Portada :: Brasil
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-07-2017

Lula condenado por la Lava Jato

Editorial Esquerda Online


Hace pocas horas, el juez Srgio Moro public la primera condena de Lula en el mbito de la Lava Jato. La pena es de nueve aos y seis meses y los delitos son corrupcin pasiva y lavado de dinero en el caso del triplex [1]. La sentencia tiene ms de 700 pginas y la prensa comienza a debatir exhaustivamente los detalles jurdicos y los posibles rumbos del proceso.
Lula no ser preso de inmediato y no perder el derecho a competir a cargos pblicos, ya que la Ley Ficha Limpia determina que slo quedan impedidos de candidatearse los condenados por decisin colegiada. Mientras, tanto la prisin, cuanto la prdida de derechos polticos estn en el horizonte para el prximo perodo, ya que habr apelacin y la decisin de Moro puede ser confirmada por los tribunales superiores.
Tenemos una posicin categrica contra la criminalizacin sin pruebas de Lula y del PT. Eso no significa, de ninguna manera, un apoyo poltico al proyecto petista. La defensa de libertades democrticas y el combate al carcter reaccionario de la Lava Jato no se pueden confundir con la defensa de un proyecto que reedite la alianza con las grandes empresas y sus partidos.

La judicializacin de la poltica
La Lava Jato inaugur un proceso de judicializacin de la poltica. O sea, decisiones que son polticas, como quin debe, o no gobernar, o que tiene, o no, legitimidad para disputar un cargo poltico, entre otras, estn siendo tomadas en el mbito judicial.
Los jueces son vistos como personas neutras, que toman decisiones tcnicas, supuestamente apolticas. Esta visin es peligrosa y reaccionaria, no puede de forma alguna ser estimulada por la izquierda.
En el caso de la condena de Lula estamos delante de un ejemplo evidente de este proceso de judicializacin de la poltica. Condenarlo en el caso del triplex es una forma de retirar al PT de la disputa de 2018 por va judicial. Este atajo no sirve a la izquierda. Lula no merece confianza de la clase trabajadora, pero el poder judicial no es un aliado para su superacin.
Los jueces, fiscales y promotores representan una de las alas burguesas que disputan la crisis nacional. Delante del descrdito y de la impopularidad de la Presidencia de la Repblica y del Congreso Nacional, el poder judicial ha ganado fuerza y amplio apoyo popular. Para la lucha de los trabajadores este proceso no es progresivo, ni significa avance parcial alguno.
Es preciso tener claridad que el STF (Supremo Tribunal Federal) y los procuradores de la Lava Jato tambin estn del lado de las reformas. Uno de los principales ataques de la Reforma Laboral, la prevalencia del negociado sobre lo legislado, fue anticipado por el STF. No fue la nica decisin contra los trabajadores. El derecho de huelga y la jornada de trabajo tambin fueron flexibilizados por el STF.

La corrupcin y el PT
Una de las tesis repetidas por la gran prensa y por el juez Srgio Moro es la idea de que el PT instituy en sus 13 aos de gobierno el mayor esquema de corrupcin de la historia de Brasil. Lula sera el jefe de la cuadrilla. En el sentido de reforzar una campaa ideolgica de derecha buscan asociar la corrupcin a la izquierda y a los movimientos sociales. Somos totalmente contrarios a esa campaa reaccionaria articulada por la burguesa y por los medios de comunicacin.
No fue el PT quien llev la corrupcin al Palacio del Planalto, ella siempre existi. El intercambio de favores y privilegios entre polticos y empresarios es antigua, son conocidos los casos de corrupcin envolviendo a las empresas constructoras y a la Dictadura Militar, por ejemplo. El gran error del PT fue haberse adaptado a este antiguo esquema y haberse mezclado con lo peor que hay en la poltica brasilera.
Esta fue una de las consecuencias de la conciliacin de clases. El PT se ali con el enemigo e incorpor tambin sus hbitos. Es evidente que Lula mantuvo relaciones condenables con los grandes empresarios brasileros, Este es un elemento ms que prueba la necesidad de la construccin de una alternativa poltica.
Pero, tenemos la certeza de que una alternativa de independencia de clase no se ir a forjar de manos dadas con la Lava Jato.

Nota de Correspondencia de Prensa

[1] Apartamento de lujo en Guaruj, estado de Sao Paulo, que Lula y su difunta esposa, Marisa Letcia, habran recibido como pago de sobornos de la empresa OAS para adjudicarse contratos pblicos.
Traduccin Ernesto Herrera para Correspondencia de Prensa

Fuente: http://esquerdaonline.com.br/2017/07/12/lula-condenado-pela-lava-jato/


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter