Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-07-2017

Ciudadanos y ciudadana un cambio de prioridades

Santiago Gonzlez Vallejo
Rebelin


Estos das se est discutiendo el techo de gasto presupuestario. Lo mximo que se puede presupuestar y que debera coincidir aproximadamente con la cantidad a liquidar en su da. Esta es la clave de la bveda presupuestaria, construida con los perfiles macro del presupuesto y la diferencia de gastos e ingresos, supervit o dficit. Si se aprue ba este borrador de cifras macro, seguir a continuacin la discusin sobre relevantes apartados como su distribucin sectorial, territorial, o sus contrapartidas y composicin de ingresos pblicos.

Aunque pueda parecer abstracta esta discusin econmica-poltica, es relevante porque la fijacin del techo de gasto y dficit pblico trazan unos ejes deterministas para dibujar los sumatorios de las partidas de gastos e ingresos pblicos.

Esta discusin se realiza en un contexto de crecimiento econmico de alrededor del 3%, una creciente desigualdad y aumento de poblacin en riesgo de pobreza, carencias no resueltas y agrandadas durante la crisis, por ejemplo, listas de espera quirrgica o de dependencia, parados de larga duracin y cientos de miles de hogares donde todos sus componentes estn en paro, sean jvenes o mayores de una determinada edad, dficit de la Seguridad Social, inversiones necesarias, falta de I+D para el desarrollo futuro, etc.

Por eso, es toda una apuesta conservadora la que realiza el PP, apoyada por el partido liberal, y que rechaz recientemente el calificativo de intentar integrar una postura socialdemcrata, Ciudadanos, la fijacin del techo de gasto en el porcentaje propuesto por el ministro Montoro. Aumentar nominalmente el techo de gasto 1.3 % ms que lo presupuestado para el ao 2017, cuando la economa crece al 3 %, significa que el tamao del gasto pblico se reduce en trminos relativos. Si, adems, la inflacin es positiva, y cuanto ms sea sta, se reducir el porcentaje del gasto sobre el PIB. El colmo sera que si la inflacin es superior al 1.3 % habra una disminucin real del gasto.

Esto a pesar de todas las carencias por todos conocidas, y la debilidad de nuestro sistema de bienestar, resumida en que Espaa tiene un gasto menor con respecto al PIB de cuatro puntos de media comparada con los pases europeos. Esto supone que Espaa tiene un gasto social per capita 40 % menos que cualquier europeo de la eurozona, segn los clculos del economista Moiss Martn. El techo de gasto es inferior en ms de 62.000 millones de euros al previsto en el ao 2010. Ah, se ve la radical poda de servicios y derechos que se ha n efectuado por las polticas conservadoras en la crisis, y que se niegan a restablecer cuando se vende, por otro lado, que la hemos superado .

Para intentar dar una coartada a esta decisin se nos dice que se va a reducir el IRPF a las rentas menores de 14.000 euros. Siendo sta una propuesta que favorece a los miliuristas, habra que discutir cuales son los mecanismos ms adecuados de mejora de la renta disponible para los colectivos con menores rentas. Hay otras frmulas, una disminucin de tipos de IVA sobre productos de consumo popular, transporte pblico, agua y electricidad domstico, etc. Otras posibilidades es disponer ms ingresos de los que estn ahora dispuestos- para la caja de Seguridad S ocial, dependencia, guarderas

Porque la otra derivada implcita del techo de gasto presupuestado es el compromiso entre los gobiernos de la UE de reduccin del dficit del conjunto de las administraciones pblicas (donde entran los diferentes niveles de gobierno, el central, los autonmicos y locales y la Seguridad Social) que se calcula por parte del gobierno para el ao 2018, en el 2.2 % sobre el PIB.

Si tenemos el techo de gasto, las cifra mxima de dficit, ya sabemos la mejora que tiene que haber presupuestada de recaudacin. Tiene que mejorar y ser su aumento mayor que la de los gastos. Eso es razonable en esta fase de ciclo expansivo.

Pero aqu, nos encontramos con dos premisas queridas por el PPCiudadanos de no subir impuestos. Se confa todo a una inercia de crecimiento impositivo derivado del crecimiento econmico, una lucha genrica contra el fraude pero que tiene el hndicap de una disposicin de recursos para la Agencia Tributaria cicatera y con un plan contra el fraude mejorable y una limitada capacidad para la lucha contra la elusin fiscal. Si se reduce la factura fiscal de las personas con ingresos menores a los 14.000 euros anuales, deber n incrementarse los ingresos de otras partidas de ese impuesto o de otros. En el IRPF hay elementos que propiciaran la equidad y progresividad, la eliminacin o suavizacin de la doble escala impositiva para las rentas de trabajo y capital, la supresin de las deducciones por planes de pensiones, etc. De todas maneras, el impuesto sobre sociedades, teniendo en cuenta la cada de recaudacin producida, debe ser el prioritario a modificar. El Impuesto sobre Transacciones Financieras no se le espera y el lobby de las bebidas carbonatadas logr que no se universalizara un impuesto sobre el contenido de azcar. Pero, tambin se puede alcanzar la reduccin del dficit, sin tener que alcanzar ese techo de gasto, dejando partidas sin liquidar, privatizando o vendiendo bienes pblicos.

Todo lo anterior, nos sirve para rechazar un techo de gasto que constrie cubrir tantas necesidades. Creemos que debera crecer en el entorno superior del crecimiento del PIB. Los ingresos fiscales un poco ms. Para ello, la lucha contra el fraude y la elusin siempre debe ser una prioridad que debe ser correspondida con cambios de recursos y orientacin de la Agencia Tributaria. Ajustar deducciones y exenciones que han florecido a resultas de diferentes grupos de presin. Pero tambin con la puesta en marcha de un Impuesto sobre las Transacciones Financieras que erosione la especulacin o eliminando la posibilidad de parasos fiscales locales, como la exencin del Impuesto sobre el Patrimonio en Madrid.

Santiago Gonzlez Vallejo, USO. Miembro de la Plataforma por la Justicia Fiscal.

Publicado inicialmente en Elsalmoncontracorriente.es

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter