Portada :: Conocimiento Libre
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 19-11-2005

Bolivia
Salas de Internet o vulgares tilines?

Wilson Garca Mrida
Servicio Informativo Datos & Anlisis

El municipio de Cochabamba ofrece una deplorable imagen ante quienes visitan esta ciudad boliviana, donde tenemos cientos de cafs Internet convertidos en bulliciosos y vulgares centros de juegos infantiles digitales. En la Comisin de Cultura del Concejo Municipal no hay conciencia de esta horrenda anomala urbana


Era el medioda del martes 25 de octubre, jornada en que casualmente se celebraba el Da Mundial del Internet con la consigna de reducir la brecha digital en los pases del tercer mundo, sin sospecharse que esa brecha, en una ciudad boliviana llamada Cochabamba, no slo se ahonda sino tiende a degenerarse en un proceso de notable deterioro cultural y educativo. Un turista europeo ingresa a uno de esos mal llamados cafs Internet con la intencin de comunicarse con su pas mediante el correo electrnico; pero el local se encuentra atestado de escolinos que estn enchufados con las computadoras jugando a las guerritas virtuales. El extranjero camina dos cuadras buscando otro caf Internet y con un poco de suerte consigue un asiento en medio de una horda de nios y adolescentes que estn aullando soezmente mientras se disparan misiles interplanetarios de un ordenador a otro. Es la hora pico de salida de escuelas y colegios, y el pobre gringo mezclado entre el gritero de los chiquillos comienza a percibir que sta es una ciudad ridcula y loca de atar, al tiempo que trata de concentrarse para transmitir su email o revisar las noticias por Internet.

De un tiempo a esta parte los centros pblicos que ofrecen el servicio on line en Cochabamba, denominados cafs Internet, han desnaturalizado y pervertido la cualidad comunicacional de esta oferta tecnolgica, convirtindose en antros de juegos infantiles similares a los famosos tilines que, a fines de los ochenta y mediados de los noventa, llegaron incluso a provocar olas de desercin escolar y bajo rendimiento educativo entre nios y jvenes adictos a estos juegos.

Recordemos que los tilines eran juegos electrnicos, hoy en decadencia, introducidos en Cochabamba por comerciantes asiticos. Consistan en una pantalla de televisor reacondicionada con un sistema de controles manuales, y enlazada a un chip de los formatos Atari o Play Station, segn la poca. La proliferacin de esos locales provoc una ola adictiva entre los nios en edad de aprendizaje, tal que las autoridades educativas y municipales tuvieron que prohibir la atencin a menores en horario escolar, norma que sin embargo no alcanza a los actuales cafs Internet que incluyen el servicio de juegos en Red.

Del tiln al mouse

Actualmente subsisten en Cochabamba un total de 112 establecimientos registrados como Juegos Electrnicos, es decir los antiguos tilines que intentan vencer su obsolescencia tecnolgica incorporando la rockola, un juego musical que el adolescente opera con los pies haciendo movimientos coreogrficos. El ingreso de escolares y colegiales a estos centros est restringido en horario de labores, al menos en teora.
Sin embargo los tilines y sus rockolas estn siendo desplazados por los juegos de computadora que son la oferta principal de los cafs Internet, con la ventaja de que estos nuevos locales estn impunemente libres de la restriccin de acceso a menores de edad en horarios y jornadas de labor escolar.

La municipalidad es incapaz de regular esta anomala que, al margen de perjudicar el rendimiento de los educandos por el bajo costo del servicio y su irrestricto acceso, ofrece una deplorable imagen de la ciudad ante visitantes y turistas asiduos usuarios del Internet que terminan compartiendo vergonzosa e incmodamente el mismo espacio con esas hordas infantiles adictas al juego digital. De hecho, los cafs Internet tienden a convertirse en los tilines de la nueva generacin.

La Alcalda, en una visin obtusa y mojigata, pretende salvar esta falta de respeto al concepto de Internet limitando el control sobre el acceso, por parte de los nios, a pginas con contenidos pornogrficos en las computadoras de servicio pblico, siendo que el principal problema en este mbito es el juego en Red, que es tan o ms obsceno que una web de Pamela Anderson. Se quiere obligar a los propietarios de estos locales a activar las opciones de filtros anti-pornogrficos en los programas navegadores, lo cual es un absurdo ya que tales filtros han mostrado ineficacia en los mismos hogares donde los padres ejercen control directo sobre los hbitos internuticos de los nios.

Este tema ha sido planteado ante el Concejo Municipal y hasta hoy no se conoce una posicin de la Comisin de Cultura y Desarrollo Humano, presidida por el eneferista Johnny Antezana, quien se muestra indiferente ante la magnitud de un problema que se masifica da tras da.

Inspeccin al disco duro

Segn informacin que nos proporciona el jefe del Departamento de Moral y Eventos Pblicos de la Alcalda, Pedro Lima Salazar, en Cochabamba existe un total de 446 centros de servicio digital registrados ante la municipalidad. De ese conjunto, 373 son cafs Internet (donde hay todo menos caf) y slo 73 son estrictamente juegos en Red. Lima informa tambin que los juegos en Red tributan ms que los cafs Internet. Segn una Ordenanza de Tasas y Patentes, los primeros pagan una tasa de Bs. 25 por mquina al mes y los segundos slo seis bolivianos, lo cual supone una buena base de fomento y promocin del Internet. Sin embargo, admite el funcionario edil, la mayora de los cafs Internet funcionan como juegos en Red y suelen ocultar sus programas de juegos digitales cuando hacemos inspecciones, con el fin de evitar la tributacin correspondiente.

Lo que resulta incomprensible es por qu la Alcalda admite el funcionamiento de cafs Internet con la incorporacin de juegos en Red, y ms an no entendemos por qu, si ya existen tasas diferenciadas para ambas actividades, no se impone una separacin legal y fsica de ambos rubros. En tal virtud, correspondera incorporar a los juegos en Red dentro el mismo rgimen restrictivo de los antiguos Juegos Electrnicos (tilines), separando as a las hordas de nios adictos de los centros estrictamente dedicados al servicio de Internet, lo cual supondra adems un control ms eficaz e individualizado sobre el acceso a pginas prohibidas.

Para Fernando Meruvia, responsable tcnico de la empresa Digital World Service (DWS), la separacin necesaria entre el caf Internet y los juegos en Red es lo ms simple desde el punto de vista operativo. Los centros que brindan servicios de Internet para usuarios habituales del chat, del correo electrnico, la video-conferencia y la navegacin en general, estn necesariamente conectados a un servidor satelital; en cambio los juegos en red requieren simplemente un cableado interno, es decir conexin local de intranet, que no es precisamente Internet. En caso de separarse ambas actividades, el control sera muy simple con la sola inspeccin peridica en los discos duros donde es fcil detectar el tipo de programas que usan los cafs Internet mediante registros incluso cronolgicos en las memorias, explica Meruvia.
Por qu entonces el gobierno municipal no pone las cosas en su lugar, aplicando normativamente un elemental criterio tecnolgico, adems de tico, esttico y cultural? Es que aqu tambin hay lealtades polticas intocables?
...
[email protected]



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter