Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-07-2017

Comunicado pblico
Captura de Gustavo Villegas genera incertidumbre e inseguridad a la ciudadana y las instituciones

IPC

Resulta inadmisible que mientras el alcalde Gutirrez reniega y cuestiona el actual proceso de paz entre el Gobierno Nacional y la guerrilla de las FARC, el cual se ha desarrollado de manera pblica y transparente; se hayan venido adelantando presuntamente procesos clandestinos y brumosos con estructuras criminales de la ciudad


La noticia sobre la detencin del Secretario de Seguridad de la Alcalda de Medelln, Gustavo Villegas Restrepo, con base en una investigacin de la Fiscala General de la Nacin, genera perplejidad, incertidumbre e inseguridad a la ciudadana y a las instituciones. Para el Instituto Popular de Capacitacin (IPC), esta situacin demuestra el fracaso de la poltica de seguridad del Alcalde, Federico Gutirrez, sobre la cual nuestra organizacin ha hecho mltiples alertas y advertencias. Ver Poltica de Seguridad de Medelln cae en el populismo punitivo

El 25 de noviembre de 2015, el alcalde electo para la ciudad de Medelln, Federico Gutirrez, anunci por las redes sociales que la seguridad no es de izquierda ni de derecha, es un derecho y es un punto de partida adems enfatiz que la ciudad requiere recuperar su seguridad y por ello proclam que quien estara al frente de la tarea central de su mandato era Gustavo Villegas. Designacin que de inmediato gener dudas, resquemores y fundados cuestionamientos, pues muchas organizaciones sociales y periodistas salieron a debatir con argumentos y circunstancias lo inconveniente para la ciudad de ese nombramiento, ya que el nuevo encargado de la seguridad tena una historia de acciones y relaciones que generaban un manto de duda, poca confianza y credibilidad, sin embargo y a pesar de ello el nuevo alcalde, Federico Gutirrez, desconociendo la participacin poltica en el diseo de polticas pblicas y las situaciones de vulnerabilidad y desigualdad en los diversos territorios, lo impuso sin mayor argumentacin.

El nombramiento de Gustavo Villegas al cargo de secretario y toda la estrategia de seguridad ha sido la consigna central del actual de alcalde de Medelln. Desde el primer da de su gobierno anunci el incremento policial, de tecnologas y la militarizacin del centro y algunas de las comunas de la ciudad y, muy a pesar de los hechos que en otrora vivi la ciudad como la operacin Orin, el enfoque privilegiado por el alcalde electo y su secretario de seguridad designado ha sido la coercin, la confrontacin, el enfrentamiento por redes sociales, lo meditico, es decir el populismo punitivo materializado en su maysculo nivel.

La alcalda de Federico Gutirrez en sus 18 meses de gobierno ha dado rienda suelta a un espectculo meditico, consistente en la persecucin de nfimos actos delincuenciales, en aras de mostrar eficiencia en la accin institucional contra el delito, pero sin evidenciar, de manera certera, cules son los resultados, en trminos estructurales, de dichas ejecutorias. El rumbo de accin trazado no conduce a una resolucin sostenible en el tiempo de los problemas de derechos humanos y seguridad de la ciudad

En consecuencia desde el IPC requerimos:

1. Ante la gravedad de la imputacin formulada, y la solidez de los elementos materiales probatorios presentados por la Fiscala General en contra del seor Gustavo Villegas, esperamos que el resultado del proceso penal se d en un marco de respeto por las normas del Estado Social de Derecho, en particular las referidas a la observancia del debido proceso y la presuncin de inocencia, derechos fundamentales que le asisten a cualquier persona, y que se constituyen en parmetros insoslayables de legitimidad en la actuacin de cualquier rama del poder pblico.

2. Objetamos todo tipo de afirmaciones conjeturales tendientes a desvirtuar la actuacin de la Fiscala General de la Nacin y de la rama jurisdiccional, provenientes de medios de comunicacin, funcionarios pblicos y miembros de organizaciones de la sociedad civil; fundadas en especulaciones que pretenden de antemano absolver de cualquier responsabilidad al seor Villegas, las cuales incluso se difundieron irresponsablemente, sin haberse surtido siquiera las primeras audiencias preliminares y etapas procesales que deben seguirse en la actuacin penal, para al menos tener un mnimo de informacin que permitiera valorar la actuacin de la Fiscala. Si bien es cierto que el exsecretario de seguridad ha ocupado diferentes cargos pblicos, y que puede gozar de ciertas cualidades o virtudes personales, ello no es bice para que haya podido incurrir en una conducta sancionable en el mbito penal.

En este sentido, hacemos un llamado a rodear y respetar la actuacin de la Fiscala y de la rama jurisdiccional, de tal forma que no se afecte su autonoma e independencia al momento de apreciar la responsabilidad que se le pueda o no atribuir al seor Gustavo Villegas.

3. Demandamos que el alcalde, Federico Gutirrez, as como la Fiscala General de la Nacin, expongan a la ciudadana en general, cules son las polticas de negociacin y sometimiento a la justicia que se han venido desarrollando con estructuras criminales de la ciudad. Resulta inadmisible que mientras el alcalde Gutirrez reniega y cuestiona el actual proceso de paz entre el Gobierno Nacional y la guerrilla de las FARC, el cual se ha desarrollado de manera pblica y transparente; se hayan venido adelantando presuntamente procesos clandestinos y brumosos con estructuras criminales de la ciudad, que ha conducido a la entrega de miembros de las mismas a las autoridades, con el agravante de que dichos procesos no se han llevado con la observancia de los derechos de las vctimas a la verdad, la justicia y la reparacin.

Mucho ms grave an es que, tal parece ser, estos procesos de sometimiento a la justicia estaran conduciendo a una gran operacin de lavado y legalizacin de activos obtenidos de forma criminal, adems de mantener inclumes a las lites polticas y econmicas que han sostenido y se han beneficiado del accionar de la criminalidad en la ciudad. Es inverosmil creer que los problemas de violencia armada y criminalidad organizada en la ciudad, pasan exclusivamente por las bandas y combos que hacen presencia en los diferentes territorios, sin ningn tipo de respaldo en las altas esferas sociales, polticas y econmicas. Son varios los indicios acumulados, los cuales pasan por las comprobadas actitudes aquiescentes, conniventes y cmplices de personas que han ocupado cargos claves en la institucionalidad pblica (Fiscala, Polica, Alcalda, etc.); as como por las sindicaciones que el gobierno estadounidense ha realizado en contra de varios empresarios regionales, sealndolos de ser financiadores o partcipes de estructura criminales.

4. Consideramos que Medelln requiere una poltica de derechos humanos integral, en lugar del artificio de la seguridad, que mantiene anestesiada a la ciudad con la oferta de medidas represivas y autoritarias espectaculares, que no transforman los problemas estructurales de nuestro entorno. Es este el momento, para superar la obnubilacin con la reduccin de indicadores, obtenidos a partir de acuerdos non sanctus con la criminalidad para proyectar una imagen de ciudad segura, mientras la mayora de la poblacin permanece expuesta a situaciones de precariedad econmica y riesgo para la vida e integridad personal, por factores medioambientales o de mala atencin en salud.

5. Es necesario que se establezca un proceso difano y pblico que conduzca al desarme de las estructuras criminales de la ciudad, con la garanta plena de los derechos a la verdad, la justicia y la reparacin de las vctimas, develando sobre las diferentes rutas que se han seguido en Medelln para consolidar un modelo mafioso de control territorial.


Fuente original: http://www.ipc.org.co/agenciadeprensa/index.php/2017/07/08/captura-de-gustavo-villegas-genera-incertidumbre-e-inseguridad-a-la-ciudadania-y-las-instituciones/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter