Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-07-2017

La periodista Nazaret Castro publica La dictadura de los supermercados (Akal)
Las grandes cadenas de distribucin, un poder global

Enric Llopis
Rebelin


La crtica se ha centrado habitualmente en la produccin y el consumo, pero las cadenas de distribucin constituyen grandes centros de poder. Es ms, los modelos de distribucin y comercializacin dominantes influyen de manera decisiva en la produccin. Es la tesis central del libro La dictadura de los supermercados, publicado por la periodista Nazaret Castro en la coleccin A Fondo de Akal. Se considere el sector del textil (Inditex, Mango y H&M), las prendas deportivas (Decathlon), los juguetes (ToysRUs e Imaginarium), los muebles (Ikea), la electrnica (Media Markt), los cosmticos (Yves Rocher), la alimentacin (Carrefour) y los libros, entre otros negocios (Amazon) hay una serie de tendencias que se repiten, como la reduccin del comercio de proximidad y el cambio de la correlacin de fuerzas entre pequeos productores y grandes empresas. En 2015 los gigantes de la distribucin mundial eran las estadounidenses Wal-Mart y Costco; la francesa Carrefour; la alemana Schwarz (propietaria de Lidl); Tesco, de Gran Bretaa y The Kroger, de Estados Unidos. En cuanto a las espaolas, Mercadona ocupaba la posicin 42 en la ratio global; Inditex, el 44; El Corte Ingls, el 66 y Dia el 72.

Ofrece una idea del poder de estas empresas que la cadena de supermercados Wal-Mart facturara en 2013 el equivalente a ms de un tercio del PIB espaol. El libro de la coleccin dirigida por el periodista Pascual Serrano responde en 215 pginas a la cuestin de fondo, planteada en el mismo subttulo: Cmo los grandes distribuidores deciden lo que consumimos. El estudio del sector de la alimentacin en Espaa ofrece algunas pautas: los grandes distribuidores controlan el 46% del mercado, aunque estudios oficiales elevan la cifra al 72%. Slo cinco empresas Mercadona, Eroski, Carrefour, Auchan y Dia- controlan la distribucin minorista. El reverso de la concentracin en el negocio alimentario es la merma del pequeo comercio, que pas de 95.000 tiendas en 1998 a 25.000 en el ao 2004.

A escala global, la tendencia alcanza lmites extremos. Slo una decena de corporaciones producen y distribuyen ms de dos mil productos vendidos por todo el planeta. Por ejemplo los de Coca Cola, que se consumen en una cantidad de ms de 1.700 millones por da. Grupos como Nestl tienen registradas 8.000 marcas diferentes, que circulan por el mundo en busca de consumidores. Entre los mltiples reproches efectuados a estas corporaciones figuran los de evasin fiscal. Nazaret Castro recuerda que Inditex ha sido sealada por utilizar filiales en Holanda, Suiza e Irlanda para tributar menos. La empresa neg estas acusaciones. Denuncians similares se han realizado sobre Ikea (desviacin a Liechtenstein durante dos dcadas del 3% de cada venta realizada).

Nazaret Castro es cofundadora del colectivo de periodismo de investigacin independiente Carro de Combate, que denuncia los impactos sociales y ambientales del consumo cotidiano. Junto a la periodista Laura Villadiego ha publicado los ensayos Amarga dulzura. Una historia de los orgenes del azcar (2013) y Carro de Combate. Consumir es un acto poltico (2014). En el libro editado por Akal, destaca la llegada al estado espaol de gigantes de la distribucin como Cotsco, que inici la penetracin por Sevilla (2014) y continu en Getafe (2015). Con el previo pago de una cuota anual, el cliente de Cotsco puede adquirir en una superficie de 1.500 metros cuadrados todo tipo de productos: desde alimentos y electrodomsticos, hasta gasolina barata. En cuanto a las ventas online, Amazon cuenta con un servicio de mensajera (la aplicacin Amazon Prime Now) que dsitribuye productos frescos a sus clientes; cuenta asimismo con un Market Place virtual, explica Nazaret Castro, que permite a los pequeos productores vender directamente sus artculos al consumidor, siempre que abonen a Amazon un 15% del precio de venta. El catlogo incluye productos del hogar, belleza y electrnica. La comodidad del consumidor es el argumento que justifica los nuevos mtodos.

En La dictadura de los supermercados se explica de modo palmario el desequilibrio en la relacin mercantil. Los grandes distribuidores asfixian a sus proveedores con polticas abusivas, como las draconianas condiciones de pago (a veces a meses vista); o descuentos de hasta el 20% en las entregas, explica la periodista. Uno de los grandes ejemplos apunta a los ganaderos y el sector lcteo. Adems, en el estado espaol las grandes distribuidoras han optado por todo tipo de procedimientos: la apertura de locales de barrio, la guerra de precios para ganarse a los consumidores, la inclinacin por los productos frescos y las llamadas marcas blancas, que en Mercadona han alcanzado ms del 40% de los productos a la venta. Otra va de expansin ha sido la de las franquicias, que en el caso de Dia han terminado, en diferentes ocasiones, con demandas en los tribunales contra la empresa. Prueba del empuje del franquiciado son las cafeteras (Starbucks), peluqueras (Llongueras), panaderas y clnicas dentales (Vitaldent).

Autora de la investigacin Cara y cruz de las multinacionales espaolas en Amrica Latina (2014), Nazaret Castro cuenta con un mster en Economa Social y Solidaria por la Universidad Nacional General Sarmiento de Buenos Aires. En La dictadura de los supermercados no excluye referirse a casos concretos. As, en el sector textil pone el foco en Inditex, a la que sita en pugna con dos grandes rivales: Gap (Estados Unidos) y H&M (Suecia). La periodista llama la atencin sobre los 16.000 millones de euros que factur Inditex en 2012, a travs de sus tiendas en 12 pases; y sobre el hecho de que el gran patrn, Amancio Ortega, sea uno de los hombres ms ricos del mundo segn la revista Forbes. De los 29 euros que puede costar una camiseta distribuida por estas grandes cadenas, la cantidad destinada al salario de los obreros que la producen no supera el 5%. La explicacin radica en los procedimientos de subcontratacin y deslocalizacin, con mengua de derechos laborales hacia pases del Sur. En ese contexto se produjo la muerte de 1.129 personas al derrumbarse en abril de 2013 el edificio Rana Plaza, en Bangla Desh.

El modo de operar no es muy diferente en el sector del mueble. Ikea trabaja con 1.800 proveedores de ms de 50 pases; antes de producir un artculo, investiga qu proveedor realiza ms barato cada paso de la cadena de produccin, a fin de obtener la mxima ganancia, explica la investigadora. De hecho, Ikea ha sido objeto de acusaciones por el uso de mano de obra infantil en Pakistn. Otro tanto ocurre en un negocio bien diferente, el del libro, donde emporios como Penguin Random House o Planeta se expansionan a costa de sellos pequeos y medianos, al tiempo que se cierran libreras de barrio.

El modelo global de grandes distribuidoras produce impactos muy negativos en el empleo. Por cada puesto de trabajo que genera la cadena Wal-Mart, se destruyen 1,4 en otros negocios. Y cuando esta multinacional se implant en Mxico, la ONG ProDesc denunci que transgreda de modo sistemtico la legislacin laboral; en Estados Unidos, Wal-Mart tambin ha recibido denuncias por supuestas amenazas a obreros que participaran en huelgas. Sin embargo, esta corporacin se presenta como innovadora; por ejemplo, al introducir estrategias como los bonus para los trabajadores que cumplan las ratios de productividad. Nazaret Castro destripa a fondo el correlato de este modelo laboral en Espaa: el submundo de explotacin que esconde Mercadona y su principio de Calidad Total.

No es una cuestin menor el impacto ambiental generado por el sistema vigente. Fresas que desde California atraviesan 9.000 kilmetros antes de llegar a Inglaterra; o ternera australiana que termina en los mercados britnicos tras recorrer 21.000 kilmetros. Por la baratura, el transporte martimo en contenedores se ha convertido en piedra angular del comercio global. Pero precisamente por esta generalizacin, ha devenido una de las grandes fuentes emisoras de gases de efecto invernadero. Mientras, los residuos estn ahogando los mares y todos los aos se desperdician o arrojan a la basura 1.300 millones de toneladas de alimentos, segn la FAO. As, lo que Nazaret Castro denomina la neoliberalizacin de la comida tambin se resume en el poder de unas pocas seis- corporaciones: Hendrix, Genus, Monsanto, Cargill, ADM y Bunge.

La periodista ha estudiado a fondo dos componentes de la dieta, el aceite de palma y el azcar. En cuanto al primero, el momento del consumo es el ltimo eslabn de una cadena que comienza en regiones tropicales de frica, Amrica y sobre todo del sudeste asitico, donde la palma es desde hace aos la principal causa de deforestacin. Adems expulsa a las poblaciones campesinas de sus territorios y maneras de vida. Se trata, actualmente, del aceite vegetal ms consumido en el mundo. La ingesta de azcar, en muchas ocasiones invisible en el pan, los salados, el embutido o las salsas de tomate, deja asimismo profunda huella en los pueblos del Sur.

Cocinar es un acto poltico, defiende Nazaret Castro. Denuncia que el sistema actual convierte a los animales en mercanca. El poder de la industria crnica puede condensarse en cinco grandes firmas: JBS, Tyson Foods, Cargill, BRF y Vion. El mismo grado de concentracin se extiende a otros muchos sectores, por ejemplo a los cosmticos: Procter & Gamble, LOreal, Unilever, Este Lauder y Avon. El ltimo apartado del libro se dedica a las alternativas: grupos de consumo, mercados sociales, agroecologa autogestionada y asamblearia Cada acto de consumo es un gesto de dimensin planetaria, afirma el filsofo brasileo de la Economa Solidaria, Euclides Andr Mance.

 

 

 

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter