Portada :: Espaa :: Rebelin en los cuarteles
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-07-2017

La dignidad democrtica del Parlamento de Catalua

Manuel Ruiz Robles
Rebelin


"Un hombre que no arriesga nada por sus ideas, o no valen nada sus ideas, o no vale nada el hombre. Platn (427-347 a. C)


Los hombres hacen su propia historia, pero no la hacen a su libre arbitrio, bajo circunstancias elegidas por ellos mismos, sino bajo aquellas circunstancias con que se encuentran directamente, que existen y les han sido legadas por el pasado.

El dieciocho brumario de Luis Bonaparte

Karl Marx (1818-1883)


El valor ha sido y es la principal virtud cvica admirada por los militares, funcionarios armados al servicio del Estado. Sin ella la condicin humana pierde su sentido pues deviene a menudo en mera sumisin a los dictados de un tirano.

Cuando se acrecienta el divorcio entre el Estado -empleador de los funcionarios, sean estos militares o no- y su ciudadana, surge la duda razonable de si ese Estado est al servicio de la gente o no es ms que una maquinaria opresora al servicio de una oligarqua depredadora.

El origen genocida e ilegtimo del rgimen monrquico parlamentario de 1978 no presenta muchas dudas al respecto. La Constitucin monrquica vigente fue, en gran medida, una imposicin de la oligarqua franquista que domin la Transicin, manteniendo intacta la impunidad (ley de Amnista) y las races del ordenamiento jurdico de la dictadura. Su origen fraudulento se remonta a lo dispuesto por el dictador en su Ley de Sucesin en la Jefatura del Estado, B. O. E. nm. 208, 27 de julio de 1947, pgs. 4238-4239, por la que se proclama el Reino de Espaa. Si fuese declarada nula dicha Ley, la figura del monarca quedara sin soporte jurdico para seguir ejerciendo sus funciones, hoy puestas sin pudor al servicio de un neoliberalismo de corte franquista.

Frente a esa violencia, el 29 de junio de 2017 se materializ por unanimidad la valerosa decisin del Parlament de Catalunya: El Parlament aprova per unanimitat la llei que declara nuls els judicis franquistes Se trata de una ley de reparacin de las vctimas del franquismo, que declara nulos los juicios y consejos de guerra dictados por causas polticas en Catalua por la dictadura franquista.

Catalua es, pues, la nica nacin histrica del Estado espaol que, apoyndose en sus instituciones democrticas, est ajustando cuentas con una oligarqua parsita que sigue dominando las instituciones derivadas de la reforma de la dictadura. Es el nico pueblo del Estado espaol que ha erradicado las condenas franquistas de su ordenamiento jurdico. Este hecho sin precedentes en nuestra historia reciente muestra de forma contundente el carcter democrtico de las instituciones catalanas y el camino a seguir por el resto de pueblos del Estado: la recuperacin de su soberana, usurpada por la Casa de Borbn en connivencia con los poderes que sustentaron la dictadura. Es un derecho legtimo y un deber patritico.

La proclamacin de la Repblica, y consiguiente formacin de un gobierno provisional que convoque elecciones a Cortes Constituyentes, es la nica va pacfica para abrir un tiempo nuevo de dignidad democrtica. Es, a nuestro juicio, la nica posibilidad de alcanzar un compromiso fraterno y duradero entre todos los pueblos de nuestra patria. Es, tambin, un medio efectivo para erradicar de una vez por todas la tentacin de una intervencin armada en Catalua, preconizada por el sector ms franquista del ejrcito.

Acercndose la fecha prevista por el Gobierno de Catalua para llevar a cabo un referndum consultivo, y ante las repetidas amenazas de una posible intervencin de las Fuerzas Armadas del Estado espaol, conviene sealar una obviedad: quienes instigan a tan disparatada actuacin tienen la grave responsabilidad de estar provocando una seria divisin en el seno del Ejrcito, de consecuencias imprevisibles.

El colectivo de militares demcratas ANEMOI, que me honro en representar, estima que el referndum convocado para el 1 de octubre en Catalua se celebrar de una forma u otra, pues es imposible amordazar por mucho tiempo a un pueblo que desea decidir democrticamente su futuro poltico y su relacin fraterna con el resto de pueblos y naciones del Estado espaol.

Los militares demcratas respetaremos la voluntad del pueblo cataln, sea cual fuere el resultado de dicha consulta, pues no reconocemos como incuestionable y legtimo el Artculo 155 de la fraudulenta Constitucin de 1978.

Viva la Repblica!

Manuel Ruiz Robles es capitn de navo de la Armada, portavoz del colectivo de militares demcratas ANEMOI, miembro de ACMYR.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter