Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-07-2017

Entrevista a Mariela Castro, directora del Centro Nacional de Educacin Sexual de Cuba
Recuerdo a Fidel hablando de la tragedia que significaba ser gay o ser transexual en una sociedad homfoba

Davide Angelilli
El Salto


Sobrina del lder histrico de la Revolucin cubana, hija de la dirigente revolucionaria Vilma Espn Guillois y del actual presidente del pas, Mariela Castro Espn (La Habana, 1962) es la directora del Centro Nacional de Educacin Sexual de Cuba desde el ao 2000. Mariela, reconocida a nivel global por su militancia y compromiso a favor de los derechos de la diversidad sexual y de la igualdad de gnero, ha participado al XIV Encuentro estatal de solidaridad con Cuba, que se ha realizado desde el 9 hasta el 11 de junio en Bilbao. En esta entrevista nos habla de su to Fidel, y nos acerca a travs de una mirada feminista al proceso de transicin socialista en Cuba.

Hoy en da, en diferentes pases de Amrica Latina, los movimientos feministas estn en las primeras filas de las luchas populares, resistiendo frente al retorno de gobiernos neoliberales que promueven polticas radicalmente antisociales y abiertamente machistas. En Cuba, cul ha sido y cul es en la actualidad el papel de la mujer en el proceso de transformacin social?

En Amrica Latina hay una historia muy rica de luchas por los derechos de las mujeres. Desde el siglo pasado aparecieron movimientos sufragistas, feministas, organizaciones de mujeres dentro de los partidos polticos, y Cuba era tambin parte de esta diversidad de fuerzas. El mismo ao del triunfo de la Revolucin en Cuba, se preparaba el primer Congreso Latinoamericano de las Mujeres que se realiz en Santiago de Chile en el 1959.

Precisamente organizando la delegacin para este encuentro, se cre la estructura de la Federacin de Mujeres Cubanas, bajo la direccin de mi madre. Entonces, el movimiento feminista internacional era muy heterogneo, haba muchas ms tendencias ideolgicas que en la actualidad, y hasta posiciones que en algunos aspectos chocaban entre ellas. En este contexto, la Federacin de Mujeres Cubanas se constituy como organizacin de masas de las mujeres, con todos sus matices y particularidades. Por ejemplo, no se definieron como feministas por el hecho de no identificarse plenamente con ninguna de las posiciones del movimiento internacional. Desde sus inicios, el objetivo principal de esta fuerza fue el de facilitar la participacin organizada de las mujeres en el proceso de transformacin social, porque, dialcticamente hablando, t transformas la sociedad y transformas las conciencias, y transformando las conciencias, transformas la sociedad. Por eso es tan importante la participacin organizada de las mujeres en la sociedad cubana, como motor constante de cambio social.

Para activar este proceso de participacin organizada de la mujer, Fidel, como lder histrico de la Revolucin, tuvo un papel decisivo

S, el mismo Fidel reconoca a la Federacin de Mujeres Cubanas como una revolucin dentro de la Revolucin; un valor agregado dira yo en la definicin de polticas y de leyes en Cuba, que ha estado en conexin constante y permanente con otras organizaciones de la realidad internacional. Antes de triunfar la Revolucin, y tras ser encarcelado por el asalto al Moncada, Fidel expres el programa revolucionario en su alegato de autodefensa, cuando pronunci la clebre frase la Historia me absolver. Ya en este texto hablaba de la especfica situacin de explotacin de las mujeres. Entonces, con el triunfo de la Revolucin, Fidel propuso la unin de todas las organizaciones de mujeres en una sola entidad, particip en la fundacin de la organizacin y decidi darle el nombre de Federacin de Mujeres Cubanas.

Fidel realmente siempre nos ha dado la luz para construir la unidad. Y la unidad ha sido nuestra calidad y fortaleza ms grande para llevar adelante nuestra lucha antimperialista, en la cual las mujeres jugamos un papel muy importante, tambin gracias a las visiones y al carisma de Fidel. Nuestro comandante histrico fue decisivo, incluso en la creacin y fortalecimiento de las distintas organizaciones de masas, de la sociedad civil. Fidel sigue estando con nosotros todo el tiempo, como el Che; sus referentes para nosotros son fundamentales. Por ejemplo, cuando el Che deca que del imperialismo no se puede confiar ni un tantico as픅 lo tenemos presente todo el tiempo, mirando ahora la situacin de Venezuela. La Revolucin bolivariana tiene una responsabilidad histrica; si se cae Venezuela se cae Amrica Latina, otra vez en manos del imperialismo. Por eso Venezuela tiene que encontrar la forma de resistir y de hacer frente a estos grupos pagados por Estados Unidos a travs de la oposicin.

Antes has hablado de la Federacin de Mujeres Cubanas como una organizacin que no se defina como feminista, pero que ha introducido en el proceso revolucionario la cuestin de gnero

Aunque no se declaraba abiertamente as hasta el nuevo siglo, yo creo que el movimiento de mujeres cubanas no deja de ser un feminismo militante ya desde sus inicios. Se luch desde el principio para involucrar a los hombres en nuestras tareas, como tambin nosotras nos involucramos con ellos en tantas otras tareas. En general, se trabaj para que el tema de los derechos de las mujeres fuese un asunto de toda la sociedad, independientemente de que la Federacin lo abordase desde su propia realidad y con su especificidad.

Evidentemente, todo este proceso tuvo repercusiones reales en la sociedad. Investigando la literatura, el teatro, la msica cubana, se puede ver cmo en el imaginario artstico nacional se iba reflejando este empoderamiento de las mujeres. La revolucin estaba erosionando paulatinamente toda relacin de desigualdad en el pas, y por supuesto tambin la relacin de dominacin patriarcal de los hombres sobre las mujeres. Hay investigaciones que hablan de cmo las mujeres en Cuba tenan un proyecto de cambio, el hombre no, el hombre cambiaba a partir del cambio de las mujeres, me refiero en el sentido de las relaciones patriarcales.

En esta ptica de organizacin de las mujeres como fuerza de transformacin social en sentido revolucionario, cul es el papel del Centro Nacional de Educacin Sexual?

El Centro Nacional de Educacin Sexual (Cenesex) surge precisamente de la Federacin de Mujeres Cubanas. Con esta institucin, poco a poco, se van introduciendo temticas (como la salud reproductiva, la salud sexual, la educacin de la sexualidad) que ayudan a la mujer a tener una mayor responsabilidad reproductiva. Esto tiene una incidencia positiva en la vida cotidiana de las mujeres, estimulando su participacin en la sociedad. La presencia femenina en los altos niveles de decisin es cada vez mayor: en el mundo acadmico, cientfico, en la salud, en la educacin, en el mundo jurdico, la mayora son mujeres. Todava hay problemas como el techo de cristal en el mundo empresarial, y se est trabajando para romperlo. Le llaman techo de cristal porque hay un grupo de elementos, de estereotipos (aparentemente invisibles) que frenan a la mujer a la hora de asumir mayor responsabilidad en estos espacios, como por ejemplo que las reuniones sean a las diez de la noche, y a esta hora la mujer tendra que estar en casa cuidando la familia

Con tu trabajo desde el Cenesex has contribuido en introducir los derechos de la diversidad sexual en la concepcin comunista de justicia social, centro del imaginario poltico de la Revolucin cubana. Cundo y cmo decidiste que tu compromiso con el proceso revolucionario significaba luchar desde el feminismo?

Las personas LGTBI en una sociedad homfoba sufren. Si nosotros estamos en un proceso de transicin socialista, para la creacin de una sociedad ms justa, equitativa y solidaria, no podemos reproducir acrticamente estas formas de dominacin. Al contrario, tenemos que ponerlas sobre la mesa, analizarlas, deconstruirlas y hacer propuestas de polticas que contribuyan a cambiar la cultura, a cambiar estos mecanismos que generan desigualdad, para sustituirlos con relaciones sociales basadas en la justicia. Esto en todos los aspectos de la vida, no solo los de gnero, no solo la abolicin de clases sociales Yo recuerdo que mis padres tenan conciencia de este problema, pero no saban cmo resolverlo, porque vean que el machismo y la homofobia eran muy fuertes en los sentimientos internos de la mayora de las personas. Tambin recuerdo a Fidel hablando de la tragedia que significaba ser gay o ser transexual en una sociedad homfoba, y a mi padre diciendo: Yo no s cmo se puede abordar esto.

As yo, que fui creciendo con un fuerte sentido de pertenencia a la Revolucin, vea esta contradiccin y me senta realmente mal. De aqu la inquietud para estudiar y trabajar con el Cenesex el tema de la educacin sexual en la adolescencia. Las personas transexuales venan a pedirme ayuda y yo senta la responsabilidad de trabajar para solucionar esta problemtica. Entonces, inici a investigar la mejor manera de abordar estas cuestiones, porque a veces uno recibe la demanda, la solicitud, pero tampoco la poblacin vctima tiene plena conciencia sobre su condicin. Justamente, mirando cmo la revolucin haba estimulado otros procesos de atencin a necesidades variadas del pueblo y, por supuesto, apoyndome terica y metodolgicamente en el marxismo, fui tomando herramientas que utilic para transformar la sociedad. Porque el problema no son nunca las personas LGTBI, el problema es la sociedad con la reproduccin acrtica de una ideologa dominadora expresada tambin en los temas de diversidad sexual. En este sentido, lo que estamos trabajando con una estrategia educacional y comunicacional responde precisamente a la necesidad de dar a entender de donde vienen estos prejuicios, a quin le sirvieron, y entonces cmo podemos superarlos. Nosotras, educando en la sexualidad, generamos una conciencia para que las personas sepan identificar estos smbolos, estos cdigos, y entonces sepan tambin modificarlos. Por tanto, basndonos en la pedagoga de la liberacin de Paulo Freyre, desarrollamos una educacin de la sexualidad que no promueva las relaciones de dominacin, sino el amor y el respeto entre las personas.

Nuestra lucha por los derechos de las personas LGTBI est dentro de esta estrategia y con este mismo enfoque, porque incluso dentro de los colectivos organizados de LGTBI se pueden reproducir estas relaciones de dominacin, como un sistema de casta. Pero, cuando luchamos para la articulacin de este movimiento en una lgica emancipadora ms amplia, se superan tambin estas contradicciones. Este es el reto, porque si no, tratando de hacer socialismo, reproducimos una ideologa dominadora y unas relaciones capitalistas, basadas en la explotacin y en la discriminacin.

El pasado enero, desde el Cenesex, habis organizado un simposio internacional contra la violencia de gnero, dedicado a la memoria de la luchadora hondurea Berta Cceres. Cules son vuestras propuestas para avanzar en trminos de igualdad de gnero en Cuba?

El simposio se ha centrado sobre violencia de gnero, turismo sexual, prostitucin y trata de personas: un grupo de temticas que tenamos que profundizar para hacer propuestas polticas especficas y bien articuladas en Cuba. Por eso, convocamos a distintas organizaciones del Estado y de la sociedad civil con la cuales trabajamos, para que presentaran sus aportes y as poder consensuar estas propuestas de la manera ms participativa y amplia posible. Adems, pudimos contar con la presencia de diferentes entidades internacionales, que nos han permitido enriquecer nuestras visiones con aprendizajes de otros contextos y realidades muy diferentes.

En esta ocasin, tambin hemos debatido sobre cmo abordar la problemtica de la prostitucin en nuestro pas. Hemos estado reflexionando sobre cul es el mensaje educativo que tenemos que trabajar en la escuela. Un mensaje que no puede incidir desde la moral, porque no consideramos a la prostituta, en absoluto, una persona inmoral. Al contrario, la prostituta es una vctima a la cual se le requiere dar elementos de anlisis para que comprenda cmo prostituyndose pierde libertades y derechos, porque se convierte en mercanca, y las mercancas no tienen derechos. A partir de all, vamos a desarrollar campaas comunicativas, tambin dirigidas a los turistas, para que sepan cules son nuestras reglas, y cmo, en Cuba, la poblacin, sobre todo la infancia, est protegida.

En nuestra institucin tenemos un amplio programa contra la violencia de gnero, un grupo especfico est trabajando unas propuestas de leyes para poder presentarlas dentro de la ms amplia estrategia de actualizacin (tambin a nivel constitucional) abierta por los nuevos lineamentos socialistas. Es decir, en todo lo que se est fortaleciendo para seguir con la construccin de la nacin que hemos venido articulando como pueblo, trabajamos para que se avance con ms conocimiento y herramientas en los temas de gnero y de la diversidad sexual.

Fuente: http://saltamos.net/entrevista-mariela-castro-fidel-lgtb-cuba/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter