Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-07-2017

Declaraciones

David Brooks
La Jornada


Foto

Cientos de estadunidenses celebraron el Da de la Independencia en el memorial a Lincoln, en Washington DC. Foto: Afp



El 4 de julio, Da de la Independencia de Estados Unidos, fue festejado igual que siempre, como un da de patriotismo comercializado sin gran consciencia de qu es o qu significa esa fecha, pero esta vez s haba una inquietud, una duda, y hasta angustia porque este pas est al borde de anular los principios con que dice haber nacido en 1776.

No hubo grandes expresiones pblicas de esto. En las calles algunos muy patrioteros se vistieron con los colores nacionales, algunos hechos de la bandera nacional (sin recordar que esto era como sacrilegio hace medio siglo, y que fueron los hippies y otros quienes en los aos 60 se atrevieron a hacer esto como parte de su expresin de protesta). Comieron muchos; demasiados, hot dogs y hamburguesas (considerados los alimentos ms gringos, pero que en verdad son, como casi todo lo dems menos lo indgena, regalos de inmigrantes, en este caso los alemanes). El da culmin con los tradicionales espectculos de fuegos artificiales (regalo de los chinos), mientras se tocaba alguna mezcla rara de canciones patriticas y rock light. Y, claro, el himno nacional, el cual como seal de manera brillante Laurie Anderson hace muchos aos es, tal vez, el nico en el mundo que est lleno de interrogantes y dudas, empezando con su primer verso: Oh, say can you see? puedes ver o no?... no se sabe.

Ese da, la National Public Radio (NPR), adems de su tradicional lectura de la Declaracin de Independencia del 4 de julio de 1776, decidi difundir el texto del documento histrico por fragmentos de 140 caracteres, o sea, 113 tuits consecutivos. Mientas ocurra, haba respuestas cada vez ms curiosas y hasta alarmantes en las redes. Esto se intensific cuando se estaban tuiteando las secciones sobre las feroces crticas contra el rey Jorge III, de Gran Bretaa, por los insurgentes en las colonias, frases como ha obstruido la administracin de justicia al rehusarse aprobacin de leyes para establecer poderes judiciales; y otra como Un prncipe cuyo carcter es as, marcado por cada acto que podra definir un tirano, no es apto para ser el gobernante de un pueblo libre.

Un nmero sorprendente no slo no poda identificar el texto que la NPR estaba transmitiendo, sino pensaba que eran crticas de Trump. Una respuesta fue: Propaganda. Eso es todo lo que ustedes saben? Intenten apoyar a un hombre que desea hacer algo sobre la injusticia en este pas. Otros acusaron a la NPR de ser medio liberal y no objetivo. Otro nada ms respondi: Por favor, alto. Este no es el lugar indicado.

El fragmento famoso del documento histrico que afirma que si cualquier forma de gobierno busca destruir los derechos de igualdad y libertad de los hombres establecidos por la Declaracin, es el derecho del pueblo alterar o abolirlo, e instituir nuevo gobierno, provoc respuestas como esta: Ah!, entonces la NPR est llamando por una revolucin. Manera interesante de condonar la violencia mientras intentan sonar patriticos. Sus implicaciones estn claras.

En un sondeo reciente de NPR/PBS NewsHour/Marist Poll, casi uno de cada cuatro estadunidenses no saba de cul pas se proclam la independencia (algunos pensaban que era de Mxico) y tres de cada 10 no saban el ao en que se declar la independencia. Durante aos se ha lamentado lo que expertos han llamado una crisis de conocimiento cvico en este pas.

Ante lo que ms bien es una crisis de conocimiento de historia, es menos sorprendente la ascendencia de la ignorancia, la descalificacin de la ciencia y los hechos, la discriminacin y xenofobia, la ofensiva contra los derechos y libertades civiles, y la violencia oficial a los niveles ms altos del pas. De hecho, la anulacin y distorsin de la historia es una precondicin para lograrlo.

La semana pasada algunos recordaron el gran discurso de Frederick Douglass, el ex esclavo, intelectual, periodista (su peridico, el North Star, fue el primero en condenar la guerra estadunidense contra Mexico en 1848) Qu, para un esclavo, es el 4 de julio de ustedes?, pregunt a su pblico, convocado por un comit antiesclavitud en el estado de Nueva York en 1852. Respondo: un da que le revela, ms que cualquier otro da, la graves injusticias y crueldad a las cuales es vctima constante. Para l, la celebracin de ustedes es una farsa; su elogiada libertad, una licencia nada sagrada; la grandeza nacional de ustedes, vanidad inflada. sus denuncias de tiranos, impudencia decorada de bronce; sus gritos de libertad e igualdad, mofa hueca; las oraciones e himnos, sermones y acciones de gracias de ustedes, con todo el desfile religioso y solemne son, para l, pura altisonancia, fraude, engao, impiedad e hipocresa un velo delgado para encubrir los delitos que desgraciaran una nacin de salvajes. No hay nacin en el mundo culpable de prcticas ms ofensivas y sangrientas que las del pueblo de Estados Unidos en esta misma hora. (rbscp.lib.rochester.edu/2945).

Pero las palabras de un Douglass, mucho menos los mismos principios de la Declaracin de Independencia, logran definir el presente por caer vctimas de la amnesia histrica en este pas. Por eso la labor de rescatar la memoria colectiva no slo por historiadores, sino tambin escritores y artistas es parte de la resistencia necesaria y urgente contra un proyecto poltico y econmico que depende de anular la historia y, con ello, el futuro de un pas.

Las acciones de protesta, ejerciendo y hasta citando los principios supuestamente sagrados de la Declaracin de Independencia, siguen asustando a la clase poltica. Hay un despertar y nueva vitalidad en las artes pintores, dramaturgos, actores, msicos, escritores que estn enfrentando de manera directa e incluso hasta peligrosamente armados con historias de este pueblo a lo que busca imponer la barbarie y llamarla orden y progreso. Con ello las declaraciones de luchas histricas se vuelven parte, otra vez, de la disputa por el futuro.

Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2017/07/10/opinion/027o1mun



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter