Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-07-2017

Hablar de unidad en serio: elecciones constituyentes

Manolo Monereo
Rebelin


No hay que equivocarse demasiado. La decisin fundamental que debe de tomar Pedro Snchez es clara: disputarle el espacio poltico electoral a Unidos Podemos y desde ah irse hacia el centro o construir una alternativa unitaria a las derechas y a sus polticas neoliberales, es decir, construir un nuevo espacio ms all del PSOE y de Unidos Podemos. Es posible se ha hecho muchas veces- intentar lo uno y lo otro a la vez bajo el viejo principio de se hace pero no se dice. La clave, sin embargo, es que por primera vez desde la Transicin, las fuerzas democrticas y de izquierdas estn en condiciones de conseguir una mayora social y electoral extremadamente potente y convertirse, sistema electoral mediante, en una mayora absoluta en ambas cmaras. Este objetivo es posible y necesario para una parte significativa de nuestro pueblo.

La unidad nunca ha sido fcil, depender de la correlacin de fuerzas real, de la presin social unitaria, de la madurez de las direcciones polticas y, sobre todo, de la inteligencia de un grupo dirigente a la altura de los desafos del presente. La unidad en s misma es ya una batalla poltica por el relato, por y para los juegos de estrategia y, sobre todo, para medir la sinceridad de las apuestas pblicas. Ms all de lo que pensemos de Pedro Snchez, debemos de partir de la percepcin social que lo considera un rebelde a la clase poltica dominante y, especficamente, a la direccin tradicional del PSOE. Snchez ha dado una batalla poltica en el peor de los escenarios y la ha ganado, demostrando que hay una parte mayoritaria del PSOE que quiere un partido escorado a la izquierda y opuesto con firmeza a la derecha y sus polticas. El viejo/nuevo secretario del PSOE ha practicado lo podramos llamar as- las polticas pro rgimen tradicionales en su partido que, no se debe olvidar, le llev a la derrota y a ser dimitido por una amplia alianza meditico-poltica que llevaba incorporada al felipismo arcaico y a los barones de su partido ligados a la virreina del Sur. Snchez tiene la legalidad y la legitimidad del partido, al menos tan grande como la que tuvo Felipe Gonzlez a su retorno como secretario general del PSOE.

Pervive la tentacin de la vieja poltica de alianza con Ciudadanos para impedir un acuerdo con Unidos Podemos e intentar reducirlo a su ms mnima expresin social y electoral. Esto se ha dicho y se ha defendido en los das posteriores al triunfo de Pedro Snchez. Ahora bien, una cosa es lo que se quiere hacer y otra lo que se puede hacer; en medio, la inteligencia y la audacia de Unidos Podemos, no para disputarle sin ms el espacio electoral al PSOE, sino construir una hegemona alternativa en la sociedad. UP no puede perder su tiempo en demostrar quin es ms de izquierdas y en jugar el partido en el territorio que ms le conviene a una parte del PSOE. Lo fundamental sigue siendo la voluntad de gobierno y de alternativa, pensar en grande y definir un nuevo proyecto de pas, lo que podramos llamar una salida democrtica y plebeya a la crisis del rgimen, bloquear la restauracin y construir las bases de un nuevo pas.

Snchez, lo ha podido ver con el CETA, si quiere construir un espacio unitario alternativo, va a tener que enfrentarse, en primer lugar, a los poderes fcticos que le obligaron a dimitir y que ejercen un doble veto: a las polticas que se enfrentan al modelo neoliberal y a la posibilidad de un gobierno PSOE/UP, es decir, un PSOE oposicin tambin a la derecha econmica, a la trama, es decir, a los que mandan y no se presentan a las elecciones. En segundo lugar, insisto de nuevo, debe definir con mucha precisin sus relaciones con UP, si est dispuesto o no a iniciar un proceso para construir una alternativa de gobierno, de sociedad y de Estado desde un talante que implique convergencias reales, polticas, programticas y hasta electorales. Seguramente la seal ms significativa sera un acuerdo para reformar la ley electoral que permita desbloquear uno de los fundamentos del rgimen actual impuesto en la farragosa Transicin. En tercer lugar, se trata de explorar, debatir y consensuar las bases de un programa comn con el objetivo explcito de superar las polticas neoliberales, construir un nuevo modelo productivo y de poder, social y ecolgicamente sostenible, desarrollar las libertades republicanas y garantizar un nuevo tipo de Estado federal plurinacional; todo ello desde una lectura alternativa feminista a la actual Constitucin.

Unidos Podemos debe de ir, en serio y sinceramente, a convertir la unidad en un debate de masas en nuestro pas, partiendo de las necesidades de las personas y teniendo como objetivo un nuevo proyecto para nuestro pas. La unidad no es, mxime cuando estamos en un Estado plurinacional, solo una cuestin entre UP y el PSOE. Debe de ir ms all de las fuerzas polticas incorporando a sindicatos, a los movimientos sociales y, sobre todo, a los jvenes. Debe de partir de que hay una sima, una ruptura entre poltica y sociedad y que es necesario, hoy ms que nunca, un nuevo contrato poltico social constituyente capaz de socializar la poltica y democratizar la democracia.

Unidos Podemos, en convergencia o en paralelo con el PSOE, debera aspirar a construir algo as como Unos Estados Generales por la Alternativa o una Gran Asamblea por la Alternativa ciudadana capaz de soldar una alianza poltico-social de base programtica que pudiera servir de sostn a un acuerdo electoral que podramos llamar constituyente. Esta asamblea discutira de abajo a arriba un conjunto de propuestas alternativas capaces de organizar una esperanza concreta y posible que engarce con el imaginario social y que se convierta en una fuerza poltica con vocacin de mayora. Los puntos lo digo a ttulo de ejemplo- podran ser los siguientes: 1) Las relaciones de Espaa con la Unin Europea. Se tratara de garantizar la soberana popular, es decir, nuestro derecho a decidir las polticas sociales y econmicas que queremos para nuestro pas, rechazando un pensamiento nico que ha devenido en poltica nica y que est destrozando nuestras democracias. 2) Concretar un nuevo modelo productivo y de poder que garantice un desarrollo ecolgico y socialmente sostenible partiendo de las necesidades bsicas de las personas. 3) La garanta constitucional de los derechos sociales fundamentales, yendo ms all del actual Estado social y organizando una poltica econmica que consolide la justicia social, las libertades republicanas y la relacin armoniosa con un medio natural sobre explotado y que nos deja sin futuro. 4) La construccin de un Estado plurinacional federal que reconozca la libre autodeterminacin en una nueva sociedad democrtica donde todas y todos quepamos. 5) La defensa de la soberana popular requiere, aqu y ahora, una apuesta internacionalista fuerte que garantice un orden mundial democrtico e igualitario, defensor de la paz y empeado en poder fin a una carrera de armamentos que nos conducir, ms temprano que tarde, a la guerra.

Se podran aadir ms puntos; en concreto hay dos cuestiones que merecen una reflexin de fondo. Me refiero al feminismo y a la siempre vieja y nueva cuestin juvenil. No es el lugar para desarrollar estos temas. Lo he hecho muchas veces y pronto ir ms all de la simple enumeracin. La clave es el momento constituyente. Construir un espacio transversal ms all del PSOE y Unidos Podemos nos da la posibilidad de ir a un proceso constituyente en nuestro pas. Para eso hace falta organizar un verdadero poder constituyente en la sociedad, comprometido con el ejercicio del autogobierno del pueblo y en la perspectiva ya se ha dicho- de un nuevo tipo de Estado, de sociedad y de rgimen. Unidos Podemos necesita ir ms all de una simple coalicin electoral construyendo comits unitarios de Unidos Podemos en los pueblos, en los barrios, en los centros de trabajo. Ser el primer dato de un nuevo comienza unitario y la mejor demostracin de que vamos en serio a la unidad y a la convergencia para cambiar nuestro pas.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter