Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-07-2017

El techo de gasto es sinnimo de recortes

Mikel Noval
Rebelin


El PNV ha vuelto a apoyar al gobierno de Rajoy, en este caso con la aprobacin de lo que se ha denominado techo de gasto. Aprovechando el desconocimiento de la gente sobre la materia, los representantes de ese partido se han atrevido a decir incluso que ese voto a favor es una medida tcnica, que carece de valor poltico. Nada ms lejos de la realidad. Lo vamos a tratar de explicar brevemente.

En primer lugar, hay que saber qu es lo que se ha aprobado. Han sido tres decisiones:

- La primera, el lmite de dficit pblico que tienen que cumplir obligatoriamente todas las administraciones (incluidos el Gobierno Vasco, el Gobierno de Navarra, las Diputaciones Forales y los ayuntamientos). As, en 2018 el dficit del Gobierno Vasco y del Gobierno de Navarra no podr superar el 0,4% del PIB, al igual que el del resto de Comunidades Autnomas. Se establece que ese lmite sea en 2019 de un 0,1% y que no haya dficit en 2020. Las Diputaciones Forales y los ayuntamientos no podrn tener dficit en ningn ao del perodo 2018-2020.

- La segunda, la que fija que en 2018 el gasto de todas las instituciones, incluidas las de Hego Euskal Herria, no podr crecer ms de un 2,4% en trminos nominales sobre el gasto de 2017. Si los ingresos aumentan ms, la diferencia se deber destinar al pago adelantado de la deuda pblica, impidiendo que se pueda aumentar la inversin social. Es decir, se topa el aumento de los presupuestos para 2018.

- La tercera, lo que es propiamente el techo de gasto. Se establece que el gasto no financiero del Gobierno espaol sea en 2018 como mximo de 119.834 millones de euros, solo un 1,3% ms que en 2017 (con un aumento inferior al IPC, que se sita en la actualidad en un 1,5%), y 13.400 millones menor que la establecida para 2014, lo que da una idea de los recortes a los que obliga la cifra fijada para 2018.

Las consecuencias de todas estas medidas son muy claras: consolidacin de las polticas de ajuste y de los recortes masivos en el espacio social y limitacin de las capacidades de decisin de todas las administraciones, incluidas las vascas. Son decisiones absolutamente polticas. Tratar de vestirlas como tcnicas es un atentado a la inteligencia, que solo se puede entender por el afn de ocultar a la sociedad la realidad.

Todas estas medidas vienen de la Ley de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera, aprobada en 2012 con Rajoy en el Gobierno, que era un mero desarrollo de la nefasta reforma de la Constitucin aprobada en verano de 2011 por iniciativa de Zapatero, con el objeto de limitar el dficit y el gasto pblico. Aceptar la lgica de esa reforma es, tambin, una opcin poltica. Opcin en nuestra opinin sumamente criticable.

Por si todo esto no fuese suficiente, una cosa ms, que permite ver el recorrido real de la bilateralidad. Lo decidido en Madrid fija los lmites de dficit pblico de las instituciones de Hego Euskal Herria. Como hemos visto, son los mismos que Rajoy ha impuesto a todas las Comunidades Autnomas (con el voto en contra de las que estn gobernadas por el PSOE, de la Generalitat y del Gobierno de Cantabria). En los prximos das vamos a asistir al acuerdo entre Montoro y los representantes del Gobiernos Vasco, que pretendern dar una imagen de supuesta bilateralidad a lo que es una simple sumisin y aceptacin de lo que impone Rajoy. Menudo parip. En realidad lo que ocurre es que se comparten las polticas de ajuste. Y viene bien que todo eso se decida en Madrid.

Mikel Noval, responsable del Gabinete de Estudios del sindicato ELA

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter