizacin de los vnculos de la derecha con el empresariado en Mxico
Mxico arde al calor empresarial (VI)

Ramn Csar Gonzlez Ortiz
Rebelin


Introduccin

Como venamos sealando en nuestra entrega anterior, Amrica Latina ha sido la vctima principal (adems de Asia y frica), de la crisis mundial ocurrida en los periodos de 1970-1980. Siendo que, desde 1969 se inicia en los pases capitalistas del primer mundo, un periodo en el que no se pueden mantener los mismos ritmos de expansin y sin encontrar ms posibilidades de inversin con tasas de ganancias similares a las obtenidas despus de la Segunda Guerra Mundial.

De suerte que, el capital que anteriormente se movilizaba hacia distintos destinos no encuentra la misma ocupacin, quedando ocioso, tanto en la forma de capital industrial como maquinaria, edificios y dems, as como en la forma de capital dinero. Expresndose la ociosidad del primero en la subutilizacin de la capacidad instalada y el subsecuente desempleo de la fuerza de trabajo. Y el segundo, en el atesoramiento a partir de la conservacin del capital en forma de moneda, as como por el aumento de depsitos a inters en los bancos.

Inicindose as el ciclo crtico de endeudamiento de los pases dependientes, cuando en 1971, Estados Unidos de manera unilateral, al margen de los acuerdos y las instituciones internacionales, deja libre al dlar para realinear su paridad cambiaria, as como para desligarlo de la paridad dlar-oro, rompiendo su compromiso de convertibilidad. Hechos que ponen fin a los acuerdos del sistema de Bretton Woods. Desde entonces, los Estados Unidos y otros cinco pases, han sido los rectores incuestionables de los procesos monetarios, en los cuales el resto de los pases y organismos internacionales son simples espectadores y vctimas de las decisiones de los EE.UU principalmente.

As, en los setenta primero se rompi el equilibrio concertado sobre los tipos de cambio y se adaptaron los tipos fluctuantes regidos por la banca trasnacional mediante el mercado monetario. Emprendindose posteriormente la desmonetarizacin del oro para fortalecer al dlar y otras divisas como medios internacionales de pago, se desmantel la estructura de tasas fijas de inters para adoptar un esquema fluctuante determinado por los acreedores, se traslado a los bancos privados el grueso de la actividad financiera internacional como parte de un gigantesco proceso de transnacionalizacin del sistema capitalista y finalmente cesaran las funciones bsicas de control monetario y financiero que haban correspondido al Fondo Monetario Internacional y al Banco Internacional de Reconstruccin y Fomento (Banco Mundial).

Siendo el rompimiento de la paridad dlar-oro, la expresin de la autonomizacin del dinero respecto a los recursos reales existentes. Lo que dar un incremento en la liquidez del sistema financiero internacional, mismo que generar movimientos tendientes a la destruccin de barreras que limiten el libre movimiento del capital y mercancas (con excepcin de la fuerza de trabajo), para dar paso a las ideas sobre el libre mercado, como la estructura idnea para lograr el mximo crecimiento y distribucin.

Adems, al otorgar una gran movilidad de capitales y que la valoracin de los mismos dependa cada vez ms de los mercados financieros se dar una mayor liquidez internacional originada en el cambio ocurrido en la determinacin del precio de las monedas, transitando de una estructura fija a otra flexible. Lo cual les permiti a los capitales obtener ganancias financieras a partir del diferencial de las tasas de inters entre los pases y los precios de las distintas monedas. Dando inicio a su vez a drsticas variaciones en el precio de los ttulos financieros, causando un gran movimiento especulativo de capitales.

Orquestndose as un movimientos destinados a desregular los mercados financieros nacionales con la intencin de formar un solo mercado internacional, lo cual dar pie al proceso de globalizacin en dicho sector. Conduciendo a su vez a la eliminacin de mecanismos compensatorios y la imposicin del mercado de valores como la opcin ms eficiente para incrementar la recoleccin del ahorro y garantizar su distribucin hacia proyectos con mayores rendimientos.

Resultando as que, desde finales de los aos sesenta hasta la fecha el mercado internacional de capitales ha crecido de manera incesante. Segn datos del Banco de Pagos Internacionales de Basilea (BPI), a finales de 1969 las operaciones crediticias en el Euromercado eran cercanas a los 44 000 millones de dlares, en 1976 sern superiores a los 250 000 millones de dlares, en 1981 sern de 660 000 millones de dlares, de manera que para finales de 1984 los prstamos en los mercados financieros internacionales sern cercanos a 1 265 000 millones de dlares1.

Cifras a las que adems se les aaden las operaciones en las Bolsas de Valores de las principales plazas financieras, el manejo de ttulos del Estado por agentes no bancarios, flujos financieros que conforman la inversin extranjera directa, entre otros, como los recursos que manejan organismos internacionales multilaterales como el Banco Mundial.

Llegando as para 1987 a una suma de cuentas en euromonedas en todo el mundo cercana a los 4 billones de dlares. Y un solo banco de inversin de Wall Street, el First Boston Corporation, comerciaba con ttulos por ms de 4 billones de dlares, cifra por aquel entonces superior a todo el Producto Interno Bruto de Estados Unidos, elevndose adems el comercio de futuros diez veces ms que la tasa de crecimiento de la produccin industrial. De suerte que, la mayor parte de tan enormes sumas de dinero, con movimiento internacional a gran velocidad, sin reparar en las consecuencias y sin relacin directa con la produccin de bienes y servicios son ya formas de capital ficticio.

As, la desregulacin de los mercados financieros internacionales y la desvinculacin del sistema monetario internacional, respecto a un activo externo de reserva, han permitido que el financiamiento internacional se expanda por encima de las necesidades del comercio mundial. Pasando el comercio mundial de mercancas, de1973 a 1996 de 542 a 5 340 millones de dlares, un aumento de 9 veces. Mientras que en el mismo lapso, los activos externos de los bancos comerciales de todos los pases pasaron de 312 a 8 300 billones de dlares, incremento de unas 26 veces. En el mismo sentido, en 1973, la colocacin anual de bonos en los mercados internacionales de capital era de unos 9 billones de dlares y para 1996 sera de unos 770 billones de dlares, representando un aumento de 88 veces.

Incremento de la intermediacin financiera internacional que sin embargo, no se ha reflejado sta en un mayor ritmo de acumulacin de capital productivo. Reducindose en los pases industrializados la inversin bruta fija en el PBI de 24% a 20% durante 1973-1996. Siendo que dentro del grupo de stos pases se reciben unas tres cuartas partes del crdito bancario internacional y colocan cerca del 90% de las emisiones internacionales de ttulos. Disminuyendo as en dicha parte del mundo, su ritmo promedio de crecimiento anual de un 4.9%, durante los sesenta, a slo un 2.0% en los noventa. Manifestaciones de la desregulacin financiera que tendrn efectos similares en zonas de Asia y Amrica Latina2.

Adems, dentro de tal tendencia el financiamiento internacional se ha desviado de los usos productivos hacia la actividad especulativa, inducido por el mismo proceso de desregulacin. Mostrando desde hace tiempo varios conglomerados financieros e industriales de distintos pases industrializados, el fenmeno llamado eviccin, consistente en sustituir inversiones directas para la produccin, en inversiones financieras. Generando una automatizacin de la economa financiera respecto a la economa real, que resulta inviable a largo plazo, debido a que tiende a reducir el crecimiento del ingreso real, a la vez que eleva el nivel de endeudamiento de los pases acreedores.

Proceso de internacionalizacin de los mercados financieros, dentro del cual adems ser de gran relevancia la revolucin de las telecomunicaciones y de la tecnologa de la informacin en su conjunto. Dado que estas innovaciones han generado amplias posibilidades a lo que es llamado automatizacin flexible, el cual permite deslocalizar proceso completos o pequeas fases del proceso trabajo, a la vez que mantiene un control centralizado de las operaciones. Lo cual ha implicado dar un enorme salto en intensificacin del uso del capital y en la productividad del trabajo.

Conduciendo la deslocalizacin de la produccin a nuevas formas de subcontratacin, ya que las empresas se han centrado exclusivamente en la produccin donde mayor nivel de valor agregado pueda obtener y en contraparte subcontratan lo ms posible las actividades consideradas como satlites. As tales empresas han incrementado su tamao mediante pequeas y medianas unidades de produccin, controladas directa o indirectamente por un holding3.

Todo lo cual estallara con la crisis mexicana de 1994 y las crisis de los pases del sudoeste asitico. Presentndose en ambas regiones fugas masivas de capitales, violentas prdidas de reservas internacionales por parte de sus bancos centrales durante crisis burstiles, lo cual ha ido de la mano de crisis en sus balanzas de pagos, al verse deterioradas sus calificaciones respecto a sus obligaciones en los mercados internacionales de capital, impidindoles acceder a los financiamiento y refinanciamientos, solicitados para estabilizar sus mercados financieros internos4.

El sistema financiero internacional

El Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial nacen y se constituyen a partir de Bretton Woods. Dedicndose en un principio el FMI principalmente a la resolucin de problemas en la balanza de pagos y el BM a la asignacin de recursos directa o indirectamente vinculados a los sectores productivos. Sin embargo, en la dcada de los sesenta, tal situacin se modificar ante la expansin y los cambios que se producen en la creacin del dinero, el crdito internacional y la red bancaria en el mundo.

De manera que si bien, desde la creacin conjunta en Bretton Woods del FMI y el BM, se perfila una divisin de tareas complementarias entre ambas instituciones. Donde correspondera al FMI atender los problemas de liquidez y al BM los problemas referentes a la asignacin de recursos, as como a la reproduccin de capital productivo. Adems de que al FMI se encontraran vinculadas fundamentalmente las polticas monetarias, fiscales, de deuda externa y cambiarias de corto plazo. Mientras que al BM correspondern las prioridades en materia de inversin y gastos pblicos, eficiencia en el uso de recursos, as como las polticas de precios a mediano plazo.

Para finales de los aos sesenta tal situacin cambia ante el cuadro de crisis internacional que envolvi al mismo FMI, deteriorando su posicin internacional, hasta perder legitimidad. La liquidez ya no pudo ser regulada por el FMI y al verse comprometida la hegemona del dlar como moneda nacional, el FMI revitaliza sus esquemas monetarios para manejar la demanda global a corto plazo, dando entrada a algunos aspectos de la oferta, as como a programas de ajuste de balanza de pagos en una perspectiva ms larga. Mediante tales mecanismo y poniendo en prctica los prstamos de Servicio Ampliado (Extended Fund Facilities), el FMI acentu sus intereses en polticas impositivas, de precios y subsidios, vinculados con los temas de energa, produccin agrcola e industrial.

Mientras que por su parte el BM, pasara de cumplir una funcin secundaria de apoyo a la expansin del capital privado hacia los pases del Tercer Mundo, a asumir un papel ms importante en la bsqueda de mecanismos para la administracin de la crisis. Dentro de lo cual mantendr su inters en aumentar la competitividad y los mrgenes de ganancia de las exportaciones de los pases del Primer Mundo. Y en el mismo sentido ambos organismos, tanto el FMI como el BM, comulgan por atenuar el dficit fiscal de los pases dependientes.

En este tenor, han adquirido mayor vigor y complejidad las relaciones entre el BM, el FMI y la banca privada. Siendo que durante la crisis internacional de los 70, se estrechan los vnculos entre la banca privada y el BM, debido a que la principal fuente de recursos del BM emanara de los mercados financieros internacionales. Y acorde a los designios de tales fuentes, el BM desarrolla intensamente su papel como coordinador de grandes y costosos proyectos, en los cuales el BM adems asume la responsabilidad de organizarlos, prepararlos y supervisarlos.

Proceso al cual adicionalmente el BM buscara, mediante arreglos de cofinanciamiento con bancos comerciales, conducir a los prestatarios (pases dependientes), ante nuevos prestamistas, asegurndoles a largo plazo un acceso continuo a los mercados de capitales internacionales. Lo cual derivo en una reduccin en los mrgenes de negociacin financiera para los pases dependientes, en vista de que, en caso de incumplimiento del pago de la deuda y ante la ntima asociacin entre bancos privados internacionales y el BM, estos ejercen una presin conjunta sobre los pases endeudados.

Ms todava, el BM se volvi un puntal importante para la banca privada respecto a sus evaluaciones sobre los pases dependientes. Puesto que si bien los bancos hacen sus propios estudios sobre las diferentes economas, la informacin que el BM les suministra, a travs de sus country-reports o mediante datos especficos de un determinado proyecto, les permite sortear obstculos en tal materia. As mismo, el BM ha participado cada vez ms como un intermediario para la banca privada respecto a las presiones de poltica econmica, ya que estas pueden ser ejercidas con mayor eficiencia por medio del BM y el FMI, que mediante la propia banca privada.

Pero adems, ante la expansin de la banca privada y el BM, tambin se han articulado los procesos de internacionalizacin productiva. Participando las operaciones de cofinanciamiento en reas estratgicas de la produccin mundial como energticos, agroindustria, entre otras ramas altamente especializadas de la industria. Resultando as que el BM mediante sus polticas ha operado como catalizador y orientador del capital financiero internacional en su conjunto y no solo de la fraccin bancaria.

Y bajo tal tesitura, tambin se crean mayores lazos y renovados requisitos de coordinacin, entre la poltica de prstamos del BM y los bancos de desarrollo regional como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), los Bancos de Desarrollo asitico, africano y caribeo. De forma que, desde 1972 destacara la importancia de las fuentes privadas de financiamiento, bancarias principalmente, sobre las inversiones directas. A la par de una perdida relativa de importancia de los organismos bilaterales, gestndose en contraparte una mayor participacin de los multilaterales como el BID, especialmente para Amrica Latina. Canalizando as, tanto el BM como el BID, cada uno por su cuenta, tan solo de 1961 a 1979 unos 6 000 millones de dlares.

Si bien en un principio, durante la dcada de los 60 hubo diferencias importantes entre el BID y el BM, debido a que el BID fue promovido por algunos pases de Amrica Latina con la intencin de oponerse a las posiciones de los Estados Unidos y al mismo BM. Hecho manifiesto en que el BID pretenda orientar sus recursos principalmente hacia las inversiones en el rea social como viviendas, educacin y saneamiento, adems de financiar directamente a la industria y a la agricultura. As la poltica de prestamos del BID durante los aos de 1961-1963 y 1964-1966 absorba para el rea social un 40.80% y 31.82% respectivamente.

Pero, ya para 1967 tal situacin cambiara, reducindose considerablemente los fondos que eran encaminados hacia el rea social y obteniendo por el contrario los sectores productivos y de infraestructura cerca del 80% de los fondos. De manera que desde entonces la orientacin del BID ser cada vez ms similar a la del BM. Resultando entonces que, estas dos instituciones se han encontrado en nuestros das bajo la influencia de los Estados Unidos, captando la mayor parte de sus fondos en los mercados de capitales privados, hasta financiar cada vez ms conjuntamente proyectos en Amrica Latina5.

Finalmente, dentro de tales avatares Mxico durante el gobierno de Miguel de la Madrid ser orillado a firmar la Carta de Intencin con el FMI, admitindose as la apertura comercial irrestricta y la aplicacin permanente de programas de ajuste antiinflacionarios, la privatizacin de los bienes de la nacin y la atraccin de capital extranjero como formato de crecimiento.

A este respecto, la Carta de Intencin firmada por Mxico en 1982 dice: En las distintas fases del programa se harn las revisiones al sistema de proteccin, incluyendo la estructura arancelaria, los incentivos a las exportaciones y el requisito de permiso previo para importar. La revisin, cuyos resultados sern objeto de consulta, tendr como propsito reducir el grado de proteccin para lograr una mayor eficiencia en el proceso productivo a efecto de proteger el inters de los consumidores, de mantener el empleo, y fomentar activamente las exportaciones de bienes y servicios y evitar utilidades excesivas por las ventajas oligoplicas que se deriven del sistema de proteccin. Se propiciar una mayor integracin del aparato industrial mexicano con el fin de hacerlo ms eficiente.

Y en estrecha armona de intereses, a la Carta de Intensin, se le debe sumar el ingreso de Mxico al Acuerdo General Sobre Aranceles y Comercio GATT, en 1986 (desde 1989 Organizacin Mundial de Comercio OMC). Ya que mediante dicho acuerdo y la apertura indiscriminada al exterior, la pequea y mediana industria del pas quedarn a merced de las grandes compaas trasnacionales, gigantes que cuentan con la tecnologa ms avanzada, por lo que el pequeo y mediano empresario no pueden competir con ellas, y ante las exigencias del acuerdo de que se modernicen, slo desaparecern por ineficientes6.

Asia y la desregulacin financiera

Caso ilustrativo de la desregulacin financiera y un modelo de desarrollo sustentado en las exportaciones, impulsadas por el crdito a la inversin productiva en un principi ser la regin de Asia. Basados en el modelo neoliberal, durante los setenta y los ochenta, pases como Corea del Sur, Filipinas, Indonesia, Malasia y Tailandia, promovern el desarrollo de sus mercados financieros y la canalizacin institucional de los ahorros. Liberalizando sus sistemas financieros, siguieron la tendencia mundial de sustituir los instrumentos de control directo de la poltica monetaria por mecanismos de mercado. Eliminando los topes a las tasas de inters y disminuyendo el uso de encajes en la regulacin del volumen de crdito, todos desarrollaron sus mercados monetarios, principalmente los mercados interbancarios y de ttulos intergubernamentales, con la finalidad de apoyarse en operaciones de mercado abierto.

Conforme a lo cual, en casi todos los mencionados pases, a excepcin de Filipinas, el mercado cambiario se dejo libre, siendo ste un contrapeso para la actividad intervencionista de los bancos centrales en otras reas de la poltica monetaria y crediticia, como la asignacin selectiva de los crditos y el monto del endeudamiento externo neto de los intermediarios financieros. Resultando as que, hasta principios de los noventa las autoridades monetarias lograron mantener un importante control sobre la vinculacin del crdito y la inversin productiva, especialmente sobre las reas definidas como prioritarias en cada pas.

As, el empleo de mecanismos de mercado para la determinacin de las tasas de inters, la sustitucin de encajes, entre otros controles directos mediante operacin de mercado abierto, nicamente permitan a los intermediarios flexibilidad respecto al volumen del crdito que podan otorgar, pero no en lo tocante a su asignacin. Por lo que ser sta la etapa ms exitosa de desarrollo de dichos pases.

Observndose entonces que, entre 1970-1996 el PIB de Corea del Sur, Filipinas, Indonesia, Malasia y Tailandia, medido en dlares aumento 30 veces, el multiplicador financiero7 se duplico, triplicndose as tambin la relacin entre crdito interno y el PIB. Pasando adems el coeficiente de inversin de 18 a 36%, superando ampliamente el promedio de 20% privativo en los pases industriales y de 26% del conjunto de los pases del Tercer Mundo por esas fechas. Duplicndose as mismos la participacin en el PIB de la venta de mercancas al exterior, pasando de 15 a 32%, ocurriendo lo mismo respecto al total de las exportaciones mundiales, que pasaron de 1.75 a 6.32%. Mantenindose los tipos de cambio competitivos, la acumulacin de capital y el crecimiento del ingreso fueron elevados, a lo cual tambin ayudo que el sistema bancario se encontraba protegido ante una exposicin excesiva de moneda extranjera8.

Unido a tal desarrollo, se dar una transicin en dicha regin de la cadena del vestido, entre otras ramas de la industria ligera, hacia la industria electrnica de consumo durante los aos setenta y ochenta, bajo la influencia principal de Japn. Emprendiendo as tambin sus primero pasos sobre la industria de la computacin, particularmente en el ramo de los componentes y perifricos. Abrindose posteriormente, tras el primer crculo de los llamados nuevos pases industrializados en aquel entonces (NICS), representados por Sud Corea, Taiwan, Singapur y Hong Kong, un segundo crculo de exportadores de productos electrnicos en Malasia y Tailandia, conforme se dio el primer desplazamiento interregional de sectores productivos intensivos en trabajo.

Pero adems, de la produccin de bienes ms elaborados y abastecer de ms componentes locales, la industria sudcoreana, taiwanesa, y de Singapur, entran en la fase del diseo y la produccin de software. Desplegando ampliamente sus propias redes empresariales en la regin, lo cual los lleva a desempear un papel importante en la conformacin de un tercer crculo de pases y regiones productores, constituido por reas costeras chinas, Filipinas y de Indonesia. De suerte que para mediados de 1995, la tercera parte de la produccin electrnica de Taiwan se haba desplazado a China continental, ocurriendo algo similar con los segmentos ms intensivos de trabajo de las industrias de Sud Corea, Hong Kong y Singapur.

De tal manera, Corea contar para ese entonces con un sector electrnico de exportacin cuya importancia era prcticamente equivalente a la de las industrias intensivas en capital como la automotriz, de buques y acero. Mientras que Hong Kong continu especializndose en los escalones superiores de la industria de la confeccin, contando as tambin con una participacin significativa en la electrnica. Tailandia se encontraba en un momento de transicin con peso en las exportaciones primarias y las manufacturas intensivas en recursos naturales y trabajo. China aun era el primer exportador mundial de manufacturas intensivas en trabajo, como juguetes, vestido y calzado, en tanto que Indonesia se haba especializado casi en su totalidad en la exportacin de materias primas como petrleo, gas natural, carbn, cobre y caucho, as como en la de manufacturas intensivas en trabajo como ropa y calzado9.  

Sin embargo, esta situacin en 1998 se vera resquebrajada, desde Japn, Corea del Sur, Filipinas, Indonesia, Malasia, Tailandia, entre otras economas de la regin, ante el grave problema de la sobre acumulacin y el exceso de capacidad productiva. Pese a que el proceso de reestructuracin de capital, sustentado en la carrera hacia abajo (downsizing), el deterioro de sueldos y salarios, el adelgazamiento de la produccin (lean production), el outsourcing que deja fuera de la produccin a terceros, quienes se harn cargo solo de ciertos proceso, as como no obstante la apertura y expansin de los mercados financieros, las inversiones y transacciones comerciales crecientes, mantuvieron bajo control durante un tiempo las contradicciones del capital, estas emergieron nuevamente10.

Afectando as la crisis en esa regin, sobre todo a los grandes exportadores de circuitos de memoria como Japn y Sud Corea, en menor medida a la mayora de los pases que exportaban algn tipo de semiconductores o componentes afectados. Vindose afectada adems Sud Corea, no slo por el gran peso del sector en su comercio exterior equivalente a ms de un 15%, sino tambin por la autonoma, relativa pequeez y menor capacidad de maniobra de sus empresas trasnacionales frente a las redes ms grandes y flexibles de EE.UU, Japn y Europa.

A lo cual se le aadir la cada de las bolsas de valores en los noventa, cuando se profundiz la liberalizacin financiera, abriendo la cuenta de capital de la balanza de pagos y expone a los mercados locales a la inestabilidad del mercado financiero internacional, ocurriendo el cierre de plantas, despidos masivos de trabajadores, el recorte de gastos gubernamentales, depreciacin monetaria y la miseria de millones de personas.

Empeorando aun ms la situacin la OCDE, al imponer la apertura financiera como condicin para que los mencionados pases entraran a la organizacin, obligndolos adems a adherirse al Acuerdo Multilateral de Inversiones, el cual en adelante los privara del derecho a establecer polticas de desarrollo basadas en el estimulo a productores nacionales. As tambin, elimino los controles que haba respecto al endeudamiento externo con los bancos y las empresas no financieras, acabando con la vinculacin que exista entre la expansin del crdito interno y la inversin productiva, a la cual haba contribuido en un principio la desregulacin financiera limitada.

De igual manera, la apertura de la cuenta de capital, forzara a los pases del sudeste de Asia a poner ms empeo en la estabilidad de sus tipos de cambio para alentar la permanencia de capitales forneos. Y de ah que, en pases como Tailandia, donde la deuda pblica haba sido anteriormente contrada a manera de mantener un perfil adecuado de vencimiento y una diversificacin en monedas de denominacin, la deuda privada creci anrquicamente, impulsada por el establecimiento del centro financiero de Bangkok. Promediando as el influjo de capital externo en las cinco economas sealadas de un 6% del PIB de 1990 a 1996, 13% en Tailandia y superior a 15% en Malasia11.

Amrica Latina y la desregulacin financiera

Hasta antes de 1974, el bajo ritmo de crecimiento del endeudamiento externo, as como una poca participacin de fuentes privadas de dbito en Amrica Latina fueron la constante. Sin embargo desde ese mismo ao, la dependencia de crdito externo por parte de la regin creci, hasta aumentar extraordinariamente, llegando a abarcar a ms sectores de los tradicionales, como los responsables del comercio exterior y la banca, tanto privada como de desarrollo.

Ms aun cuando el xito del nuevo modelo se hacia patente en algunos pases del sureste asitico como, Corea del Sur, Hong Kong, Singapur y Taiwan. Adems distintos pases de la regin se vieron presionados ante la cuadruplicacin de los precios internacionales del petrleo, que los obliga a cubrir una gruesa factura por concepto de importaciones de crudo, as como productos petrolferos, sustancialmente mayor a la hasta entonces requerida. Y se les ofrece como solucin la obtencin de crditos y la contratacin de emprstitos.

Disponiendo de una gran cantidad de capital ante la ausencia de proyectos de inversin en los pases del Primero Mundo, y ante el crecimiento de los mercados financieros europeos y asiticos por el reciclaje de petrodlares, en ese momento la tasa de inters para los prestamos internacionales era baja e incluso lleg a ser negativa en algunos aos: 1972-1980, manifest un nivel mnimo de 27.5%, en 1974. Mientras que para 1973-1977 tuvo un nivel mnimo de -3.0% alcanzado hasta 1975.

En tal contexto, el endeudamiento externo de Latinoamrica adoptara a mediados de los setenta cuatro caractersticas: a) se privatizo, en el sentido de que la participacin de las instituciones financieras privadas en el endeudamiento neto de Amrica Latina con el exterior aument de 31.6% durante la dcada de los setenta, a 68.4% en 1975 y a 82.6% en 1980; b) se diversifico extraordinariamente, a partir de la concurrencia de crditos sindicados en el Euromercado, mantenindose sin embargo la deuda predominantemente con los bancos de EE.UU, en 1982 los bancos norteamericanos eran acreedores del 37.7% de la deuda externa de Brasil con bancos privados, del 37.7% de la de Mxico, del 34% de la de Argentina, del 40.8% de la de Venezuela y del 53.4% de la de Chile; c) se volvi mucho ms onerosa, debido a que las tasas de inters (Prime y Libor) aumentaron de forma excesiva desde 1980; y d) se transformo en deuda documentada cada vez a menor plazo.

Bajo tal esquema, los mercados financieros internacionales se convirtieron en una fuente de recursos de primer orden para los pases de Amrica Latina. Dejando de ser la deuda externa desde esos aos, un aspecto complementario de la poltica econmica regional, pasando a cubrir el servicio de emprstitos anteriores, financiar los dficit fiscales y en cuenta corriente de la regin, proveer recursos para los pagos por concepto de inversin extranjera directa, sostener balances tursticos deficitarios, subsidiar tipos de cambio sobrevaluados y hasta mantener tasas positivas de crecimiento.

En el caso de Mxico, despus de varios aos de mantener en trminos manejables su deuda externa, para 1975-1976 esta creci de manera extraordinaria ante la especulacin financiera, la fuga de capitales, el empeoramiento del saldo de la cuenta de mercancas, contraccin de la inversin privada y la primera devaluacin cambiaria. Pasando la relacin deuda pblica externa acumulada/PIB de 13.8% en 1974 a 28.2% en 1976, y la relacin endeudamiento neto anual/PIB de 4.03% a 5.80% durante los mismos aos12.

Dentro de tales parmetros, el dficit en cuenta corriente de la balanza de pagos de Amrica Latina lleg en 1981 a ms de 40 mil millones de dlares. Cifra 45% mayor a la del ao inmediatamente anterior y duplicaba la de 1979. Afluyendo nuevos recursos financieros de corto plazo hacia los pases de la regin, para finales de 1981 la deuda externa contratada a plazos menores de un ao llego a ser de ms de un 65% respecto a los ingresos por exportaciones totales de Amrica Latina (sin incluir Panam y las Bahamas) y de ms de un 70% de los pases mayores.

Y despus de tales hechos, en la dcada de los ochenta, particularmente despus de la crisis de deuda de 1982, el gran capital financiero se encargara de recuperar su inversin, apoyado por el FMI y el BM, como voceros oficiales frente a Amrica Latina. Desde entonces, el nfasis para nuestra regin se coloca sobre el pago de la deuda, y para 1987 los Estados Unidos ya plantean la idea de que nuestros pases crezcan para pagar, aspecto retomado en el Plan Brady en 1989.

Centralizacin de capital y quiebras en EE.UU.

Ante tal expansin del sistema financiero, sta misma funcionara como una palanca para le centralizacin del capital. Debido a que el manejo de una gran cantidad de fondos y las necesidades de crdito creadas, obligar a la formacin de consorcios bancarios. Ayudando adems a tal concentracin, el hecho de que diversos Estados, mediante las finanzas pblicas asumirn un papel ms activo como demandantes de crdito en los mercados financieros. A este respecto, Mxico, Brasil e Italia financiaron y hasta desarrollaron proyectos que requirieron grandes montos de inversin o se asociaron a distintos capitales.

Resultando en tal proceso, fusiones, acuerdos de mercado, integraciones horizontales y verticales entre granes monopolios. Lo cual deriva en quiebras y la exacerbacin de la competencia en varios pases. Tan slo en los Estados Unidos se registraron en el sistema bancario 10 quiebras de 1981, 43 en 1983 y 71 en 1984. Adems, en 1982, se darn las crisis bancarias del Penn-Square Bank, el Greenwich Savings y el Drysdale Securities. Y de igual manera, algunos grandes monopolios de la industria, as como de los servicios se enfrentaran a graves problemas financieros, hasta presentarse quiebras como la del International Harverster, AEG-Telefunken, Dome Petroleum y Chrysler.

As tambin, en 1983 se presentaran dificultades financieras para el First Bank of Dallas y la American Saving of Angeles. Se dar la bancarrota de First National Bank of Midland y el Continental Illinois, la fusin del First National Bank of Seatle con Bank of America. Mientras que, corporaciones como la Occidental Petroleoum, Dom Chemical, Good Year Time and Rubber, Bethelhem Steel National Intergroup, Mead e International Harverster, recibieron en esos aos crditos millonarios para poder hacer frente a sus distintas dificultades13.

Y se presentan las operaciones de rescate financiero mediante crditos extraordinarios para empresas como Greyhound, Farm House Foods, Rama Inns, Kaufman and Broad, Western Saving and Loan Assoc., Broadview Financial, Texas Federal Financial, Alexander and Alexander Services, Security Capital, Great Atlantic and Pacific Tea, Trans World, Pan American World Airways, Trans World Airlines, Tiger International Western Airlines y Arkansas Best.

Adems, dentro del mismo espectro se aceleran las fusiones en los mismos Estados Unidos, en 1984, lo cual causo una eliminacin de valores de mercado financiero de unos 80 mil millones de dlares, derivado de fusiones, compras forzadas y readquisicin de acciones. En tal lgica, en la industria del petrleo Texaco por ms de 10 000 millones de dlares a Getty Oil, Standard Oil of California con cerca de 13 200 millones de dlares compro Gulf Oil, Mobil Oil por unos 5 700 millones de dlares compra Superior Oil, U.S. Steel compra Maraton Oil. Asimismo, dentro del mismo proceso Royal Dutch Shell Group debi obtener acciones de Shell para evitar una posible compra forzada y Phillops Petroleum recurri a la contratacin de grandes crditos con el objeto de lograr una recapitalizacin masiva y evitar tambin una compra forzada. Todo lo cual tuvo como complemento la quiebra de refineras medianas y pequeas, siendo as que de 1981 a 1986 quebraron 71 refineras,

Respecto a la industria de alimentos destacaron tambin las fusiones de Esmark Inc. se aduea de Beatrice Foods, Carnation es comprada por Nestl, la Continental Banking de ITT pasa a manos de Ralston Purina, Diversifoods Inc. fue adquirida por Allen and Company, Ryan Homes por Rothschild Inc. y Northwest Industries por Farley Metals.

En la industria automotriz, desde la dcada de los setentas realizaron distinto convenios y fusiones empresas europeas, estadounidenses y japonesas para poder enfrentarse a otras compaas en su rea. General Motors celebro acuerdos con Toyota para producir en Fremont, California un auto compacto, Chrysler estableci en Mitsubishi la empresa Motor Sales Inc. para comercializar un auto compacto. Adems, Chrysler tambin se adueo del 15% de las acciones de Mitsubishi, Ford desarrollo relaciones con la empresa Toko Kogyo para producir autos compactos e instalarse en aquellos aos en Hermosillo Sonora, Mxico, siendo que ya contaban ambas compaas con una empresa en Japn, la llamada Ford Toko.

Ms aun, durante los mismos aos, monopolios como American Express, Merri Lynch, Phibro Corp., Prudential y Sears realizaron importantes adquisiciones de empresas, lo cual les posibilito diversificar ms sus servicios y participar en mayores espacios de la actividad financiera. As, American Express en 1983 compro a Shearson Loeb Rhoedes y un ao antes a Lehman Brothers Ruhn Loeb, Merrill Lynch compr a Advance Montage Co., la cual brindaba servicios hipotecarios, a Becker-Parifas y para fines de 1984 a Wackenhut Corp. Equitable Life Assurace adquiri a Donaldson Lufkin and Jennette una de las mayores empresas de servicios financieros, Prudential compaa de seguros compro a Bache Groups, Sears compr a Dean Witter Reynolds, Phibro Corp se fusiono con Salomon Brothers.

Derivado de tales adquisiciones, las empresas han podido realizar movimientos con cuentas de fondos mutuos participando as en los mercados de dinero y capital, actuando igualmente en el sistema financiero e incluso como banca inversionista manejando hipotecas, crdito al consumo y compraventa de valores a nombre de terceros. Cobrando importancia en lo que aquel entonces era el Euromercado compaas como American Express y Merrill Lynch, as como en la expansin del crdito y del mercado de valores cobraron importancia Gulf Western, General Electric, Control Data RCA y Greyhound14.

De manera que, la separacin entre corporaciones de la industria, el comercio, los servicios no financieros y bancos, financieras, entre otras empresas financieras, se ha ido debilitando cada vez ms, hasta nuestros das. Modificando las relaciones industria-comercio-servicios. Para lo cual adems se han apoyado en nuevos elementos tcnicos y tecnolgicos. Socavando las bases de la reproduccin ampliada de carcter sostenido, al no permitir establecer condiciones para una elevacin general de la productividad.

Centralizacin del capital y sus efectos en Mxico

La fuerte inversin estatal y la reorganizacin de la economa para el mercado externo, impulsada desde los pases del Primer Mundo, como hemos detallado gnero demandas financieras que no pudieron ser satisfechas por el sistema bancario existente hasta antes de los 70. De ah que se establecieran relaciones estrechas de colaboracin con bancos multinacionales que pasaran a ocupar un papel protagnico en Amrica Latina, as como con los bancos locales que tambin tuvieron que ser restructurados para servir a las nuevas demandas del capitalismo.

En consecuencia, se dar un proceso de concentracin bancaria en todos los pases de la regin, por ejemplo en Brasil para 1979 habr menos de 100 bancos, de los cuales los diez ms grandes reciban el 70% de los depsitos, siendo que en 1950 haba 350. En Mxico, para 1977, bancos hipotecarios, comerciales, financieros y de ahorro, que tenan un dueo en comn y que operaban como bancos separados se fusionan en una sola estructura bancaria corporativa.

Y de la mano de tales eventos, en Mxico surgen y se desarrollan grupos monopolistas, se reestructura el capital y se registran desplazamientos del capital monopolista extranjero, en donde destacaran la proliferacin de empresas mixtas y una nueva vinculacin entre los ms importantes grupos monopolistas del pas con el sistema financiero. As, de mayo de 1973 a diciembre de 1981 se crean 1 669 empresas mixtas, constituyndose el 50% de estas entre 1979-1981.

En estos hechos, aquellas ramas en que empresas con capital extranjero norteamericano eran importantes, continuara a partir de sus filiales. Pero adems, prosperaran sus relaciones con capitales del pas en otros campos como la construccin de camiones, tracto-camiones y maquinaria agrcola, as como autopartes, para lo cual se contar tambin como socios a empresas e instituciones del sector pblico.

Por consiguiente, en 1983 el gobierno vende su participacin en VAM y Renault de Mxico a Renault de Francia. Proceso que corresponder a la reestructuracin de dicha industria a nivel mundial en esa dcada, donde destacarn la integracin de nuevas empresas entre las principales firmas estadounidenses y japonesas, despus de que se realizaran fusiones entre empresas europeas y asociaciones de las mismas, con norteamericanas. Y ha este proceso tambin corresponder la instalacin de nuevas plantas durante el mismo periodo en el norte de nuestro pas, por Ford, Chrysler, General Motors, Nissan y la misma Renault.

Y adscritos a esta lgica, tambin se construyeron en Hermosillo, Sonora, una planta de construccin propiedad de Ford y la empresa japonesa Toko Kogyo, productora de los autos Mazda. Planta que al igual que la de Ford en Chihuahua, la de General Motors en Tamaulipas y la Chrysler en Coahuila, fueron concebidas para el mercado de exportacin, principalmente estadounidense15.

Actividades que involucraron cada vez ms inversiones con empresarios nacionales, como las inversiones de Ford con Nemeka, perteneciente al Grupo Alfa fabricante de cabezas de auto, con Caraplastic de Visa para la produccin de tableros y componentes plsticos, as como con Vitromex del grupo Vitro, para la manufacturacin de cristales para autos.

Proceso de vinculacin entre el capital nacional y el capital extranjero que se profundizara a partir de la crisis de 1981. En este ao el grupo Alfa se ve obligado a vender diversas empresas y a aceptar como socios en el capital de holding a sus bancos acreedores. Asimismo durante la crisis se estrechan los vnculos entre Spicer, que era la principal empresa nacional en la produccin de trasmisiones, ejes, ejes tractivos, entre otras partes de automviles, camiones, tracto camiones, con Dana Corp., adems de que se vera obligada a usar tecnologa de GKN de Inglaterra y Kilsey Hayes.

En el mismo sentido, el Grupo Vitro tuvo que ampliar sus vnculos con subsidiarias de empresas trasnacionales como Ingersoll Rand en la firma Quantrom. As tambin Alfa, debi vender a FTA su empresa Agromak y deshacerse de sus firmas productoras de aparatos elctricos para el hogar, adems de estrechar vnculos con empresas como Hitachi que le proporcionara por esas fechas tecnologa para Megatek; con Hrcules y American Petrofina para Petrocel; con Basf de Alemania para Polioles; con Du Pont para Nylon de Mxico y se asocia con Ford para producir cabezas de aluminio para autos en su empresa Nemak.

Ms todava, para la conformacin de empresas mixtas ayudo la participacin del Estado mexicano mediante organismos financieros como Nafinsa y Somex. A este respecto Nafinsa puso en marcha a finales de los setentas, un programa para el desarrollo de la industria en el que participaran como socios capitales extranjeros y del pas, adems de la misma institucin financiera. Constituyndose as, durante los aos del auge petrolero 12 empresas en las que los socios extranjeros aportaban tecnologa, mientras que la inversin inicial era cubierta con recursos provenientes de fondos de coinversin que Nafinsa y distintos bancos del extranjero crearon exprofeso para tales proyectos. As, las compaas que se crearon a partir de la ayuda de Nafinsa, tendran como compradores de sus productos a PEMEX, CFE, Sidermex, Celanese, Resistol y CYDSA, principalmente.

Vinculacin a la cual llego a rematar la deuda externa, siendo que de 1979 a 1982, tan slo consiguieron crditos en el euromercado grandes empresas estatales como PEMEX, CFE, Fertimex, Sidermex, as como las instituciones financieras del Estado como Nafinsa, Banobras, Somex y Finasa. Y a estas se les unieron poderosos consorcios tales como Alfa, Tamsa, Salinas y Rocha Grupo Mexicano de Desarrollo, Spicer, Nacobre, Resistol y VISA16. Otros nexos tambin desarrollados entre prestamistas y los acreedores de nuestro pas sern los siguientes:

Tales prestamos, unidos al nivel del monto de intereses hicieron del gobierno mexicano el ms endeudado entre los gobiernos del Tercer Mundo. Y ante la crisis, se agravaron los problemas de dichas empresas, pasando a ser ms grandes sus gastos financieros, as como sus costos, que sus ventas. De suerte que con la baja en el ritmo de la actividad econmica se llego a plantear la suspensin temporal de pagos, como fueron los casos de Alfa, Pliana, Salinas y Rocha, Moctezuma, entre otras. Transformndose la deuda contrada en los mercados financieros internacionales por los monopolios privados y estatales de nuestro pas, en un medio para que el capital financiero internacional hiciera crecer sus ganancias.

As, para 1983 el capital norteamericano por la va del dominio directo o mediante el control financiero se volvi beneficiario de ms del 65% de las grandes y medianas industrias y del comercio desarrollado en Mxico, as como de la casi totalidad de las industrias bsicas como minera, comunicacin, siderurgia y proyectndose para la apropiacin paulatina de otras como petrleo, electricidad, ferrocarriles.

De manera que las exigencias de los bancos privados, por intermedio del FMI, dictaron las reglas de austeridad, y del disciplinamiento de nuestra economa, destinada a mantener los pagos de la deuda multimillonaria. Todo lo cual ser administrado por una burocracia capitalista intermediara, encargada de realizar y facilitar el saqueo de las riquezas de la nacin. Polticamente representados por partidos como el PRI y una supuesta oposicin que en realidad le han hecho el juego como los extintos partidos PSUM, PRT, PST y PPS, as como lo hacen actualmente el PAN y el PRD.

Ms aun, ante la crisis, a esta alianza asistirn empresarios, principalmente monopolistas nacionales, interesados en apuntalar al rgimen priista. Ejemplo de ello sern los dueos de consorcios como Visa, que se vern afectados ms que por la crisis, por la nacionalizacin de la banca ya que dicha empresa posea dos tercios del capital de Banca Serfn, cerca de unos 4 500 millones de pesos. En igual situacin se encontraron el grupo Vallina, quien pierde al nacionalizarse el Banco Comercial Mexicano (COMERMEX).

Reflejndose tal alianza ante el llamado Pacto de Solidaridad Econmica (PSE), firmado en 1987 por el gobierno, las cpulas empresariales, campesinos y obreros afines al gobierno. Dado que en tal Pacto tendr como objetivo principal abatir la inflacin, mediante una estrategia de saneamiento de las finanzas del gobierno y una armonizacin en los aumentos de precios y salarios, que terminara por beneficiar al capital estadunidense y la fraccin mexicana que les esta vinculada.

Ms toda va, mediante tal pacto se expresaran la formacin de vnculos netamente empresariales del PAN y el distanciamiento entre personajes como Clouhtier perteneciente al mismo. As, Javier Garza Caldern, consejero del grupo VISA, afirma en 1988, que Clouhtier, no slo era un candidato a la presidencia de la Repblica, irresponsable, sino que trabajaba en contra de Mxico. En tanto que Clouhtier manifestara en contra parte que, conforme avanzaba su campaa, ms le daban la espalda los empresarios dedicados a la comunicacin, de manera que no obstante se decan panistas, en el fondo le hacan el juego al PRI18.

De manera que, tras triunfar en dicho pacto los sectores vinculados al capital trasnacional, el movimiento obrero moderara sus demandas de incremento salarial, los campesinos aceptarn que los precios de garanta mantuvieran el valor real que tuvieron en 1987. Mientras que los empresarios aceptaran una poltica de apertura comercial que les obliga a desplegar supuestos esfuerzos en productividad y a moderar sus precios y utilidades. Mientras que el gobierno se comprometi a restringir sus gastos y continuar con la desincorporacin de empresas no estratgicas o prioritarias, as como adelgazar al gobierno federal19.

Todo lo cual convalidar los efectos adversos que ya se venan suscitando en el pas como fueron, el brusco descenso de la construccin, que en 1983 tuvo un retroceso de un 8%, afectando a consorcios como ICA, Bufet Industrial y el Grupo Mexicano de Desarrollo, por la crisis y los severos recortes en programas de inversin, emprendidos tanto por el gobierno como por empresas privadas. Y unido a tal situacin, tambin se vieron afectadas por esas fechas la construccin de tres grandes hoteles en la Ciudad de Mxico como fueron, el hotel El Caballito, Meridien y el proyecto Nikko, as como se vio detenida la obra del Hotel Mxico e instituciones como la Torre de Pemex y el entonces nuevo Banco Central.

A este respecto, la Cmara de la Industria de la Construccin sealara que sus asociados estaban utilizando slo el 26% de su capacidad disponible en 1981, significando que la demanda se haba contrado en un 80%. Y provena dicha demanda, en ms de unas tres cuartas partes por parte del Estado, mediante instituciones como PEMEX, la Secretaria de Comunicaciones y Transportes y Agricultura y Recursos Hidrulicos, el DDF, la CFE y el INFONAVIT. Pero ante la reduccin, se estimo que haba ms de 850 mil trabajadores desempleados.

En situacin similar se encontraron millares de trabajadores que fueron despedidos en la rama metalmecnica y unos cerca de 30 mil en la automotriz. Toda vez que en la rama automotriz, la venta de autos se redujo en 1983 en un 50%, en tanto que Diesel Nacional despido a unos 2 500 trabajadores, reportando prdidas de 20 mil millones de pesos en 1982.

Adems, industrias de aparatos electrodomsticos en el D.F tambin vieron decrecer su produccin, sus ventas y sus niveles de empleo. Reportando cuantiosas prdidas empresas como General Electric, IEM, Industrias Mabe, Philco, Sky-Line, Manufacturas Electrnicas, Magnavoz, Acros, Estufas y Estufas Nacionales, entre muchas otras. Mientras que en los textiles, tanto de fibras sintticas como del algodn tambin vieron caer sus ventas, de manera que empresas como Tapetes Luxor despidieron a cerca de mil obreros.

Y presionado el pas ante tal situacin, cada vez ms se asentara la visin del capital monoplico nacional y el capital extranjero, expresndose la fraccin monoplica nacional mediante organizamos empresariales como la Confederacin Patronal de la Repblica Mexicana (Coparmex), la Confederacin de Cmaras Nacionales de Comercio (Concanaco) y el Consejo Coordinador Empresarial (CCE). As como mediante la Confederacin de Cmaras Industriales (Concamn) y la Cmara Nacional de la Industria de la Transformacin (Canacintra).

A partir de dichos organismo se insistir en demandas como la del entonces presidente de la Coparmex, Basagoiti, en que los empresarios participaran activamente en la poltica, siempre que por haberse mantenido pasivos, tanto los empresarios, como la sociedad en general, el pas entero estaba asistiendo a la tragedia de la crisis econmica de los ochentas.

Adems, dentro de tal espectro, se cuestiono cada vez ms de manera sistemtica el llamado presidencialismo y el corporativismo mantenido por el PRI, de manera que se instar mediante la Coparmex, a la legitimacin de acciones empresariales poltico electorales, as como a un rencuentro entre los empresarios y el Partido Accin Nacional PAN.

Y dentro de tales eventos, lo prioritario sera la aplicacin de una racionalidad tcnica, antipopulista. Lo cual significara en los hechos la aplicacin de las leyes del mercado. Toda vez que segn Basagoiti, en el pasado se haba despreciado todo lo referente a la dinmica econmica y sus leyes, cometindose as en Mxico, muchos pecados en nombre de los criterios sociales y polticos.

As, de acuerdo a tal lgica se crearon una gran variedad de comisiones administrativas que incluyeron a la representacin empresarial pero que limitaron o excluyeron la participacin del sector social. Ejemplos de ello fueron la Comisin Mixta Asesora de Poltica de Comercio Exterior, los consejos de planeacin industrial en distintas ramas, la Comisin de Inversin Extranjera, la de Crdito y Financiamiento, los Comits Regionales de Financiamiento y los Comits Consultivos de Empresas Paraestatales, entre otros.

Ms aun, tal proyecto cimentado sobre el atiestatismo, fortalecer los vnculos empresariales con el PAN y la iglesia en torno a cuestiones como la educacin y el aborto, as como desarrollara una labor sistemtica de sus puntos de vista en medios de comunicacin como la T.V. y la prensa.

Y derivara entre otras muchas perlas, a que en marzo de 1995, durante el mandato de Ernesto Zedillo, se modifique la Constitucin mexicana para que se privatice el sistema ferroviario, tradicionalmente operado por Ferrocarriles de Mxico. Bajo el argumento de que bajo la administracin del Estado el sistema ferroviario era un desastre y que al pasar a manos privadas mejorara el servicio, bajaran las tarifas, el ferrocarril detonara la prosperidad en distintas provincias.

Tales promesas sin embargo a la fecha no se han cumplido, sino que por el contrario, de acuerdo con la Comisin Federal de Competencia Econmica, el sector de transporte de carga por ferrocarril, dominado por el Grupo Mxico, y la filial mexicana de la estadounidense Kansas City Southern (misma de la cual Zedillo, fue su empleado), ha derivado en altos precios para los consumidores.

Ms cuando se ha determinado que entre Ferromex, propiedad de la familia Larrea, Kansas City Southern, y una subsidiaria de ambas, controlan el 73.3% de las vas frreas del pas, por lo cual pueden fijar los precios de interconexin, sin que competidores tengan la capacidad para negociar. Generndose ante tal situacin adems, tiempos excesivos en el traslado de mercancas, aumentos en los costos logsticos, as como las empresas tienen la capacidad de restringir el acceso a sus redes20.


Bibliografa.

Aguilar M. Alonso, Bernal Sahagun Vctor M., Guillen R. Arturo, Vidal Gregorio. El capital extranjero en Mxico. Editorial nuestro tiempo, 1986.

Aguilar Monteverde Alonso. Globalizacin y capitalismo. Plaza Janes, 2002.

Aguilar Mora Manuel. Crisis y esperanza. Mxico ms all de 1984. Juan Pablo editor, 1984.

Cardoso Fernando Henrique y Falett Enzo. Dependencia y desarrollo en Amrica Latina. Siglo Veintiuno Editores, 1979, 16a edicin.

Castro Fidel. La crisis econmica y social del mundo. Siglo Veintiuno Editores, 4a edicin, 1987.

Cecea Jos Luis. Mxico en la rbita imperial. Las empresas transnacionales. Ediciones el Caballito, 1985.

Cueva Agustn. El desarrollo del capitalismo en Amrica Latina. Siglo Veintiuno Editores, 1999, 17a edicin.

Dos Santos Theotonio. Imperialismo y dependencia. El hombre y su tiempo, 1978.

Estvez Jaime, Lichtensztejn Samuel (Compiladores). Nueva fase del capital financiero. Elementos tericos y experiencias en Amrica Latina. CEESTEM, ILET, Editorial Nueva Imagen. 1981.

Fajnzylber Fernando y Martnez Tarrago Trinidad. Las empresas transnacionales. Expansin a nivel mundial y proyeccin en la industria mexicana. Fondo de Cultura Econmica. Primera reimpresin 1980.

Fitt Yann, Farhi Andre, Vigier Jean-Pierre. La guerra econmica mundial. Editorial Fontanella, 1978.

Garca Pez Benjamn. La poltica de hidrocarburos en el proceso de reordenacin econmica 1981-1983. UNAM, Facultad de Economa, 1989.

Gonzlez Casanova Pablo y Florescano Enrique (Coordinadores). Mxico hoy. Siglo Veintiuno Editores, 10a edicin, 1986.

Guilln Romo Hctor. Orgenes de la crisis en Mxico. 1940-1982. Editorial Era, 8a reimpresin, 1995.

Labarca Guillermo. Los bancos multinacionales en Amrica Latina. Editorial Nueva Imagen, 1979.

Lpez Rosado Diego G. Problemas econmicos de Mxico. UNAM, IIE, 6a edicin 1984.

Mandel Ernest. Ensayos sobre el capitalismo. Editorial Era, 1971.

Ortega Arenas Juan. Instructivo Obrero. Costa-Amic Editores, 1984.

Ortiz Wadgymar Arturo. Mxico en ruinas. El impacto del libre comercio. UNAM, IIEC, 2010.

Petras James F. Clase Estado y poder en el tercer mundo. Casos de conflictos de clases en Amrica Latina. Fondo de Cultura Econmica, 1986.

Reyes Esparza Ramiro, Olivares Enrique, Leyva Emilio, Hernndez Gutirrez Ignacio. La burguesa mexicana. Cuatro ensayos. Editorial Nuestro Tiempo, 4a edicin, 1981.

Vidal Gregorio, Carriazo M. Goerge, Huffschmid Jorg, Correa Eugenia, Lichtensztejn Samuel. La crisis financiera. Editorial Nuestro Tiempo, 1986.

Hemerografa.

Lichtensztejn Samuel, Baer Mnica. Polticas globales en el capitalismo: El Banco Mundial. Ensayos del CIDE, Coleccin economa 4, marzo, 1982.

Revista Mexicana de Ciencias Polticas y Sociales. Nmero 124.

El Trimestre Econmico, Vol. LI (2). Mxico, abril-junio de 1984. Nmero 202, Fondo de Cultura Econmica.

El Trimestre Econmico, Vol. LII (2). Mxico, abril-junio de 1985. Nmero 206, Fondo de Cultura Econmica.

El Trimestre Econmico, Vol. LIII (1). Mxico, enero-marzo de 1986. Nmero 209, Fondo de Cultura Econmica.

Revista Estrategia, Mxico, ao XIV, Vol. 2, Nm. 80, marzo-abril de 1988.

Revista Mexicana de Sociologa. Ao XLV/Vol. XLV/ Nm. 3. Julio-Septiembre de 1983.

Revista Mexicana de Sociologa. Ao XLVIII/Vol. XLV/ Nm. 3. Julio-Septiembre de 1986.

Revista Investigacin Econmica, UNAM. Octubre-diciembre, 1986, nmero 178.

Revista Latinoamericana de Economa, Problemas del Desarrollo. Vol. 29, nmero 114, julio/septiembre 1998. UNAM, IIEC.

Revista confluencia: ciencia poltica y administracin pblica. Mendoza-Argentina, Universidad Nacional de Cuyo, Facultad de Ciencias Polticas y Sociales. Ao 1-No 2, primavera 2003.

Revista Latinoamericana de Economa, Problemas del Desarrollo. UNAM, IIEC, Vol. XXIV, octubre-diciembre 1993.

Revista Latinoamericana de Economa, Problemas del Desarrollo. UNAM, IIEC, Vol. 30, nmero 119, octubre-diciembre 1999.

La Jornada. Jueves 16 de marzo de 2017.

Gonzlez Ortiz Ramn Csar. La Iniciativa Mrida: Estado, militarizacin y contrainsurgencia. Tesis de Maestra, UNAM, 2014.


Notas

1 Vidal Gregorio, Carriazo M. Goerge, Huffschmid Jorg, Correa Eugenia, Lichtensztejn Samuel. La crisis financiera. Editorial Nuestro Tiempo, 1986. Pg. 18.

2 Revista Latinoamericana de Economa, Problemas del Desarrollo. Vol. 29, nmero 114, julio/septiembre 1998. UNAM, IIEC. Pp. 10-11.

3 Revista Latinoamericana de Economa, Problemas del Desarrollo. UNAM, IIEC, Vol. XXIV, octubre-diciembre 1993. Pp. 155-156.

4 Revista Latinoamericana de Economa, Problemas del Desarrollo. Vol. 29, nmero 114, julio/septiembre 1998. UNAM, IIEC. Pp. 12-13.

5 Lichtensztejn Samuel, Baer Mnica. Polticas globales en el capitalismo: El Banco Mundial. Ensayos del CIDE, Coleccin economa 4, marzo, 1982. Pp. 105-106-107.

6 Ortiz Wadgymar Arturo. Mxico en ruinas. El impacto del libre comercio. UNAM, IIEC, 2010, Pp. 101-110.

7 Relacin entre la cantidad de dinero ms el cuasidinero y la base monetaria.

8 Revista Latinoamericana de Economa, Problemas del Desarrollo. UNAM, IIEC, Vol. 30, nmero 119, octubre-diciembre 1999. Pp. 61-62.

9 Revista Latinoamericana de Economa, Problemas del Desarrollo. UNAM, IIEC, Vol. 30, nmero 119, octubre-diciembre 1999. Pp. 33-36.

10 Aguilar Monteverde Alonso. Globalizacin y capitalismo. Plaza Janes, 2002. Pg. 100.

11 Revista Latinoamericana de Economa, Problemas del Desarrollo. UNAM, IIEC, Vol. 30, nmero 119, octubre-diciembre 1999. Pg. 62.

12 Revista Investigacin Econmica, UNAM. Octubre-diciembre, 1986, nmero 178. Pp. 174-175.

13 Vidal Gregorio, Carriazo M. Goerge, Huffschmid Jorg, Correa Eugenia, Lichtensztejn Samuel. La crisis financiera. Editorial Nuestro Tiempo, 1986. Pp. 40-41.

14 Vidal Gregorio, Carriazo M. Goerge, Huffschmid Jorg, Correa Eugenia, Lichtensztejn Samuel. La crisis financiera. Editorial Nuestro Tiempo, 1986. Pp. 43-44-45-47-48.

15 Aguilar M. Alonso, Bernal Sahagun Vctor M., Guillen R. Arturo, Vidal Gregorio. El capital extranjero en Mxico. Editorial nuestro tiempo, 1986. Pp. 170-171.

16 Aguilar M. Alonso, Bernal Sahagun Vctor M., Guillen R. Arturo, Vidal Gregorio. El capital extranjero en Mxico. Editorial nuestro tiempo, 1986. Pp. 186-190.

17 Aguilar Mora Manuel. Crisis y esperanza. Mxico ms all de 1984. Juan Pablo editor, 1984. Pg. 79.

18 Revista Estrategia, Mxico, ao XIV, Vol. 2, Nm. 80, marzo-abril de 1988. Pg. 73.

19 Revista Estrategia, Mxico, ao XIV, Vol. 2, Nm. 80, marzo-abril de 1988. Pg. 11.

20 La Jornada. Jueves 16 de marzo de 2017.


Ramn Csar Gonzlez Ortiz es licenciado en Sociologa y Maestro en Estudios Polticos y Sociales por la FCPyS de la UNAM. Actualmente es profesor adjunto en la misma FCPyS, de las materias: Sociologa latinoamericana: temas contemporneos y Sociologa contempornea.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter